Vídeo que muestra una playa siberiana que amaneció llena de misteriosas bolas de hielo - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"Un trabajo muy arduo, difícil por los cambios de conductas y costumbres que deben enfrenta..."


"Hay ectricidad en los nubarrones y de ahi a las cascadas de agua????..."


"En realidad es muy importante que fechas cómo está del DIA MUNDIAL DEL RECICLAJE todos la ..."

AGENDA AMBIENTAL MAYO 2018

  • SWAN Conference 2018
  • Foro de las ciudades de Madrid
  • 16º Congreso Nacional de la Recuperación y el Reciclado

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Curiosidades ambientales

Vídeo que muestra una playa siberiana que amaneció llena de misteriosas bolas de hielo

Internacional


diarioecologia.com


redaccion@ambientum.com


La playa en las cercanías de Nyda, en el golfo de Obi, en Siberia, apareció hace unos días llena de misteriosas esferas de hielo

Vídeo que muestra una playa siberiana que amaneció llena de misteriosas bolas de hielo

Tal como han informado algunos habitantes locales, la zona estaba llena de extraños orbes del tamaño de pelotas de tenis y otros más grandes comparables a pelotas de baloncesto. "Están todos en un único lugar. Como si alguien los hubiera dejado ahí", dijo Ekaterina Chernykh.

Aunque un fenómeno similar apareció en el Lago Michigan en 2014, y se han registrado casos así en Finlandia y en otros países nórdicos, nunca antes había ocurrido en la región. "Estamos todos muy sorprendidos. Mucha gente solo lo creyó cuando lo vio con sus propios ojos", dijo Valery Akulov, del ayuntamiento de Nyda.



Sergey Lisenkov, del Instituto Ártico y Antártico de Investigación (AARI), explicó el origen del extraño fenómeno: "Es un extraño fenómeno natural. Como regla, se forma hielo medio fundido primero. Luego el viento, las olas y la temperatura llevan a la formación de esas bolas".

Este fenómeno puede ocurrir en otras zonas circumpolares, siempre y cuando el mar esté tranquilo y el hielo esté medio fundido.

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

playa, curiosidades ambientales, noticias medio ambiente,

Noticias relacionadas, también pueden interesarte...



Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

Bruselas acuerde objetivos de consumo de energías renovables muy ambiciosos para los próximos años, aunque está abierta a revisar al alza las metas hasta un máximo del 30% en 2030 (frente a la propuesta actual del 27%). Y rechaza que la próxima Directiva de eficiencia energética recoja de forma prescriptiva de qué modo deben combatir la pobreza energética los países, según los documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS. En ambas negociaciones las posiciones españolas están entre las más conservadoras de la UE.

Las fuentes consultadas aseguran que España encabeza las posiciones más conservadoras en la mesa de negociaciones junto con Polonia. La Eurocámara aspira a que la implantación de renovables para el periodo comprendido entre 2020 y 2030 sea más ambiciosa de lo que la Comisión Europea puso sobre la mesa de negociación: el 27% del consumo total de energía debería proceder de fuentes renovables en 2030. El Europarlamento aspira a elevar las metas al 35%. Varios países apoyan cifras similares, y la Comisión aspira a que la cifra definitiva esté por encima del 30%. España lleva meses aferrándose al objetivo menos ambicioso (27%), aunque fuentes del Ministerio de Energía explican que el Gobierno “está abierto a revisar al alza el objetivo”, siempre que no rebase el 30%. España, además, encabeza un grupo de países que defiende que ese objetivo no sea obligatorio, contra el criterio de Bruselas.

“España se ha quedado aislada en este asunto”, aseguran varias fuentes europeas. El equipo del ministro Álvaro Nadal se agarra al informe del grupo de expertos para la transición energética, que ha dictaminado que por encima del umbral del 30% ese objetivo no sería creíble ni viable, por la evolución de los costes y los bajos niveles de interconexiones. Madrid critica los comportamientos “irresponsables” de algunos Estados miembros, que confían en que el cumplimiento del objetivo europeo se hará a expensas de los esfuerzos de otros países.

Tampoco en lo relativo a pobreza energética España quiere más ambición. Según el documento que fija la posición española, el Gobierno pretende eliminar cualquier obligación de tener en cuenta la pobreza energética en el cálculo de los ahorros anuales procedentes de las medidas de eficiencia, a pesar de que hay casi siete de millones de españoles en situación de vulnerabilidad. Madrid cuenta con el apoyo de la mayoría de Gobiernos del PPE, que consideran que la pobreza energética debe abordarse con políticas sociales, no con política industrial. “Lo que España no apoya, como muchos socios, es que la Directiva recoja de forma prescriptiva de qué modo deben los países tener en cuenta la pobreza energética. Esa competencia debe seguir siendo nacional”, asegura tajante el Ministerio de Energía.

Esas posturas han levantado ampollas en la mesa de negociaciones. “España es la nueva Polonia en materia energética”, afirma uno de los europarlamentarios presentes en ese debate entre la Comisión, el Consejo y la Eurocámara. También las ONG son críticas: “Con el aumento de la pobreza energética y las condiciones meteorológicas extremas, Europa necesita urgentemente medidas de eficiencia fuertes; es decepcionante la negativa española a acordar apoyos específicos para las familias más afectadas por la pobreza energética en un país con problemas tan acuciantes”, señala Clémence Hutin, de Friends of the Earth Europe, que se hace eco de “las reticencias a aceptar objetivos ambiciosos y obligatorios en renovables”.

España tiene otros frentes abiertos. La Comisión ha analizado de oficio el real decreto que el ministro Nadal pretendía aprobar para impedir el cierre de centrales eléctricas -entre ellas las que se alimentan de carbón- si esto influye en la factura de la luz. La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ya advirtió contra la inseguridad jurídica que generaban los nuevos criterios. Nadal cambió de estrategia y retiró el proyecto de ley: acaba de presentar una proposición de ley que recoge algunas de las observaciones de la CNMC. 

Pero Bruselas sigue de cerca ese recorrido: el comisario Miguel Arias Cañete asegura en una respuesta parlamentaria que el brazo ejecutivo de la UE “considera que no conviene poner barreras injustificadas a la entrada y salida de empresas de generación de electricidad”. La Comisión “se mantiene en estrecho contacto con las autoridades españolas para aclarar el contenido” de las medidas que impulsa Nadal, responde Arias Cañete a una pregunta del eurodiputado socialista José Blanco.

">
<p><strong>España se resiste a que <a href=Bruselas acuerde objetivos de consumo de energías renovables muy ambiciosos para los próximos años, aunque está abierta a revisar al alza las metas hasta un máximo del 30% en 2030 (frente a la propuesta actual del 27%). Y rechaza que la próxima Directiva de eficiencia energética recoja de forma prescriptiva de qué modo deben combatir la pobreza energética los países, según los documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS. En ambas negociaciones las posiciones españolas están entre las más conservadoras de la UE.

Las fuentes consultadas aseguran que España encabeza las posiciones más conservadoras en la mesa de negociaciones junto con Polonia. La Eurocámara aspira a que la implantación de renovables para el periodo comprendido entre 2020 y 2030 sea más ambiciosa de lo que la Comisión Europea puso sobre la mesa de negociación: el 27% del consumo total de energía debería proceder de fuentes renovables en 2030. El Europarlamento aspira a elevar las metas al 35%. Varios países apoyan cifras similares, y la Comisión aspira a que la cifra definitiva esté por encima del 30%. España lleva meses aferrándose al objetivo menos ambicioso (27%), aunque fuentes del Ministerio de Energía explican que el Gobierno “está abierto a revisar al alza el objetivo”, siempre que no rebase el 30%. España, además, encabeza un grupo de países que defiende que ese objetivo no sea obligatorio, contra el criterio de Bruselas.

“España se ha quedado aislada en este asunto”, aseguran varias fuentes europeas. El equipo del ministro Álvaro Nadal se agarra al informe del grupo de expertos para la transición energética, que ha dictaminado que por encima del umbral del 30% ese objetivo no sería creíble ni viable, por la evolución de los costes y los bajos niveles de interconexiones. Madrid critica los comportamientos “irresponsables” de algunos Estados miembros, que confían en que el cumplimiento del objetivo europeo se hará a expensas de los esfuerzos de otros países.

Tampoco en lo relativo a pobreza energética España quiere más ambición. Según el documento que fija la posición española, el Gobierno pretende eliminar cualquier obligación de tener en cuenta la pobreza energética en el cálculo de los ahorros anuales procedentes de las medidas de eficiencia, a pesar de que hay casi siete de millones de españoles en situación de vulnerabilidad. Madrid cuenta con el apoyo de la mayoría de Gobiernos del PPE, que consideran que la pobreza energética debe abordarse con políticas sociales, no con política industrial. “Lo que España no apoya, como muchos socios, es que la Directiva recoja de forma prescriptiva de qué modo deben los países tener en cuenta la pobreza energética. Esa competencia debe seguir siendo nacional”, asegura tajante el Ministerio de Energía.

Esas posturas han levantado ampollas en la mesa de negociaciones. “España es la nueva Polonia en materia energética”, afirma uno de los europarlamentarios presentes en ese debate entre la Comisión, el Consejo y la Eurocámara. También las ONG son críticas: “Con el aumento de la pobreza energética y las condiciones meteorológicas extremas, Europa necesita urgentemente medidas de eficiencia fuertes; es decepcionante la negativa española a acordar apoyos específicos para las familias más afectadas por la pobreza energética en un país con problemas tan acuciantes”, señala Clémence Hutin, de Friends of the Earth Europe, que se hace eco de “las reticencias a aceptar objetivos ambiciosos y obligatorios en renovables”.

España tiene otros frentes abiertos. La Comisión ha analizado de oficio el real decreto que el ministro Nadal pretendía aprobar para impedir el cierre de centrales eléctricas -entre ellas las que se alimentan de carbón- si esto influye en la factura de la luz. La Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC) ya advirtió contra la inseguridad jurídica que generaban los nuevos criterios. Nadal cambió de estrategia y retiró el proyecto de ley: acaba de presentar una proposición de ley que recoge algunas de las observaciones de la CNMC. 

Pero Bruselas sigue de cerca ese recorrido: el comisario Miguel Arias Cañete asegura en una respuesta parlamentaria que el brazo ejecutivo de la UE “considera que no conviene poner barreras injustificadas a la entrada y salida de empresas de generación de electricidad”. La Comisión “se mantiene en estrecho contacto con las autoridades españolas para aclarar el contenido” de las medidas que impulsa Nadal, responde Arias Cañete a una pregunta del eurodiputado socialista José Blanco.

" width="90" height="90" />
resolución 55/201 del 20 de diciembre de 2000, proclamó el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica (IDB), para conmemorar la aprobación del texto de la resolución 54/221, de 22 de diciembre de 1999, relativa al Convenio sobre la Diversidad Biológica.

El investigador alemán Alexander von Humboldt fue uno de los primeros en dedicarse a la diversidad biológica y según una cita suya de 1845: "Una apreciación equitativa de todas las partes del estudio de la naturaleza, es más que todo una necesidad del tiempo actual, en el cual la riqueza material y el aumento del bienestar de las naciones, debe estar basada en la utilización más cuidadosa de los productos de la naturaleza y de las fuerzas naturales...".

">
<p><strong>La Asamblea General,</strong> en virtud de la <a href=resolución 55/201 del 20 de diciembre de 2000, proclamó el 22 de mayo como el Día Internacional de la Diversidad Biológica (IDB), para conmemorar la aprobación del texto de la resolución 54/221, de 22 de diciembre de 1999, relativa al Convenio sobre la Diversidad Biológica.

El investigador alemán Alexander von Humboldt fue uno de los primeros en dedicarse a la diversidad biológica y según una cita suya de 1845: "Una apreciación equitativa de todas las partes del estudio de la naturaleza, es más que todo una necesidad del tiempo actual, en el cual la riqueza material y el aumento del bienestar de las naciones, debe estar basada en la utilización más cuidadosa de los productos de la naturaleza y de las fuerzas naturales...".

" width="90" height="90" />
Universidad Politécnica de Madrid han llevado a cabo un estudio de los hábitos de consumo de alimentos y de los patrones de desperdicio de los mismos en los hogares españoles para evaluar los impactos en los recursos hídricos domésticos e identificar posibles vías para evitar malgastar agua. Las conclusiones señalan que el tipo de dieta influye más que el desperdicio de productos en la huella hídrica relacionada con los alimentos. Así, la opción de ingerir dietas más sostenibles y saludables podría generar importantes beneficios colaterales en el medio ambiente en relación con la tierra, la energía y el agua.

Se estima que para el año 2050 seremos más de 9 mil millones de personas en el mundo. Este aumento de población, junto con el hecho de vivir en una sociedad cada vez más urbana, hace que nos enfrentemos a un reto de grandes dimensiones: producir más alimentos con el fin de abastecer a toda la población mundial con unos patrones de consumo cambiantes. Según la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), se necesitará producir entre un 50-60% más de alimentos en las próximas décadas y, todo ello, sin comprometer el medio ambiente y bajo un escenario de cambio climático. 

Durante los últimos años, la mayoría de los esfuerzos para abordar este problema se han centrado en explorar vías para aumentar la producción global de alimentos, es decir, incrementar la oferta. Sin embargo, de un tiempo a esta parte los esfuerzos también se están centrando en mejorar los hábitos y patrones de consumo, puesto que se está demostrando que una mejor gestión de la demanda tiene implicaciones positivas tanto para la salud como para el medio ambiente.   Dado que la agricultura representa alrededor del 70% de todos los usos relativos al consumo del agua y que la competencia por dicho recurso conduce a un aumento de problemas de escasez en muchas partes del mundo, el agua es uno de los principales factores limitantes de la producción agrícola, por lo que su manejo y gestión es de vital importancia.

En el Centro de Estudios e Investigaciones para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (CEIGRAM) -un centro mixto de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid, la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) y AGROMUTUA-MAVDA- se han llevado a cabo diversos trabajos que han abordado la relación entre dietas-volumen de agua necesaria para producir sus ingredientes, como el estudio realizado por Alejandro Blas, Alberto Garrido y Bárbara Willaarts comparando la dieta americana (EEUU) y mediterránea. 

Los mismos autores han llevado a cabo recientemente otra investigación que se ha centrado en estimar la huella hídrica (es decir, la cantidad de agua necesaria para producir un bien o, como en este caso, un conjunto de productos alimentarios) de la dieta y del desperdicio alimentario en hogares durante un año. Además, se ha estudiado el origen geográfico de todos los productos contenidos en ella para estimar el origen del agua que se usa para producir dichos bienes y estimar la cantidad de agua “importada” desde otros países que utilizamos.

Los resultados mostraron que, para el período analizado (octubre 2014-septiembre 2015), la huella hídrica del consumo por hogar en España es de 52.933 hm3, lo que equivale a 3.302 litros por persona y día. Esto equivaldría a la misma cantidad de agua que se utilizaría en unas 33 duchas de cinco minutos por persona y día. Los productos que representan el mayor porcentaje de huella hídrica total son la carne y las grasas animales (26%) y el conjunto de productos lácteos (21%). Por otro lado, aproximadamente el 41% de la huella hídrica proviene de otros países, es decir, es “agua virtual importada”. Los principales países de origen son Túnez, Portugal y Francia. En cuanto a la huella hídrica asociada al desperdicio de alimentos (tanto los que sobran en el plato como los que caducan y/o se estropean antes de consumirlos) se ha estimado en 2.095 hm3 para toda España, equivalente a 131 litros (o a una bañera llena de grandes dimensiones) por persona y día.

Como señala Alejandro Blas, uno de los investigadores participantes en este y otros estudios relacionados con la temática considerada “aunque una parte de la población todavía sigue una dieta mediterránea, los actuales patrones de consumo españoles están cambiando hacia una alimentación con mayor consumo de carne y productos azucarados respecto a las raciones recomendadas”. Así pues, y a la luz de estos resultados, concluye “mantener una dieta mediterránea en la que las frutas, verduras y pescado representan una mayor porción de la ingesta de alimentos, proporcionaría un gran ahorro de agua en los hogares”.

Los múltiples conjuntos de datos requeridos para este tipo de estudios ponen de manifiesto las dificultades para obtener estimaciones del consumo y desperdicio de alimentos y su relación con la gestión del agua. Es necesario continuar con la investigación en este ámbito para desarrollar enfoques metodológicos estándar que ayuden en la formulación de políticas y recomendaciones.

">
<p>Investigadores de la <a href=Universidad Politécnica de Madrid han llevado a cabo un estudio de los hábitos de consumo de alimentos y de los patrones de desperdicio de los mismos en los hogares españoles para evaluar los impactos en los recursos hídricos domésticos e identificar posibles vías para evitar malgastar agua. Las conclusiones señalan que el tipo de dieta influye más que el desperdicio de productos en la huella hídrica relacionada con los alimentos. Así, la opción de ingerir dietas más sostenibles y saludables podría generar importantes beneficios colaterales en el medio ambiente en relación con la tierra, la energía y el agua.

Se estima que para el año 2050 seremos más de 9 mil millones de personas en el mundo. Este aumento de población, junto con el hecho de vivir en una sociedad cada vez más urbana, hace que nos enfrentemos a un reto de grandes dimensiones: producir más alimentos con el fin de abastecer a toda la población mundial con unos patrones de consumo cambiantes. Según la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), se necesitará producir entre un 50-60% más de alimentos en las próximas décadas y, todo ello, sin comprometer el medio ambiente y bajo un escenario de cambio climático. 

Durante los últimos años, la mayoría de los esfuerzos para abordar este problema se han centrado en explorar vías para aumentar la producción global de alimentos, es decir, incrementar la oferta. Sin embargo, de un tiempo a esta parte los esfuerzos también se están centrando en mejorar los hábitos y patrones de consumo, puesto que se está demostrando que una mejor gestión de la demanda tiene implicaciones positivas tanto para la salud como para el medio ambiente.   Dado que la agricultura representa alrededor del 70% de todos los usos relativos al consumo del agua y que la competencia por dicho recurso conduce a un aumento de problemas de escasez en muchas partes del mundo, el agua es uno de los principales factores limitantes de la producción agrícola, por lo que su manejo y gestión es de vital importancia.

En el Centro de Estudios e Investigaciones para la Gestión de Riesgos Agrarios y Medioambientales (CEIGRAM) -un centro mixto de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid, la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA) y AGROMUTUA-MAVDA- se han llevado a cabo diversos trabajos que han abordado la relación entre dietas-volumen de agua necesaria para producir sus ingredientes, como el estudio realizado por Alejandro Blas, Alberto Garrido y Bárbara Willaarts comparando la dieta americana (EEUU) y mediterránea. 

Los mismos autores han llevado a cabo recientemente otra investigación que se ha centrado en estimar la huella hídrica (es decir, la cantidad de agua necesaria para producir un bien o, como en este caso, un conjunto de productos alimentarios) de la dieta y del desperdicio alimentario en hogares durante un año. Además, se ha estudiado el origen geográfico de todos los productos contenidos en ella para estimar el origen del agua que se usa para producir dichos bienes y estimar la cantidad de agua “importada” desde otros países que utilizamos.

Los resultados mostraron que, para el período analizado (octubre 2014-septiembre 2015), la huella hídrica del consumo por hogar en España es de 52.933 hm3, lo que equivale a 3.302 litros por persona y día. Esto equivaldría a la misma cantidad de agua que se utilizaría en unas 33 duchas de cinco minutos por persona y día. Los productos que representan el mayor porcentaje de huella hídrica total son la carne y las grasas animales (26%) y el conjunto de productos lácteos (21%). Por otro lado, aproximadamente el 41% de la huella hídrica proviene de otros países, es decir, es “agua virtual importada”. Los principales países de origen son Túnez, Portugal y Francia. En cuanto a la huella hídrica asociada al desperdicio de alimentos (tanto los que sobran en el plato como los que caducan y/o se estropean antes de consumirlos) se ha estimado en 2.095 hm3 para toda España, equivalente a 131 litros (o a una bañera llena de grandes dimensiones) por persona y día.

Como señala Alejandro Blas, uno de los investigadores participantes en este y otros estudios relacionados con la temática considerada “aunque una parte de la población todavía sigue una dieta mediterránea, los actuales patrones de consumo españoles están cambiando hacia una alimentación con mayor consumo de carne y productos azucarados respecto a las raciones recomendadas”. Así pues, y a la luz de estos resultados, concluye “mantener una dieta mediterránea en la que las frutas, verduras y pescado representan una mayor porción de la ingesta de alimentos, proporcionaría un gran ahorro de agua en los hogares”.

Los múltiples conjuntos de datos requeridos para este tipo de estudios ponen de manifiesto las dificultades para obtener estimaciones del consumo y desperdicio de alimentos y su relación con la gestión del agua. Es necesario continuar con la investigación en este ámbito para desarrollar enfoques metodológicos estándar que ayuden en la formulación de políticas y recomendaciones.

" width="90" height="90" />
bolsa de plástico que reciban, aunque sean las más pequeñas y ligeras, algo ya generalizado en España para las bolsas de plástico más grandes. Se trata de una medida transitoria, porque en el año 2021 estas bolsas (las ligeras) estarán completamente prohibidas, salvo que estén fabricadas con material compostable.

Real Decreto

El Consejo de Ministros ha aprobado en ese sentido un Real Decreto, a propuesta del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que transpone al ordenamiento jurídico español la directiva comunitaria para reducir el impacto medioambiental de los envases y de sus residuos.

Las bolsas de plástico se clasifican, según su peso, en tres grandes categorías: las “muy ligeras” (menos de 15 micras) que se utilizan por lo general para productos de higiene, frescos o a granel como frutas, carne o pescado; las “ligeras” (menos de 50 micras) que se entregan de forma gratuita en muchos comercios; y las “gruesas” (más de 50 micras) por las que los comercios ya cobran una pequeña cantidad pero que se suelen reutilizar con frecuencia.

El Decreto establece que a partir del 1 de julio se cobrarán todas las bolsas, pero exceptúa las “muy ligeras” y las “gruesas” recicladas, aunque a partir de 2021 estas bolsas (las “ligeras” y las “muy ligeras”) también estarán prohibidas salvo que sean compostables. Obliga también este Decreto a que las bolsas más gruesas deberán contener al menos un 50% de plástico reciclado y quedarán prohibidas todas las que sean de plástico fragmentables.

Uso del plástico

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha subrayado hoy, tras la reunión del Consejo de Ministros, que España se va a situar así, junto con Francia e Italia, como uno de los países de Europa con una legislación “más ambiciosa” para reducir el uso de plástico. García Tejerina ha manifestado que el Decreto sitúa a España en la senda de la “economía circular” que impulsa la UE, y ha incidido en que el Gobierno quiere “una naturaleza libre de residuos plásticos” porque el 90 % de estas bolsas -ha dicho- se utilizan una sola vez y tiene una vida útil de entre 12 y 25 minutos aunque tardan entre 100 y 500 años en descomponerse.

En el marco de la Estrategia de Economía Circular, el Gobierno diseñará una “hoja de ruta” específica para el plástico, ha detallado la ministra. La titular de Medio Ambiente ha advertido de que las bolsas de plástico están entre los diez residuos más abundantes en los mares y océanos y repercuten muy negativamente en sectores como el pesquero o el turístico. El Decreto aprobado la semana pasada contempla la realización de campañas de sensibilización y formación, así como la creación de un registro de productores para tener “la mejor información y dar cuenta de cómo España cumple los ambiciosos objetivos”, ha señalado la ministra.

">
<p>Los consumidores tendrán que pagar a partir del próximo 1 de julio por cada <a href=bolsa de plástico que reciban, aunque sean las más pequeñas y ligeras, algo ya generalizado en España para las bolsas de plástico más grandes. Se trata de una medida transitoria, porque en el año 2021 estas bolsas (las ligeras) estarán completamente prohibidas, salvo que estén fabricadas con material compostable.

Real Decreto

El Consejo de Ministros ha aprobado en ese sentido un Real Decreto, a propuesta del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que transpone al ordenamiento jurídico español la directiva comunitaria para reducir el impacto medioambiental de los envases y de sus residuos.

Las bolsas de plástico se clasifican, según su peso, en tres grandes categorías: las “muy ligeras” (menos de 15 micras) que se utilizan por lo general para productos de higiene, frescos o a granel como frutas, carne o pescado; las “ligeras” (menos de 50 micras) que se entregan de forma gratuita en muchos comercios; y las “gruesas” (más de 50 micras) por las que los comercios ya cobran una pequeña cantidad pero que se suelen reutilizar con frecuencia.

El Decreto establece que a partir del 1 de julio se cobrarán todas las bolsas, pero exceptúa las “muy ligeras” y las “gruesas” recicladas, aunque a partir de 2021 estas bolsas (las “ligeras” y las “muy ligeras”) también estarán prohibidas salvo que sean compostables. Obliga también este Decreto a que las bolsas más gruesas deberán contener al menos un 50% de plástico reciclado y quedarán prohibidas todas las que sean de plástico fragmentables.

Uso del plástico

La ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha subrayado hoy, tras la reunión del Consejo de Ministros, que España se va a situar así, junto con Francia e Italia, como uno de los países de Europa con una legislación “más ambiciosa” para reducir el uso de plástico. García Tejerina ha manifestado que el Decreto sitúa a España en la senda de la “economía circular” que impulsa la UE, y ha incidido en que el Gobierno quiere “una naturaleza libre de residuos plásticos” porque el 90 % de estas bolsas -ha dicho- se utilizan una sola vez y tiene una vida útil de entre 12 y 25 minutos aunque tardan entre 100 y 500 años en descomponerse.

En el marco de la Estrategia de Economía Circular, el Gobierno diseñará una “hoja de ruta” específica para el plástico, ha detallado la ministra. La titular de Medio Ambiente ha advertido de que las bolsas de plástico están entre los diez residuos más abundantes en los mares y océanos y repercuten muy negativamente en sectores como el pesquero o el turístico. El Decreto aprobado la semana pasada contempla la realización de campañas de sensibilización y formación, así como la creación de un registro de productores para tener “la mejor información y dar cuenta de cómo España cumple los ambiciosos objetivos”, ha señalado la ministra.

" width="90" height="90" />

<p>Investigadores del grupo de Botánica y Conservación Vegetal de la Universidad de Alicante (UA) han descrito una nueva especie de planta insectívora en la Comunidad Valenciana. Es una <strong>planta típica de abrigos, taludes y paredes rocosas de naturaleza calcárea,</strong> en los que hay grietas por las que rezuma agua y en las que se deposita carbonato cálcico (tobas).</p><p><em>“Solo se conocen unos pocos barrancos umbrosos de los alrededores de Enguera y Moixent, en el centro sur de la provincia de Valencia, donde resulta una especie endémica muy localizada. De hecho, <strong>el nombre Pinguicula saetabensis hace referencia a la antigua Saetabis Augusta de los Romanos,</strong> actualmente Játiva, próxima a la zona donde crece la planta”,</em> explican los profesores de la UA y autores del hallazgo Manuel Crespo, Mario Martínez-Azorín y Mª Ángeles Alonso.</p><p>Según explican los expertos, <em><strong>“esta planta fue descubierta a principios del año 2000 aunque había sido confundida con algunos congéneres de las sierras béticas y subéticas de Andalucía y Castilla-La Mancha”.</strong></em> Sin embargo, los trabajos morfológicos y filogenéticos desarrollados en los últimos años desde el Grupo de Investigación Botánica y Conservación Vegetal de la Universidad de Alicante, coordinado por el catedrático de Botánica, Manuel B. Crespo, han permitido demostrar que esta planta valenciana pertenece a una especie hasta ahora inédita.</p><p><em>“En concreto, <strong>comparte algunos rasgos morfológicos y un hábitat similar a algunas poblaciones que crecen en el Nacimiento del Río Mundo (Albacete),</strong> pero la planta valenciana queda bien delimitada por algunos caracteres florales y reproductivos exclusivos”,</em> destacan los investigadores de la UA. El resultado ha sido recientemente publicado en <em>Plant Biosystems.</em></p><p><strong>Las hojas se disponen todas en la base y están recubiertas de unas glándulas sobre las que se pegan pequeños insectos.</strong> Las flores se disponen sobre pedúnculos muy largos y son de color azulado y presentan dos labios y un largo espolón. Los frutos son pequeños casi esféricos y liberan numerosas semillas de pequeño tamaño y superficie reticulada.</p><h2>Una planta ya en peligro</h2><p><strong>El hallazgo tiene un gran interés científico ya que para la descripción de esta nueva especie se han combinado técnicas de estudios morfológicos clásicos con modernos métodos de secuenciación de ADN</strong> y establecimiento de relaciones evolutivas. Además, los autores sugieren que con ello se resuelven definitivamente unas incógnitas que se habían planteado en las últimas décadas sobre la diversidad del género <em>Pinguicula</em> (plantas pequeñas y herbáceas, arrosetadas, de pocos centímetros de diámetro, conocidas popularmente como grasillas o tirañas) en los territorios mediterráneos ibéricos.</p><p>Por otro lado, esta investigación permite reconsiderar el tratamiento de las poblaciones valencianas de <em><strong>Pinguicula saetabensis, “que ahora pasan a estar en peligro de extinción y para las que habrá que tomar urgentes medidas de conservación por parte de las distintas administraciones”,</strong></em> advierten los expertos en botánica. <em>“No debe olvidarse que estas especies que crecen en ambientes de gran fragilidad ambiental, como son las tobas calcáreas, funcionan como indicadoras de la calidad ambiental de los ecosistemas y, en este caso, el descubrimiento de una nueva especie es un hito de gran trascendencia, no solo científica sino también social”,</em> aseguran.</p>
lagartos de Nueva Guinea, los Prasinohaema. Sus músculos, mucosas, huesos y sangre son de un intenso color verde lima debido a los altos niveles de biliverdina, un pigmento verde de la bilis, que es tóxico cuenta se entra en el sistema circulatorio y que provoca ictericia, la coloración amarillenta de la piel y las mucosas por la acumulación de pigmentos biliares en sangre.

Sorprendentemente, este tipo de lagartijas se mantienen saludables con niveles de bilis verde que son unas 40 veces más altos que la concentración letal en humanos. “Además de tener la mayor concentración de biliverdina registrada para cualquier animal, estos lagartos de alguna manera han desarrollado una resistencia a la toxicidad del pigmento biliar”, señala Zachary Rodríguez, investigador en el laboratorio que lidera el profesor Chris Austin en departamento de Ciencias Biológicas de la Louisana State University.

Para entender cómo estos lagartos no sufren daño celular, deterioro de la función hepática y se mantienen libres de ictericia, los investigadores examinaron 51 especies de estos reptiles -seis de ellas de sangre verde, dos de las cuales eran nuevas para la ciencia-. En total, los autores analizaron 27 especímenes de sangre verde y 92 de sangre roja, que estaban estrechamente relacionados.

Los resultados, publicados en la revista Science Advances, revelan cómo evolucionó este rasgo en los lagartos. El estudio muestra de este modo que surgieron cuatro linajes separados de lagartos de sangre verde que probablemente compartieron un ancestro común de sangre roja.

La acción positiva de la biliverdina

La sangre verde surgió así cuatro veces y de manera independiente en varios lagartos, lo que sugiere que pudo tener un valor adaptativo. Niveles ligeramente elevados de pigmentos biliares en otros animales, incluidos insectos, peces y ranas, han desempeñado papeles potencialmente positivos en estos animales.

Además, estudios previos han demostrado que el pigmento biliar puede actuar como antioxidante eliminando radicales libres, así como prevenir la enfermedad durante la fertilización in vitro. Sin embargo, la función del pigmento verde de la bilis en estos reptiles es todavía incierta.

“Los lagartos de sangre verde de Nueva Guinea me resultan fascinantes como parasitóloga porque se sabe que el otro producto hepático similar, la bilirrubina, es tóxico para los parásitos del paludismo humano”, declara Susan Perkins, profesora del Sackler Institute for Comparative Genomics y de la División de Zoología de Invertebrados del American Museum of Natural History. Los investigadores estudiarán ahora el posible efecto del pigmento verde de la sangre en la malaria y otros parásitos que infectan a estos lagartos. También identificarán los genes responsables de la atípica sangre verde.

">
<p>La sangre verde es una de las características más inusuales del reino animal. Sin embargo, es el sello distintivo de un grupo de <a href=lagartos de Nueva Guinea, los Prasinohaema. Sus músculos, mucosas, huesos y sangre son de un intenso color verde lima debido a los altos niveles de biliverdina, un pigmento verde de la bilis, que es tóxico cuenta se entra en el sistema circulatorio y que provoca ictericia, la coloración amarillenta de la piel y las mucosas por la acumulación de pigmentos biliares en sangre.

Sorprendentemente, este tipo de lagartijas se mantienen saludables con niveles de bilis verde que son unas 40 veces más altos que la concentración letal en humanos. “Además de tener la mayor concentración de biliverdina registrada para cualquier animal, estos lagartos de alguna manera han desarrollado una resistencia a la toxicidad del pigmento biliar”, señala Zachary Rodríguez, investigador en el laboratorio que lidera el profesor Chris Austin en departamento de Ciencias Biológicas de la Louisana State University.

Para entender cómo estos lagartos no sufren daño celular, deterioro de la función hepática y se mantienen libres de ictericia, los investigadores examinaron 51 especies de estos reptiles -seis de ellas de sangre verde, dos de las cuales eran nuevas para la ciencia-. En total, los autores analizaron 27 especímenes de sangre verde y 92 de sangre roja, que estaban estrechamente relacionados.

Los resultados, publicados en la revista Science Advances, revelan cómo evolucionó este rasgo en los lagartos. El estudio muestra de este modo que surgieron cuatro linajes separados de lagartos de sangre verde que probablemente compartieron un ancestro común de sangre roja.

La acción positiva de la biliverdina

La sangre verde surgió así cuatro veces y de manera independiente en varios lagartos, lo que sugiere que pudo tener un valor adaptativo. Niveles ligeramente elevados de pigmentos biliares en otros animales, incluidos insectos, peces y ranas, han desempeñado papeles potencialmente positivos en estos animales.

Además, estudios previos han demostrado que el pigmento biliar puede actuar como antioxidante eliminando radicales libres, así como prevenir la enfermedad durante la fertilización in vitro. Sin embargo, la función del pigmento verde de la bilis en estos reptiles es todavía incierta.

“Los lagartos de sangre verde de Nueva Guinea me resultan fascinantes como parasitóloga porque se sabe que el otro producto hepático similar, la bilirrubina, es tóxico para los parásitos del paludismo humano”, declara Susan Perkins, profesora del Sackler Institute for Comparative Genomics y de la División de Zoología de Invertebrados del American Museum of Natural History. Los investigadores estudiarán ahora el posible efecto del pigmento verde de la sangre en la malaria y otros parásitos que infectan a estos lagartos. También identificarán los genes responsables de la atípica sangre verde.

" width="90" height="90" />
cobre recicladas anualmente en todo el mundo. Esta cifra representa un ahorro de 40 millones de toneladas de CO2, o lo que es lo mismo, el CO2 que emiten 16 millones de vehículos de pasajeros. Esto es posible gracias al reciclado del cobre, un proceso que supone un ahorro energético del 80%-90% con respecto a la extracción en las minas de este mineral.

Según explica Diego García Carvajal, Director de la Oficina en España del Instituto Europeo del Cobre, “el cobre es un material que, a diferencia de muchos otros, conserva al 100% sus propiedades tras su reciclaje, por lo que puede ser reutilizado una y otra vez, contribuyendo así de forma significativa a la economía circular. Se estima que dos tercios del cobre que se ha extraído de las minas desde 1900 -unos 550 millones de toneladas- se encuentra hoy en día todavía en uso”.

A nivel global, se consumen cerca de 28 millones de toneladas de cobre anualmente, de las cuales más del 30% procede del reciclaje de este material. Este porcentaje asciende hasta el 50% en la Unión Europea, donde se consumieron 3,7 millones de toneladas del metal rojo en 2015.

El metal más eficiente

El cobre es el metal no precioso más eficiente como conductor del calor y la electricidad, por lo que cerca del 70% de su producción va destinada a bienes de consumo final. El uso de una tonelada de cobre en todo tipo de sistemas eléctricos (equivalente a 100.000 móviles, 10.000 portátiles, 500 aparatos de aire acondicionado, 50 coches o 10 casas) puede evitar la emisión de entre 100 y 7.500 toneladas de CO2 a la atmósfera. En términos de coste energético, esto representa un ahorro de entre 20.000 y 2 millones de euros.

Sobre el Instituto Europeo del Cobre

El Instituto Europeo del Cobre (European Copper Institute - ECI), fundado en Reino Unido en 1996 y con sede central en Bruselas desde 1998, surge de la asociación entre las principales compañías mineras del mundo, las empresas fundidoras y semitransformadoras -representadas por la International Copper Association-  y la industria europea del cobre. ECI también forma parte de Copper Alliance, una red internacional de asociaciones patrocinada por la industria del cobre, cuya misión común es ayudar a desarrollar y defender los mercados del cobre, en base a sus excelentes características técnicas y a su contribución a una mejor calidad de vida.

">
<p><strong>9 millones de toneladas de <a href=cobre recicladas anualmente en todo el mundo. Esta cifra representa un ahorro de 40 millones de toneladas de CO2, o lo que es lo mismo, el CO2 que emiten 16 millones de vehículos de pasajeros. Esto es posible gracias al reciclado del cobre, un proceso que supone un ahorro energético del 80%-90% con respecto a la extracción en las minas de este mineral.

Según explica Diego García Carvajal, Director de la Oficina en España del Instituto Europeo del Cobre, “el cobre es un material que, a diferencia de muchos otros, conserva al 100% sus propiedades tras su reciclaje, por lo que puede ser reutilizado una y otra vez, contribuyendo así de forma significativa a la economía circular. Se estima que dos tercios del cobre que se ha extraído de las minas desde 1900 -unos 550 millones de toneladas- se encuentra hoy en día todavía en uso”.

A nivel global, se consumen cerca de 28 millones de toneladas de cobre anualmente, de las cuales más del 30% procede del reciclaje de este material. Este porcentaje asciende hasta el 50% en la Unión Europea, donde se consumieron 3,7 millones de toneladas del metal rojo en 2015.

El metal más eficiente

El cobre es el metal no precioso más eficiente como conductor del calor y la electricidad, por lo que cerca del 70% de su producción va destinada a bienes de consumo final. El uso de una tonelada de cobre en todo tipo de sistemas eléctricos (equivalente a 100.000 móviles, 10.000 portátiles, 500 aparatos de aire acondicionado, 50 coches o 10 casas) puede evitar la emisión de entre 100 y 7.500 toneladas de CO2 a la atmósfera. En términos de coste energético, esto representa un ahorro de entre 20.000 y 2 millones de euros.

Sobre el Instituto Europeo del Cobre

El Instituto Europeo del Cobre (European Copper Institute - ECI), fundado en Reino Unido en 1996 y con sede central en Bruselas desde 1998, surge de la asociación entre las principales compañías mineras del mundo, las empresas fundidoras y semitransformadoras -representadas por la International Copper Association-  y la industria europea del cobre. ECI también forma parte de Copper Alliance, una red internacional de asociaciones patrocinada por la industria del cobre, cuya misión común es ayudar a desarrollar y defender los mercados del cobre, en base a sus excelentes características técnicas y a su contribución a una mejor calidad de vida.

" width="90" height="90" />
tornado que atraviesa los campos y cruza las carreteras.



El tornado tocó tierra cerca de la ciudad de Viersen, a unos 40 kilómetros al oeste de Dusseldorf, alrededor de las 6 p.m.

Al menos 50 casas dañadas, y dos heridos fue el saldo que dejo el tornado. El meteorólogo Thomas Savert dice que en un año promedio, Alemania obtendrá de 30 a 60 tornados, lo que es insignificante en comparación con los cientos de tornados que se forman cada año en los Estados Unidos.


">
<p>Impresionantes imágenes muestran al <strong><a href=tornado que atraviesa los campos y cruza las carreteras.



El tornado tocó tierra cerca de la ciudad de Viersen, a unos 40 kilómetros al oeste de Dusseldorf, alrededor de las 6 p.m.

Al menos 50 casas dañadas, y dos heridos fue el saldo que dejo el tornado. El meteorólogo Thomas Savert dice que en un año promedio, Alemania obtendrá de 30 a 60 tornados, lo que es insignificante en comparación con los cientos de tornados que se forman cada año en los Estados Unidos.


" width="90" height="90" />
electricidad de Bitcoin han atraído casi tanta atención como el valor salvajemente fluctuante de la criptomoneda, pero estimar exactamente cuánta electricidad usa la red de Bitcoin, necesaria para comprender su impacto y aplicar la normativa, sigue siendo un desafío. Ahora, un experto pronostica que la red Bitcoin podría consumir el 5% de la electricidad mundial si el precio de esta criptomoneda continúa aumentando de la manera en que algunos expertos lo han predicho.

En un artículo rigurosamente revisado por pares que cuantifica las necesidades energéticas de Bitcoin, publicado hace algunos días en la revista Joule, el economista financiero y especialista en blockchain Alex De Vries utiliza una nueva metodología para identificar dónde se dirige el consumo de energía eléctrica de Bitcoin y cómo de pronto podría estar ahí.

"Hemos visto muchos cálculos inversos, pero necesitamos más debate científico sobre hacia dónde se dirige esta red. En este momento, la información disponible es de muy mala calidad en general, así que espero que la gente utilice este documento como base para más investigación", dice De Vries, que trabaja en el Experience Center de PwC en Países Bajos y es el fundador de Digiconomist (@DigiEconomist), un blog que tiene como objetivo informar mejor a los usuarios de criptomonedas.

Sus estimaciones, basadas en la economía, ubican el uso actual mínimo de la red de Bitcoin en 2,55 gigavatios, lo que significa que usa casi tanta electricidad como Irlanda. Una sola transacción emplea tanta electricidad como utiliza un hogar promedio en los Países Bajos en un mes. Para finales de este año, predice que la red podría estar utilizando hasta 7,7 gigavatios, tanto como Austria y la mitad de un punto porcentual del consumo total mundial.

"Para mí, la mitad de un punto porcentual ya es bastante impactante. Es una diferencia extrema en comparación con el sistema financiero regular, y esta creciente demanda de electricidad definitivamente no nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos climáticos", dice. Si el precio de Bitcoin continúa aumentando de la manera en que algunos expertos lo han predicho, De Vries cree que la red algún día podría consumir el 5% de la electricidad mundial. "Eso sería bastante malo", dice.

Bitcoin depende de los ordenadores que sellan las transacciones de tiempo en una cadena continua para evitar la duplicación del gasto de monedas. Los ordenadores en la red realizan cálculos continuamente, compitiendo por la posibilidad, una vez cada 10 minutos, de ser nombrados para crear el siguiente bloque de transacciones en la cadena. El usuario del ordenador que gana recibe 12,5 monedas nuevas, un proceso conocido como "minería" de Bitcoin.

Pero todo el tiempo, incluso los usuarios que no ganan están gastando poder de cómputo. "Estás generando números todo el tiempo y estas usando máquinas para que empleen electricidad. Pero si quieres obtener una porción más grande del pastel, necesitas aumentar tu poder de computación. Así que hay un gran incentivo para que la gente aumente cuánto gastan en electricidad y en máquinas", dice De Vries.

">
<p><strong>Las crecientes demandas de <a href=electricidad de Bitcoin han atraído casi tanta atención como el valor salvajemente fluctuante de la criptomoneda, pero estimar exactamente cuánta electricidad usa la red de Bitcoin, necesaria para comprender su impacto y aplicar la normativa, sigue siendo un desafío. Ahora, un experto pronostica que la red Bitcoin podría consumir el 5% de la electricidad mundial si el precio de esta criptomoneda continúa aumentando de la manera en que algunos expertos lo han predicho.

En un artículo rigurosamente revisado por pares que cuantifica las necesidades energéticas de Bitcoin, publicado hace algunos días en la revista Joule, el economista financiero y especialista en blockchain Alex De Vries utiliza una nueva metodología para identificar dónde se dirige el consumo de energía eléctrica de Bitcoin y cómo de pronto podría estar ahí.

"Hemos visto muchos cálculos inversos, pero necesitamos más debate científico sobre hacia dónde se dirige esta red. En este momento, la información disponible es de muy mala calidad en general, así que espero que la gente utilice este documento como base para más investigación", dice De Vries, que trabaja en el Experience Center de PwC en Países Bajos y es el fundador de Digiconomist (@DigiEconomist), un blog que tiene como objetivo informar mejor a los usuarios de criptomonedas.

Sus estimaciones, basadas en la economía, ubican el uso actual mínimo de la red de Bitcoin en 2,55 gigavatios, lo que significa que usa casi tanta electricidad como Irlanda. Una sola transacción emplea tanta electricidad como utiliza un hogar promedio en los Países Bajos en un mes. Para finales de este año, predice que la red podría estar utilizando hasta 7,7 gigavatios, tanto como Austria y la mitad de un punto porcentual del consumo total mundial.

"Para mí, la mitad de un punto porcentual ya es bastante impactante. Es una diferencia extrema en comparación con el sistema financiero regular, y esta creciente demanda de electricidad definitivamente no nos ayudará a alcanzar nuestros objetivos climáticos", dice. Si el precio de Bitcoin continúa aumentando de la manera en que algunos expertos lo han predicho, De Vries cree que la red algún día podría consumir el 5% de la electricidad mundial. "Eso sería bastante malo", dice.

Bitcoin depende de los ordenadores que sellan las transacciones de tiempo en una cadena continua para evitar la duplicación del gasto de monedas. Los ordenadores en la red realizan cálculos continuamente, compitiendo por la posibilidad, una vez cada 10 minutos, de ser nombrados para crear el siguiente bloque de transacciones en la cadena. El usuario del ordenador que gana recibe 12,5 monedas nuevas, un proceso conocido como "minería" de Bitcoin.

Pero todo el tiempo, incluso los usuarios que no ganan están gastando poder de cómputo. "Estás generando números todo el tiempo y estas usando máquinas para que empleen electricidad. Pero si quieres obtener una porción más grande del pastel, necesitas aumentar tu poder de computación. Así que hay un gran incentivo para que la gente aumente cuánto gastan en electricidad y en máquinas", dice De Vries.

" width="90" height="90" />
Junkers, marca de la división Bosch Termotecnia perteneciente al Grupo Bosch, continúa incorporando a su portfolio como respuesta a las demandas de un usuario cada vez más conectado: según datos del I Barómetro de la Energía de Junkers, el 45% de los españoles reconoce dar ya mucha importancia a la conectividad en las soluciones de calefacción y agua caliente sanitaria. 

Ante esta demanda, cada vez más creciente, Junkers acaba de incorporar a su catálogo una nueva gama de calentadores marcados por la digitalización y la conectividad: el modelo Hydronext 5700 S, amplio rango de modulación y conectividad Wifi con la ayuda de un accesorio, y el Hydronext 6700i S, capaz de combinar la tecnología más puntera con conectividad WiFi integrada y frente de vidrio y display táctil a color. Dos nuevos calentadores pertenecientes a la gama Hydronext que, además de ser estancos y de bajo NOx, están siempre conectados gracias a la App Junkers Water y, por primera vez, nacen bajo la estrecha colaboración de Junkers y Bosch. La gran experiencia de Junkers y la capacidad innovadora de Bosch, unidas para diseñar productos de nueva generación.

Bombas de calor conectadas con la App Junkers

Además de estos dos nuevos calentadores conectados, Junkers apuesta por la conectividad también en el mercado de las bombas de calor aire/agua para climatización con la gama Supraeco, que gracias a la App oficial Junkers puede ser controlada de manera remota, permitiendo al usuario cambiar desde su Smartphone parámetros como la temperatura de consigna, los programas de calefacción o producción de agua caliente sanitaria, así como visualizar mensajes del estado del equipo. Además, el uso de esta App da también la opción de programar periodos de vacaciones, visualizar de manera rápida e intuitiva el estado de los circuitos de calefacción y a.c.s. y ve el histórico de temperaturas.

Controladores modulantes conectados 

Por último, y de nuevo en línea con la tendencia al control remoto de los aparatos domésticos de climatización, Junkers cuenta con el Junkers Easy Control CT 100, un controlador modulante que, gracias a su conexión vía WiFi, permite controlar la calefacción y el agua caliente sanitaria a distancia a través de la App Junkers Control instalada en el dispositivo móvil.

Este cronotermostato, compatible con la gama de calderas Cerapur de Junkers (Cerapur, Cerapur Comfort, Cerapur Excellence Compact, Cerapur Excellence, CerapurAcu Smart, CerapurSolar) permite programar la curva de calefacción por temperatura exterior sin necesidad de instalar sonda exterior, ya que recoge la lectura de datos climatológicos de la zona a través de Internet. 

Utilizar el controlador Junkers Easy Control CT 100 en combinación con una caldera con 94% de rendimiento de la gama Cerapur, permite alcanzar un A+ de eficiencia energética cómo sistema. En definitiva, diferentes soluciones conectadas que nacen de la apuesta de Junkers por ofrecer los máximos niveles de eficiencia, calidad y confort a un usuario inmerso de lleno en la digitalización y que, poco a poco, continuará demandando la implantación del IoT en los aparatos y soluciones de climatización su hogar.

">
<p>Este 17 de mayo se celebró en todo el mundo el Día de Internet, con el objetivo de reforzar la importancia que tienen en la sociedad las nuevas tecnologías y soluciones de conectividad. Unas soluciones que, poco a poco, siguen transformando el ámbito doméstico gracias al auge del Internet de las Cosas (IoT), y que <a href=Junkers, marca de la división Bosch Termotecnia perteneciente al Grupo Bosch, continúa incorporando a su portfolio como respuesta a las demandas de un usuario cada vez más conectado: según datos del I Barómetro de la Energía de Junkers, el 45% de los españoles reconoce dar ya mucha importancia a la conectividad en las soluciones de calefacción y agua caliente sanitaria. 

Ante esta demanda, cada vez más creciente, Junkers acaba de incorporar a su catálogo una nueva gama de calentadores marcados por la digitalización y la conectividad: el modelo Hydronext 5700 S, amplio rango de modulación y conectividad Wifi con la ayuda de un accesorio, y el Hydronext 6700i S, capaz de combinar la tecnología más puntera con conectividad WiFi integrada y frente de vidrio y display táctil a color. Dos nuevos calentadores pertenecientes a la gama Hydronext que, además de ser estancos y de bajo NOx, están siempre conectados gracias a la App Junkers Water y, por primera vez, nacen bajo la estrecha colaboración de Junkers y Bosch. La gran experiencia de Junkers y la capacidad innovadora de Bosch, unidas para diseñar productos de nueva generación.

Bombas de calor conectadas con la App Junkers

Además de estos dos nuevos calentadores conectados, Junkers apuesta por la conectividad también en el mercado de las bombas de calor aire/agua para climatización con la gama Supraeco, que gracias a la App oficial Junkers puede ser controlada de manera remota, permitiendo al usuario cambiar desde su Smartphone parámetros como la temperatura de consigna, los programas de calefacción o producción de agua caliente sanitaria, así como visualizar mensajes del estado del equipo. Además, el uso de esta App da también la opción de programar periodos de vacaciones, visualizar de manera rápida e intuitiva el estado de los circuitos de calefacción y a.c.s. y ve el histórico de temperaturas.

Controladores modulantes conectados 

Por último, y de nuevo en línea con la tendencia al control remoto de los aparatos domésticos de climatización, Junkers cuenta con el Junkers Easy Control CT 100, un controlador modulante que, gracias a su conexión vía WiFi, permite controlar la calefacción y el agua caliente sanitaria a distancia a través de la App Junkers Control instalada en el dispositivo móvil.

Este cronotermostato, compatible con la gama de calderas Cerapur de Junkers (Cerapur, Cerapur Comfort, Cerapur Excellence Compact, Cerapur Excellence, CerapurAcu Smart, CerapurSolar) permite programar la curva de calefacción por temperatura exterior sin necesidad de instalar sonda exterior, ya que recoge la lectura de datos climatológicos de la zona a través de Internet. 

Utilizar el controlador Junkers Easy Control CT 100 en combinación con una caldera con 94% de rendimiento de la gama Cerapur, permite alcanzar un A+ de eficiencia energética cómo sistema. En definitiva, diferentes soluciones conectadas que nacen de la apuesta de Junkers por ofrecer los máximos niveles de eficiencia, calidad y confort a un usuario inmerso de lleno en la digitalización y que, poco a poco, continuará demandando la implantación del IoT en los aparatos y soluciones de climatización su hogar.

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

27/03/2017

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies