Ambientum - Actualidad Medio Ambiente - La prevención de incendios en Córdoba creará más de 6.200 jornales

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"Que interesante consejos para nosotros saber como y donde es muy importante, u sobretodo n..."


"En Cataluña se redactó una Ley de pobreza energética.....que la tumbó el Tribunal Constitu..."


"estimados amigos y colegas, estaría muy interesado en recibir la agenda y/o los desarrollo..."

AGENDA AMBIENTAL SEPTIEMBRE 2017

  • EXPOBIOMASA 2017
  • Semana Europea de la Movilidad y ¡La ciudad, sin mi coche!
  • Convocatoria 2018 de los Premios Red Natura 2000

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Empleo

La prevención de incendios en Córdoba creará más de 6.200 jornales

18/4/2013

Andalucía

76 puestos de
trabajo.

REDACCIÓN

redaccion@ambientum.com

La Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente ha iniciado las obras de mejora forestal y regeneración ambiental en montes de varios municipios de la provincia de Córdoba, que van generar más de 6.200 jornales a lo largo de un periodo de un año.

Se iniciarán dos actuaciones: por un lado, comienzan las labores del tratamiento selvícola preventivo de incendios forestales en el grupo de montes públicos de Villaviciosa de Córdoba. Este trabajo tiene un presupuesto de unos 577.000 euros y un plazo de ejecución de 12 meses. Está previsto que para la realización de los trabajos se contraten 3.916 jornales, lo que equivale a 76 puestos de trabajo.

Por otro lado, se inicia también el tratamiento selvícola preventivo y de mejora de las masas forestales en los montes La Sierra, Los Puntales, El Sordo y La Reina, en los términos municipales de Santa Eufemia, Obejo, Villanueva del Duque y Alcaracejos. Este trabajo tiene un presupuesto de unos 265.000 euros y un plazo de ejecución de 12 meses. Está previsto que para el desarrollo de los mismos sean necesarios 2.288 jornales, lo que equivale a 61 puestos de trabajo.
   
Para la realización de estos trabajos se contará con personas inscritas como demandantes en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) que cumplen el perfil profesional requerido y son residentes en los municipios donde se desarrollan los proyectos. Han sido prioritarias las contrataciones de desempleados de larga duración con cargas familiares, que no reciben ningún tipo de prestación o subsidio y que no hayan tenido vinculación con la entidad empleadora en los tres meses anteriores a la presentación de la oferta.

Estas actuaciones, incluidas en el Plan de Choque por el Empleo en Andalucía,  tienen como principal objetivo la generación del llamado ¨empleo verde¨ en 49 municipios a través de proyectos de mejora de caminos y de infraestructuras forestales y agrarias. En el caso de la provincia de Córdoba, del total de inversión prevista, que asciende a 11,1 millones de euros, se destinarán 5,1 millones a la mejora de caminos rurales y 6 millones de euros a actuaciones de mejora forestal y regeneración ambiental. Todas estas iniciativas, que contarán con la cofinanciación del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader), incluyen, entre otros, trabajos de regeneración de zonas incendiadas, labores preventivas contra el fuego, obras contra la erosión y acciones de conservación de la flora, la fauna, el paisaje y los acuíferos.

Fuente: Redacción ambientum.com

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

acyuaciones, montes, municipios, cordoba, plan de choque, medio ambiente, SAE, tratamiento selvicola, flora, fauna, acuiferos,

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes


<h2>España pacta con la UE promover la el cambio a la economía circular</h2><p>Durante la rúbrica del pacto, que cuenta con el apoyo de 53 empresas españolas, la titular de Medio Ambiente ha manifestado “la voluntad” del Gobierno por trabajar por un futuro sostenible, porque España no quiere ser ajena a esta economía, sino todo lo contrario, es <strong>“el único camino a seguir para el futuro”.</strong></p><p>En este aspecto, Tejerina ha declarado que en los últimos años <strong>España ha mejorado su economía desde el punto de vista de la sostenibilidad</strong> y ha profundizado en la necesidad de involucrar en los cimientos de esta economía a todos los actores representativos de nuestra sociedad.</p><p>Con este Pacto, <strong>España y Europa se comprometen a sustituir una economía lineal basada en extraer, producir, consumir y tirar por una economía circular,</strong> en la que se reincorporen al proceso productivo los materiales que contienen los residuos para la producción de nuevos recursos o materia primas. Pero para alcanzar este objetivo, se precisa de un <strong>“condicionante irrenunciable”,</strong> que es la protección del medio ambiente, ha subrayado Tejerina.</p><h3>Un foco de oportunidades  </h3><p>En este punto, la estrategia española, que se prevé finalice en 2018, se coordinará con distintos actores, como los ministerios de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente y de Economía, Industria y Competitividad, junto con el sector público y privado, las comunidades autónomas, municipios, consumidores y productores.</p><p>La ministra ha detallado que España lleva tiempo trabajando en este campo y ha señalado que es un “hito” que va a contribuir al debate entre el sector empresarial y la sociedad, además de e<strong>mpujar hacia la sostenibilidad a sectores tan importantes como los residuos, la madera o el agua.</strong> Para Tejerina, detrás de esta economía se esconden <em>“grandes oportunidades para gestionar el medio ambiente y crear una economía, sobre todo responsable”.</em></p><p>El Pacto firmado hoy está relacionado con el <strong>Paquete de Acción de la Economía Circular</strong> que presentó la Unión Europea en 2015 y que incluye 54 medidas sobre las que es necesario actuar en los próximos 5 años para avanzar hacia la transición de esta gestión económica. <em><strong>“En España</strong></em> -ha continuado la ministra- <em><strong>Europa encontrará un fuerte aliado para que esta estrategia se consolide”,</strong></em> y en este sentido ha valorado el <strong>papel de participación que juegan las 53 empresas españolas adheridas al pacto,</strong> <em>“como sustento de las demandas de la sociedad”.</em></p>

<h2>Impresionantes datos que no sabías de tus ojos

</h2><p></p><ul><li>#1 | Al nacer los ojos de un bebe no se han desarrollado completamente y <strong>una de las cosas que no puede hacer es dirigir la mirada a donde él quiere.</strong></li><li>#2 | A los dos meses aproximadamente 6,000,000 células llamadas cono ya se habrán desarrollado, <strong>gracias a estos conos ya se pueden distinguir los colores.</strong> Antes de eso solo se veía en blanco y negro.</li><li>#3 | <strong>Durante los dos meses también podemos distinguir sombras,</strong> a los cuatro meses los ojos ya pueden identificar rasgos faciales y a los ocho meses la visión se vuelve perfecta.</li><li>#4 | <strong>La retina es tan delgada como el papel de seda,</strong> pero contiene más de cien millones de neuronas y éstas efectúa unos diez mil millones de cálculos por segundo.</li><li>#5 | <strong>Todos los bebes en algún momento de su vida tuvieron ojos de color gris azulado…</strong> a ti también te paso. Te invitamos a descubrir porque los niños nacen con los ojos azules</li><li>#6 | <strong>El cerebro siempre corregirá la imagen invertida.</strong> Se sabe que el ojo transmite la imagen invertida y el cerebro la corrige. Pero un experimento con personas que llevaron por unos días lentes especiales que hacían ver todo boca abajo con el tiempo vieron todo normal, aun con los lentes puestos.</li><li>#7 | <strong>El ser humano parpadea de forma automática de 15 a 20 veces por minuto.</strong> Así que una persona de 70 años que ha dormido 8 horas diarias en toda su vida habrá parpadeado entre 367,920,000 y 490,560,000 veces. Eso sin tomar en cuenta los parpadeo que hacemos de forma voluntaria.</li><li>#8 | <strong>El parpadeo automático dura 0.16 segundos.</strong> Si sumarás el tiempo que lleva parpadeando una persona de 70 años y los juntaras en un solo parpadeo, entonces la persona tendría los ojos cerrados por un periodo de un año y medio a casi dos años y medio.</li><li>#9 | Tenemos treinta glándulas de Meibomio, que junto con la glándula lacrimal, protegen y lubrican el ojo al producir 1.5 ml de lagrima al día. Así que la misma persona de 70 años habrá producido cerca de 40 litros de lágrimas. Esto sin tomar en cuenta las veces que llegó a llorar en su vida.</li><li>#10 | Las lágrimas ayudan a quitar cuerpos extraños, desechos y células muertas de los ojos. También <strong>contienen muchas proteínas antibacterianas que protegen la córnea.</strong></li><li>#11 | Cuando las lágrimas desempeñan su función de limpieza <strong>son drenadas en cada parpadeo y bajan por atrás de la nariz,</strong> entonces se combinan con los mocos, la saliva de la boca o con las flemas.</li></ul><p></p>
Nature Ecology & Evolution y liderado por el investigador del CSIC en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) Josep Peñuelas.

El trabajo avisa que salvo que el escenario cambie con la puesta en marcha de nuevas técnicas de absorción del CO2 y una importante apuesta por las energías alternativas, la Tierra va a pasar de una época de fertilización a otra de calentamiento aún mayor, un cambio que, de hecho, ya ha empezado en el hemisferio norte.

"La sensibilidad al aumento del CO2 que hasta ahora era positiva, ya no lo es y, desde 2010, la biosfera ya no tiene esa capacidad tan fuerte de hacer de sumidero del dióxido de carbono", ha dicho Peñuelas en declaraciones a Efe.

Y es que, esa capacidad de fertilización global se debía no sólo al aumento de CO2 o nitrógeno, sino también a otro tipo de recursos como el fósforo (que como el petróleo es un bien limitado y ligado a la tierra) o el agua, dos elementos que no están creciendo a la misma velocidad que las emisiones de dióxido de carbono y nitrógeno.

La falta de nutrientes como el fósforo o el potasio, y de agua en muchas regiones, "marcará la capacidad de la vegetación para retirar el carbono de la atmósfera", advierte Marcos Fernández Martínez, coautor del estudio e investigador del CREAF.

La consecuencia inmediata es que la Tierra "está pasando de un periodo de fertilización muy activa a otro en el que ya no puede trabajar tanto. Es un aviso de que la Tierra no tiene capacidad ilimitada de absorber todo el CO2 que hemos emitido los humanos y que esa capacidad de la biosfera no se está incrementando a la velocidad que lo hacía antes", advierte Peñuelas.

">
<h2>La Tierra se calienta rápidamente por el cambio climático</h2><p>Esta es la principal conclusión de un estudio internacional publicado en <em><a href=Nature Ecology & Evolution y liderado por el investigador del CSIC en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) Josep Peñuelas.

El trabajo avisa que salvo que el escenario cambie con la puesta en marcha de nuevas técnicas de absorción del CO2 y una importante apuesta por las energías alternativas, la Tierra va a pasar de una época de fertilización a otra de calentamiento aún mayor, un cambio que, de hecho, ya ha empezado en el hemisferio norte.

"La sensibilidad al aumento del CO2 que hasta ahora era positiva, ya no lo es y, desde 2010, la biosfera ya no tiene esa capacidad tan fuerte de hacer de sumidero del dióxido de carbono", ha dicho Peñuelas en declaraciones a Efe.

Y es que, esa capacidad de fertilización global se debía no sólo al aumento de CO2 o nitrógeno, sino también a otro tipo de recursos como el fósforo (que como el petróleo es un bien limitado y ligado a la tierra) o el agua, dos elementos que no están creciendo a la misma velocidad que las emisiones de dióxido de carbono y nitrógeno.

La falta de nutrientes como el fósforo o el potasio, y de agua en muchas regiones, "marcará la capacidad de la vegetación para retirar el carbono de la atmósfera", advierte Marcos Fernández Martínez, coautor del estudio e investigador del CREAF.

La consecuencia inmediata es que la Tierra "está pasando de un periodo de fertilización muy activa a otro en el que ya no puede trabajar tanto. Es un aviso de que la Tierra no tiene capacidad ilimitada de absorber todo el CO2 que hemos emitido los humanos y que esa capacidad de la biosfera no se está incrementando a la velocidad que lo hacía antes", advierte Peñuelas.

" width="90" height="90" />
Atmospheric Research ha analizado las precipitaciones de granizo registradas en el sur de Francia en las últimas décadas, desde 1948 a 2015. El estudio observa una evolución hacia un entorno atmosférico que favorece el aumento de este fenómeno meteorológico, pero los investigadores creen que otros factores podrían mitigarlo y hacer que en realidad solo estén aumentando de frecuencia las tormentas con granizos más grandes, mientras que disminuyen las granizadas débiles.

"El granizo es muy irregular en el espacio y en el tiempo, lo que hace que existan pocas bases de datos largas y homogéneas para estudiar sus tendencias", explica a la Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología (DiCYT) Andrés Merino, miembro del Grupo de Física Atmosférica del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de León, que ha realizado el estudio junto a la Universidad Complutense de Madrid y Anelfa, centro de investigación de Toulouse.

Dada esa escasez de información, el estudio se centra en varias regiones francesas que cuentan con series de más de 25 años de datos de granizadas recogidos ininterrumpidamente. Esto es posible gracias a los "granizómetros", sensores que permiten registrar las caídas de granizo. En concreto, Anelfa cuenta con más de 1.000 de estas estaciones. A partir de ahí, para calcular tendencias se utilizaron técnicas estadísticas ampliamente usadas en estudios climatológicos.

De las zonas analizadas, "solo en la región pirenaica ha aumentado la frecuencia de caídas de granizo registradas en los últimos 25 años", destaca. Además, los científicos advierten de que los resultados de este trabajo en cuanto a frecuencias de granizo registradas no son extrapolables a otras áreas de estudio, ni siquiera a regiones cercanas debido, precisamente, a que las precipitaciones de granizo son muy irregulares en el espacio y en el tiempo.

La tendencia en España

Sin embargo, los científicos han utilizado los datos disponibles para tratar de llegar a conclusiones más generalizables. "Como en España no se tienen series largas de registros de granizo que permita inferir tendencias significativas, lo que se ha buscado es encontrar relaciones entre campos atmosféricos y caídas de granizo", comenta Andrés Merino. 

Así, en el trabajo se buscaron tendencias de los campos atmosféricos que eran favorables a la aparición de tormentas de granizo y, en este caso, sí se observó una tendencia significativa en los últimos 60 años hacia entornos más favorables para que se formen tormentas de granizo. No obstante, "esto no se tiene que traducir necesariamente en un aumento de la frecuencia de granizo registrado en el suelo, ya que hay más factores que se deben de tener en cuenta, como la fusión del granizo en su caída desde la nube".

En el contexto de calentamiento global de la actualidad, "los entornos son más favorables para que se produzcan tormentas de granizo como se ha comprobado en este estudio". Por el contrario, un aumento del nivel de la cota de congelación, conocida como isocero -la altura a la que se encentra una temperatura de cero grados Celsius y a partir de la cual el granizo empieza a fundir- puede contrarrestar este efecto.

">
<h2>El granizo acecha el sur de Europa</h2><p>Una investigación de científicos españoles y franceses publicada en la revista <a href=Atmospheric Research ha analizado las precipitaciones de granizo registradas en el sur de Francia en las últimas décadas, desde 1948 a 2015. El estudio observa una evolución hacia un entorno atmosférico que favorece el aumento de este fenómeno meteorológico, pero los investigadores creen que otros factores podrían mitigarlo y hacer que en realidad solo estén aumentando de frecuencia las tormentas con granizos más grandes, mientras que disminuyen las granizadas débiles.

"El granizo es muy irregular en el espacio y en el tiempo, lo que hace que existan pocas bases de datos largas y homogéneas para estudiar sus tendencias", explica a la Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Tecnología (DiCYT) Andrés Merino, miembro del Grupo de Física Atmosférica del Instituto de Medio Ambiente de la Universidad de León, que ha realizado el estudio junto a la Universidad Complutense de Madrid y Anelfa, centro de investigación de Toulouse.

Dada esa escasez de información, el estudio se centra en varias regiones francesas que cuentan con series de más de 25 años de datos de granizadas recogidos ininterrumpidamente. Esto es posible gracias a los "granizómetros", sensores que permiten registrar las caídas de granizo. En concreto, Anelfa cuenta con más de 1.000 de estas estaciones. A partir de ahí, para calcular tendencias se utilizaron técnicas estadísticas ampliamente usadas en estudios climatológicos.

De las zonas analizadas, "solo en la región pirenaica ha aumentado la frecuencia de caídas de granizo registradas en los últimos 25 años", destaca. Además, los científicos advierten de que los resultados de este trabajo en cuanto a frecuencias de granizo registradas no son extrapolables a otras áreas de estudio, ni siquiera a regiones cercanas debido, precisamente, a que las precipitaciones de granizo son muy irregulares en el espacio y en el tiempo.

La tendencia en España

Sin embargo, los científicos han utilizado los datos disponibles para tratar de llegar a conclusiones más generalizables. "Como en España no se tienen series largas de registros de granizo que permita inferir tendencias significativas, lo que se ha buscado es encontrar relaciones entre campos atmosféricos y caídas de granizo", comenta Andrés Merino. 

Así, en el trabajo se buscaron tendencias de los campos atmosféricos que eran favorables a la aparición de tormentas de granizo y, en este caso, sí se observó una tendencia significativa en los últimos 60 años hacia entornos más favorables para que se formen tormentas de granizo. No obstante, "esto no se tiene que traducir necesariamente en un aumento de la frecuencia de granizo registrado en el suelo, ya que hay más factores que se deben de tener en cuenta, como la fusión del granizo en su caída desde la nube".

En el contexto de calentamiento global de la actualidad, "los entornos son más favorables para que se produzcan tormentas de granizo como se ha comprobado en este estudio". Por el contrario, un aumento del nivel de la cota de congelación, conocida como isocero -la altura a la que se encentra una temperatura de cero grados Celsius y a partir de la cual el granizo empieza a fundir- puede contrarrestar este efecto.

" width="90" height="90" />
Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un modelo que muestra la forma más eficaz de plantar árboles para favorecer la dispersión de semillas. 

Su conclusión es que plantar árboles de manera espacialmente agregada (grupos de árboles en alta densidad) es menos eficaz, en términos de dispersión de semillas, que plantarlos de forma regular (en cuadrícula) e incluso de manera aleatoria. "Por ejemplo, plantar árboles agregados aumenta sólo un 7-9% la llegada de semillas en comparación con el escenario base de no intervención, mientras que cuando los piruétanos fueron plantados regularmente dicho incremento fue de hasta un 40%", indica José María Fedriani, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana y de la Universidad de Lisboa en el CEABN/InBIO. El estudio, publicado en la revista Journal of Applied Ecology, aporta una herramienta clave para guiar la restauración de hábitats.

"Para ilustrar nuestra aproximación utilizamos como modelo de estudio al piruétano Pyrus bourgaeana, una especie de peral dispersada por zorros rojos (Vulpes vulpes) y tejones (Meles meles) que coloniza hábitats alterados del Parque Nacional de Doñana (Huelva)", explica Fedriani. "En concreto, quisimos identificar las distribuciones espaciales y densidades de piruétanos plantados que maximizaran la llegada de semillas en hábitats alterados por la actividad humana", añade el investigador.

"Duplicar el número de árboles plantados fue rentable para distribuciones regulares y aleatorias, pero no cuando los árboles fueron plantados de forma agregada. Por ejemplo, si se duplica el número de árboles plantados regularmente el aumento en el número de semillas que llegan al hábitat alterado es de un 12% mientras que, curiosamente, no hubo ningún incremento en el caso de que los arboles fueran plantados de forma agregada", detalla el investigador.

La elección de la distribución espacial y la densidad de árboles a ser plantados en hábitats alterados dependen de varios factores ecológicos y socioeconómicos, por lo que es una decisión compleja que requiere criterios científicos. La combinación de datos de campo a largo plazo y modelos de simulación basados en individuos tiene un gran potencial para guiar dichos esfuerzos de restauración en diversos hábitats alterados por la actividad humana.

">
<h2>¿Cómo se pueden recuperar ecosistemas alterados?</h2><p>Sin embargo, a menudo se desconoce <strong>la forma más óptima de plantar árboles,</strong> que maximice la dispersión de semillas por animales. Ahora, un estudio con participación del <a href=Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado un modelo que muestra la forma más eficaz de plantar árboles para favorecer la dispersión de semillas. 

Su conclusión es que plantar árboles de manera espacialmente agregada (grupos de árboles en alta densidad) es menos eficaz, en términos de dispersión de semillas, que plantarlos de forma regular (en cuadrícula) e incluso de manera aleatoria. "Por ejemplo, plantar árboles agregados aumenta sólo un 7-9% la llegada de semillas en comparación con el escenario base de no intervención, mientras que cuando los piruétanos fueron plantados regularmente dicho incremento fue de hasta un 40%", indica José María Fedriani, investigador del CSIC en la Estación Biológica de Doñana y de la Universidad de Lisboa en el CEABN/InBIO. El estudio, publicado en la revista Journal of Applied Ecology, aporta una herramienta clave para guiar la restauración de hábitats.

"Para ilustrar nuestra aproximación utilizamos como modelo de estudio al piruétano Pyrus bourgaeana, una especie de peral dispersada por zorros rojos (Vulpes vulpes) y tejones (Meles meles) que coloniza hábitats alterados del Parque Nacional de Doñana (Huelva)", explica Fedriani. "En concreto, quisimos identificar las distribuciones espaciales y densidades de piruétanos plantados que maximizaran la llegada de semillas en hábitats alterados por la actividad humana", añade el investigador.

"Duplicar el número de árboles plantados fue rentable para distribuciones regulares y aleatorias, pero no cuando los árboles fueron plantados de forma agregada. Por ejemplo, si se duplica el número de árboles plantados regularmente el aumento en el número de semillas que llegan al hábitat alterado es de un 12% mientras que, curiosamente, no hubo ningún incremento en el caso de que los arboles fueran plantados de forma agregada", detalla el investigador.

La elección de la distribución espacial y la densidad de árboles a ser plantados en hábitats alterados dependen de varios factores ecológicos y socioeconómicos, por lo que es una decisión compleja que requiere criterios científicos. La combinación de datos de campo a largo plazo y modelos de simulación basados en individuos tiene un gran potencial para guiar dichos esfuerzos de restauración en diversos hábitats alterados por la actividad humana.

" width="90" height="90" />

<h2>¿Cuáles son las claves para asegurar un futuro sostenible para la tierra?</h2><p><strong>Las actuales presiones sobre la tierra son enormes y se espera que sigan creciendo:</strong> existe una creciente competencia entre la demanda de funciones de la tierra que proporcionan alimentos, agua y energía, y los servicios que apoyan y regulan todos los ciclos de vida en la Tierra.</p><p><strong>Una proporción significativa de ecosistemas gestionados y naturales se están degradando:</strong> en las 2 últimas décadas, aproximadamente el 20% de la superficie de vegetación de la Tierra muestra persistentes tendencias de disminución de su productividad, principalmente como consecuencia de las prácticas de uso y gestión de la tierra y el agua.</p><p><strong>La pérdida de biodiversidad y el cambio climático ponen aún más en peligro la salud y la productividad de la tierra:</strong> las mayores temperaturas y emisiones de carbono, los cambios en los patrones de precipitaciones, la erosión del suelo, la pérdida de especies y el aumento de la escasez de agua probablemente alterarán la idoneidad de vastas regiones para la producción de alimentos y la vivienda humana.</p><p><strong>La degradación de la tierra reduce la resistencia a las tensiones medioambientales:</strong> una mayor vulnerabilidad, especialmente de los pobres, mujeres y niños, puede intensificar la competencia por los escasos recursos naturales y originar migraciones, inestabilidad y conflictos.</p><p><strong>Más de 1300 millones de personas están atrapadas en tierras agrícolas en proceso de degradación:</strong> los agricultores de las tierras marginales, especialmente en las tierras secas, tienen opciones limitadas de medios de subsistencia alternativos y a menudo quedan excluidos de infraestructuras y desarrollos económicos más amplios.</p><p><strong>La escala de la transformación rural en las últimas décadas no tiene precedentes:</strong> millones de personas han abandonado sus tierras ancestrales y emigrado a zonas urbanas, a menudo empobreciendo su identidad cultural, abandonando los conocimientos tradicionales y alterando permanentemente los paisajes.</p>

<h2>Alternativas de adaptación al cambio climático del cultivo del arroz en los humedales de Doñana</h2><p>La producción de arroz en los humedales costeros proporciona servicios ecosistémicos fundamentales, como el control de las inundaciones o el mantenimiento del hábitat de especies protegidas. El arroz se introdujo en la Península Ibérica en el siglo X. <strong>En la actualidad, la producción de arroz de nuestro país representa alrededor de un cuarto de la producción total de la Unión Europea</strong> y su cultivo se realiza casi exclusivamente en los humedales costeros de España mediante un sistema por inundación.</p><p><em><strong>“La gestión intensiva de los recursos hídricos, necesaria para la producción de arroz, es difícil puesto que el suministro de agua dulce se viene deteriorando a un ritmo sin precedentes”</strong></em> indica Ana Iglesias, investigadora del grupo Hidroinformática y Gestión del Agua de la UPM. Por ello, añade, <em>“en este estudio exploramos alternativas flexibles de adaptación al cambio climático en los humedales de Doñana</em> -un patrimonio de biodiversidad- <em>desde dos puntos de vista: ¿cuáles son las opciones para el desarrollo de políticas de adaptación frente al  cambio climático? y ¿cómo pueden los actores informados contribuir a una mejor adaptación?”</em></p><p>El estudio ha abordado la primera pregunta simulando la disponibilidad de agua para los agricultores con el modelo WAAPA (Análisis de Políticas de Adaptación y Disponibilidad de Agua), desarrollado en la UPM. <strong>El modelo simula los posibles resultados para la disponibilidad de agua que tienen las distintas estrategias de adaptación propuestas por los grupos de interés: agricultores, ambientalistas y actores administrativos.</strong></p><p>La segunda pregunta se ha abordado a través de la investigación participativa. Las opciones de adaptación se enmarcan de acuerdo con el contexto ambiental, social y político local. Los procesos de toma de decisiones de las opciones de adaptación son variables según los puntos de vista de las partes interesadas y los resultados sugieren que la percepción sobre el papel potencial de las nuevas infraestructuras y subvenciones domina la visión de las comunidades locales.</p><p>La interrelación de los componentes cualitativos y cuantitativos del estudio ha permitido elaborar diferentes intervenciones potenciales de políticas relacionadas con la gestión del agua y proporcionar una estimación cuantitativa de su efectividad. Por ejemplo, <strong>una política dirigida a mejorar el uso del agua en zonas urbanas podría lograr mejoras importantes en la disponibilidad para el riego</strong> y, a su vez, evitar la reducción para el uso ambiental. </p><p>Otro tipo de adaptación implicaría el uso de infraestructura de agua adicional para el riego, por ejemplo, de los <strong>embalses hidroeléctricos.</strong> Sin embargo, los resultados de las simulaciones mostraron que el efecto de mejora de esta política no era especialmente significativo. Por otro lado, también se estudiaron las opciones de adaptación para mejorar la gestión de los recursos hídricos mediante interconexiones tales como un nuevo oleoducto que conecte los cuerpos de agua aguas arriba con los arrozales, liberaciones adicionales de los embalses aguas arriba o la transferencia de agua. </p><p><strong>Las simulaciones realizadas mostraron que las mejoras conseguidas con la adopción de esta opción eran de alrededor de un 20%,</strong> excepto en algunas subcuencas y escenarios. Sin embargo, la aceptación de este tipo de política fue especialmente polémica entre las partes interesadas, lo que también hay que tener en cuenta a la hora de la toma de decisiones. La información proporcionada durante el estudio dio forma a las opciones finales de adaptación que se van a llevar a cabo en la zona, bajo el programa de adaptación al cambio climático. Como conclusión, resume Ana Iglesias, <em><strong>“podemos decir que nuestra investigación contribuye a la definición de la producción sostenible de arroz en Europa”.</strong></em></p>
Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), asociación sin ánimo de lucro que engloba a profesionales, empresas y personas con inquietudes y conocimientos en el campo de la edificación energéticamente eficiente.

Para demostrar cómo las edificaciones Passivhaus contribuyen a mitigar el efecto negativo que suponen los edificios convencionales para el  medio ambiente, PEP ha analizado un edificio de oficinas certificado Passivhaus, construido en la localidad de Sollana (Valencia). Según sus estimaciones, el modelo de construcción energéticamente eficiente del edificio, de 1.500 m2, ha permitido evitar en un año la emisión a la atmósfera de 10.000 kg de CO2.

“Si se tratara de un edificio del mismo tamaño pero construido siguiendo nuestra normativa habría que plantar 1.000 árboles -se calcula que un árbol absorbe aproximadamente 10kg de CO2 por año- para mitigar su efecto en el medio ambiente hasta reducir su impacto al nivel del generado por un edificio Passivhaus“, explica Adelina Uriarte, presidenta de la Plataforma de Edificación Passivhaus, que quiere que la definición oficial de los Edificios de Consumo Casi Nulo en España tome como referencia el estándar Passivhaus. 

Es necesario recordar que la Directiva 2010/31/EU relativa a la eficiencia energética de los edificios dicta que antes del 31 de diciembre de 2018, los edificios ocupados o propiedad de autoridades públicas, y del 31 de diciembre de 2020, los privados, sean edificios de consumo casi nulo.

Edificio Pasivo

Otro ejemplo de edificación pasiva, en este caso en construcción, son 524 viviendas previstas en Navarra que con una superficie construida aproximada de 50.000m2 dejarán de emitir anualmente el CO2 equivalente al que absorben 33.400 árboles en el mismo período, teniendo en cuenta que el límite de la demanda de energía que exige el estándar Passivhaus para climatización es de 15 kWh/m2/año y el consumo medio para climatización que tendrían cumpliendo la normativa en vigor.

“Desde PEP queremos concienciar al sector de la construcción y a las administraciones públicas de la importancia de tomar medidas cuanto antes y avanzar hacia un sistema de construcción que tenga como resultado hogares y edificios más sostenibles, saludables y energéticamente eficientes. Es una cuestión que todos deberíamos tener en mente y, por supuesto, convertirse en una prioridad en todo debate y ejecución de planes urbanísticos para contribuir a mitigar el cambio climático”, añade.

">
<h2>Un Passivhaus de 1.500 m2 disminuye más cantidad de CO2 que 1.000 árboles</h2><p><strong>Los edificios -viviendas, oficinas, educativos, de ocio e institucionales- son los responsables de alrededor del 40% de la energía que se consume.</strong> Una energía que, según su grado de utilización, su fuente de procedencia y la cantidad de partículas contaminantes que pueda generar su extracción y/o utilización, tiene mayor o menor incidencia en el cambio climático que está sufriendo nuestro planeta.</p><p>Frente a esta problemática, una edificación pasiva -de acuerdo al estándar Passivhaus-, además de disminuir la huella de carbono y otros daños ambientales, <strong>permite un ahorro energético de hasta el 90%</strong> frente a un edificio convencional, afirma la <a href=Plataforma de Edificación Passivhaus (PEP), asociación sin ánimo de lucro que engloba a profesionales, empresas y personas con inquietudes y conocimientos en el campo de la edificación energéticamente eficiente.

Para demostrar cómo las edificaciones Passivhaus contribuyen a mitigar el efecto negativo que suponen los edificios convencionales para el  medio ambiente, PEP ha analizado un edificio de oficinas certificado Passivhaus, construido en la localidad de Sollana (Valencia). Según sus estimaciones, el modelo de construcción energéticamente eficiente del edificio, de 1.500 m2, ha permitido evitar en un año la emisión a la atmósfera de 10.000 kg de CO2.

“Si se tratara de un edificio del mismo tamaño pero construido siguiendo nuestra normativa habría que plantar 1.000 árboles -se calcula que un árbol absorbe aproximadamente 10kg de CO2 por año- para mitigar su efecto en el medio ambiente hasta reducir su impacto al nivel del generado por un edificio Passivhaus“, explica Adelina Uriarte, presidenta de la Plataforma de Edificación Passivhaus, que quiere que la definición oficial de los Edificios de Consumo Casi Nulo en España tome como referencia el estándar Passivhaus. 

Es necesario recordar que la Directiva 2010/31/EU relativa a la eficiencia energética de los edificios dicta que antes del 31 de diciembre de 2018, los edificios ocupados o propiedad de autoridades públicas, y del 31 de diciembre de 2020, los privados, sean edificios de consumo casi nulo.

Edificio Pasivo

Otro ejemplo de edificación pasiva, en este caso en construcción, son 524 viviendas previstas en Navarra que con una superficie construida aproximada de 50.000m2 dejarán de emitir anualmente el CO2 equivalente al que absorben 33.400 árboles en el mismo período, teniendo en cuenta que el límite de la demanda de energía que exige el estándar Passivhaus para climatización es de 15 kWh/m2/año y el consumo medio para climatización que tendrían cumpliendo la normativa en vigor.

“Desde PEP queremos concienciar al sector de la construcción y a las administraciones públicas de la importancia de tomar medidas cuanto antes y avanzar hacia un sistema de construcción que tenga como resultado hogares y edificios más sostenibles, saludables y energéticamente eficientes. Es una cuestión que todos deberíamos tener en mente y, por supuesto, convertirse en una prioridad en todo debate y ejecución de planes urbanísticos para contribuir a mitigar el cambio climático”, añade.

" width="90" height="90" />

<h2>El gigantesco iceberg A68 de la Antártida navega a la deriva

</h2><p>Después de unas semanas de casi total oscuridad en la zona -la Antártida prácticamente no recibe la luz del Sol en esta época del año- las imágenes captadas durante los últimos días por los equipos del satélite Sentinel-3 (Agencia Espacial Europea) muestran el <strong>movimiento relativamente rápido del cuerpo central de este bloque de hielo de casi 6.000 kilómetros cuadrados de superficie</strong> (casi el doble que la isla de Mallorca). Las corrientes marinas y el viento son las dos causas principales de este desplazamiento del A68 hacia mar abierto.</p><p>En una de las series de fotografías con encuadre comparable, los expertos han calculado que durante las dos últimas semanas del mes de agosto, <strong>el espacio que separa el A68 de la plataforma Larsen C pasó tener una anchura de 35 kilómetros a 75 kilómetros.</strong></p><p>A escala local, este movimiento puede parecer de grandes dimensiones (basta con imaginarse que la isla de Mallorca se desplazara en dirección a Menorca a una velocidad de 40 kilómetros cada 15 días) pero se debe recordar que <strong>el A68 se encuentra muy lejos de cualquier ruta navegable o área poblada, por lo que no supone ningún riesgo inminente.</strong></p><p>El profesor Stef Lhermitte, de la Universidad de Delft (Holanda) ha difundido a través de su cuenta en Twitter algunas de las imágenes del iceberg gigante. Acompañado una composición de imágenes el profesor Lhermitte indica que <em><strong>“después de un movimiento inicial de separación y acercamiento, el iceberg A68 de Larsen C parece estar ahora en plena deriva”.</strong></em></p><p>El profesor David Moore, del <em>National Centre for Earth Observation</em> del Reino Unido, por su parte y también a través de Twitter, destaca que <strong>la luz del Sol ha facilitado que las cámaras del satélite Sentinel-3 faciliten nuevas imágenes de calidad del iceberg A68.</strong></p>
Centro Oceanográfico de Canarias del IEO, en un comunicado. Esta especie de pez globo tiene un carácter pelágico muy acentuado y se distribuye por todo el océano. 

Se trata, además, de peces muy voraces, que se desplazan formando grandes bancos que pueden ser avistados tanto en alta mar como cerca de la costa. En octubre del año 2014, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ya difundió un aviso entre todos los departamentos de pesca de España para advertir a las cofradías de la presencia en aguas del Mediterráneo de una especie de la misma familia de peces globo. 

"Se alerta de la captura de un pez venenoso por parte de un arrastrero de Denia, que contiene tetrodotoxina, una toxina paralizante del sistema nervioso (...) Se solicita que se tomen las medidas oportunas dada la toxicidad de esta especie para evitar su introducción en la cadena de comercialización (...)", decía aquel aviso, que ahora reproduce de nuevo el IEO. 

Más parientes tóxicos 

En esa ocasión, la especie era Lagocephalus sceleratus, también tóxica, como su pariente Lagocephalus lagocephalus. En experimentos de laboratorio, realizados con roedores, se ha demostrado la toxicidad de este tipo de peces globo, cuya ingesta afecta rápidamente al torrente sanguíneo reduciendo el número de células rojas (hemoglobina y hematocrito), explican los científicos. 

"Se ha observado incluso que, una vez guisado, el agua utilizada para ello es más tóxica que el propio pescado fresco, por lo que no debe consumirse", añade el IEO en su comunicado. En Canarias pueden encontrarse cuatro especies de pez globo tóxico: tamboril (Sphoeroides marmoratus), tamboril azul o gallinita (Canthigaster rostrata), tamboril de hondura (Sphoeroides pachygaster) y Lagocephalus lagocephalus.

">
<h2>Abundancia de peces globo muy tóxicos</h2><p>En un comunicado, el IEO precisa que <strong>la presencia de este pez en Canarias "no es nueva",</strong> pero subraya que hay datos que indican que sus poblaciones "parecen haber aumentado considerablemente". De hecho, explica que durante el mes de julio y, sobre todo, en agosto, científicos del Centro Oceanográfico de Canarias han recibido <strong>numerosas llamadas sobre avistamientos y capturas de ejemplares de <em>Lagocephalus lagocephalus.</em></strong></p><p><em>"Las razones de este aumento no son fáciles de explicar, aunque parecen motivadas por <strong>procesos naturales de deriva o dispersión de sus poblaciones",</strong></em> apunta Pedro J. Pascual Alayón, investigador del <a href=Centro Oceanográfico de Canarias del IEO, en un comunicado. Esta especie de pez globo tiene un carácter pelágico muy acentuado y se distribuye por todo el océano. 

Se trata, además, de peces muy voraces, que se desplazan formando grandes bancos que pueden ser avistados tanto en alta mar como cerca de la costa. En octubre del año 2014, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ya difundió un aviso entre todos los departamentos de pesca de España para advertir a las cofradías de la presencia en aguas del Mediterráneo de una especie de la misma familia de peces globo. 

"Se alerta de la captura de un pez venenoso por parte de un arrastrero de Denia, que contiene tetrodotoxina, una toxina paralizante del sistema nervioso (...) Se solicita que se tomen las medidas oportunas dada la toxicidad de esta especie para evitar su introducción en la cadena de comercialización (...)", decía aquel aviso, que ahora reproduce de nuevo el IEO. 

Más parientes tóxicos 

En esa ocasión, la especie era Lagocephalus sceleratus, también tóxica, como su pariente Lagocephalus lagocephalus. En experimentos de laboratorio, realizados con roedores, se ha demostrado la toxicidad de este tipo de peces globo, cuya ingesta afecta rápidamente al torrente sanguíneo reduciendo el número de células rojas (hemoglobina y hematocrito), explican los científicos. 

"Se ha observado incluso que, una vez guisado, el agua utilizada para ello es más tóxica que el propio pescado fresco, por lo que no debe consumirse", añade el IEO en su comunicado. En Canarias pueden encontrarse cuatro especies de pez globo tóxico: tamboril (Sphoeroides marmoratus), tamboril azul o gallinita (Canthigaster rostrata), tamboril de hondura (Sphoeroides pachygaster) y Lagocephalus lagocephalus.

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

18/04/2013

Ambientum portal de medio ambiente

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies