El océano Ártico fue un enorme lago de agua dulce - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Noticias más leídas (últimos 7 días)

  1. El árbol que produce 40 tipos de frutas (837 veces leída)
  2. Formas de detener el cambio climático (734 veces leída)
  3. El árbol de Navidad que debes comprar este año (676 veces leída)
  4. El futuro de la basura (644 veces leída)
  5. Curiosidades que quizás no sabías acerca del invierno (628 veces leída)

Lo más comentado


"No encontramos cómo votar en el concurso de fotografia..."


"Porqué hay qué hacer las prevenciones después de los desastres ecológicos pues esto tambi..."


"Entonces no se equivocó tanto......"

AGENDA AMBIENTAL DICIEMBRE 2017

  • World Efficiency Solutions 2017
  • Día Internacional de las montañas en el Geoparque Mundial de la UNESCO Sobrarbe-Pirineos
  • Convocatoria de subvenciones para la realización de proyectos de investigación científica en la Red de Parques Nacionales 2017

+ INFO

Directorio de empresas

Categorías Noticias Ambientales:

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Ciencia

El océano Ártico fue un enorme lago de agua dulce

Internacional


larazon.es


redaccion@ambientum.com


Hasta que se sumergió el puente terrestre entre Groenlandia y Escocia

El océano Ártico fue un enorme lago de agua dulce

El océano Ártico fue en su día un gigantesco lago de agua dulce hasta que entraron grandes cantidades de agua salada procedentes del Atlántico tras sumergirse el puente terrestre entre Groenlandia y Escocia, según un estudio realizado por investigadores del Instituto Alfred Wegener, del Centro Helmholtz para la Investigación Polar y Marina (Alemania), informa Servimedia. 

El estudio, publicado en la revista Nature Communications, se basó en un modelo climático elaborado por los investigadores para comprender con precisión por primera vez cómo se desarrolló la circulación atlántica tal y como la conocemos hoy. Cada año, cerca de 3.300 kilómetros cúbicos de agua dulce fluyen hacia el Ártico, lo que equivale a un 10% del volumen total de agua que todos los ríos del mundo transportan anualmente a los océanos. En el clima cálido y húmedo del Eoceno (hace entre 56 y 34 millones de años), la afluencia de agua dulce probablemente fue aún mayor. Sin embargo, a diferencia de ahora, durante ese periodo geológico no hubo intercambio de agua con otros océanos. 

La afluencia de aguas salinas del Atlántico y del Pacífico, que hoy encuentran su camino en el Ártico desde el Pacífico a través del estrecho de Bering y desde el Atlántico Norte con la cordillera entre Groenlandia y Escocia, no fue entonces posible porque la región que hoy está completamente sumergida estaba en ese momento sobre el mar. Una vez que desapareció el puente terrestre entre Groenlandia y Escocia surgieron los primeros pasos oceánicos, que conectaron el Ártico con el Atlántico Norte e hicieron posible el intercambio de agua. A través de un modelo climático, investigadores del Instituto Alfred Wegener simularon con éxito el efecto de esa transformación geológica en el clima. 

En sus simulaciones, sumergieron gradualmente la cordillera a una profundidad de 200 metros. “En realidad, este proceso tectónico de inmersión duró varios millones de años”, aclara Michael Stürz, climatólogo y primer autor del estudio, quien añade: “Curiosamente, los mayores cambios en los patrones de circulación y las características del océano Ártico sólo se produjeron cuando el puente terrestre había alcanzado una profundidad de más metros por debajo de la superficie”. Ese umbral corresponde a la profundidad de la capa superficial mixta y señala dónde termina el agua superficial relativamente ligera del Ártico y comienza la capa subyacente del agua que entra en el Atlántico Norte. 

“Sólo cuando la cordillera oceánica se encuentra debajo de la capa mixta de la superficie puede el agua salina más pesada del Atlántico Norte fluir hacia el Ártico con relativamente pocos obstáculos”, comenta Stürz. Este climatólogo subraya que “una vez que el paso del océano entre Groenlandia y Escocia había alcanzado esa profundidad crucial se produjeron cambios en el transporte de calor en el océano en el océano llegue a latitudes medias y polares. 

La teoría de que la cuenca ártica quedó aislada se apoya en el descubrimiento de los fósiles de algas de agua dulce en los sedimentos de aguas profundas del Eoceno que se han obtenido durante la perforación internacional cerca del Polo Norte en 2004. Lo que una vez fue un puente terrestre tiene ahora unos 500 metros bajo el océano y consta casi enteramente de basalto volcánico. Islandia es la única sección de ese puente que queda por encima de la superficie.

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

artico, ciencia, noticias medio ambiente,

D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\boletino\noticias\El-oceano-Artico-fue-un-enorme-lago-de-agua-dulce.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//boletino/noticias/El-oceano-Artico-fue-un-enorme-lago-de-agua-dulce.asp?id=61380

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies