El Mapa de los Bosques de la Rioja - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"Y, cuantos empleos destruiría?., O eso no lo piensa nadie...."


"Delante de sin abusar hay que poner un pero, pero hay que hacerlo. Y el hotel nunca fué il..."


"Oportunidad para terminar "El Algarrobico como hotel/centro de investigación/crear empleo ..."

AGENDA AMBIENTAL MAYO 2018

  • SWAN Conference 2018
  • Foro de las ciudades de Madrid
  • 16º Congreso Nacional de la Recuperación y el Reciclado

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Actualidad Ambiental

El Mapa de los Bosques de la Rioja

Andalucía

La edición del libro se ha cofinanciado
con fondos europeos FEADER.


REDACCIÓN


redaccion@ambientum.com


Con motivo de la celebración del Día Internacional de los Bosques, y dentro de los actos de la IV Semana Forestal, el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Íñigo Nagore ha presentado el Mapa de los Bosques de La Rioja, una publicación divulgativa que “nos ayudará a conocer cuáles son, dónde están y porqué los bosques del siglo XXI”.

En estos momentos, “más del 60% de La Rioja es territorio forestal, y una tercera parte de la región está cubierta de árboles, una cifra que no ha dejado de crecer en las últimas décadas a un ritmo cercano a 800 hectáreas anuales”, ha detallado Íñigo Nagore, quien también ha aludido a la gran diversidad forestal de la comunidad autónoma “que explica que en su interior habite una amplia y rica comunidad faunística”. El consejero ha estado acompañado por el director de Medio Natural, Miguel Urbiola, y el coordinador del proyecto, Rafael Fernández Aldana.

El Mapa de los Bosques de La Rioja muestra la cartografía de las diferentes formaciones arbóreas de la región a escala 1/150.000, y se acompaña de una Memoria que describe cada una de ellas, al tiempo que explica los factores que intervienen en su distribución dentro del territorio. En conjunto, son 207 páginas a todo color, con unas 130 fotografías de los bosques más representativos, y más de una veintena de mapas temáticos de cada una de estas formaciones arboladas.

Para la confección del Mapa se han delimitado 25.818 polígonos. A partir de ahí se han representado los siguientes tipos o agrupaciones de bosques: encinar, hayedo, rebollar, quejigal, riberas, choperas y otros cultivos forestales, bosques mixtos de frondosas, mezcla de frondosas, acebedas, sabinares, pinares de pino carrasco o pino piñonero, pinares de pino silvestre o pino negro, pinares de pino laricio o pino negral, coníferas de producción, mezcla de coníferas y mezcla de coníferas y frondosas. La distribución de cada una de estas formaciones se refleja en el Mapa, impreso en formato A0, y está accesible también a través de la página web www.iderioja.org , convirtiéndose en una valiosa herramienta de planificación y gestión forestal para un amplio espectro de profesionales y estudiosos.

Nagore ha destacado que esta publicación es el resultado de un exhaustivo y minucioso trabajo de localización y representación de este importante patrimonio forestal, “realizado a partir de la interpretación del vuelo ortofotogramétrico que hizo el Gobierno de La Rioja en el año 2009, que proporciona una ortofoto con gran nivel de detalle accesible para todos los ciudadanos a través de IDERioja”.

Para comprender la distribución territorial de los bosques a lo largo de la geografía riojana la Memoria analiza, en primer lugar, los principales factores naturales que la condicionan como el relieve, el clima, la litología, y también la bioclimatología, que refleja la relación entre dichos factores y la presencia de las formaciones arboladas.

También dedica un apartado a la acción humana, factor clave para entender las características y la distribución actual de los bosques en un territorio tan intensamente humanizado como La Rioja. Desde la edad Antigua hasta los actuales procesos de recuperación de los bosques con el abandono de los entornos rurales, la actividad humana ha ido transformando el territorio originario hasta convertirlo en el paisaje en el que ahora vivimos. En este contexto, se explican también los distintos procesos de ocupación que se han dado en el Valle del Ebro y la Sierra y que explican que el primero sea hoy un espacio agrícola prácticamente deforestado y que sea en las sierras donde desde hace décadas se conservan las principales masas arbóreas de la región.

Bosques naturales y bosques humanizados

El núcleo central de la publicación se corresponde con la descripción de cada uno de los tipos de bosques existentes reflejados en el mapa. A la hora de clasificar su gran variedad se diferencian dos grupos: los bosques naturales y los humanizados.

En primer lugar, los bosques naturales, alterados a lo largo de la historia por la acción humana en mayor o menor medida. El libro analiza desde las formaciones más extensas (encinares, robledales, hayedos y pinares), hasta los árboles testigos de las formaciones arboladas que ocuparon el territorio en épocas pasadas (tejos, olmos, o los pinos negro y carrasco). El otro gran grupo lo forman los bosques humanizados, introducidos directamente o muy modificados por la acción del hombre (dehesas, las repoblaciones forestales y choperas) o los recientes árboles invasores (acacias y ailantos).

Cuando los bosques se ven alterados por perturbaciones naturales (incendios, vendavales, etc.) o por la acción humana, acaban siendo sustituidos por las formaciones leñosas y herbáceas, arbustos y matorrales, que también ocupan un capítulo en esta obra.

La gran diversidad forestal del territorio riojano explica que en su interior habite una amplia y rica comunidad faunística, que incluye tanto especies forestales de tipo atlántico, centroeuropeo o montano, como animales de tipo mediterráneo, y otro tipo de especies que se pueden encontrar en todos los bosques, ya sean atlánticos, mediterráneos o de ribera. El capítulo dedicado a la fauna hace un somero repaso a las especies más características de los diferentes bosques riojanos.

Finalmente, el libro incluye un Anexo con las claves para poder utilizar la ‘Información geográfica del Mapa de los Bosques de La Rioja’ y otro que lleva por título ‘Los bosques de La Rioja en cifras’ que muestra la evolución de la superficie forestal riojana a través de los inventarios forestales.

La publicación, de la que se han editado 2.000 ejemplares, se presenta en un estuche que incluye el Mapa y la Memoria y tiene un precio venta al público de 15 euros. Se podrá adquirir en la librería del IER y en las principales librerías de la región.

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

Mapa, Bosques, Rioja,

Noticias relacionadas, también pueden interesarte...



Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

cambio climático, desde nuestra vecina, pasando por las multinacionales o por nosotros mismos, pero toda acción necesita un aporte económico para poder ser viable y como siempre pasa -la historia de la economía lo atestigua- hay alguien que obtiene un beneficio sustancial a base de endeudar a muchos otros con la excusa de cumplir objetivos. 

Esta vez nos fijamos en un informe recientemente publicado por el grupo de Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD) que, aunque todos practican el desarrollo sustentable, el combate contra el cambio climático y sus bondades por ser más verdes. La realidad es que el “Money” no tiene amigos, y menos, si lo dejamos. Del informe podemos extraer que el pasado año las finanzas aumentaron un 28% con respecto al año anterior. Los bancos mundiales aportaron 35.200 millones de dólares para la financiación de la lucha contra el cambio climático. Un récord! que si sumamos los últimos siete años, ya se han comprometido casi 194.000 millones de dólares.

Según el informe, el financiamiento para el cambio climático se divide en dos vertientes. Los 27.900 millones de dólares, es decir, el 79% del total de 2017, se destinaron a proyectos de mitigación del cambio climático destinados a reducir las emisiones nocivas y frenar el calentamiento del planeta en países del todo el mundo, sean para países en desarrollados o no. Y el 21% restante, o sea 7.400 millones de dólares, a financiación directa para los países emergentes y en desarrollo, invirtiendo en proyectos de adaptación al clima que ayudan a las economías a hacer frente a los efectos del cambio climático, como los niveles inusuales de lluvia, el empeoramiento de las sequías y los fenómenos meteorológicos extremos.

Cuando se pronuncian con un “81% Investment loan”, en realidad quieren decir que un 81% del aporte económico que se practicó en 2017 es relativo préstamos de inversión. Vamos, que hay que devolver el dinero -esto lo damos por sentado- y seguro que lo quieren recuperar con creces, pero… ¿A quiénes se les ha concedido más dinero? Si observamos un poco, podemos identificar que los países en desarrollo o regiones que económicamente sufren convulsiones, son los que más recibirán financiación pero a la vez, son los que más se endeudaran.

Bueno vale!… ¿Y qué pasa con los años anteriores? Porque igual no se concedieron un porcentaje tan alto de préstamos ni tanto dinero a los países en desarrollo. Os dejamos los valores del año 2016 y 2015: (Podéis encontrar todos los informes desde AQUI). A grosso modo y con una estimación media, podríamos decir que un 75% de la financiación contra la lucha del cambio climático son préstamos. Si hacemos algunos cálculos más y con referencia al total aportado (194.000 Millones de dólares) aplicando ese 75% de media, tendremos una deuda aproximada de 145.000 Millones de dólares qué evidentemente alguien tendrá que devolver, perfectamente entendible, pero con intereses!… Y todo apunta que pagarán más, los más débiles. 

Según John Roome, director principal del World Bank, “Los bancos multilaterales de desarrollo están desempeñando un papel clave en la movilización de la financiación del sector privado, que será fundamental para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”. Recordando que como parte del Acuerdo de París, se instó a los países desarrollados a aumentar su nivel de apoyo con una hoja de ruta concreta para alcanzar el objetivo de movilizar 100.000 millones de dólares al año en financiación para el clima de aquí a 2020 para la acción contra el cambio climático en los países en desarrollo. Desde luego, no somos economistas y todo el mundo puede estar de acuerdo en que necesitamos tomar medidas contra el cambio climático, pero nos da la sensación que van a pagar los de siempre, los más débiles, los países en desarrollo.

">
<p>La teoría es muy simple, <strong>tenemos que combatir el <a href=cambio climático, desde nuestra vecina, pasando por las multinacionales o por nosotros mismos, pero toda acción necesita un aporte económico para poder ser viable y como siempre pasa -la historia de la economía lo atestigua- hay alguien que obtiene un beneficio sustancial a base de endeudar a muchos otros con la excusa de cumplir objetivos. 

Esta vez nos fijamos en un informe recientemente publicado por el grupo de Bancos Multilaterales de Desarrollo (BMD) que, aunque todos practican el desarrollo sustentable, el combate contra el cambio climático y sus bondades por ser más verdes. La realidad es que el “Money” no tiene amigos, y menos, si lo dejamos. Del informe podemos extraer que el pasado año las finanzas aumentaron un 28% con respecto al año anterior. Los bancos mundiales aportaron 35.200 millones de dólares para la financiación de la lucha contra el cambio climático. Un récord! que si sumamos los últimos siete años, ya se han comprometido casi 194.000 millones de dólares.

Según el informe, el financiamiento para el cambio climático se divide en dos vertientes. Los 27.900 millones de dólares, es decir, el 79% del total de 2017, se destinaron a proyectos de mitigación del cambio climático destinados a reducir las emisiones nocivas y frenar el calentamiento del planeta en países del todo el mundo, sean para países en desarrollados o no. Y el 21% restante, o sea 7.400 millones de dólares, a financiación directa para los países emergentes y en desarrollo, invirtiendo en proyectos de adaptación al clima que ayudan a las economías a hacer frente a los efectos del cambio climático, como los niveles inusuales de lluvia, el empeoramiento de las sequías y los fenómenos meteorológicos extremos.

Cuando se pronuncian con un “81% Investment loan”, en realidad quieren decir que un 81% del aporte económico que se practicó en 2017 es relativo préstamos de inversión. Vamos, que hay que devolver el dinero -esto lo damos por sentado- y seguro que lo quieren recuperar con creces, pero… ¿A quiénes se les ha concedido más dinero? Si observamos un poco, podemos identificar que los países en desarrollo o regiones que económicamente sufren convulsiones, son los que más recibirán financiación pero a la vez, son los que más se endeudaran.

Bueno vale!… ¿Y qué pasa con los años anteriores? Porque igual no se concedieron un porcentaje tan alto de préstamos ni tanto dinero a los países en desarrollo. Os dejamos los valores del año 2016 y 2015: (Podéis encontrar todos los informes desde AQUI). A grosso modo y con una estimación media, podríamos decir que un 75% de la financiación contra la lucha del cambio climático son préstamos. Si hacemos algunos cálculos más y con referencia al total aportado (194.000 Millones de dólares) aplicando ese 75% de media, tendremos una deuda aproximada de 145.000 Millones de dólares qué evidentemente alguien tendrá que devolver, perfectamente entendible, pero con intereses!… Y todo apunta que pagarán más, los más débiles. 

Según John Roome, director principal del World Bank, “Los bancos multilaterales de desarrollo están desempeñando un papel clave en la movilización de la financiación del sector privado, que será fundamental para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París”. Recordando que como parte del Acuerdo de París, se instó a los países desarrollados a aumentar su nivel de apoyo con una hoja de ruta concreta para alcanzar el objetivo de movilizar 100.000 millones de dólares al año en financiación para el clima de aquí a 2020 para la acción contra el cambio climático en los países en desarrollo. Desde luego, no somos economistas y todo el mundo puede estar de acuerdo en que necesitamos tomar medidas contra el cambio climático, pero nos da la sensación que van a pagar los de siempre, los más débiles, los países en desarrollo.

" width="90" height="90" />

ThermX, la Solarización de equipos HVAC/R de SolXenergy, reconocida por IENER´18 como producto del año de innovación tecnológica en eficiencia energética, en el campo de la Refrigeración y Climatización, y será una de las ponencias técnicas de apertura del congreso.

Un comité técnico pluridisciplinar compuesto por expertos ha escogido para IENER´18 la Solarización ThermX como producto del año en eficiencia energética en equipos de climatización y refrigeración entre decenas de propuestas. 

ThermX es un sistema pasivo de captación térmico solar aplicado al circuito refrigerante de máquinas de climatización o refrigeración modulables, nuevas o actualmente en servicio y con independencia del tipo de freón utilizado. Se instala en la línea de gas caliente o de descarga, antes de la válvula de cuatro vías y después del recuperador de aceite, reduciendo con el calor aportado por el sol el trabajo de los compresores y produciendo para la latitud de España unos ahorros estimados en consumo eléctrico entre el 30% y el 40% de su consumo normal sin reducir su capacidad de producción de frío o calor.

La Solarización ThermX es un excelente acelerador de los retornos de inversión en equipos de climatización y refrigeración, situando el Payback de la solución entre los 3 y 5 años para consumidores intensivos, haciendo rentable la sustitución de cualquier máquina con una antigüedad de más de 6 años por otra de igual potencia solarizada. Además, ThermX se perfila como el proyecto principal y de mayor relevancia para una organización preocupada por la reducción de su huella de carbono.

Tan sólo un año después de comenzar nuestra actividad en España realizando las primeras pruebas piloto y tras la presentación al mercado de ThermX el pasado mes de Abril en Barcelona donde se publicaron los resultados obtenidos en las instalaciones de Terrassa (Barcelona) y Madrid, SolXenergy recibe este meritorio reconocimiento junto a empresas de la talla de Phillips, Red Eléctrica Española o Gas Natural.

El próximo día 27 de Junio, SolXenergy estará presente en IENER´18, representada por D. Juan Gil Gutiérrez, Director Comercial para España y Portugal, para explicar técnicamente los principios de funcionamiento, de aplicación y ventajas competitivas de ThermX. Esperamos veros a todos allí.

Más información:

www.solxenergy.es 

www.congresoiener.com


">
<img style=

ThermX, la Solarización de equipos HVAC/R de SolXenergy, reconocida por IENER´18 como producto del año de innovación tecnológica en eficiencia energética, en el campo de la Refrigeración y Climatización, y será una de las ponencias técnicas de apertura del congreso.

Un comité técnico pluridisciplinar compuesto por expertos ha escogido para IENER´18 la Solarización ThermX como producto del año en eficiencia energética en equipos de climatización y refrigeración entre decenas de propuestas. 

ThermX es un sistema pasivo de captación térmico solar aplicado al circuito refrigerante de máquinas de climatización o refrigeración modulables, nuevas o actualmente en servicio y con independencia del tipo de freón utilizado. Se instala en la línea de gas caliente o de descarga, antes de la válvula de cuatro vías y después del recuperador de aceite, reduciendo con el calor aportado por el sol el trabajo de los compresores y produciendo para la latitud de España unos ahorros estimados en consumo eléctrico entre el 30% y el 40% de su consumo normal sin reducir su capacidad de producción de frío o calor.

La Solarización ThermX es un excelente acelerador de los retornos de inversión en equipos de climatización y refrigeración, situando el Payback de la solución entre los 3 y 5 años para consumidores intensivos, haciendo rentable la sustitución de cualquier máquina con una antigüedad de más de 6 años por otra de igual potencia solarizada. Además, ThermX se perfila como el proyecto principal y de mayor relevancia para una organización preocupada por la reducción de su huella de carbono.

Tan sólo un año después de comenzar nuestra actividad en España realizando las primeras pruebas piloto y tras la presentación al mercado de ThermX el pasado mes de Abril en Barcelona donde se publicaron los resultados obtenidos en las instalaciones de Terrassa (Barcelona) y Madrid, SolXenergy recibe este meritorio reconocimiento junto a empresas de la talla de Phillips, Red Eléctrica Española o Gas Natural.

El próximo día 27 de Junio, SolXenergy estará presente en IENER´18, representada por D. Juan Gil Gutiérrez, Director Comercial para España y Portugal, para explicar técnicamente los principios de funcionamiento, de aplicación y ventajas competitivas de ThermX. Esperamos veros a todos allí.

Más información:

www.solxenergy.es 

www.congresoiener.com


" width="90" height="90" />
acuerdo para fijar un objetivo de eficiencia energética del 32,5% en 2030, así como para introducir una cláusula de revisión al alza en 2023. Además, durante la mañana del miércoles pasado los negociadores han llegado a un segundo acuerdo para establecer los mecanismos de trabajo para el proyecto de la Unión de la Energía y crear un marco en el que los Estados miembro puedan operar y cumplir con los objetivos europeos.

Este acuerdo provisional obliga a los países a incrementar su ahorro energético un 0,8% anual durante el periodo 2021-2030, lo que "podría impulsar la renovación de edificios y el uso de tecnologías más eficientes" para la climatización. Además, cada Estado miembro deberá presentar cada 10 años un "plan nacional integral de energía y clima". El informe incluirá objetivos nacionales, contribuciones, políticas y medidas para cada una de las cinco dimensiones de la Unión de la Energía: descarbonización, eficiencia energética, seguridad, mercado interior e investigación, innovación y competitividad.

El plazo de entrega del primer plan es el 31 de diciembre de 2019 y la primera fase de los planes cubrirá hasta 2030, teniendo en cuenta también la perspectiva a largo plazo que determinará su visión política hasta 2050. Para cumplir con los objetivos, el acuerdo pide a los gobiernos nacionales que utilicen todos los instrumentos de cooperación regional a su disposición.

Ayuda para los afectados por la pobreza energética

Además, por primera vez se introduce la obligación de que los países destinen una parte de la eficiencia energética a ayudar a los clientes más vulnerables, como aquellos afectados por la pobreza energética. Por tanto, los planes nacionales deberán incluir un recuento del número de hogares que la sufren y, si es una cifra, significativa, medidas y políticas sociales para reducirla. La Comisión será la encargada de evaluar estos planes energéticos y climáticos y hacer recomendaciones o adoptar medidas para enmendar los problemas si considera que el país no ha hecho suficientes progresos.

Según el vicepresidente de la Comisión para la Unión de la Energía, Maros Sefcovic, esta nueva gobernanza "reforzará la transparencia para beneficio de todos los actores e inversores, en particular. Simplificará la monitorización y notificación de las obligaciones bajo la Unión de la Energía, priorizando la calidad sobre la cantidad".

Este acuerdo llega días después del que fija un objetivo vinculante de 32% en el uso de energías renovables para 2030. "Después de pactar sobre las energías renovables la semana pasada y ayer sobre eficiencia energética, este acuerdo es otro gran logro en nuestra transición a la energía limpia", ha señalado el comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete. Estos acuerdos provisionales deberán ahora ser refrendados por el Pleno del Parlamento Europeo y por los ministros de los Estados miembro.

">
<p><strong>Los gobiernos de la Unión Europea y la Eurocámara han alcanzado un <a href=acuerdo para fijar un objetivo de eficiencia energética del 32,5% en 2030, así como para introducir una cláusula de revisión al alza en 2023. Además, durante la mañana del miércoles pasado los negociadores han llegado a un segundo acuerdo para establecer los mecanismos de trabajo para el proyecto de la Unión de la Energía y crear un marco en el que los Estados miembro puedan operar y cumplir con los objetivos europeos.

Este acuerdo provisional obliga a los países a incrementar su ahorro energético un 0,8% anual durante el periodo 2021-2030, lo que "podría impulsar la renovación de edificios y el uso de tecnologías más eficientes" para la climatización. Además, cada Estado miembro deberá presentar cada 10 años un "plan nacional integral de energía y clima". El informe incluirá objetivos nacionales, contribuciones, políticas y medidas para cada una de las cinco dimensiones de la Unión de la Energía: descarbonización, eficiencia energética, seguridad, mercado interior e investigación, innovación y competitividad.

El plazo de entrega del primer plan es el 31 de diciembre de 2019 y la primera fase de los planes cubrirá hasta 2030, teniendo en cuenta también la perspectiva a largo plazo que determinará su visión política hasta 2050. Para cumplir con los objetivos, el acuerdo pide a los gobiernos nacionales que utilicen todos los instrumentos de cooperación regional a su disposición.

Ayuda para los afectados por la pobreza energética

Además, por primera vez se introduce la obligación de que los países destinen una parte de la eficiencia energética a ayudar a los clientes más vulnerables, como aquellos afectados por la pobreza energética. Por tanto, los planes nacionales deberán incluir un recuento del número de hogares que la sufren y, si es una cifra, significativa, medidas y políticas sociales para reducirla. La Comisión será la encargada de evaluar estos planes energéticos y climáticos y hacer recomendaciones o adoptar medidas para enmendar los problemas si considera que el país no ha hecho suficientes progresos.

Según el vicepresidente de la Comisión para la Unión de la Energía, Maros Sefcovic, esta nueva gobernanza "reforzará la transparencia para beneficio de todos los actores e inversores, en particular. Simplificará la monitorización y notificación de las obligaciones bajo la Unión de la Energía, priorizando la calidad sobre la cantidad".

Este acuerdo llega días después del que fija un objetivo vinculante de 32% en el uso de energías renovables para 2030. "Después de pactar sobre las energías renovables la semana pasada y ayer sobre eficiencia energética, este acuerdo es otro gran logro en nuestra transición a la energía limpia", ha señalado el comisario de Acción por el Clima y Energía, Miguel Arias Cañete. Estos acuerdos provisionales deberán ahora ser refrendados por el Pleno del Parlamento Europeo y por los ministros de los Estados miembro.

" width="90" height="90" />
Blockchain da soporte a una nueva y emocionante alternativa a la moneda tradicional, a la banca centralizada y a los métodos de transacción, lo que va a conformar una nueva forma de manejar las transacciones financieras, así como usos alternativos que cambiarán el mundo. Vamos a destacar 5 aplicaciones:

1. Contratos inteligentes

El término Smart Contract ó contrato inteligente se acuñó por primera vez en 1993, pero ha sido en 2013 con el desarrollo del proyecto Ethereum cuando ha tomado relevancia. Este proyecto proporciona una plataforma descentralizada que ejecuta contratos inteligentes: aplicaciones que se ejecutan exactamente como se programaron sin posibilidad de tiempo de inactividad, censura, fraude o interferencia de terceros. En esencia, se trata de una garantía financiera mantenida en custodia por una red que se enruta a los destinatarios, basada en eventos futuros y en código computable.

Nuestras empresas podrán usar contratos inteligentes para evitar regulaciones y reducir los costes de un subconjunto de las transacciones financieras más comunes. ¿Lo mejor de todo? Estos contratos serán irrompibles. Un buen ejemplo es Slock, plataforma de Internet de las Cosas (IoT) soportada por Ethereum, que utiliza esta tecnología para permitir a sus clientes alquilar bicicletas después de que ambas partes acuerden los términos de la relación en un smart contract.

2. Almacenamiento en la nube

Otro habilitador tecnológico, como es el almacenamiento en la nube, será otra de las aplicaciones que podremos aprovechar las empresas. Storj es una de esas compañías que ofrece almacenamiento en la nube seguro al tiempo que disminuye la dependencia. Simplemente usando el espacio en exceso del disco duro, los usuarios podrían almacenar la nube tradicional unas 300 veces, de manera semejante a la que podemos alquilar nuestra casa o habitación en Airbnb. Considerando que el mundo gasta 22.000 millones de dólares en almacenamiento en la nube, esto podría abrir una fuente de ingresos para los usuarios convencionales, mientras reduce significativamente el coste de almacenar datos para empresas y profesionales.

3. Comunicación en la cadena de suministro y prueba de procedencia

La mayoría de las cosas y bienes que compramos no están hechas por una sola entidad, sino que intervienen una cadena de proveedores que venden sus componentes a una empresa que ensambla y comercializa el producto final. Usar la tecnología blockchain proporcionaría de manera proactiva registros permanentes y auditables que mostrarían a las partes interesadas el estado del producto en cada paso de valor añadido. Provenance y SkuChain son 2 ejemplos de compañías que están trabajando en resolver este problema.

4. Pago de nóminas

Dado que el blockchain tiene sus raíces en las monedas, tiene mucho sentido que pueda usarse para retribuir a nuestros empleados. Especialmente útil si la empresa tiene que pagar salarios a empleados en distintos países, la incorporación pagos en criptomonedas como Bitcoin podría suponer un importante ahorro de costes. Bitwage, que asegura ser el primer servicio de pago de nóminas basado en Bitcoin del mundo, nos puede ayudar a sortear las costosas tarifas asociadas con la transferencia internacional de dinero, así como reducir el tiempo que lleva mover los importes de un banco a otro. De esta manera, podemos pagar tanto a empleados como a profesionales contratados para que nos presten servicios de forma remota. Es una tendencia en auge y por la que están apostando muchas compañías.

5. Voto electrónico

Papel, papel y más papel. Es una constante en la mayoría de los sistemas de votación. BitShares, un ejemplo de base de datos distribuida globalmente, afirma que lo que se conoce como prueba de participación delegada (delegated proof of stake, DPOS, en inglés) es el modelo de consenso más rápido, eficiente, descentralizado y flexible disponible. Todos los parámetros de la red, desde la planificación de tarifas hasta intervalos de bloque y tamaños de transacción, pueden ajustarse a través de delegados electos. La selección determinista de los productores de bloques permite que las transacciones se confirmen en un promedio de solo 1 segundo. Quizás lo más importante es que el protocolo de consenso está diseñado para proteger a todos los participantes contra la interferencia regulatoria no deseada. Estamos seguros que blockchain nos va a sorprender en el futuro. Cuentan que en los últimos meses hemos pasado de tener 6 patentes a más 1.200 en este ámbito. Y parece que no paran de crecer...

">
<p><strong><a href=Blockchain da soporte a una nueva y emocionante alternativa a la moneda tradicional, a la banca centralizada y a los métodos de transacción, lo que va a conformar una nueva forma de manejar las transacciones financieras, así como usos alternativos que cambiarán el mundo. Vamos a destacar 5 aplicaciones:

1. Contratos inteligentes

El término Smart Contract ó contrato inteligente se acuñó por primera vez en 1993, pero ha sido en 2013 con el desarrollo del proyecto Ethereum cuando ha tomado relevancia. Este proyecto proporciona una plataforma descentralizada que ejecuta contratos inteligentes: aplicaciones que se ejecutan exactamente como se programaron sin posibilidad de tiempo de inactividad, censura, fraude o interferencia de terceros. En esencia, se trata de una garantía financiera mantenida en custodia por una red que se enruta a los destinatarios, basada en eventos futuros y en código computable.

Nuestras empresas podrán usar contratos inteligentes para evitar regulaciones y reducir los costes de un subconjunto de las transacciones financieras más comunes. ¿Lo mejor de todo? Estos contratos serán irrompibles. Un buen ejemplo es Slock, plataforma de Internet de las Cosas (IoT) soportada por Ethereum, que utiliza esta tecnología para permitir a sus clientes alquilar bicicletas después de que ambas partes acuerden los términos de la relación en un smart contract.

2. Almacenamiento en la nube

Otro habilitador tecnológico, como es el almacenamiento en la nube, será otra de las aplicaciones que podremos aprovechar las empresas. Storj es una de esas compañías que ofrece almacenamiento en la nube seguro al tiempo que disminuye la dependencia. Simplemente usando el espacio en exceso del disco duro, los usuarios podrían almacenar la nube tradicional unas 300 veces, de manera semejante a la que podemos alquilar nuestra casa o habitación en Airbnb. Considerando que el mundo gasta 22.000 millones de dólares en almacenamiento en la nube, esto podría abrir una fuente de ingresos para los usuarios convencionales, mientras reduce significativamente el coste de almacenar datos para empresas y profesionales.

3. Comunicación en la cadena de suministro y prueba de procedencia

La mayoría de las cosas y bienes que compramos no están hechas por una sola entidad, sino que intervienen una cadena de proveedores que venden sus componentes a una empresa que ensambla y comercializa el producto final. Usar la tecnología blockchain proporcionaría de manera proactiva registros permanentes y auditables que mostrarían a las partes interesadas el estado del producto en cada paso de valor añadido. Provenance y SkuChain son 2 ejemplos de compañías que están trabajando en resolver este problema.

4. Pago de nóminas

Dado que el blockchain tiene sus raíces en las monedas, tiene mucho sentido que pueda usarse para retribuir a nuestros empleados. Especialmente útil si la empresa tiene que pagar salarios a empleados en distintos países, la incorporación pagos en criptomonedas como Bitcoin podría suponer un importante ahorro de costes. Bitwage, que asegura ser el primer servicio de pago de nóminas basado en Bitcoin del mundo, nos puede ayudar a sortear las costosas tarifas asociadas con la transferencia internacional de dinero, así como reducir el tiempo que lleva mover los importes de un banco a otro. De esta manera, podemos pagar tanto a empleados como a profesionales contratados para que nos presten servicios de forma remota. Es una tendencia en auge y por la que están apostando muchas compañías.

5. Voto electrónico

Papel, papel y más papel. Es una constante en la mayoría de los sistemas de votación. BitShares, un ejemplo de base de datos distribuida globalmente, afirma que lo que se conoce como prueba de participación delegada (delegated proof of stake, DPOS, en inglés) es el modelo de consenso más rápido, eficiente, descentralizado y flexible disponible. Todos los parámetros de la red, desde la planificación de tarifas hasta intervalos de bloque y tamaños de transacción, pueden ajustarse a través de delegados electos. La selección determinista de los productores de bloques permite que las transacciones se confirmen en un promedio de solo 1 segundo. Quizás lo más importante es que el protocolo de consenso está diseñado para proteger a todos los participantes contra la interferencia regulatoria no deseada. Estamos seguros que blockchain nos va a sorprender en el futuro. Cuentan que en los últimos meses hemos pasado de tener 6 patentes a más 1.200 en este ámbito. Y parece que no paran de crecer...

" width="90" height="90" />
grifos eran criaturas míticas que aparecían en la mitología griega. Tenían cuerpo, cola y patas traseras como las de un león, pero cabeza, alas y patas delanteras semejantes a las águilas. Se dice que estos animales vivían en la parte más lejana del norte de Europa y que allá guardaban una gran cantidad de oro.

El significado mitológico del grifo no era demasiado importante en la cultura griega, pero este ser se convirtió en un tema favorito en el mundo del arte, tanto griegos como romanos las usaban en sus obras, y tiempo después se usaron en la época medieval.

Ya para esta época se usaban para adornar casas, edificios o muebles. De hecho, usar seres antropomórficos para adornar los lugares era tan común que incluso las usaron para adornar las catedrales de aquella época. Así que no es de extrañar que también usaran a los grifos para decorar las fuentes públicas de agua. Y es justamente de estas fuentes de donde surge la palabra que se utiliza para llamarle “grifo” a las llaves de agua que tenemos en nuestras casas.

Y con respecto al significado de esta palabra, diremos que su derivación sigue siendo dudosa. Puede estar relacionada con la palabra griega γρυπός (grypos), que significa “curvado”, o “ganchudo” o también puede significar “bestia fabulosa”.

">
<p><strong>Los <a href=grifos eran criaturas míticas que aparecían en la mitología griega. Tenían cuerpo, cola y patas traseras como las de un león, pero cabeza, alas y patas delanteras semejantes a las águilas. Se dice que estos animales vivían en la parte más lejana del norte de Europa y que allá guardaban una gran cantidad de oro.

El significado mitológico del grifo no era demasiado importante en la cultura griega, pero este ser se convirtió en un tema favorito en el mundo del arte, tanto griegos como romanos las usaban en sus obras, y tiempo después se usaron en la época medieval.

Ya para esta época se usaban para adornar casas, edificios o muebles. De hecho, usar seres antropomórficos para adornar los lugares era tan común que incluso las usaron para adornar las catedrales de aquella época. Así que no es de extrañar que también usaran a los grifos para decorar las fuentes públicas de agua. Y es justamente de estas fuentes de donde surge la palabra que se utiliza para llamarle “grifo” a las llaves de agua que tenemos en nuestras casas.

Y con respecto al significado de esta palabra, diremos que su derivación sigue siendo dudosa. Puede estar relacionada con la palabra griega γρυπός (grypos), que significa “curvado”, o “ganchudo” o también puede significar “bestia fabulosa”.

" width="90" height="90" />
verano “pinta” menos caluroso que los últimos tres años (2015-2016-2017), que fueron en general “muy cálidos” y con un temperatura media superior a la normal. No hay una señal climatológica “muy fuerte” que pronostique más calor que años anteriores, ha detallado Casals, para hacer hincapié que, incluso en las Islas Canarias, el escenario para el próximo verano se inclina a una estación con temperaturas por debajo de lo habitual. En cuanto a las precipitaciones, la portavoz de la Aemet ha subrayado que los modelo no aprecian señales “concluyentes” sobre si va a llover más o menos que la media para la estación.

Primavera lluviosa

Respecto a la primavera pasada, Casals ha explicado que ha sido “fría y extremadamente lluviosa”, con una precipitación media sobre España de 317 litros por metro cuadrado, un 83% por encima de la media, y se convierte en la primavera más lluviosa desde el año 1965, seguida de la de 1971 (313 litros) y la de 2013 (288 litros).

Por meses, marzo fue extremadamente húmedo, con una precipitación de 163 litros por metro cuadrado, un 347% del triple del valor normal, mientras que abril fue muy húmedo con 89 litros, un 37% por encima del valor normal y por último, mayo resultó normal con 65 litros, un 7% por encima de la media. El valor más alto de precipitación diaria registrado en esta primavera en un observatorio principal fue el día 9 de marzo en el Puerto de Navacerrada (Madrid) con 67 litros, seguido de Cáceres (Extremadura), con 55 litros también el día 9 de marzo, y de Ceuta, con 52 litros el 10 de abril.

Casals ha resaltado la estación meteorológica de Madrid-Retiro, la cual ha registrado en marzo el mayor valor de precipitación en los últimos 125 años (1893-2017) con 140,7 litros, sobrepasando de manera “muy holgada” los 123,8 litros de 1947, cuando se alcanzó el anterior récord. En este punto, la portavoz ha explicado que esa acumulación se consiguió con un máximo diario relativamente bajo (23,7 litros), y un elevado número de días (21) de precipitación apreciable.

Temperaturas

En cuanto a temperaturas, marzo fue muy frío, con una media que se situó 1,3 grados por debajo de la normal; abril resultó cálido, mientras que mayo fue normal, aunque a lo largo de toda la estación fueron frecuentes los episodios fríos. Los valores más bajos entre los observatorios principales correspondieron al Puerto de Navacerrada, donde se registraron -10,3 grados el 22 de marzo, Izaña, con -5,6 grados el 20 de abril, Valladolid/aeropuerto, con -5,5 grados el 22 de marzo, y León, donde se midieron -4,6 grados el 22 de marzo.

En cuanto a temperaturas elevadas, destaca el prolongado episodio cálido que se extendió entre el 15-27 de abril, en el que, tanto las máximas como las mínimas, se situaron en muy por encima de los valores normales para la época del año. Las temperaturas más altas entre observatorios principales se registraron en Ourense, con 32,2 grados el 24 de abril, Almería/aeropuerto, donde se midieron 32,1 grados el 24 de mayo, Alcantarilla/base aérea, con 31,5 grados el 25 de mayo, Tortosa, con 31,2 grados el 25 de abril, y Murcia, también con 31,2 grados el 23 de mayo.

Año hidrológico

Respecto al año hidrológico, Roser Botey, jefa de Climatología de la Aemet, ha apuntado que el año 2016-17 terminó muy seco y el comienzo del año actual (2017-2018) siguió la misma tendencia, con valores incluso, a finales de noviembre, por debajo del 58% de lo normal. Sin embargo -ha continuado Botey- al empezar el invierno ese déficit en las precipitaciones se fue anulando, por el efecto de las intensas y persistentes precipitaciones, hasta llegar al mes de marzo que finalizó con un acumulado cercano al 8%. Durante los últimos meses de la primavera, el valor de las precipitaciones ha ido fluctuando para situarse en esta primera quincena de junio entre un 14/16%.

">
<h2>Verano 2018</h2><p>En rueda de prensa para informar sobre la predicción estacional de los próximos tres meses y sobre la primavera pasada, la portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Ana Casals, ha explicado que <strong>este <a href=verano “pinta” menos caluroso que los últimos tres años (2015-2016-2017), que fueron en general “muy cálidos” y con un temperatura media superior a la normal. No hay una señal climatológica “muy fuerte” que pronostique más calor que años anteriores, ha detallado Casals, para hacer hincapié que, incluso en las Islas Canarias, el escenario para el próximo verano se inclina a una estación con temperaturas por debajo de lo habitual. En cuanto a las precipitaciones, la portavoz de la Aemet ha subrayado que los modelo no aprecian señales “concluyentes” sobre si va a llover más o menos que la media para la estación.

Primavera lluviosa

Respecto a la primavera pasada, Casals ha explicado que ha sido “fría y extremadamente lluviosa”, con una precipitación media sobre España de 317 litros por metro cuadrado, un 83% por encima de la media, y se convierte en la primavera más lluviosa desde el año 1965, seguida de la de 1971 (313 litros) y la de 2013 (288 litros).

Por meses, marzo fue extremadamente húmedo, con una precipitación de 163 litros por metro cuadrado, un 347% del triple del valor normal, mientras que abril fue muy húmedo con 89 litros, un 37% por encima del valor normal y por último, mayo resultó normal con 65 litros, un 7% por encima de la media. El valor más alto de precipitación diaria registrado en esta primavera en un observatorio principal fue el día 9 de marzo en el Puerto de Navacerrada (Madrid) con 67 litros, seguido de Cáceres (Extremadura), con 55 litros también el día 9 de marzo, y de Ceuta, con 52 litros el 10 de abril.

Casals ha resaltado la estación meteorológica de Madrid-Retiro, la cual ha registrado en marzo el mayor valor de precipitación en los últimos 125 años (1893-2017) con 140,7 litros, sobrepasando de manera “muy holgada” los 123,8 litros de 1947, cuando se alcanzó el anterior récord. En este punto, la portavoz ha explicado que esa acumulación se consiguió con un máximo diario relativamente bajo (23,7 litros), y un elevado número de días (21) de precipitación apreciable.

Temperaturas

En cuanto a temperaturas, marzo fue muy frío, con una media que se situó 1,3 grados por debajo de la normal; abril resultó cálido, mientras que mayo fue normal, aunque a lo largo de toda la estación fueron frecuentes los episodios fríos. Los valores más bajos entre los observatorios principales correspondieron al Puerto de Navacerrada, donde se registraron -10,3 grados el 22 de marzo, Izaña, con -5,6 grados el 20 de abril, Valladolid/aeropuerto, con -5,5 grados el 22 de marzo, y León, donde se midieron -4,6 grados el 22 de marzo.

En cuanto a temperaturas elevadas, destaca el prolongado episodio cálido que se extendió entre el 15-27 de abril, en el que, tanto las máximas como las mínimas, se situaron en muy por encima de los valores normales para la época del año. Las temperaturas más altas entre observatorios principales se registraron en Ourense, con 32,2 grados el 24 de abril, Almería/aeropuerto, donde se midieron 32,1 grados el 24 de mayo, Alcantarilla/base aérea, con 31,5 grados el 25 de mayo, Tortosa, con 31,2 grados el 25 de abril, y Murcia, también con 31,2 grados el 23 de mayo.

Año hidrológico

Respecto al año hidrológico, Roser Botey, jefa de Climatología de la Aemet, ha apuntado que el año 2016-17 terminó muy seco y el comienzo del año actual (2017-2018) siguió la misma tendencia, con valores incluso, a finales de noviembre, por debajo del 58% de lo normal. Sin embargo -ha continuado Botey- al empezar el invierno ese déficit en las precipitaciones se fue anulando, por el efecto de las intensas y persistentes precipitaciones, hasta llegar al mes de marzo que finalizó con un acumulado cercano al 8%. Durante los últimos meses de la primavera, el valor de las precipitaciones ha ido fluctuando para situarse en esta primera quincena de junio entre un 14/16%.

" width="90" height="90" />
transporte en la Unión Europea (UE) constituye uno de los principales agentes económicos, por lo que juega un papel clave en la transición hacia un modelo más sostenible. Sobre todo en el entorno urbano, donde se espera que vivan 8 de cada 10 europeos en 2030, explican los autores de un informe publicado recientemente y elaborado por varias instituciones de las Naciones Unidas (la Organización Mundial de la Salud y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, en concreto).

Satisfacer las necesidades de accesibilidad de una población urbana cada vez mayor representa importantes desafíos para las ciudades europeas: las emisiones de contaminantes atmosféricos, el ruido o el consumo y la congestión del suelo, entre ellos. Y que, a su vez, influyen en el bienestar de las personas y restan atractivo y competitividad a las localidades.

Como parte de la respuesta política a tales cuestiones, un creciente número de consistorios en la UE está promocionando el uso de la bicicleta. Si bien los beneficios del ciclismo para la salud y el medio ambiente se han demostrado claramente, "resulta necesario realizar más investigaciones sobre las implicaciones económicas del fomento del ciclismo", apuntan los autores del citado informe.

En su análisis, éstos estiman que podrían crearse alrededor de 435.000 trabajos relacionados con la movilidad en bicicleta en los próximos años si los 56 principales municipios europeos alcanzaran el mismo porcentaje modal de ciclismo que presenta en la actualidad Copenhague (Dinamarca), donde más del 40% de sus habitantes se desplazan a diario en bicicleta (hacia el trabajo y los centros de estudio, así como hacia los lugares de ocio).

De ese total, 21.223 empleos surgirían en España asociados, por ejemplo, al alquiler y venta al por menor de bicicletas o a la fabricación, reparación y distribución de estos vehículos de dos ruedas.

">
<p><strong>El sector del <a href=transporte en la Unión Europea (UE) constituye uno de los principales agentes económicos, por lo que juega un papel clave en la transición hacia un modelo más sostenible. Sobre todo en el entorno urbano, donde se espera que vivan 8 de cada 10 europeos en 2030, explican los autores de un informe publicado recientemente y elaborado por varias instituciones de las Naciones Unidas (la Organización Mundial de la Salud y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, en concreto).

Satisfacer las necesidades de accesibilidad de una población urbana cada vez mayor representa importantes desafíos para las ciudades europeas: las emisiones de contaminantes atmosféricos, el ruido o el consumo y la congestión del suelo, entre ellos. Y que, a su vez, influyen en el bienestar de las personas y restan atractivo y competitividad a las localidades.

Como parte de la respuesta política a tales cuestiones, un creciente número de consistorios en la UE está promocionando el uso de la bicicleta. Si bien los beneficios del ciclismo para la salud y el medio ambiente se han demostrado claramente, "resulta necesario realizar más investigaciones sobre las implicaciones económicas del fomento del ciclismo", apuntan los autores del citado informe.

En su análisis, éstos estiman que podrían crearse alrededor de 435.000 trabajos relacionados con la movilidad en bicicleta en los próximos años si los 56 principales municipios europeos alcanzaran el mismo porcentaje modal de ciclismo que presenta en la actualidad Copenhague (Dinamarca), donde más del 40% de sus habitantes se desplazan a diario en bicicleta (hacia el trabajo y los centros de estudio, así como hacia los lugares de ocio).

De ese total, 21.223 empleos surgirían en España asociados, por ejemplo, al alquiler y venta al por menor de bicicletas o a la fabricación, reparación y distribución de estos vehículos de dos ruedas.

" width="90" height="90" />
trigo tierno. Aquello fue un hito fundamental en la historia de la humanidad. Ese primer cultivo fue el origen de la agricultura, el germen de las ciudades, el comienzo del sedentarismo, el primer minuto de lo que hemos sido y de lo que somos desde entonces.

Hasta aquel momento, el Homo sapiens era nómada y comía lo que literalmente se encontraba por el camino. Caza y pesca, ya sabemos. Cultivar y domesticar estas gramíneas, a las que en pocos cientos de años se sumaron variedades de arroz y los antecesores del maíz en otras partes del planeta, fue el principio del ser humano actual. Tras el trigo llegaron el farro y la cebada o los guisantes, lentejas y garbanzos. Se domesticaron también los animales, como cerdos y ovejas. Y el ser humano ya nunca miró hacia atrás.Pero volvamos a dar un enorme salto en el tiempo -de 10 milenios, nada menos- y situémonos ahora en un supermercado moderno de un país de ingresos altos, de los llamados “ricos”. Uno de esos lugares donde encontramos alimentos de todos los sabores y colores.

En el centro vemos carnes, verduras, frutas y un sinfín de latas, bolsas, paquetes y botellas. Al entrar, pocos pensamos ya en maíz, trigo o arroz, salvo que vayamos a hacer una paella o a asar unas mazorcas. Y, sin embargo, esos tres cereales siguen siendo los elementos básicos de la dieta del Homo sapiens moderno. Fijémonos mejor en los estantes del supermercado. Exacto: maíz, trigo y arroz. Están por todas partes, mucho más presentes de lo que parece. Pensemos en panes, pizzas, tartas, pastas, harinas, bollos, etc. Y en su presencia indirecta, ya que los tres cereales -juntos o por separado- también han servido de alimento principal e indispensable para las vacas, cerdos y aves que producen gran parte de la carne, la leche y los huevos del mundo.

Así se entiende que ese trío de cereales sea la verdadera base de nuestra alimentación. Entre los tres aportan aproximadamente el 42,5% del suministro de calorías alimentarias del mundo. Y no solo calorías -la energía que nos permite vivir- porque, aunque el lector no lo sepa, el trigo aporta más proteínas que las carnes de ave, porcino y bovino juntas.

La evolución de la agricultura

Ese liderazgo absoluto en nuestra dieta es fruto de un largo camino desde que alguien plantara un grano de teosinte, una gramínea del género Zea, en algún lugar de Mesopotamia hace miles de años. Al principio, la agricultura era solamente de secano. Es decir, los cultivos dependían exclusivamente del agua de lluvia para crecer. Pero poco después, en la misma región, a alguien se le ocurrió regar las semillas y se pudo hablar por primera vez de aumentar -“intensificar”- aquella producción agrícola aún balbuceante. Esa mayor capacidad de producir alimentos -y la necesidad de mano de obra para seguir cultivándolos- permitió a la humanidad multiplicarse por 30: de 10 a 300 millones de personas en los primeros 8.000 años de agricultura. Y así, las primeras grandes civilizaciones crecieron y se alimentaron a la orilla de grandes ríos, como el Tigris y el Éufrates, el Nilo, el Indo y el río Amarillo.

Pero no hay camino libre de obstáculos. Por ejemplo, las civilizaciones nacidas dela agricultura de regadío en las cuencas del Indo y el Tigris se desmoronaron debido a la obstrucción de los canales y la salinización de los suelos. Más tarde, esa dependencia de los cereales causó innumerables problemas en la antigua Roma. La urbe sufría hambrunas -y revueltas- cada vez que algún enemigo -interno o externo- bloqueaba los envíos de trigo desde Sicilia o el norte de África. Al otro lado del mundo, la civilización maya del periodo clásico se fue al traste. Y se cree que la causa, probablemente, fue un virus en el maíz. Más tarde, en la Europa medieval, una serie de veranos húmedos fueron el caldo de cultivo perfecto para ciertos hongos que afectaban al trigo, y provocaron una hambruna que mató a millones de personas.

Y así, desde aquel gran descubrimiento en Mesopotamia, se llegó a una nueva vuelta de tuerca en la historia de la agricultura. Sucedió en Gran Bretaña, a finales del siglo XVII. De la mano de los adelantos de la Revolución Industrial, se mejoraron los arados, se plantaron variedades más productivas, se perfeccionó la rotación de cultivos y los agricultores llegaron a duplicar los rendimientos de su trigo al pasar de una a dos toneladas por hectárea entre 1700 y 1850. No es casual que, precisamente en ese mismo periodo, la población de Inglaterra se multiplicara por tres: de cinco a 15 millones de personas.

">
<p>Aunque es una efeméride imposible de concretar en un día exacto, imaginemos que hoy, cuando usted lee estas líneas, <strong>se cumplen 10.000 años desde que un ser humano plantó -por primera vez- unas gramíneas silvestres en algún lugar de Oriente Medio. Para atinar más, unas semillas de la especie <em>Triticum,</em> que son las que 2.500 años después dieron lugar al <a href=trigo tierno. Aquello fue un hito fundamental en la historia de la humanidad. Ese primer cultivo fue el origen de la agricultura, el germen de las ciudades, el comienzo del sedentarismo, el primer minuto de lo que hemos sido y de lo que somos desde entonces.

Hasta aquel momento, el Homo sapiens era nómada y comía lo que literalmente se encontraba por el camino. Caza y pesca, ya sabemos. Cultivar y domesticar estas gramíneas, a las que en pocos cientos de años se sumaron variedades de arroz y los antecesores del maíz en otras partes del planeta, fue el principio del ser humano actual. Tras el trigo llegaron el farro y la cebada o los guisantes, lentejas y garbanzos. Se domesticaron también los animales, como cerdos y ovejas. Y el ser humano ya nunca miró hacia atrás.Pero volvamos a dar un enorme salto en el tiempo -de 10 milenios, nada menos- y situémonos ahora en un supermercado moderno de un país de ingresos altos, de los llamados “ricos”. Uno de esos lugares donde encontramos alimentos de todos los sabores y colores.

En el centro vemos carnes, verduras, frutas y un sinfín de latas, bolsas, paquetes y botellas. Al entrar, pocos pensamos ya en maíz, trigo o arroz, salvo que vayamos a hacer una paella o a asar unas mazorcas. Y, sin embargo, esos tres cereales siguen siendo los elementos básicos de la dieta del Homo sapiens moderno. Fijémonos mejor en los estantes del supermercado. Exacto: maíz, trigo y arroz. Están por todas partes, mucho más presentes de lo que parece. Pensemos en panes, pizzas, tartas, pastas, harinas, bollos, etc. Y en su presencia indirecta, ya que los tres cereales -juntos o por separado- también han servido de alimento principal e indispensable para las vacas, cerdos y aves que producen gran parte de la carne, la leche y los huevos del mundo.

Así se entiende que ese trío de cereales sea la verdadera base de nuestra alimentación. Entre los tres aportan aproximadamente el 42,5% del suministro de calorías alimentarias del mundo. Y no solo calorías -la energía que nos permite vivir- porque, aunque el lector no lo sepa, el trigo aporta más proteínas que las carnes de ave, porcino y bovino juntas.

La evolución de la agricultura

Ese liderazgo absoluto en nuestra dieta es fruto de un largo camino desde que alguien plantara un grano de teosinte, una gramínea del género Zea, en algún lugar de Mesopotamia hace miles de años. Al principio, la agricultura era solamente de secano. Es decir, los cultivos dependían exclusivamente del agua de lluvia para crecer. Pero poco después, en la misma región, a alguien se le ocurrió regar las semillas y se pudo hablar por primera vez de aumentar -“intensificar”- aquella producción agrícola aún balbuceante. Esa mayor capacidad de producir alimentos -y la necesidad de mano de obra para seguir cultivándolos- permitió a la humanidad multiplicarse por 30: de 10 a 300 millones de personas en los primeros 8.000 años de agricultura. Y así, las primeras grandes civilizaciones crecieron y se alimentaron a la orilla de grandes ríos, como el Tigris y el Éufrates, el Nilo, el Indo y el río Amarillo.

Pero no hay camino libre de obstáculos. Por ejemplo, las civilizaciones nacidas dela agricultura de regadío en las cuencas del Indo y el Tigris se desmoronaron debido a la obstrucción de los canales y la salinización de los suelos. Más tarde, esa dependencia de los cereales causó innumerables problemas en la antigua Roma. La urbe sufría hambrunas -y revueltas- cada vez que algún enemigo -interno o externo- bloqueaba los envíos de trigo desde Sicilia o el norte de África. Al otro lado del mundo, la civilización maya del periodo clásico se fue al traste. Y se cree que la causa, probablemente, fue un virus en el maíz. Más tarde, en la Europa medieval, una serie de veranos húmedos fueron el caldo de cultivo perfecto para ciertos hongos que afectaban al trigo, y provocaron una hambruna que mató a millones de personas.

Y así, desde aquel gran descubrimiento en Mesopotamia, se llegó a una nueva vuelta de tuerca en la historia de la agricultura. Sucedió en Gran Bretaña, a finales del siglo XVII. De la mano de los adelantos de la Revolución Industrial, se mejoraron los arados, se plantaron variedades más productivas, se perfeccionó la rotación de cultivos y los agricultores llegaron a duplicar los rendimientos de su trigo al pasar de una a dos toneladas por hectárea entre 1700 y 1850. No es casual que, precisamente en ese mismo periodo, la población de Inglaterra se multiplicara por tres: de cinco a 15 millones de personas.

" width="90" height="90" />
Tierra en su órbita alrededor del Sol que se conocen con el nombre de solsticios y equinoccios. El solsticio de invierno, el equinoccio de primavera, el solsticio de verano -que comenzó el jueves pasado, 21 de junio, a las 12.07 hora peninsular española- y el equinoccio de otoño.

Pero, ¿por qué el jueves pasado celebramos un solsticio y no un equinoccio? Por la sencilla razón de que la órbita de la Tierra no es exactamente circular, sino ovalada o elíptica. Por eso, tiene dos ejes, uno mayor y otro menor, de tal manera que dos veces al año la Tierra pasa por los extremos del eje mayor, y otras dos veces por los del eje menor.

El punto de la órbita de la Tierra que coincide con uno de los extremos del eje mayor recibe el nombre de solsticio: uno coincide con el inicio del verano y el otro con el inicio del invierno. El solsticio de verano también es el día que tiene la noche más corta del año, y el de invierno tiene la noche más larga del año.

De la misma forma, los puntos de la órbita en los que la Tierra coincide con los extremos del eje menor se llaman equinoccios. También son dos, que coinciden con el inicio de la primavera y el otoño. Los equinoccios son los días del año en los que el día y la noche duran lo mismo.

Desde el equinoccio de primavera hasta el solsticio de verano la duración de la noche es cada vez menor, y hay cada vez más horas de luz. A partir del solsticio de verano las horas de luz se van reduciendo, hasta que en el equinoccio de otoño se igualan las horas de luz y de oscuridad, y en el solsticio de invierno se alcanza el máximo de horas de oscuridad. Hay que tener en cuenta que los solsticios y los equinoccios son distintos en el hemisferio norte y en el sur, ya que mientras en uno es verano, en el otro es invierno y al revés, y lo mismo sucede con los equinoccios.

">
<p><strong>Las estaciones</strong> son una de las formas más claras que tiene la naturaleza de decirnos que pertenecemos a algo mucho más grande que nosotros mismos. <strong>Están determinadas por cuatro posiciones de la <a href=Tierra en su órbita alrededor del Sol que se conocen con el nombre de solsticios y equinoccios. El solsticio de invierno, el equinoccio de primavera, el solsticio de verano -que comenzó el jueves pasado, 21 de junio, a las 12.07 hora peninsular española- y el equinoccio de otoño.

Pero, ¿por qué el jueves pasado celebramos un solsticio y no un equinoccio? Por la sencilla razón de que la órbita de la Tierra no es exactamente circular, sino ovalada o elíptica. Por eso, tiene dos ejes, uno mayor y otro menor, de tal manera que dos veces al año la Tierra pasa por los extremos del eje mayor, y otras dos veces por los del eje menor.

El punto de la órbita de la Tierra que coincide con uno de los extremos del eje mayor recibe el nombre de solsticio: uno coincide con el inicio del verano y el otro con el inicio del invierno. El solsticio de verano también es el día que tiene la noche más corta del año, y el de invierno tiene la noche más larga del año.

De la misma forma, los puntos de la órbita en los que la Tierra coincide con los extremos del eje menor se llaman equinoccios. También son dos, que coinciden con el inicio de la primavera y el otoño. Los equinoccios son los días del año en los que el día y la noche duran lo mismo.

Desde el equinoccio de primavera hasta el solsticio de verano la duración de la noche es cada vez menor, y hay cada vez más horas de luz. A partir del solsticio de verano las horas de luz se van reduciendo, hasta que en el equinoccio de otoño se igualan las horas de luz y de oscuridad, y en el solsticio de invierno se alcanza el máximo de horas de oscuridad. Hay que tener en cuenta que los solsticios y los equinoccios son distintos en el hemisferio norte y en el sur, ya que mientras en uno es verano, en el otro es invierno y al revés, y lo mismo sucede con los equinoccios.

" width="90" height="90" />
medio ambiente, sin embargo, el aumento de la demanda de los mismos está provocando la escasez de stock y de materias primas para la fabricación de platos, cubiertos, pajitas o envases para alimentos, entre otros.

Materias naturales para la fabricación 

La empresa española distribuye productos de 25 compañías europeas que fabrican en Asia, porque “en Europa no hay ninguna que se dedique a ello”, ha explicado Ramos, quien ha añadido que así lo constató en la última Feria Internacional de Materiales biodegradables de Lyon (Francia). El bambú, el almidón de maíz (PLA), la palma, la caña de azúcar, la palmera, la fibra de aguacate, la madera, el cartón y el papel, son algunas de las materias primas y materiales que se utilizan para la fabricación de los platos, vasos, recipientes, cubiertos o pajitas que comercializa como biodegradables.

Esos elementos que se encuentran mayoritariamente en Asia, según Ramos, y para la fabricación de algunos de los artículos no se utiliza agua, simplemente se logran con el prensado de las materias primas como para las pajitas de papel, resistentes a los líquidos durante unos 20 o 30 minutos. Sin embargo, ha matizado el empresario, “que un producto sea sostenible, no quiere decir que su producción se haga de forma sostenible“, porque para ello se necesita energía.

Demandan más energía

Así, “para la fabricación de un plato de fibra de maíz o PLA biodegradable se utiliza más energía que para uno de plástico”, ha asegurado, aunque el ahorro se produce con el agua, que se usa menos. El proceso de fabricación de estos artículos para la restauración, catering y hostelería optimiza las fibras naturales que descartan las empresas de alimentos, como las del maíz o aguacate o las hojas de palmeras, de las que se usan “las que se caen secas, no se corta ningún árbol”.

El bambú, planta que puede crecer más de 60 centímetros al día, es otra de las fibras que se utiliza para el 20% de los productos biodegradables, aunque siempre dejan en la naturaleza los químicos utilizados en el proceso. El 10% es compostable, es decir, que “puede depositarse en los contenedores verdes y se puede usar para hacer compost o pelet” para estufas, con lo que se completa el “ciclo de economía circular”, ha asegurado.

Botellas más resistentes al calor

Sin embargo, no se ha podido sustituir todos los productos para estas áreas de negocio por los biodegradables, para algunas botellas se utiliza plásticos reciclables ya que los materiales naturales no resisten temperaturas superiores a los 40 grados. De ahí que se ha optado por combinar el plástico con fibra de maíz y otros materiales, lo que ha permitido un plástico reciclable que soporta los 80 grados de temperatura. Según datos de Greenpeace, una botella de agua puede tardar hasta 500 años en degradarse en la naturaleza, unos cubiertos unos 400 años, un vaso entre 65-75 años y una bolsa en torno a los 55 años. 

">
<p>Así lo ha explicado el <strong>gerente de la empresa Klimer, David Ramos,</strong> en entrevista con EFEverde, quien ha añadido que su negocio ha optado por introducir esta gama de artículos más respetuosos con el <a href=medio ambiente, sin embargo, el aumento de la demanda de los mismos está provocando la escasez de stock y de materias primas para la fabricación de platos, cubiertos, pajitas o envases para alimentos, entre otros.

Materias naturales para la fabricación 

La empresa española distribuye productos de 25 compañías europeas que fabrican en Asia, porque “en Europa no hay ninguna que se dedique a ello”, ha explicado Ramos, quien ha añadido que así lo constató en la última Feria Internacional de Materiales biodegradables de Lyon (Francia). El bambú, el almidón de maíz (PLA), la palma, la caña de azúcar, la palmera, la fibra de aguacate, la madera, el cartón y el papel, son algunas de las materias primas y materiales que se utilizan para la fabricación de los platos, vasos, recipientes, cubiertos o pajitas que comercializa como biodegradables.

Esos elementos que se encuentran mayoritariamente en Asia, según Ramos, y para la fabricación de algunos de los artículos no se utiliza agua, simplemente se logran con el prensado de las materias primas como para las pajitas de papel, resistentes a los líquidos durante unos 20 o 30 minutos. Sin embargo, ha matizado el empresario, “que un producto sea sostenible, no quiere decir que su producción se haga de forma sostenible“, porque para ello se necesita energía.

Demandan más energía

Así, “para la fabricación de un plato de fibra de maíz o PLA biodegradable se utiliza más energía que para uno de plástico”, ha asegurado, aunque el ahorro se produce con el agua, que se usa menos. El proceso de fabricación de estos artículos para la restauración, catering y hostelería optimiza las fibras naturales que descartan las empresas de alimentos, como las del maíz o aguacate o las hojas de palmeras, de las que se usan “las que se caen secas, no se corta ningún árbol”.

El bambú, planta que puede crecer más de 60 centímetros al día, es otra de las fibras que se utiliza para el 20% de los productos biodegradables, aunque siempre dejan en la naturaleza los químicos utilizados en el proceso. El 10% es compostable, es decir, que “puede depositarse en los contenedores verdes y se puede usar para hacer compost o pelet” para estufas, con lo que se completa el “ciclo de economía circular”, ha asegurado.

Botellas más resistentes al calor

Sin embargo, no se ha podido sustituir todos los productos para estas áreas de negocio por los biodegradables, para algunas botellas se utiliza plásticos reciclables ya que los materiales naturales no resisten temperaturas superiores a los 40 grados. De ahí que se ha optado por combinar el plástico con fibra de maíz y otros materiales, lo que ha permitido un plástico reciclable que soporta los 80 grados de temperatura. Según datos de Greenpeace, una botella de agua puede tardar hasta 500 años en degradarse en la naturaleza, unos cubiertos unos 400 años, un vaso entre 65-75 años y una bolsa en torno a los 55 años. 

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

23/03/2015

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí