Ambientum - Actualidad Medio Ambiente - SEO/BirdLife se muestra preocupado por el proyecto ZEFIR

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Noticias más leídas (últimos 7 días)

  1. El árbol que produce 40 tipos de frutas (682 veces leída)
  2. Formas de detener el cambio climático (582 veces leída)
  3. El árbol de Navidad que debes comprar este año (545 veces leída)
  4. El futuro de la basura (518 veces leída)
  5. Curiosidades que quizás no sabías acerca del invierno (500 veces leída)

Lo más comentado


"No encontramos cómo votar en el concurso de fotografia..."


"Porqué hay qué hacer las prevenciones después de los desastres ecológicos pues esto tambi..."


"Entonces no se equivocó tanto......"

AGENDA AMBIENTAL DICIEMBRE 2017

  • World Efficiency Solutions 2017
  • Día Internacional de las montañas en el Geoparque Mundial de la UNESCO Sobrarbe-Pirineos
  • Convocatoria de subvenciones para la realización de proyectos de investigación científica en la Red de Parques Nacionales 2017

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Energía

SEO/BirdLife se muestra preocupado por el proyecto ZEFIR

2/3/2012

España

La zona tiene excepcional valor para varias especies
amenazadas de aves marinas./@stock.xchng

REDACCIÓN

redaccion@ambientum.com

El proyecto ZEFIR Test Station, impulsado por el Institut de Recerca en Energía de Catalunya (IREC), tiene por objetivo liderar la investigación en el campo de la explotación eólica marina en aguas profundas. SEO/BirdLife apoya en esencia la iniciativa, que representa un paso importante en el desarrollo de energías renovables en el medio marino. Sin embargo, el emplazamiento del proyecto dista de ser idóneo.

Se plantea en dos fases, una cercana a la costa, a unos 3,5 km y 40 m de profundidad frente a la Ametlla de Mar (Tarragona), en la que se instalarían 4 aerogeneradores anclados al fondo marino. En una segunda fase, la verdaderamente innovadora, se instalarían otros 8 aerogeneradores flotantes, a unos 30 km de la costa y sobre un fondo de 100 m. En total, la potencia de la planta rondaría los 70 MW, 20 en la fase 1 y 50 en la fase 2.

Para SEO/BirdLife dicho desplazamiento coincide con una de las zonas más importantes para las aves marinas en todo el Mediterráneo español, identificada como Área Importante para las Aves (IBA) y en trámites para ser designada Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAAMA), lo que la incluiría dentro de la Red Natura 2000.

Se trata de una zona de excepcional valor para numerosas especies amenazadas de aves marinas. Entre ellas está la pardela balear, declarada En Peligro Crítico por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), y que forma concentraciones en la zona que llegan a representar más del 50% de su población mundial, tanto en invierno como en la época reproductora. También amenazada, según la UICN, se encuentra la gaviota de Audouin, que concentra dos tercios de su población mundial reproductora en el cercano Delta del Ebro. Asimismo, hasta más del 50% de la población mundial de gaviota cabecinegra se concentra en invierno en la zona propuesta para el emplazamiento de ZEFIR.

Impacto de los aerogeneradores sobre las aves

La falta de experiencias similares en el mar impide predecir con rigor el impacto de los aerogeneradores sobre las aves, pero es previsible que numerosas aves mueran por colisión, al tiempo que la planta puede representar una fragmentación del hábitat para las diversas especies que se alimentan en la zona.

Teniendo en cuenta estos riesgos y el valor excepcional de la zona, SEO/BirdLife insiste en que es necesario adoptar el principio de precaución y, por tanto, buscar un emplazamiento más adecuado para el proyecto. Su ubicación en una zona menos conflictiva permitiría evaluar su impacto sobre las aves y otros componentes del ecosistema marino sin correr serios riesgos. Tratándose de una iniciativa experimental, estos aspectos deberían primar sobre la maximización del rendimiento esperado de la planta.

Fuente: Redacción ambientum.com

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

SEO BirdLife, proyect ZEFIR, aves marinas, eolica amrina, offshore, ZEPA, IBA,

D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\boletino\noticias\SEO-BirdLife-se-muestra-preocupado-proyecto-ZEFIR.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//boletino/noticias/SEO-BirdLife-se-muestra-preocupado-proyecto-ZEFIR.asp?id=49529

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

Acuerdo de París sobre el clima. Una cita con el objetivo de ratificar la plena vigencia de ese acuerdo pese a que Estados Unidos, tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, haya decidido desmarcarse del mismo.

El jefe del Ejecutivo participó en la cumbre de líderes de hace dos años con la que se inició la conferencia mundial que desembocó en el Acuerdo de París, y ya en aquel momento, a veinte días de las penúltimas elecciones generales celebradas en España, anunció que si renovaba su mandato, aprobaría una ley de cambio climático.

Ahora vuelve a París con la intención de que esta ley se convierta en realidad el próximo año. Es lo que ratificó el pasado viernes el Consejo de Ministros al incluir esta ley en el primer Plan Normativo de la Administración General del Estado, que avanza las iniciativas legislativas que el Gobierno prevé aprobar a lo largo de 2018.

Con esa ley de cambio climático y transición energética el Gobierno pretende establecer un marco normativo que recoja los objetivos a medio y largo plazo de reducción de emisiones de gases efecto invernadero y los objetivos en materia de energía.

Rajoy llevó a París, según fuentes del Gobierno, el total compromiso de España con el cumplimiento del acuerdo firmado en la capital francesa y, en consecuencia, con el objetivo, junto al resto de socios europeos, de reducir en 2030 las emisiones al menos un 40 por ciento con respecto a 1990.

Ayer se debatió también sobre las iniciativas vinculadas a la financiación climática. Al respecto, el Gobierno destaca que, a pesar de las restricciones presupuestarias, España ha ido incrementando esas contribuciones desde los 205 millones de euros en 2012 a 595 en 2016, en línea con el compromiso de alcanzar los 900 a partir de 2020.

Macron, Rajoy y el primer ministro luso, Antonio Costa, junto al vicepresidente de la Comisión para la Unión Energética, Maros Sefcovic, avanzaron ayer su intención de celebrar en Portugal en el primer semestre del próximo año una cumbre sobre interconexiones continuación de la celebrada en Madrid en marzo de 2015.

Las interconexiones entre los tres países subraya el Gobierno que permitirán aumentar su contribución a la seguridad energética y cumplir con los objetivos de la UE en materia de energías renovables y de reducción de los gases de efecto invernadero. Antes de asistir a la cumbre, Rajoy participó en el Palacio del Elíseo en un almuerzo de trabajo organizado por Macron con los jefes de Estado y de Gobierno presentes en París.

">
<h2>España confirma su compromiso contra el cambio climático</h2><p><strong>Rajoy participó junto a casi una treintena de líderes internacionales en la reunión impulsada por el presidente francés, Emmanuel Macron,</strong> y auspiciada por la ONU y el Banco Mundial en el segundo aniversario de la cumbre que alumbró el <a href=Acuerdo de París sobre el clima. Una cita con el objetivo de ratificar la plena vigencia de ese acuerdo pese a que Estados Unidos, tras la llegada a la Casa Blanca de Donald Trump, haya decidido desmarcarse del mismo.

El jefe del Ejecutivo participó en la cumbre de líderes de hace dos años con la que se inició la conferencia mundial que desembocó en el Acuerdo de París, y ya en aquel momento, a veinte días de las penúltimas elecciones generales celebradas en España, anunció que si renovaba su mandato, aprobaría una ley de cambio climático.

Ahora vuelve a París con la intención de que esta ley se convierta en realidad el próximo año. Es lo que ratificó el pasado viernes el Consejo de Ministros al incluir esta ley en el primer Plan Normativo de la Administración General del Estado, que avanza las iniciativas legislativas que el Gobierno prevé aprobar a lo largo de 2018.

Con esa ley de cambio climático y transición energética el Gobierno pretende establecer un marco normativo que recoja los objetivos a medio y largo plazo de reducción de emisiones de gases efecto invernadero y los objetivos en materia de energía.

Rajoy llevó a París, según fuentes del Gobierno, el total compromiso de España con el cumplimiento del acuerdo firmado en la capital francesa y, en consecuencia, con el objetivo, junto al resto de socios europeos, de reducir en 2030 las emisiones al menos un 40 por ciento con respecto a 1990.

Ayer se debatió también sobre las iniciativas vinculadas a la financiación climática. Al respecto, el Gobierno destaca que, a pesar de las restricciones presupuestarias, España ha ido incrementando esas contribuciones desde los 205 millones de euros en 2012 a 595 en 2016, en línea con el compromiso de alcanzar los 900 a partir de 2020.

Macron, Rajoy y el primer ministro luso, Antonio Costa, junto al vicepresidente de la Comisión para la Unión Energética, Maros Sefcovic, avanzaron ayer su intención de celebrar en Portugal en el primer semestre del próximo año una cumbre sobre interconexiones continuación de la celebrada en Madrid en marzo de 2015.

Las interconexiones entre los tres países subraya el Gobierno que permitirán aumentar su contribución a la seguridad energética y cumplir con los objetivos de la UE en materia de energías renovables y de reducción de los gases de efecto invernadero. Antes de asistir a la cumbre, Rajoy participó en el Palacio del Elíseo en un almuerzo de trabajo organizado por Macron con los jefes de Estado y de Gobierno presentes en París.

" width="90" height="90" />
economía circular en mente y se desarrolla con un conjunto de principios que aseguran la separabilidad del edificio y la posibilidad de preservar materiales, elementos y componentes en un bucle cerrado a lo largo del tiempo. De esta manera, las valiosas materias primas que se utilizan para la construcción del edificio no acaban como residuos, sino que pueden ser introducidas en nuevos circuitos cerrados.

La casa bio

La firma de arquitectos Een til Een ha traspasado los límites de la construcción ecológica al utilizar materiales que normalmente se considerarían desechos. Ofreciendo una nueva, eficiente y asequible manera de construir viviendas en el futuro. Como parte del BIOTOPE, un parque de exposiciones y centro de recursos diseñado para mostrar lo último en tecnologías de construcción sostenible en Middelfart (Dinamarca). El estudio de arquitectos ha convertido los residuos agrícolas en materiales de construcción (césped, tallos de tomate, algas marinas o paja).

Para el procesado y desarrollo de los materiales de construcción, el proyecto utiliza el reciclaje y las nuevas tecnologías digitales de producción. Sobre esta base, el proyecto biológico estimulará un nuevo mercado para el crecimiento ecológico a través del refinamiento de los residuos. Además, demuestra cómo construir viviendas saludables y ecológicas en el futuro que cuesten un precio competitivo.

El revestimiento sofisticado de la casa también se eligió por su fuerte perfil ecológico. Kebony modifica las maderas blandas de origen sostenible calentando la madera con un líquido biológico, básicamente polimerizando la pared celular de la madera. Este proceso innovador, desarrollado en Noruega, cubre las piezas de madera blanda en paneles duraderos de madera dura, perfectos para la construcción.

La hogar biológico está basada en un sistema de construcción flexible y modular. La casa está diseñada para garantizar una rápida construcción y desmontaje. La producción simplificada y su diseño modular hacen que la futura adaptación y cambio de la construcción sea menos complicada y menos costosa.

">
<h2>La primera casa biológica construida con materiales a partir residuos agrícolas</h2><h3>¿Qué es una casa biológica?</h3><p><strong>Es aquella vivienda que está construida y se compone normalmente de restos de productos agrícolas como paja o hierba.</strong> En lugar de ser quemados para obtener energía, estos materiales se transforman en materiales de construcción naturales. Esto <strong>no sólo proporciona la mayoría de las materias primas necesarias, sino que también evita que se queme el producto de desecho.</strong></p><p>No hay que confundir el término con casas ecológicas, dónde no siempre son “sanas” (Ver más información sobre el concepto de viviendas saludables) . Es decir, <strong>podemos practicar una construcción donde los materiales usados</strong> -por ejemplo- <strong>son el hormigón, pero aprovechamos la energía del sol con placas solares para producir energía, aquí diríamos que es una vivienda ecológica,</strong> pero los materiales usados en su estructura no son naturales, ni tampoco son reciclados.</p><p>De la misma manera construir una casa biológica con materia naturales no es sinónimo de sostenibilidad. Si construimos una casa de piedra natural es posible que la extracción de la misma, pueda ser que no sea sostenible o renovables, ya que utilizamos un recurso que no es posible regenerar.</p><p><strong>El ejemplo de vivienda biológica está diseñada con una <a href=economía circular en mente y se desarrolla con un conjunto de principios que aseguran la separabilidad del edificio y la posibilidad de preservar materiales, elementos y componentes en un bucle cerrado a lo largo del tiempo. De esta manera, las valiosas materias primas que se utilizan para la construcción del edificio no acaban como residuos, sino que pueden ser introducidas en nuevos circuitos cerrados.

La casa bio

La firma de arquitectos Een til Een ha traspasado los límites de la construcción ecológica al utilizar materiales que normalmente se considerarían desechos. Ofreciendo una nueva, eficiente y asequible manera de construir viviendas en el futuro. Como parte del BIOTOPE, un parque de exposiciones y centro de recursos diseñado para mostrar lo último en tecnologías de construcción sostenible en Middelfart (Dinamarca). El estudio de arquitectos ha convertido los residuos agrícolas en materiales de construcción (césped, tallos de tomate, algas marinas o paja).

Para el procesado y desarrollo de los materiales de construcción, el proyecto utiliza el reciclaje y las nuevas tecnologías digitales de producción. Sobre esta base, el proyecto biológico estimulará un nuevo mercado para el crecimiento ecológico a través del refinamiento de los residuos. Además, demuestra cómo construir viviendas saludables y ecológicas en el futuro que cuesten un precio competitivo.

El revestimiento sofisticado de la casa también se eligió por su fuerte perfil ecológico. Kebony modifica las maderas blandas de origen sostenible calentando la madera con un líquido biológico, básicamente polimerizando la pared celular de la madera. Este proceso innovador, desarrollado en Noruega, cubre las piezas de madera blanda en paneles duraderos de madera dura, perfectos para la construcción.

La hogar biológico está basada en un sistema de construcción flexible y modular. La casa está diseñada para garantizar una rápida construcción y desmontaje. La producción simplificada y su diseño modular hacen que la futura adaptación y cambio de la construcción sea menos complicada y menos costosa.

" width="90" height="90" />
Acuerdos de París (COP21). Y se ha logrado la aprobación de un nuevo documento, suscrito por 200 países, en el que se concretan las reglas de implementación y se fijan ciertas fechas. 

Algunos de sus ejes principales son: mitigar los hábitos de consumo energético insostenible dentro de un contexto de recuperación económica, la adaptación a los efectos del cambio climático que ya se están produciendo, situar a las personas más vulnerables en el centro de las políticas climáticas y la cocreación con la ciudadanía de proyectos medioambientales.

Sus dos principales capítulos, de un total de 6, sin embargo, no están cerrados. Y son los que abordan los mecanismos de revisión de los compromisos nacionales de reducción de emisiones del Acuerdo de París, y la financiación que los países ricos van a destinar a los en desarrollo en mitigación y adaptación al calentamiento. Un debate marcado por el anuncio de la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París que, si bien se materializará en 2020, ha generado un gran descontento.

Por su parte, los representantes de los gobiernos locales y las grandes ciudades, reunidos en la COP23 en la Cumbre de las Ciudades y las Regiones, han reclamado la necesidad de que los gobiernos nacionales doten de más herramientas a las regiones para luchar de forma más efectiva contra el cambio climático. Y es que, las urbes tienen cada vez mayor representatividad en un planeta donde se calcula que el 70% de la población en 2050 será urbana.

De hecho, más de la mitad de la población mundial reside en ciudades (a inicios del siglo XIX la población urbana apenas representaba el 3% del total). Y se estima que el constante crecimiento demográfico cifrará en 9.000 millones de personas población mundial en 2050, de manera que los núcleos urbanos, que tampoco habrán detenido su crecimiento, llegarán a acoger al 60% de la población mundial en 2030 y a una media del 70% en 2050.

Cada vez somos más habitantes, y más urbanos, y las ciudades cada vez más grandes y difusas. Existen ya 502 aglomeraciones urbanas que superan el millón de habitantes, 74 que superan los cinco millones, 29 megaciudades por encima de los 10 millones, 12 que superan los 20 millones y 1 ciudad con más de 30 millones de habitantes. 

Y con este crecimiento demográfico incesante se calcula que 20 ciudades tendrán más de 15 millones de habitantes en 2030. De ellas, cuatro estarán en China. Y de los usos asociados a todo el entramado urbano procede más del 70% de las emisiones de CO2 (15.000 millones de toneladas en 1990, 25.000 millones en 2010, y en 2030 se prevén 36.500 millones).

Los desafíos que plantea esta expansión urbanizadora para la calidad de vida humana y la sostenibilidad medioambiental son hoy día incuestionables. El aumento demográfico en las ciudades, y el cambio en sus patrones de producción y consumo, chocan con los límites de unos recursos naturales finitos. Y, de no introducir cambios, en 2030 será necesario el equivalente a dos planetas Tierra (huella ecológica mundial).

">
<h2>Las grandes ciudades reclaman su protagonismo en la lucha contra el cambio climático</h2><p><strong>En Bonn, sin embargo, se han abordado fundamentalmente los aspectos técnicos orientados al cumplimiento efectivo de los <a href=Acuerdos de París (COP21). Y se ha logrado la aprobación de un nuevo documento, suscrito por 200 países, en el que se concretan las reglas de implementación y se fijan ciertas fechas. 

Algunos de sus ejes principales son: mitigar los hábitos de consumo energético insostenible dentro de un contexto de recuperación económica, la adaptación a los efectos del cambio climático que ya se están produciendo, situar a las personas más vulnerables en el centro de las políticas climáticas y la cocreación con la ciudadanía de proyectos medioambientales.

Sus dos principales capítulos, de un total de 6, sin embargo, no están cerrados. Y son los que abordan los mecanismos de revisión de los compromisos nacionales de reducción de emisiones del Acuerdo de París, y la financiación que los países ricos van a destinar a los en desarrollo en mitigación y adaptación al calentamiento. Un debate marcado por el anuncio de la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París que, si bien se materializará en 2020, ha generado un gran descontento.

Por su parte, los representantes de los gobiernos locales y las grandes ciudades, reunidos en la COP23 en la Cumbre de las Ciudades y las Regiones, han reclamado la necesidad de que los gobiernos nacionales doten de más herramientas a las regiones para luchar de forma más efectiva contra el cambio climático. Y es que, las urbes tienen cada vez mayor representatividad en un planeta donde se calcula que el 70% de la población en 2050 será urbana.

De hecho, más de la mitad de la población mundial reside en ciudades (a inicios del siglo XIX la población urbana apenas representaba el 3% del total). Y se estima que el constante crecimiento demográfico cifrará en 9.000 millones de personas población mundial en 2050, de manera que los núcleos urbanos, que tampoco habrán detenido su crecimiento, llegarán a acoger al 60% de la población mundial en 2030 y a una media del 70% en 2050.

Cada vez somos más habitantes, y más urbanos, y las ciudades cada vez más grandes y difusas. Existen ya 502 aglomeraciones urbanas que superan el millón de habitantes, 74 que superan los cinco millones, 29 megaciudades por encima de los 10 millones, 12 que superan los 20 millones y 1 ciudad con más de 30 millones de habitantes. 

Y con este crecimiento demográfico incesante se calcula que 20 ciudades tendrán más de 15 millones de habitantes en 2030. De ellas, cuatro estarán en China. Y de los usos asociados a todo el entramado urbano procede más del 70% de las emisiones de CO2 (15.000 millones de toneladas en 1990, 25.000 millones en 2010, y en 2030 se prevén 36.500 millones).

Los desafíos que plantea esta expansión urbanizadora para la calidad de vida humana y la sostenibilidad medioambiental son hoy día incuestionables. El aumento demográfico en las ciudades, y el cambio en sus patrones de producción y consumo, chocan con los límites de unos recursos naturales finitos. Y, de no introducir cambios, en 2030 será necesario el equivalente a dos planetas Tierra (huella ecológica mundial).

" width="90" height="90" />

<h2>Datos curiosos que quizás no sabías acerca de los cocodrilos</h2><p>Si te gustan o no los cocodrilos, con estas curiosidades conocerás más de estas atrayentes criaturas:</p><p></p><ul><li><strong>Pueden vivir hasta 80 años.</strong></li><li><strong>La mordedura del cocodrilo es la más poderosa</strong> de todo el Reino Animal, tiene 1800 kilos de fuerza.</li><li><strong>Son más agresivos que los caimanes.</strong></li><li>Los cocodrilos <strong>no pueden masticar,</strong> de modo que <strong>cortan a la presa,</strong> sacudiéndola y despedazándola con sus dientes. Nuevos dientes crecen para reemplazar los que se rompen o se pierden.</li><li><strong>Tragan piedras, lo hacen para digerir lo que comen</strong> y les ayuda a ganar peso para sumergirse y nadar mejor. <strong>Después</strong> de cumplir con su propósito <strong>las piedras son vomitadas</strong>.</li><li>Los <strong>huevos del cocodrilo</strong> tienen el <strong>mismo tamaño que los huevos del ganso.</strong></li><li><strong>Las fosas nasales y sus ojos</strong> se encuentran en la parte superior de la cabeza, lo que <strong>le permite ver y respirar mientras permanece en el agua.</strong></li><li><strong>Sólo puede nadar con la ayuda de su cola.</strong></li><li>Gracias a su cola, los cocodrilos <strong>pueden nadar a 40 kilómetros por hora</strong> (25 mph).</li><li><strong>Poseen un corazón formado por cuatro cavidades</strong> (dos aurículas y dos ventrículos). Son poiquilotermos y ectotermos; es decir, que su temperatura corporal varía con la ambiental.</li><li><strong>Si ves un cocodrilo con la boca abierta, no significa que te va a atacar.</strong> En realidad está tratando de refrescarse mientras suda por la boca.</li><li><strong>Casi todos los recién nacidos, son devorados en su primer año de vida</strong> por peces grandes, garzas, lagartos y cocodrilos adultos. <strong>Solo el 1% de las crías logra sobrevivir.</strong></li></ul><p></p>
(PNUMA), "Hacia un planeta sin contaminación", que sirve de base para que UNEA-3 defina los problemas y establezca nuevas rutas de acción, la degradación ambiental es responsable de la destrucción generalizada de ecosistemas clave.

"Nuestro objetivo colectivo debe ser un planeta libre de contaminación", dijo el ministro de Ambiente y Energía de Costa Rica y Presidente de la Asamblea de 2017, Edgar Gutiérrez. "Solo a través de una acción colectiva más fuerte, comenzando en Nairobi esta semana, podemos limpiar el planeta y salvar innumerables vidas", agregó Gutiérrez.

La asamblea tiene sobre la mesa más de una docena de resoluciones, incluyendo nuevos enfoques para abordar la contaminación del aire, que está detrás de la mayor cantidad de muertes por razones ambientales: 6,5 millones cada año. Naciones Unidas denunció en un comunicado que más del 80 por ciento de las ciudades no cumplen con los estándares de salud de la ONU sobre calidad del aire.

La exposición al plomo en la pintura, que causa daño cerebral a 600.000 niños anualmente, y la contaminación del agua y del suelo son otras de las áreas clave. UNEA-3 alertó además de que los mares ya contienen 500 zonas muertas con muy poco oxígeno para mantener la vida marina, ya que más del 80% de las aguas residuales del mundo se liberan al medio ambiente sin tratamiento, envenenando los campos, lagos y ríos.

Además, este problema tiene un gran coste económico, ya que las pérdidas de bienestar debidas a la contaminación cuestan más de 4,6 billones de dólares anuales (3,8 billones de euros), lo que equivale al 6,2% de la producción económica mundial, según datos de un reciente informe de la Comisión Lancet.

"Dadas las desalentadoras estadísticas sobre cómo nos estamos envenenando a nosotros mismos y a nuestro planeta, es fundamental que la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente tome decisiones audaces", dijo el director ejecutivo de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim.

Solheim señaló que todos los procesos globales vinculados al medio ambiente, como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París, se reducen a un mensaje simple: debemos cuidar a las personas y al planeta.

La declaración política a la que UNEA-3 pretende que los Estados Miembro se comprometan indica que las soluciones viables técnica y comercialmente pueden mejorar la eficiencia del agua y la energía entre un 60 y un 80% en sectores como la construcción, la agricultura, el transporte y otras áreas clave. Y se ahorrarían entre 2,9 y 3,7 billones de dólares (de 2,4 a 3,1 billones de euros) al año para 2030. Con más de 60% de la infraestructura urbana prevista para 2050 aún por construir, «las oportunidades para dar forma a un futuro mejor son simplemente asombrosas», subrayó la ONU.

">
<h2>La contaminación afecta a todos los seres humanos</h2><p>Según un nuevo informe del Programa de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente <a href=(PNUMA), "Hacia un planeta sin contaminación", que sirve de base para que UNEA-3 defina los problemas y establezca nuevas rutas de acción, la degradación ambiental es responsable de la destrucción generalizada de ecosistemas clave.

"Nuestro objetivo colectivo debe ser un planeta libre de contaminación", dijo el ministro de Ambiente y Energía de Costa Rica y Presidente de la Asamblea de 2017, Edgar Gutiérrez. "Solo a través de una acción colectiva más fuerte, comenzando en Nairobi esta semana, podemos limpiar el planeta y salvar innumerables vidas", agregó Gutiérrez.

La asamblea tiene sobre la mesa más de una docena de resoluciones, incluyendo nuevos enfoques para abordar la contaminación del aire, que está detrás de la mayor cantidad de muertes por razones ambientales: 6,5 millones cada año. Naciones Unidas denunció en un comunicado que más del 80 por ciento de las ciudades no cumplen con los estándares de salud de la ONU sobre calidad del aire.

La exposición al plomo en la pintura, que causa daño cerebral a 600.000 niños anualmente, y la contaminación del agua y del suelo son otras de las áreas clave. UNEA-3 alertó además de que los mares ya contienen 500 zonas muertas con muy poco oxígeno para mantener la vida marina, ya que más del 80% de las aguas residuales del mundo se liberan al medio ambiente sin tratamiento, envenenando los campos, lagos y ríos.

Además, este problema tiene un gran coste económico, ya que las pérdidas de bienestar debidas a la contaminación cuestan más de 4,6 billones de dólares anuales (3,8 billones de euros), lo que equivale al 6,2% de la producción económica mundial, según datos de un reciente informe de la Comisión Lancet.

"Dadas las desalentadoras estadísticas sobre cómo nos estamos envenenando a nosotros mismos y a nuestro planeta, es fundamental que la Asamblea de la ONU para el Medio Ambiente tome decisiones audaces", dijo el director ejecutivo de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim.

Solheim señaló que todos los procesos globales vinculados al medio ambiente, como la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y el Acuerdo de París, se reducen a un mensaje simple: debemos cuidar a las personas y al planeta.

La declaración política a la que UNEA-3 pretende que los Estados Miembro se comprometan indica que las soluciones viables técnica y comercialmente pueden mejorar la eficiencia del agua y la energía entre un 60 y un 80% en sectores como la construcción, la agricultura, el transporte y otras áreas clave. Y se ahorrarían entre 2,9 y 3,7 billones de dólares (de 2,4 a 3,1 billones de euros) al año para 2030. Con más de 60% de la infraestructura urbana prevista para 2050 aún por construir, «las oportunidades para dar forma a un futuro mejor son simplemente asombrosas», subrayó la ONU.

" width="90" height="90" />
residuos correspondientes a unos 2,55 millones de tazas de café.

Si bien muchos de los 9.500 autobuses "double decker" de la capital británica ya habían utilizado con anterioridad biocombustibles basados en aceite de cocina o grasa animal, esta es la primera vez que estos vehículos incorporan el café como fuente de energía. Sus motores no necesitan ninguna adaptación especial para poder funcionar con este nuevo tipo de combustible.

El uso del B20 para el transporte público londinense “es un gran ejemplo de lo que se puede lograr cuando repensamos los residuos como un nuevo recurso” expresó Arthur Kay, el fundador de Bio-bean, en referencia a las 200.000 toneladas de café usado que generan los habitantes de Londres anualmente.

">
<h2>Los autobuses londinenses funcionan con combustible preparado con residuos de café</h2><p>Esta <strong>fuente de energía alternativa</strong> a los combustibles fósiles tradicionales se prepara mediante una mezcla de diésel con aceite extraído de los posos de café recogidos en las cafeterías y fábricas de café instantáneo.</p><p>De esta manera se obtiene un <strong>biocombustible llamado B20. Bio-bean,</strong> la empresa encargada de fabricar este producto, afirma haber producido suficiente aceite para el funcionamiento diario de un autobús durante un año entero. Para ello, la compañía ha tenido que procesar los <a href=residuos correspondientes a unos 2,55 millones de tazas de café.

Si bien muchos de los 9.500 autobuses "double decker" de la capital británica ya habían utilizado con anterioridad biocombustibles basados en aceite de cocina o grasa animal, esta es la primera vez que estos vehículos incorporan el café como fuente de energía. Sus motores no necesitan ninguna adaptación especial para poder funcionar con este nuevo tipo de combustible.

El uso del B20 para el transporte público londinense “es un gran ejemplo de lo que se puede lograr cuando repensamos los residuos como un nuevo recurso” expresó Arthur Kay, el fundador de Bio-bean, en referencia a las 200.000 toneladas de café usado que generan los habitantes de Londres anualmente.

" width="90" height="90" />
verano impresionante que la zona acababa de dejar atrás. El invierno y la primavera habían sido bastante agradables, con muchas menos lluvias que las habituales, y el verano había sido, por así decirlo, digno del Mediterráneo, con mucho sol, calor y nada de lluvias. Con el arranque del otoño, el calor seguía presente, la gente continuaba en la playa y las lluvias seguían pareciendo lejanas.

Todo esto solo se puede comprender si se habla del cambio climático. El verano había sido tan atípico porque el cambio climático había empezado a dejar notar sus efectos. De hecho, según un estudio elaborado por los geógrafos de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Alberto Martí y Dominic Royé, en las últimas décadas el número de días de verano se ha multiplicado.

En la ciudad de Santiago de Compostela, por ejemplo, en menos de setenta años se han duplicado los días veraniegos. No solo ha ocurrido esto: el verano empieza antes (en los años 50 o 60 los días de verano empezaban en mayo, ahora lo hacen en abril) y termina más tarde.

Los datos demuestran además que el cambio climático no solo nos ha dado más días de verano y durante un período más amplio de tiempo, sino también temperaturas más elevadas. Un análisis de la World Weather Atribution (WWA), ha señalado que las temperaturas de récord que hemos vivido en el último verano en Europa no han sido casualidad. El cambio climático ha hecho que llegar a ellas sea diez veces más probable de lo que lo era tiempo atrás.

"En muchos pueblos y ciudades del sur de Europa, ahora hay una probabilidad de 10 en ver una ola de calor tan tórrida como la que hemos visto durante el verano pasado cada verano", apuntaba uno de los expertos responsables del estudio, recordando que un verano como el último hubiese sido muy poco probable a principios del siglo XX. 

Más verano, más incendios forestales 

Y esto tiene efectos directos en el entorno. No solo los riesgos de sequía son mayores, sino también los de incendios. Un informe de septiembre de WWF ya bautizaba a 2017 como el año negro de los incendios en todo el mundo y señalaba que en España había sido una de las peores temporadas de incendios de la década. En septiembre ya se llevaba una cifra de hectáreas quemadas un 17% superior a la media de la década. La cifra sea posiblemente mucho peor cuando actualicen datos, ya que octubre fue un mes negro en lo que a incendios forestales se refiere.

A eso se suma que las condiciones climáticas han hecho que los incendios sean peores. "Este verano los medios de extinción han tenido que enfrentarse a incendios que recorrían cientos de hectáreas en unas pocas horas, fuegos monstruosos imposibles de apagar hasta que se les acaba el combustible", recordaba la portavoz de la campaña de incendios de WWF España, Lourdes Hernández. Los incendios forestales han empezado a ser superincendios.

">
<h2>¿Puede deberse la sequía actual al cambio climático?</h2><p><strong>La culpa de esta situación está en el <a href=verano impresionante que la zona acababa de dejar atrás. El invierno y la primavera habían sido bastante agradables, con muchas menos lluvias que las habituales, y el verano había sido, por así decirlo, digno del Mediterráneo, con mucho sol, calor y nada de lluvias. Con el arranque del otoño, el calor seguía presente, la gente continuaba en la playa y las lluvias seguían pareciendo lejanas.

Todo esto solo se puede comprender si se habla del cambio climático. El verano había sido tan atípico porque el cambio climático había empezado a dejar notar sus efectos. De hecho, según un estudio elaborado por los geógrafos de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), Alberto Martí y Dominic Royé, en las últimas décadas el número de días de verano se ha multiplicado.

En la ciudad de Santiago de Compostela, por ejemplo, en menos de setenta años se han duplicado los días veraniegos. No solo ha ocurrido esto: el verano empieza antes (en los años 50 o 60 los días de verano empezaban en mayo, ahora lo hacen en abril) y termina más tarde.

Los datos demuestran además que el cambio climático no solo nos ha dado más días de verano y durante un período más amplio de tiempo, sino también temperaturas más elevadas. Un análisis de la World Weather Atribution (WWA), ha señalado que las temperaturas de récord que hemos vivido en el último verano en Europa no han sido casualidad. El cambio climático ha hecho que llegar a ellas sea diez veces más probable de lo que lo era tiempo atrás.

"En muchos pueblos y ciudades del sur de Europa, ahora hay una probabilidad de 10 en ver una ola de calor tan tórrida como la que hemos visto durante el verano pasado cada verano", apuntaba uno de los expertos responsables del estudio, recordando que un verano como el último hubiese sido muy poco probable a principios del siglo XX. 

Más verano, más incendios forestales 

Y esto tiene efectos directos en el entorno. No solo los riesgos de sequía son mayores, sino también los de incendios. Un informe de septiembre de WWF ya bautizaba a 2017 como el año negro de los incendios en todo el mundo y señalaba que en España había sido una de las peores temporadas de incendios de la década. En septiembre ya se llevaba una cifra de hectáreas quemadas un 17% superior a la media de la década. La cifra sea posiblemente mucho peor cuando actualicen datos, ya que octubre fue un mes negro en lo que a incendios forestales se refiere.

A eso se suma que las condiciones climáticas han hecho que los incendios sean peores. "Este verano los medios de extinción han tenido que enfrentarse a incendios que recorrían cientos de hectáreas en unas pocas horas, fuegos monstruosos imposibles de apagar hasta que se les acaba el combustible", recordaba la portavoz de la campaña de incendios de WWF España, Lourdes Hernández. Los incendios forestales han empezado a ser superincendios.

" width="90" height="90" />

<h2>Los gorilas lavan la fruta en el agua antes de comérsela</h2><p><strong>Estudiar el comportamiento animal es uno de los trabajos científicos más complicados.</strong> No solo por la dificultad de observar el comportamiento de las distintas especies en la naturaleza, sino por el <strong>riesgo de confundir conductas aprendidas con otras que los animales pueden desarrollar por su cuenta.</strong> </p><p>En los últimos años, por ejemplo, algunos estudios afirmaban que el gesto de algunos gorilas occidentales de planicie <em>(Gorilla gorilla gorilla)</em> que lavan la fruta en el agua antes de comérsela era un ejemplo de conducta social aprendida y transmitida culturalmente en los grupos de animales.</p><p>Ahora, un trabajo liderado por <strong>Damien Neadle,</strong> y publicado este lunes en la revista PLoS ONE, demuestra mediante una serie de experimentos que estos animales son capaces de desarrollar este comportamiento de lavar la comida sin haber visto antes a otros hacerlo. </p><p>En una serie de pruebas con los gorilas del zoo de Leipzig, los autores mostraron que cuando <strong>daban a los animales manzanas cubiertas de arena,</strong> en un 75 por ciento de los casos buscaron el agua y las limpiaron antes de ingerirlas. <em>“En <strong>cuatro de nuestros cinco gorilas</strong> al menos una de las técnicas de lavado era similar a las observadas en la naturaleza”,</em> explica Neadle. <em>“Dado que estos dos grupos están culturalmente desconectados, el resultado sugiere que <strong>no se requiere aprendizaje social para que este comportamiento emerja”.</strong></em></p><p>Aunque los autores reconocen que el aprendizaje social puede hacer que este comportamiento se repita con más frecuencia, su estudio con gorilas en cautividad -que nunca se han cruzado con aquellos que protagonizaban los anteriores trabajos- demuestra que <strong>el lavado de la fruta puede reinventarse espontáneamente.</strong> </p><p><em>“Este hecho no le resta importancia al aprendizaje social”,</em> aclara Neadle, <em>“sino que simplemente subraya el papel del aprendizaje individual en la aparición del comportamiento de lavar la fruta en los gorilas occidentales de planicie. Aquí sostenemos que el aprendizaje individual es responsable de la forma de comportamiento, pese a que el aprendizaje social posiblemente contribuya a su frecuencia”. </em><em>“Más que ser una consideración binaria sobre si es aprendizaje cultural o no, los comportamientos como este, que se pueden propagar pero también pueden surgir espontáneamente en individuos”,</em> concluye, <em>“pueden considerarse como una forma de cultura suave”.</em></p>
incendios forestales que ha sufrido el estado de California llegando a quemar una media de 50.000 hectáreas diárias. La semana pasada, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró el estado de emergencia y el gobernador de California, Jerry Brown, alertó que esta situación “se podría producir cada año” a causa del cambio climático.

Este es el peor año de incendios en la historia de California. El pasado octubre, las llamas quemaron casi 100.000 hectáreas en el norte del estado y acabaron con la vida de más de 40 personas. 

">
<h2>El fuego arrasa California</h2><p>El fuego se descontroló el martes pasado y se expandió masivamente, llegando a ocupar en pocas horas un área de <strong>18.000 hectáreas y a evacuar a 27.000 personas.</strong></p><p>En una semana, el fuego, que afecta a <strong>los condados de Santa Bárbara y Ventura, se ha extendido aun más y ha quemado unos 930 kilómetros cuadrados,</strong> un territorio mayor que la superficie de la ciudad de Nueva York que <strong>ocupa alrededor de 790 kilómetros cuadrados.</strong> Desde que comenzaron las llamas, <strong>una persona ha muerto, 200.000 ciudadanos han sido evacuados y más de 800 edificios han quedado destrozados.</strong></p><p>El fuerte viento, que ha alcanzado una velocidad de <strong>80 kilómetros por hora,</strong> ha acelerado la propagación de las llamas y está dificultando el trabajo de los <strong>5.700 bomberos</strong> y los servicios de emergencia que están trabajando en el terreno. El jefe de bomberos del condado de Ventura ya advirtió la semana pasada que <em><strong>“las perspectivas para contener el incendio no eran buenas”.</strong></em></p><h3>El peor año de incendios en la historia de California</h3><p><strong>"Thomas" se ha convertido en uno de los cinco peores <a href=incendios forestales que ha sufrido el estado de California llegando a quemar una media de 50.000 hectáreas diárias. La semana pasada, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, declaró el estado de emergencia y el gobernador de California, Jerry Brown, alertó que esta situación “se podría producir cada año” a causa del cambio climático.

Este es el peor año de incendios en la historia de California. El pasado octubre, las llamas quemaron casi 100.000 hectáreas en el norte del estado y acabaron con la vida de más de 40 personas. 

" width="90" height="90" />
pingüinos de ojo amarillo (Megadyptes antipodes) ha disminuido drásticamente, con solo 246 parejas reproductoras encontradas recientemente de la costa de la Isla Sur en Nueva Zelanda. Además, la población en Whenua Hou (Codfish Island) ha disminuido en casi el 50% en el último año.

Estos pingüinos se enfrentan a una serie de amenazas, como el cambio climático, las enfermedades, la degradación del hábitat y las redes de pesca. “Las aves como los pingüinos son incapaces de ver la malla fina bajo el agua, y se enredan y se ahogan”, dice Karen Baird, coautora de un trabajo publicado en la revista Endangered Species Research e investigadora en el Forest & Bird y el BirdLife International Marine Programme. 

El estudio supone la primera revisión global de la captura accidental de estas aves que señala las artes de pesca con redes de enmalle como las principales culpables de la mayoría de las muertes de estos pingüinos en Nueva Zelanda. Pero según los expertos, estas muertes podrían evitarse fácilmente.   

“En los últimos 20 años, la poblaciones de pingüinos de ojo amarillo han disminuido en un 76%. Hemos llegado al punto en que cada ave cuenta”, dice Ursula Ellenberg, científica en el departamento de Ecología de La Trobe University (Australia) y coautora del estudio.

Hasta ahora, debido al bajo número de observadores que controlaban las embarcaciones, se estimaba que las redes mataban una media de 35 pingüinos de ojos amarillos al año. Pero la realidad es muy distinta, porque solo se han investigado un 3% de los 330 barcos comerciales que navegan por aguas neozelandesas.

Una atención urgente

Para Forest & Bird, es una prioridad actuar para proteger a estas aves de la pesca comercial, ya que el riesgo es en realidad alto. “Prevenir sus muertes en las pesquerías es importante para salvar a esta especie de la extinción”, recalca Baird.

La investigación hace una serie de recomendaciones para abordar el problema. Entre ellas sugiere incluir un mayor número de observadores y monitorizar por vídeo las embarcaciones, y gestionar los barcos sobre todo en las áreas de alimentación de estos pingüinos.

“Queremos que los barcos en el hábitat de pingüinos de ojo amarillo tengan observadores o cámaras a bordo, para que podamos entender mejor lo que está sucediendo”, señalan los autores, para quienes la situación es tan grave que sería necesario cerrar el acceso a las embarcaciones en áreas claves. “Sin una acción urgente, perderemos por completo los pingüinos de ojo amarillo del continente”, lamentan. 

">
<h2>El pingüino más raro del mundo está en peligro de extinción</h2><p><strong>En los últimos años, el número de <a href=pingüinos de ojo amarillo (Megadyptes antipodes) ha disminuido drásticamente, con solo 246 parejas reproductoras encontradas recientemente de la costa de la Isla Sur en Nueva Zelanda. Además, la población en Whenua Hou (Codfish Island) ha disminuido en casi el 50% en el último año.

Estos pingüinos se enfrentan a una serie de amenazas, como el cambio climático, las enfermedades, la degradación del hábitat y las redes de pesca. “Las aves como los pingüinos son incapaces de ver la malla fina bajo el agua, y se enredan y se ahogan”, dice Karen Baird, coautora de un trabajo publicado en la revista Endangered Species Research e investigadora en el Forest & Bird y el BirdLife International Marine Programme. 

El estudio supone la primera revisión global de la captura accidental de estas aves que señala las artes de pesca con redes de enmalle como las principales culpables de la mayoría de las muertes de estos pingüinos en Nueva Zelanda. Pero según los expertos, estas muertes podrían evitarse fácilmente.   

“En los últimos 20 años, la poblaciones de pingüinos de ojo amarillo han disminuido en un 76%. Hemos llegado al punto en que cada ave cuenta”, dice Ursula Ellenberg, científica en el departamento de Ecología de La Trobe University (Australia) y coautora del estudio.

Hasta ahora, debido al bajo número de observadores que controlaban las embarcaciones, se estimaba que las redes mataban una media de 35 pingüinos de ojos amarillos al año. Pero la realidad es muy distinta, porque solo se han investigado un 3% de los 330 barcos comerciales que navegan por aguas neozelandesas.

Una atención urgente

Para Forest & Bird, es una prioridad actuar para proteger a estas aves de la pesca comercial, ya que el riesgo es en realidad alto. “Prevenir sus muertes en las pesquerías es importante para salvar a esta especie de la extinción”, recalca Baird.

La investigación hace una serie de recomendaciones para abordar el problema. Entre ellas sugiere incluir un mayor número de observadores y monitorizar por vídeo las embarcaciones, y gestionar los barcos sobre todo en las áreas de alimentación de estos pingüinos.

“Queremos que los barcos en el hábitat de pingüinos de ojo amarillo tengan observadores o cámaras a bordo, para que podamos entender mejor lo que está sucediendo”, señalan los autores, para quienes la situación es tan grave que sería necesario cerrar el acceso a las embarcaciones en áreas claves. “Sin una acción urgente, perderemos por completo los pingüinos de ojo amarillo del continente”, lamentan. 

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

02/03/2012

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies