La biomasa: concepto y clasificación Volver al índice

Entendemos por biomasa toda la materia orgánica que tiene su origen en un proceso biológico. A partir de la luz solar, la formación de biomasa vegetal, conocida como fitomasa, se lleva a cabo mediante el proceso de fotosíntesis gracias al que se producen moléculas de alto contenido energético bajo la forma de energía química. La biomasa también se refiere a los procesos de reciente transformación de la materia orgánica, tanto si se producen de forma natural como artificial. El hecho de que se trate de una transformación reciente, excluye de este grupo a los combustibles fósiles, como el carbón, el petróleo o el gas natural, cuya formación tuvo lugar hace millones de años.

Teniendo en cuenta la definición anterior de biomasa, ésta se puede clasificar, según su origen en:

  • Biomasa natural: la que se produce en ecosistemas naturales. La explotación intensiva de este recurso no es compatible con la protección del entorno.
  • Biomasa residual: incluye los residuos forestales y agrícolas, los residuos producidos por industrias forestales y agrícolas, los residuos sólidos urbanos y los residuos biodegradables como efluentes ganaderos, Iodos de depuradoras, aguas residuales urbanas, etc.
  • Cultivos energéticos: realizados con el único objeto de su aprovechamiento

    energético, caracterizados por una gran producción de materia viva por unidad de tiempo.
  • Excedentes agrícolas: constituidos por los productos agrícolas que no emplea el hombre.

    En el proceso de fotosíntesis, las plantas verdes captan la energía solar gracias a la clorofila y, mediante un mecanismo electroquímico, transforman productos minerales, como el dióxido de carbono y el agua, en sustancias orgánicas y oxígeno por acción de la radiación solar. La materia orgánica obtenida, que posee
    un alto valor energético asociado a su estructura interna, se conoce como biomasa vegetal. En el proceso, la energía de la radiación solar se transforma en energía química.
    La transformación energética asociada a este proceso tiene un rendimiento bajo, ya que del conjunto de longitudes de onda del espectro solar, sólo la radiación solar comprendida en el rango de longitud de onda de 0,4 a 0,7 metros es válida para el proceso, lo que supone una cierta restricción. El rendimiento en el proceso de generación de biomasa a partir de energía solar es muy bajo, de tan sólo entre el 3 y el 5%.
    Sigue: 1 , 2 , 3 y 4
    Página principal
       Atrás