El fósforo ha pasado de ser un nutriente a ser un contaminante global - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"Gracias y felicitaciones desde México..."


"Muchos refugiados en España se quejan de que viven peor que en su país de origen, africano..."


"Un trabajo muy arduo, difícil por los cambios de conductas y costumbres que deben enfrenta..."

AGENDA AMBIENTAL MAYO 2018

  • SWAN Conference 2018
  • Foro de las ciudades de Madrid
  • 16º Congreso Nacional de la Recuperación y el Reciclado

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Actualidad Ambiental

El fósforo ha pasado de ser un nutriente a ser un contaminante global

Internacional

El lago eutrofitzado Dianchi, en China. El estado del agua la hacía inservible para el consumo y el uso agrícola e industrial / Greenpeace China (CC BY 2.0)


agenciasinc.es


redaccion@ambientum.com


Los ecosistemas acuáticos cercanos a zonas densamente pobladas de todo el mundo presentan valores muy altos de fósforo y descompensados entre nitrógeno y fósforo. Esto altera el funcionamiento de los ecosistemas, dificulta la conservación y reduce la calidad del agua, según un estudio en el que ha colaborado el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales

El fósforo ha pasado de ser un nutriente a ser un contaminante global

La vida depende, entre otras cosas, de la proporción de nitrógeno (N) y fósforo (P) que está disponible en el medio. Normalmente hay mucho más nitrógeno que fósforo, y las especies han evolucionado para vivir en estas condiciones. Pero, si esta proporción se altera, los organismos reducen su capacidad de crecimiento y mantenimiento de las funciones vitales.

Un estudio publicado en la revista Ecology Letters, en el que han colaborado Josep Peñuelas, investigador del CSIC en el Centro de Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF) y Jordi Sardans, también del CREAF, ha analizado la proporción de nitrógeno y fósforo en diferentes ecosistemas de agua dulce del mundo. Los investigadores han constatado que esta proporción se está alterando en las cuencas fluviales donde la actividad humana es más intensa y donde hay más población.

"Si un río o un lago se encuentran en buen estado, lo más habitual es que encontremos bastante más nitrógeno que fósforo, de modo que, si las algas y las plantas acuáticas no crecen más, es sobre todo por falta de fósforo", explica Peñuelas.

Pero, con el vertido continuo de detergentes, pesticidas, fertilizantes y aguas residuales urbanas e industriales en muchas cuencas fluviales del mundo estamos añadiendo cantidades desorbitadas de fósforo, que se está acumulando mucho más rápidamente que el nitrógeno (y que otros elementos, como el potasio). Así, el fósforo ha pasado de ser un nutriente deseable a ser un contaminante en las regiones urbanas más densamente pobladas y en las áreas con agricultura intensiva.

De forma natural, las algas tienen en sus tejidos siete veces más nitrógeno que fósforo, y en plantas terrestres esta proporción aumenta hasta unas quince veces más. "La mayor parte de suelos y rocas contienen bajas cantidades de fósforo, un elemento que, además, es muy poco soluble en agua. Por ello, las especies de aguas continentales se han adaptado para acumular fósforo y reciclarlo eficientemente", explica Sardans.

El problema es que ahora, con la contaminación de los ríos y lagos, estas especies están encontrando enormes cantidades de fósforo a su alcance y acumulan mucho más de lo que necesitarían. Según el análisis de los datos disponibles de los últimos 30 a 40 años, esta situación se agrava cuanta más actividad humana y más densidad de población hay cerca de las cuencas fluviales.


[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

fosforo, contaminacion, noticias medio ambiente,

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes


<h2>Pelo de Venus </h2><p><strong>La nueva especie descubierta en las Islas Canarias es un tipo de bacteria llamado “pelo de Venus” en honor a la diosa romana,</strong> que surgió después de la erupción del volcán submarino Tagoro, que entró en erupción en la costa de la isla de El Hierro en 2011. <strong>Este fenómeno natural aumentó la temperatura del agua, limitó la cantidad de oxígeno e incrementó la de dióxido de carbono y sulfuro de hidrógeno,</strong> eliminando gran parte del ecosistema marino existente y creando nuevas especies, como el “pelo de Venus”.</p><h2>Otros países/especies </h2><p>Según el centro de investigación, <strong>las nuevas especies provienen de países de todo el mundo,</strong> incluyendo, además de España, Brasil, Costa Rica, Indonesia, Japón, Australia y China, así como una hallada en el océano glaciar Antártico. Otra, una célula protista, fue encontrada en un acuario en Estados Unidos, pero se desconoce su origen en la naturaleza.</p><p><strong>En el océano glacial Antártico, los investigadores localizaron un tipo de anfípodo,</strong> de aproximadamente 50 milímetros de longitud, al que llamaron Epimesia quasimodo, en referencia al famoso personaje de la novela “Nuestra Señora de París”, del escritor Víctor Hugo, por su encorvada espalda. <strong>Esta especie es abundante en las aguas glaciales que circulan al sur del Frente Polar,</strong> que separa las masas de aire Tropical y Polar, y, según las fotografías reveladas por los científicos, la forma de cresta de su espalda recuerda a la de los dragones mitológicos.</p><p><strong>Estas diez especies seleccionadas como las <em>“más importantes”</em> entre las descubiertas el último año forman parte de las más de 18.000 nuevas especies descritas,</strong> una cantidad que asombra año tras año al presidente de la ESF, Quentin Wheeler. <em>“Muchas de estas especies, si no las encontramos, las nombramos y las describimos ahora, se perderán para siempre. Sin embargo, pueden enseñarnos mucho sobre las complejidades de los ecosistemas y los detalles de la historia evolutiva”,</em> analizó Wheeler, cuya facultad elabora esta lista desde 2008.</p><h2>León marsupial </h2><p>Por ejemplo, <strong>el león marsupial descrito en Australia este año habitó esa región del globo en el Oligoceno tardío,</strong> una etapa que terminó hace unos 23 millones de años. Un grupo de científicos de la Universidad de Nueva Gales del Sur, en Australia, recuperó fósiles que demostraron pertenecer a los restos de un león marsupial, del tamaño de un perro de raza husky siberiano, previamente desconocido.</p><p><strong>Otro mamífero descrito en 2018 fue un raro tipo de simio que vive en una región aislada en la isla de Sumatra, en Indonesia,</strong> que hasta ahora se consideraba la misma especie que otros simios que habitan la misma zona. Un grupo internacional de investigadores examinó la evidencia genómica, morgométrica y conductual de estos animales y concluyó que este tipo de orangután es distinto a los que habitan al norte de Sumatra y Borneo. <strong>La lista de las diez nuevas especies más importantes se hace pública cada año alrededor del 23 de mayo para reconocer el cumpleaños de <em>Carolus Linnaeus,</em></strong> un botánico sueco del siglo XVIII que es considerado el padre de la taxonomía moderna.</p>

<p>Este día se celebra en toda Europa en <strong>conmemoración de la creación de los primeros parques naturales de Suecia</strong> el mismo día del año 1909.</p><p><strong>La celebración del Día Europeo de los Parques va ser impulsada dos años por la Federación Europarc</strong>, que agrupa a los parques naturales de Europa, con el objetivo de fomentar el soporte público hacia estas zonas protegidas.</p><p>Así, <strong>cada año se organizan diversas actividades en las áreas protegidas del continente</strong> para divulgar los valores naturales y culturales, y dar a conocer la importancia de proteger estas zonas.</p><div><br /></div>
China está estableciendo una red de infraestructuras y servicios para conectar el país por tierra y mar a diferentes partes de Asia, África y Europa. El proyecto no solo representaría una inversión para fomentar el comercio internacional sino también una oportunidad para el liderazgo del desarrollo sostenible, opinan los autores de un reciente estudio publicado en la revista Nature del que se hace eco la Estación Biológica de Doñana, centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Según el gobierno chino, esta nueva "Ruta de la Seda" cuenta con la participación de, al menos, 65 países; involucra a cerca de dos tercios de la población mundial e implica a un tercio de la economía mundial. La iniciativa, denominada "Cinturón y Carretera" (BRI "Belt and Road" en inglés) influirá en el futuro del comercio mundial y promoverá el desarrollo económico a escala global. Sin embargo, también puede contribuir a la degradación ambiental sostenida, subrayan los autores.

En su opinión, la implementación del BRI implica una expansión masiva de la infraestructura ferroviaria y vial, la construcción de nuevos puertos en los océanos del Pacífico y Índico, y la creación de oleoductos y gasoductos hacia Rusia, Kazajstán y Myanmar. Los corredores del desarrollo económico del BRI coinciden con áreas de alto valor ambiental y, por lo tanto, pueden suponer un impacto significativo en la biodiversidad, prosiguen los expertos.

Un informe reciente de la organización World Wildlife Fund (WWF) advierte de que estos corredores se superponen con 1.739 áreas clave de biodiversidad, con 265 especies amenazadas, incluyendo 39 en peligro crítico. Los cambios abruptos en la calidad y funcionalidad del ecosistema debido a la contaminación, la introducción de especies invasoras, las restricciones al movimiento de los animales, la pérdida de hábitat y el aumento de la mortalidad de la vida silvestre, están en juego, subrayan las mismas fuentes.

Además, el uso de materias primas y el aumento de la explotación de las reservas de petróleo y gas evidencian un escenario que se caracteriza por una creciente dependencia de los combustibles fósiles y las altas emisiones de gases de efecto invernadero.

Todos los proyectos relacionados con el BRI deben someterse a evaluaciones ambientales y sociales estratégicas que incluyan, en una etapa temprana de toma de decisiones, información integral sobre los costos y beneficios de los planes de desarrollo, los impactos sobre la biodiversidad y las poblaciones humanas, sugieren los investigadores. La iniciativa "Cinturón y Carretera", pues, consideran los expertos, podría ser una oportunidad para que China asuma un papel de liderazgo en la transición del desarrollo global hacia la sostenibilidad, al exigir a sus socios la misma calidad ambiental que China aspira en su territorio.

">
<p><strong><a href=China está estableciendo una red de infraestructuras y servicios para conectar el país por tierra y mar a diferentes partes de Asia, África y Europa. El proyecto no solo representaría una inversión para fomentar el comercio internacional sino también una oportunidad para el liderazgo del desarrollo sostenible, opinan los autores de un reciente estudio publicado en la revista Nature del que se hace eco la Estación Biológica de Doñana, centro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Según el gobierno chino, esta nueva "Ruta de la Seda" cuenta con la participación de, al menos, 65 países; involucra a cerca de dos tercios de la población mundial e implica a un tercio de la economía mundial. La iniciativa, denominada "Cinturón y Carretera" (BRI "Belt and Road" en inglés) influirá en el futuro del comercio mundial y promoverá el desarrollo económico a escala global. Sin embargo, también puede contribuir a la degradación ambiental sostenida, subrayan los autores.

En su opinión, la implementación del BRI implica una expansión masiva de la infraestructura ferroviaria y vial, la construcción de nuevos puertos en los océanos del Pacífico y Índico, y la creación de oleoductos y gasoductos hacia Rusia, Kazajstán y Myanmar. Los corredores del desarrollo económico del BRI coinciden con áreas de alto valor ambiental y, por lo tanto, pueden suponer un impacto significativo en la biodiversidad, prosiguen los expertos.

Un informe reciente de la organización World Wildlife Fund (WWF) advierte de que estos corredores se superponen con 1.739 áreas clave de biodiversidad, con 265 especies amenazadas, incluyendo 39 en peligro crítico. Los cambios abruptos en la calidad y funcionalidad del ecosistema debido a la contaminación, la introducción de especies invasoras, las restricciones al movimiento de los animales, la pérdida de hábitat y el aumento de la mortalidad de la vida silvestre, están en juego, subrayan las mismas fuentes.

Además, el uso de materias primas y el aumento de la explotación de las reservas de petróleo y gas evidencian un escenario que se caracteriza por una creciente dependencia de los combustibles fósiles y las altas emisiones de gases de efecto invernadero.

Todos los proyectos relacionados con el BRI deben someterse a evaluaciones ambientales y sociales estratégicas que incluyan, en una etapa temprana de toma de decisiones, información integral sobre los costos y beneficios de los planes de desarrollo, los impactos sobre la biodiversidad y las poblaciones humanas, sugieren los investigadores. La iniciativa "Cinturón y Carretera", pues, consideran los expertos, podría ser una oportunidad para que China asuma un papel de liderazgo en la transición del desarrollo global hacia la sostenibilidad, al exigir a sus socios la misma calidad ambiental que China aspira en su territorio.

" width="90" height="90" />
productos ecológicos, que entrará en vigor el 1 de enero de 2021 y cuyo objetivo es modernizar la legislación en vigor e impulsar el desarrollo sostenible de la producción ecológica en el bloque comunitario. Los gobiernos de los Veintiocho han dado este martes el último paso para aprobar la nueva legislación, que ya recibió el respaldo del Parlamento Europeo en la sesión plenaria que se celebró a mediados de abril.

Otros objetivos de la nueva normativa son garantizar una competencia justa entre agricultores y otros operadores del sector, prevenir el fraude y las prácticas desleales e incrementar la confianza de los consumidores en los productos ecológicos. La Eurocámara y el Consejo de la UE -las dos instituciones que ostentan el poder legislativo en el bloque comunitario- llegaron a un acuerdo preliminar sobre las nuevas reglas a finales de junio del año pasado.

En virtud de las nuevas normas, las importaciones de productos ecológicos tendrán que cumplir exactamente con los mismos estándares que existen en la UE, mientras que eliminarán progresivamente las reglas de equivalencia que permiten a terceros países exportar al bloque comunitario cumpliendo normas similares pero no exactas.

Prevención contra la contaminación de pesticidas

Por otro lado, los productores estarán obligados a aplicar medidas preventivas para evitar la contaminación de sus productos mediante el uso de pesticidas. Aquellos productos de los que se sospeche la presencia de un pesticida no autorizado no podrán ser etiquetados como ecológicos. Asimismo, si la contaminación ha sido deliberada o el agricultor ha fallado al introducir medidas preventivas, se perderá el estatus ecológico.

Además, los Estados miembros que aplican actualmente umbrales para las sustancias no autorizadas en alimentos ecológicos podrán seguir haciéndolo si permiten que los alimentos ecológicos de otros países que cumplen con las normas europeas accedan a sus mercados.

Finalmente, para impulsar la producción de alimentos ecológicos, las nuevas normas pretenden incrementar la oferta de semillas y animales ecológicos, permitirán la existencia de granjas "mixtas" que se dediquen tanto a la agricultura convencional como a la ecológica siempre que separen "claramente" dichas actividades y facilitarán la autorización para pequeños productores.

">
<p><strong>La Unión Europea ha aprobado formalmente este martes la nueva normativa sobre producción y etiquetado de <a href=productos ecológicos, que entrará en vigor el 1 de enero de 2021 y cuyo objetivo es modernizar la legislación en vigor e impulsar el desarrollo sostenible de la producción ecológica en el bloque comunitario. Los gobiernos de los Veintiocho han dado este martes el último paso para aprobar la nueva legislación, que ya recibió el respaldo del Parlamento Europeo en la sesión plenaria que se celebró a mediados de abril.

Otros objetivos de la nueva normativa son garantizar una competencia justa entre agricultores y otros operadores del sector, prevenir el fraude y las prácticas desleales e incrementar la confianza de los consumidores en los productos ecológicos. La Eurocámara y el Consejo de la UE -las dos instituciones que ostentan el poder legislativo en el bloque comunitario- llegaron a un acuerdo preliminar sobre las nuevas reglas a finales de junio del año pasado.

En virtud de las nuevas normas, las importaciones de productos ecológicos tendrán que cumplir exactamente con los mismos estándares que existen en la UE, mientras que eliminarán progresivamente las reglas de equivalencia que permiten a terceros países exportar al bloque comunitario cumpliendo normas similares pero no exactas.

Prevención contra la contaminación de pesticidas

Por otro lado, los productores estarán obligados a aplicar medidas preventivas para evitar la contaminación de sus productos mediante el uso de pesticidas. Aquellos productos de los que se sospeche la presencia de un pesticida no autorizado no podrán ser etiquetados como ecológicos. Asimismo, si la contaminación ha sido deliberada o el agricultor ha fallado al introducir medidas preventivas, se perderá el estatus ecológico.

Además, los Estados miembros que aplican actualmente umbrales para las sustancias no autorizadas en alimentos ecológicos podrán seguir haciéndolo si permiten que los alimentos ecológicos de otros países que cumplen con las normas europeas accedan a sus mercados.

Finalmente, para impulsar la producción de alimentos ecológicos, las nuevas normas pretenden incrementar la oferta de semillas y animales ecológicos, permitirán la existencia de granjas "mixtas" que se dediquen tanto a la agricultura convencional como a la ecológica siempre que separen "claramente" dichas actividades y facilitarán la autorización para pequeños productores.

" width="90" height="90" />
árboles en lagos suprimen la producción de metano, mientras que los de las plantas que se encuentran en los carrizales promueven este dañino efecto invernadero, según concluye un nuevo estudio, publicado en la revista Nature Communications, sobre las reacciones químicas que ocurren cuando la materia orgánica se descompone en lagos de agua dulce.

A medida que la vegetación en y alrededor de cuerpos de agua continúa cambiando, con la cubierta forestal perdiéndose mientras el calentamiento global hace prosperar las plantas de los humedales, los numerosos lagos del hemisferio norte -que ya son una fuente importante de metano- podrían casi duplicar sus emisiones en los próximos cincuenta años.

Los investigadores aseguran que sus hallazgos sugieren el descubrimiento de otro circuito de retroalimentación en el cual la alteración ambiental y el cambio climático provocan la liberación de más gases de efecto invernadero que calientan aún más el planeta, similar a las preocupaciones sobre el metano liberado por el permafrost del Ártico.

"El metano es un gas de efecto invernadero al menos veinticinco veces más potente que el dióxido de carbono. Los ecosistemas de agua dulce ya aportan hasta el 16% de las emisiones de metano naturales de la Tierra, en comparación con solo el 1% de todos los océanos", afirma el autor principal del estudio, Andrew Tanentzap, del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de Cambridge.

"Creemos que hemos descubierto un nuevo mecanismo que tiene el potencial de causar cada vez más gases de efecto invernadero producidos por los lagos de agua dulce -explica-. Los climas cálidos que promueven el crecimiento de las plantas acuáticas tienen el potencial de desencadenar un circuito de retroalimentación perjudicial en los ecosistemas naturales".

Los investigadores señalan que las actuales emisiones de metano de los ecosistemas de agua dulce compensan por sí solos una cuarta parte de todo el carbono absorbido por las plantas terrestres y el suelo: el sumidero de carbono natural que drena y almacena CO2 de la atmósfera. Hasta el 77% de las emisiones de metano de un lago en particular son el resultado de la materia orgánica arrojada principalmente por las plantas que crecen en el agua o cerca de ella. Esta materia queda enterrada en el sedimento que se encuentra al borde de los lagos, donde es consumida por comunidades de microbios. El metano se genera como un subproducto, que luego sube a la superficie.

">
<p><strong>Los desechos de <a href=árboles en lagos suprimen la producción de metano, mientras que los de las plantas que se encuentran en los carrizales promueven este dañino efecto invernadero, según concluye un nuevo estudio, publicado en la revista Nature Communications, sobre las reacciones químicas que ocurren cuando la materia orgánica se descompone en lagos de agua dulce.

A medida que la vegetación en y alrededor de cuerpos de agua continúa cambiando, con la cubierta forestal perdiéndose mientras el calentamiento global hace prosperar las plantas de los humedales, los numerosos lagos del hemisferio norte -que ya son una fuente importante de metano- podrían casi duplicar sus emisiones en los próximos cincuenta años.

Los investigadores aseguran que sus hallazgos sugieren el descubrimiento de otro circuito de retroalimentación en el cual la alteración ambiental y el cambio climático provocan la liberación de más gases de efecto invernadero que calientan aún más el planeta, similar a las preocupaciones sobre el metano liberado por el permafrost del Ártico.

"El metano es un gas de efecto invernadero al menos veinticinco veces más potente que el dióxido de carbono. Los ecosistemas de agua dulce ya aportan hasta el 16% de las emisiones de metano naturales de la Tierra, en comparación con solo el 1% de todos los océanos", afirma el autor principal del estudio, Andrew Tanentzap, del Departamento de Ciencias Vegetales de la Universidad de Cambridge.

"Creemos que hemos descubierto un nuevo mecanismo que tiene el potencial de causar cada vez más gases de efecto invernadero producidos por los lagos de agua dulce -explica-. Los climas cálidos que promueven el crecimiento de las plantas acuáticas tienen el potencial de desencadenar un circuito de retroalimentación perjudicial en los ecosistemas naturales".

Los investigadores señalan que las actuales emisiones de metano de los ecosistemas de agua dulce compensan por sí solos una cuarta parte de todo el carbono absorbido por las plantas terrestres y el suelo: el sumidero de carbono natural que drena y almacena CO2 de la atmósfera. Hasta el 77% de las emisiones de metano de un lago en particular son el resultado de la materia orgánica arrojada principalmente por las plantas que crecen en el agua o cerca de ella. Esta materia queda enterrada en el sedimento que se encuentra al borde de los lagos, donde es consumida por comunidades de microbios. El metano se genera como un subproducto, que luego sube a la superficie.

" width="90" height="90" />
corales que crecen en arrecifes situados en latitudes altas pueden regular su química interna para favorecer el crecimiento en aguas frías, según una investigación publicada en Australia recogida por Efe. "Los arrecifes de latitudes altas (sobre los 28 grados norte y debajo de los 28 grados sur) tienen menos luz y temperaturas que los de los trópicos y esencialmente son laboratorios naturales para investigar los límites del crecimiento coralino", dijo la autora del estudio Claire Ross, de la Universidad Western Australia (UWA).

La investigación sugiere que el calentamiento de las aguas no aceleraría necesariamente la calcificación de los arrecifes de zonas en que la temperatura del mar se sitúa por debajo de los 18 grados, indicó la UWA en un comunicado. Los investigadores estudiaron durante dos años los arrecifes de la bahía Bremer, a unos 515 kilómetros al sureste de Perth, conocida entre los aficionados al submarinismo por sus aguas cristalinas, su arena blanca y su gran biodiversidad.

Durante este tiempo los expertos utilizaron técnicas geoquímicas para observar los vínculos entre la química interna de los corales y la tasa de crecimiento en latitudes altas. Los investigadores esperaban que los corales crecieran más lento durante el invierno por el enfriamiento del agua y la menor cantidad de luz, pero comprobaron que estos organismos mantenían el ritmo de crecimiento durante el invierno mediante la regulación de su química interna.

"También descubrimos que había más comida en el agua para los corales en el invierno, en comparación con el verano, lo que indica que los corales (además de su regulación química interna) deben estar comiendo más para sostener su crecimiento", subrayó Ross. Los arrecifes coralinos son considerados como uno de los recursos naturales más valiosos al ser el hábitat de numerosas especies, proteger el litoral del oleaje y las tormentas, además de ser una fuente económica a través del turismo y la pesca.

Sin embargo, varios estudios alertan que el proceso mediante el cual los corales construyen su esqueleto está amenazado debido al cambio climático provocado por gases contaminantes que afecta de distintas formas a los corales según su posición geográfica. "Los hallazgos de nuestro estudio ayudarán a entender y predecir mejor el futuro de los corales de latitudes altas ante el cambio climático provocado por el CO2", remarcó.

">
<p>Los <a href=corales que crecen en arrecifes situados en latitudes altas pueden regular su química interna para favorecer el crecimiento en aguas frías, según una investigación publicada en Australia recogida por Efe. "Los arrecifes de latitudes altas (sobre los 28 grados norte y debajo de los 28 grados sur) tienen menos luz y temperaturas que los de los trópicos y esencialmente son laboratorios naturales para investigar los límites del crecimiento coralino", dijo la autora del estudio Claire Ross, de la Universidad Western Australia (UWA).

La investigación sugiere que el calentamiento de las aguas no aceleraría necesariamente la calcificación de los arrecifes de zonas en que la temperatura del mar se sitúa por debajo de los 18 grados, indicó la UWA en un comunicado. Los investigadores estudiaron durante dos años los arrecifes de la bahía Bremer, a unos 515 kilómetros al sureste de Perth, conocida entre los aficionados al submarinismo por sus aguas cristalinas, su arena blanca y su gran biodiversidad.

Durante este tiempo los expertos utilizaron técnicas geoquímicas para observar los vínculos entre la química interna de los corales y la tasa de crecimiento en latitudes altas. Los investigadores esperaban que los corales crecieran más lento durante el invierno por el enfriamiento del agua y la menor cantidad de luz, pero comprobaron que estos organismos mantenían el ritmo de crecimiento durante el invierno mediante la regulación de su química interna.

"También descubrimos que había más comida en el agua para los corales en el invierno, en comparación con el verano, lo que indica que los corales (además de su regulación química interna) deben estar comiendo más para sostener su crecimiento", subrayó Ross. Los arrecifes coralinos son considerados como uno de los recursos naturales más valiosos al ser el hábitat de numerosas especies, proteger el litoral del oleaje y las tormentas, además de ser una fuente económica a través del turismo y la pesca.

Sin embargo, varios estudios alertan que el proceso mediante el cual los corales construyen su esqueleto está amenazado debido al cambio climático provocado por gases contaminantes que afecta de distintas formas a los corales según su posición geográfica. "Los hallazgos de nuestro estudio ayudarán a entender y predecir mejor el futuro de los corales de latitudes altas ante el cambio climático provocado por el CO2", remarcó.

" width="90" height="90" />
océanos y las capas de hielo para determinar de qué manera está afectando el cambio climático a la Tierra.

La NASA tiene previsto dar a conocer los primeros datos recogidos por los satélites 180 días después del lanzamiento de la misión, cuya información será analizada por los expertos cada 30 días. Sin embargo, las modificaciones en el periodo de un mes son mínimas, por lo que lo interesante para estudiar serán los números agregados en fases más amplias, declaró el científico jefe de la misión, Frank Webb en una rueda de prensa previa al lanzamiento.

Dos satélites

A diferencia de otros satélites de observación de la Tierra, que llevan instrumentos que observan una parte del espectro electromagnético, los dos satélites de la Gravity Recovery and Climate Experiment Follow-On (GRACE-FO) son en sí el instrumento. A partir de los datos recogidos por estos satélites, los investigadores producirán mapas mensuales de agua y cambio de masa mediante la combinación de esta información con las mediciones de GPS y las medidas del acelerómetro de otras fuerzas, como la resistencia atmosférica.

Cómo se mueve el agua en la Tierra: 2012/2017

La lanzada ayer es la segunda fase de la misión GRACE, que completó 15 años de exploración espacial en enero de 2017. Esa misión revolucionaria, lanzada en 2012, sentó las bases de la comprensión del movimiento del agua en la Tierra en profundidad, la misma meta que persigue ahora la segunda parte de la exploración de la NASA. 

GRACE midió la pérdida de hielo en la Antártida, identificó patrones en el cambio del nivel del mar, descubrió anomalías en el almacenamiento de agua subterránea y monitoreó la sequía de entre 2011 y 2017 en California. Estos hallazgos fueron muy importantes para la comunidad científica, no solo por las más de 30.000 publicaciones que generó, sino porque sirvió para dar los primeros pasos para mejorar la comprensión hacia una mejor administración del agua.

Ahora continúa GRACE-FO

La sucesora GRACE-FO continuará realizando investigaciones sobre el clima y la capa acuática de la Tierra gracias a los dos satélites con una capacidad altamente precisa de seguimiento a distancia y un interferómetro de rango láser (LRI, en inglés), un equipo que permite realizar medidas topográficas en tres dimensiones.

“Los recursos hídricos son vitales para la vida en la Tierra y la manera en que las civilizaciones han actuado. Es muy importante entender cómo están cambiando estos recursos”, sintetizó Webb ante los periodistas en las horas previas al lanzamiento. La misión tendrá un coste total de 430 millones de dólares para la NASA y de 90,7 millones de dólares para el Centro de Investigación Alemana para las Geociencias (GFZ, en sus siglas en inglés), principal socio de la agencia espacial estadounidense en esta exploración.

">
<p>El despegue del cohete Falcon 9 se llevó a cabo a las 12.47 hora local (19.47 GMT), tal como había previsto la agencia espacial estadounidense tras el intento fallido del pasado sábado. <strong>Dos satélites idénticos,</strong> que orbitarán la Tierra a unos 220 kilómetros de distancia, <strong>medirán durante al menos cinco años los cambios mensuales de la masa acuática de los <a href=océanos y las capas de hielo para determinar de qué manera está afectando el cambio climático a la Tierra.

La NASA tiene previsto dar a conocer los primeros datos recogidos por los satélites 180 días después del lanzamiento de la misión, cuya información será analizada por los expertos cada 30 días. Sin embargo, las modificaciones en el periodo de un mes son mínimas, por lo que lo interesante para estudiar serán los números agregados en fases más amplias, declaró el científico jefe de la misión, Frank Webb en una rueda de prensa previa al lanzamiento.

Dos satélites

A diferencia de otros satélites de observación de la Tierra, que llevan instrumentos que observan una parte del espectro electromagnético, los dos satélites de la Gravity Recovery and Climate Experiment Follow-On (GRACE-FO) son en sí el instrumento. A partir de los datos recogidos por estos satélites, los investigadores producirán mapas mensuales de agua y cambio de masa mediante la combinación de esta información con las mediciones de GPS y las medidas del acelerómetro de otras fuerzas, como la resistencia atmosférica.

Cómo se mueve el agua en la Tierra: 2012/2017

La lanzada ayer es la segunda fase de la misión GRACE, que completó 15 años de exploración espacial en enero de 2017. Esa misión revolucionaria, lanzada en 2012, sentó las bases de la comprensión del movimiento del agua en la Tierra en profundidad, la misma meta que persigue ahora la segunda parte de la exploración de la NASA. 

GRACE midió la pérdida de hielo en la Antártida, identificó patrones en el cambio del nivel del mar, descubrió anomalías en el almacenamiento de agua subterránea y monitoreó la sequía de entre 2011 y 2017 en California. Estos hallazgos fueron muy importantes para la comunidad científica, no solo por las más de 30.000 publicaciones que generó, sino porque sirvió para dar los primeros pasos para mejorar la comprensión hacia una mejor administración del agua.

Ahora continúa GRACE-FO

La sucesora GRACE-FO continuará realizando investigaciones sobre el clima y la capa acuática de la Tierra gracias a los dos satélites con una capacidad altamente precisa de seguimiento a distancia y un interferómetro de rango láser (LRI, en inglés), un equipo que permite realizar medidas topográficas en tres dimensiones.

“Los recursos hídricos son vitales para la vida en la Tierra y la manera en que las civilizaciones han actuado. Es muy importante entender cómo están cambiando estos recursos”, sintetizó Webb ante los periodistas en las horas previas al lanzamiento. La misión tendrá un coste total de 430 millones de dólares para la NASA y de 90,7 millones de dólares para el Centro de Investigación Alemana para las Geociencias (GFZ, en sus siglas en inglés), principal socio de la agencia espacial estadounidense en esta exploración.

" width="90" height="90" />
Marte son azules. El polvo en la atmósfera de Marte tiene finas partículas que permiten que la luz azul penetre la atmósfera de forma más eficiente que los colores con mayor longitud de onda. Esto hace que los tonos azules de la luz solar queden más patentes, en comparación con una dispersión más amplia de los tonos amarillos y rojos.
  • El espacio está lleno de basura como partes de cohetes usados ​​y satélites muertos. Actualmente se rastrean más de 23,000 objetos.
  • La Estación Espacial Internacional (ISS) es del tamaño de un campo de fútbol. Con un peso de 420, es la estructura más grande hecha por el hombre del espacio.
  • Se estima que las rocas lunares se erosionan a un ritmo de un milímetro cada millón de años. Esto significa que las huellas de los primeros astronautas que pisaron la luna en 1969 estarán allí por 10 a 100 millones de años.
  • Los trajes espaciales de los astronautas son blancos para disipar la mayor cantidad de luz y calor posible.
  • Si alguien sale de una nave espacial sin llevar un traje espacial, perdería el conocimiento en unos 15 segundos, debido a la falta de oxígeno.
  • El espacio exterior no está vacío. Es cierto que el espacio es un vacío, pero es un vacío imperfecto porque contiene una baja densidad de partículas, como nubes de polvo interestelar, plasma espacial y rayos cósmicos.
  • Según un nuevo estudio, existen decenas de miles de agujeros negros en el centro de la Vía Láctea.
  • Existen leyes espaciales que se rigen por La Oficina de las Naciones Unidas para los Asuntos del Espacio Ultraterrestre para garantizar que el espacio no se convierta en una zona de guerra o un sitio de pruebas nucleares. Por lo tanto está prohibido poner en órbita armas nucleares o de cualquier tipo de armas de destrucción masiva.
  • ">
<p><ul><li><strong>Las puestas de sol en <a href=Marte son azules. El polvo en la atmósfera de Marte tiene finas partículas que permiten que la luz azul penetre la atmósfera de forma más eficiente que los colores con mayor longitud de onda. Esto hace que los tonos azules de la luz solar queden más patentes, en comparación con una dispersión más amplia de los tonos amarillos y rojos.
  • El espacio está lleno de basura como partes de cohetes usados ​​y satélites muertos. Actualmente se rastrean más de 23,000 objetos.
  • La Estación Espacial Internacional (ISS) es del tamaño de un campo de fútbol. Con un peso de 420, es la estructura más grande hecha por el hombre del espacio.
  • Se estima que las rocas lunares se erosionan a un ritmo de un milímetro cada millón de años. Esto significa que las huellas de los primeros astronautas que pisaron la luna en 1969 estarán allí por 10 a 100 millones de años.
  • Los trajes espaciales de los astronautas son blancos para disipar la mayor cantidad de luz y calor posible.
  • Si alguien sale de una nave espacial sin llevar un traje espacial, perdería el conocimiento en unos 15 segundos, debido a la falta de oxígeno.
  • El espacio exterior no está vacío. Es cierto que el espacio es un vacío, pero es un vacío imperfecto porque contiene una baja densidad de partículas, como nubes de polvo interestelar, plasma espacial y rayos cósmicos.
  • Según un nuevo estudio, existen decenas de miles de agujeros negros en el centro de la Vía Láctea.
  • Existen leyes espaciales que se rigen por La Oficina de las Naciones Unidas para los Asuntos del Espacio Ultraterrestre para garantizar que el espacio no se convierta en una zona de guerra o un sitio de pruebas nucleares. Por lo tanto está prohibido poner en órbita armas nucleares o de cualquier tipo de armas de destrucción masiva.
  • " width="90" height="90" />
    
<p>Hablamos por ejemplo del caso de <strong>Raycap,</strong> compañía que desarrolla su actividad en el sector de la producción de protectores contra sobretensión, distribuida en España por DISMATEL, y que ofrece soluciones de protección avanzadas diseñadas para plantas de energías renovables.</p><h2>Sistemas fotovoltaicos</h2><p><strong>La localización remota y la distribución de los huertos solares ponen en riesgo los sistemas fotovoltaicos especialmente ante las tormentas eléctricas.</strong> El impacto directo o indirecto de los rayos pueden causar, entre otros daños, días o semanas de interrupción de suministro eléctrico, con la consecuente pérdida económica. Una de las soluciones a los efectos destructivos de los rayos la ofrecen los dispositivos de protección en el inversor y en otras zonas de la instalación fotovoltaica.</p><p><strong>Las líneas Strikesorb, PV ProTec y RayDat que comercializa Raycap se basan en tecnologías innovadoras que eliminan los fallos observados en paneles solares.</strong> Además, la solución de monitorización ProSMS 8 puede detectar inmediatamente corriente inversa y así minimizar la pérdida de energía. El modelo ProSMS 8 también contribuye a incrementar la vida útil de sistemas fotovoltaicos, al poder gestionar e identificar contactos potencialmente malos o arcos antes de ser problemáticos, según explica la citada empresa.</p><h2>Aerogeneradores</h2><p>En el caso de los aerogeneradores, <strong>los rayos causan grandes subidas de tensión que pueden viajar por estructuras vitales</strong> y por las líneas de alimentación conectadas en el interior de las turbinas eólicas. Estas líneas conducen a equipos costosos empleados en procesos de control. Según datos facilitados por Raycap, <strong>el único método adecuado de eliminar las pérdidas de energía es proteger los equipos conectados contra las sobretensiones.</strong> La instalación de dispositivos de protección (SPD) a lo largo de las líneas eléctricas y en puntos de unión “críticos” aporta la solución a este problema. Estos SPD paran el flujo de alimentación si se supera un límite de seguridad y salvaguardan componentes downstream.</p><h2>Instalaciones hidroeléctricas</h2><p><strong>Los variadores de frecuencia (VFD) en plantas de energía hidroeléctrica controlan sistemas críticos como irrigación, niveles de agua y gestión de compuertas.</strong> En muchos casos, los VFD ya disponen de dispositivos SPD instalados por el propio fabricante para hacer frente a los picos generados por cargas de motor de conmutación.</p><p><strong>Sin embargo, estos SPD integrados pueden resultar inadecuados en la protección de controladores sensibles a sobretensiones o picos tras el impacto de un rayo.</strong> Para mejorar la seguridad, Raycap recomienda la instalación de una protección adicional antes de la puesta en funcionamiento. Por ejemplo, los sistemas Rayvoss con tecnología Strikesorb han sido diseñados para proteger equipos eléctricos sofisticados (tras montarse en el interior o junto al VFD) y gestionar múltiples eventos de sobretensión sin necesidad de mantenimiento.</p>
    Agricultura, Phil Hogan, destacó que este reglamento dará “confianza y certidumbre” a los productores de un sector “que no ha dejado de crecer en los últimos diez años”, lo que requería “adaptar las normas”. 

    "El reglamento apoyará el crecimiento del sector otorgando un marco legislativo apropiado. Los productores, los operadores y los socios comerciales tienen ahora dos años y medio para adaptarse al nuevo marco, orientado también a proteger los intereses del consumidor europeo", afirmó a través de un comunicado.

    Por su parte, el ministro de Agricultura de Bulgaria -país a cargo de la presidencia rotatoria europea este semestre-, Rumen Porodzanov confió en que “gracias a la adopción de estas normas el sector seguirá creciendo y los consumidores podrán confiar en que los productos orgánicos que consumen son de máxima calidad”.

    Base de datos de semillas y animales

    Otro de los objetivos de este reglamento es incrementar la oferta de semillas -insuficiente en la actualidad en la UE- y animales ecológicos en el mercado, para lo que se prevé la creación de una gran base de datos que permita a los productores saber qué está disponible y en qué lugares. Bajo el nuevo reglamento, los pequeños productores que quieran comercializar alimentos ecológicos podrán solicitar un certificado en grupo, lo que les permitirá ahorrar tiempo y dinero.

    Explotaciones mixtas

    Además, las explotaciones mixtas -las que producen alimentos biológicos y convencionales al mismo tiempo-, seguirán estando permitidas, siempre que las modalidades estén claramente separadas, de forma que los agricultores puedan empezar con una pequeña parcela convencional y luego ampliarla a la producción de orgánicos.

    Los productores deberán además aplicar nuevas medidas preventivas para evitar la contaminación con fertilizantes sintéticos o plaguicidas o sus productos correrán el riesgo de perder la etiqueta de “ecológicos”. Si un productor biológico cumple con las normas pero su vecino produce productos convencionales y fumiga su terreno con fertilizantes, el producto puede ser retirado del mercado e investigado si se produce contaminación, aunque podrá venderlo si ha respetado las medidas cautelares.

    ">
<p>El comisario de <a href=Agricultura, Phil Hogan, destacó que este reglamento dará “confianza y certidumbre” a los productores de un sector “que no ha dejado de crecer en los últimos diez años”, lo que requería “adaptar las normas”. 

    "El reglamento apoyará el crecimiento del sector otorgando un marco legislativo apropiado. Los productores, los operadores y los socios comerciales tienen ahora dos años y medio para adaptarse al nuevo marco, orientado también a proteger los intereses del consumidor europeo", afirmó a través de un comunicado.

    Por su parte, el ministro de Agricultura de Bulgaria -país a cargo de la presidencia rotatoria europea este semestre-, Rumen Porodzanov confió en que “gracias a la adopción de estas normas el sector seguirá creciendo y los consumidores podrán confiar en que los productos orgánicos que consumen son de máxima calidad”.

    Base de datos de semillas y animales

    Otro de los objetivos de este reglamento es incrementar la oferta de semillas -insuficiente en la actualidad en la UE- y animales ecológicos en el mercado, para lo que se prevé la creación de una gran base de datos que permita a los productores saber qué está disponible y en qué lugares. Bajo el nuevo reglamento, los pequeños productores que quieran comercializar alimentos ecológicos podrán solicitar un certificado en grupo, lo que les permitirá ahorrar tiempo y dinero.

    Explotaciones mixtas

    Además, las explotaciones mixtas -las que producen alimentos biológicos y convencionales al mismo tiempo-, seguirán estando permitidas, siempre que las modalidades estén claramente separadas, de forma que los agricultores puedan empezar con una pequeña parcela convencional y luego ampliarla a la producción de orgánicos.

    Los productores deberán además aplicar nuevas medidas preventivas para evitar la contaminación con fertilizantes sintéticos o plaguicidas o sus productos correrán el riesgo de perder la etiqueta de “ecológicos”. Si un productor biológico cumple con las normas pero su vecino produce productos convencionales y fumiga su terreno con fertilizantes, el producto puede ser retirado del mercado e investigado si se produce contaminación, aunque podrá venderlo si ha respetado las medidas cautelares.

    " width="90" height="90" />

    Noticias anteriores

    17/03/2017

    Cerrar [X]Uso de cookies

    Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies