Ambientum - Actualidad Medio Ambiente - El Gobierno anuncia aún más reformas en las políticas medioambientales

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"Ya tienen en cuenta las inundaciones con agua terrosa del Ebro de los Monegros para retenc..."


"Toman mucha quercitina...."


"no ofrece mucha informacion....kk..."

AGENDA AMBIENTAL MAYO 2018

  • SWAN Conference 2018
  • Foro de las ciudades de Madrid
  • 16º Congreso Nacional de la Recuperación y el Reciclado

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Legislación

El Gobierno anuncia aún más reformas en las políticas medioambientales

17/5/2012

España

Ramos ha detallado la líneas que determinarán su
actividad al frente de esta secretaria de Estado.

REDACCIÓN

redaccion@ambientum.com

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha anunciado una "profunda revisión" en el sistema de evaluación ambiental para corregir "solapamientos, incoherencias y trabas administrativas", como parte de una nueva política que cumplirá unos objetivos de conservación "exigentes", pero que "no será un lastre" para las nuevas actividades que creen empleo y riqueza.

"Las políticas medioambientales no pueden ser ajenas a la reforma que está emprendiendo el Gobierno pero creemos que puede haber una sinergia con otras medidas. A estos efectos vamos a revisar toda la normativa medioambiental en materia de aguas, costas, evaluación ambiental y medio natural", ha agregado.

Así lo ha adelantado Ramos durante su comparecencia ante la comisión parlamentaria de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, en la que ha detallado la líneas generales que determinarán su actividad al frente de esta secretaria de Estado.

"Promovemos certeza y confianza frente a incertidumbre e inseguridad", ha defendido Ramos, quien ha subrayado que un marco normativo "claro y seguro" favorecerá que la sociedad avance hacia prácticas más respetuosas con el medio ambiente. Con ello, ha avisado de que el "desorden jurídico" existente en la actualidad puede ser "igual de devastador y generador de ineficiencias y desigualdades" que la ausencia de recursos económicos.

En este sentido, ha destacado que el futuro modelo normativo proporcionará seguridad jurídica a los agentes económicos, especialmente a las empresas, para que puedan programar sus inversiones y, más concretamente, a las que tienen objetivos de reducción de la contaminación y de gestión de residuos.

Además, ha detallado que, respecto a las distintas actuaciones en el ámbito de la calidad, la evaluación ambiental y el medio natural, éstas se trabajarán "estrechamente" con las comunidades autónomas, para establecer procedimientos homogéneos.

Nueva política de cambio climático

Por otro lado, ha garantizado el compromiso de cumplir el Protocolo de Kioto, a pesar de la "lamentable" situación de partida que a su juicio arrastra el país por la anterior gestión medioamebiental y lejos de cumplir el protocolo, a pesar de que se vaya a comenzar el segundo.

"Nuestras emisiones se han reducido pero por efectos de la crisis, que no es para sentirse muy orgulloso. En 2011 subieron por efecto del decreto del carbón que tuvo un coste muy importante y no sólo en millones de euros sino en emisiones", ha agregado.

Con ello ha recordado que las estimaciones actuales apuntan a que para cumplir el primer periodo de Kioto se necesitarán 194 millones de toneladas, es decir, "faltan entre 500 y mil millones de euros" para cumplir con las obligaciones a las que España se había comprometido.

Para ello, ha señalado que el ministerio ultima una nueva estrategia de compra de unidades de carbono, que permitirá cumplir con los compromisos adquiridos y que los retornos a las empresas españolas sean "reales", es decir, que se concreten en proyectos ante los "pobres resultados" de la anterior legislatura.

Asimismo ha planteado la necesidad de establecer la plataforma de Durban para la adopción antes de 2015 de un nuevo instrumento legalmente aplicable a todos los países a partir de 2020, así como la puesta en marcha del Fondo Verde para el Clima y la continuación de Kioto, a través de un segundo periodo de compromiso.

Protección de costas

En relación a la política de Costas, Ramos ha abogado por lograr una mejora de la regulación y de la actuación administrativa sobre el dominio público marítimo-terrestre y por emprender acciones que refuercen la garantía de derechos.

Para ello, ha dicho que se aumentará la transparencia y la seguridad jurídica de la política de costas mediante acciones como la publicación de la línea de deslinde en la web además de que la secretaría de Estado elaborará un inventario de ocupaciones en la costa española.

Ramos ha subrayado así que la futura Ley, en la que trabaja el Ministerio, hará posible que la protección del litoral sea compatible con la creación de empleo y con la conservación de los recursos naturales. También, ha adelantado que la secretaría de Estado ultima un código de buenas prácticas para los titulares de concesiones en las playas, que serán también los "principales aliados" en la protección, conservación y desarrollo sostenible de estos espacios.

Entre otros ejes de actuación y en relación a la biodiversidad marina, Federico Ramos ha indicado que se consolidará la Red Natura 2000 y que se propondrán nuevos Lugares de Importancia Comunitaria y se declararán zonas de Especial Protección para Aves marinas.

Simplificación normativa

Igualmente, ha apostado por la simplificación normativa en materia de medio natural para evitar el solapamiento sobre un mismo espacio de distintas figuras de protección, cada una con su propio régimen de ordenación. Esta simplificación, según ha puntualizado, no supondrá "en ningún caso" una merma en la protección medioambiental.

Sobre la revisión del Plan Nacional de Mejora de Calidad del Aire, como otra de sus prioridades, Ramos ha indicado que van a incluirse medidas "realistas y eficientes", así como el desarrollo de una estrategia que permita cumplir con los objetivos europeos de prevención y reciclado de residuos.

En materia de aguas, el secretario de Estado ha propuesto una política "seria, realista y proyectada a largo y medio plazo" porque, en su opinión, es lo que garantiza la sostenibilidad de un recurso "tan escaso como necesario".

De hecho, ha recordado el "desorden de la etapa socialista" en la planificación, así como el retraso en el cumplimiento de la directiva marco de agua, que a su juicio ha provocado que España haya perdido crédito frente a la UE y que se hayan puesto en riesgo la ejecución de nuevas obras con fondos europeos.

Así, ha puntualizado que con el decreto ley de medidas urgentes en medida de medio ambiente, que se aprobará este jueves en el Congreso, el Gobierno pretende resolver el desorden con distintas actuaciones en materia de agua y que, según ha avanzado, se completarán con una reforma de la Ley de Agua.

Respecto a las acciones previstas con las desaladoras, Ramos ha indicado que por el coste de su producción es "difícil" emplearlas de forma masiva en la agricultura, aunque sí puede ser útil para el suministro urbano y turístico.

Para hacer sostenible esta red el ministerio trabaja en la incorporación de volúmenes de agua desalada para consumo urbano, por lo que se han planificado obras necesarias para poner en producción las plantas y ligarlas al consumo urbano.

Fuente: Redacción ambientum.com / EP

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

revision, solapamientos, sistema evaluacion ambiental, emisiones, secretario medio ambiente, MAGRAMA,

Noticias relacionadas, también pueden interesarte...



Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que debe servir para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y cumplir con el Acuerdo de París contra el calentamiento (2015). La redacción de esta ley fue una promesa de la ex ministra Isabel García Tejerina (en el 2016), pero el Ejecutivo del PP la retrasó varias veces en medio de las discrepancias internas. La previsión es que la nueva ley incorpore objetivos para recortar las emisiones de gases para cada uno de los ámbitos sectoriales (energía, transporte, industria, agricultura o residuos…), a corto, medio y largo plazo (2020, 2030 y 2050). España debe dotarse de una estrategia (con la correspondiente senda) para lograr la plena descarbonización de la economía para mitad del siglo.

2. Retirar el "impuesto al sol"

“Debe eliminarse el impuesto al sol y simplificarse los procedimientos administrativos para las instalaciones de autoconsumo”, recalca Jorge Fabra de Labra, director general de la empresa Geoatlanter. La modificación de la actual regulación española del autoconsumo es un clamor social. La energía fotovoltaica mediante autoproducción es ya una opción factible y viable económicamente, muy competitiva respecto a las fuentes tradicionales. Sin embargo, el Gobierno penalizó esta alternativa con el denominado impuesto al sol, una carga para las instalaciones de más des 10 kW que puede desalentar las inversiones en este campo.

“La normativa española sobre autoconsumo con fuentes renovables es la más restrictiva del mundo. No es que no se puedan hacer nuevas instalaciones, sino que es muy difícil llevarla a cabo”, resume dice Jorge Morales. Cualquier modelo de energía descentralizado exige esta modificación legal. El plan para suprimir el impuesto queda recogido en la proposición de ley presentada recientemente por los grupos del Congreso que apoyaron a Pedro Sánchez en la moción de censura (y que cuenta con el apoyo de 180 parlamentarios).

3. Impulso a las renovables

España no tiene garantizado que en el 2020, el 20% de la energía sea renovable, como le exigen las actuales directivas europeas. En el 2017, estaba en el 17,3%, según los datos de Eurostat (la agencia de estadística europea). Se han paralizado los proyectos de nuevas instalaciones de energía limpia entre el 2013 y el 2018 (eólica, fotovoltaica…), y se han recortado drásticamentelas ayudas a las centrales en funcionamiento. El resultado es que España, en los últimos, ha perdido el liderazgo mundial que mantuvo hasta el 2010. Sin embargo, los costes de generación con fuentes renovable han caído drásticamente los últimos años y ya no son necesarias las primas para su impulso.

Jorge Morales considera que España debería promover nuevas instalaciones a partir del sistema de subastas, mediante el cual las nuevas centrales (eólicas o solares) se adjudiquen a los promotores que se comprometan a vender la electricidad al precio más barato entre los ofertantes. No obstante, estima que debe reservarse también un cupo de pequeñas instalaciones. La Fundación Renovables pide además alcanzar un pacto político para resolver la situación creada a las personas que invirtieron en renovables y vieron cómo se hundieron sus ingresos por el drástico de las primas. Es la manera de devolver la confianza en el futuro.

4. Cumplir lo que diga Europa

En su estreno en la Unión Europea, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quiso ser expresiva a la hora de hablar del giro español (en relación a su antecesor, Álvaro Nadal) en la negociación comunitaria para aprobar las nuevas directivas sobre energías renovables y eficiencia energética. “España deja de ser un lastre y se alinea con aquellos países que tienen vocación de progreso, vocación de futuro y progresista en este campo”, declaró Teresa Ribera en Luxemburgo.

España ha apoyado que las renovables tengan una participación del 34% en el conjunto de la energía en el 2030 en la UE (al final, el acuerdo alcanzado ayer lo sitúa en un 32%). “España tiene la costumbre de trasponer tarde y mal las directivas europeas sobre renovables, ahorro y eficiencia energética. Más allá de las palabras ministeriales, sería una paso trascendental que estas nuevas directivas (que podrían aprobarse completamente antes del verano) se adapten bien a nuestro derecho. Es la mejor manera de marcar señales a los agentes económicos”, declara a este diario Javier García Breva, consultor en energía.

5. Reabierto el debate nuclear

El futuro de la energía nuclear en España queda ensombrecido con la llegada del PSOE al Gobierno. La ministra Teresa Ribera ha dejado sentado que España debe aprovechar preferentemente sus recursos energéticos y que es “más sensato” diversificar la economía de las zonas donde que acogen centrales nucleares. Alargar la vida de las centrales nucleares más allá de los 40 años de funcionamiento (como quería el PP) queda, pues, en entredicho en un momento en que su despegue se centra en Asia. El PSOE prometió en su programa electoral cerrar de forma paulatina estas nucleares, para que cese su actividad a los 40 años de funcionamiento.

En cualquier caso, si el Gobierno del PSOE continúa, lo previsible es que no autorice una renovación de licencias que alargue su explotación más de 40 años. Las centrales que tienen más cerca el fin de sus licencias son Almaraz I y Almaraz II (en Cáceres), cuyos permiso vigentese expiran en junio del año 2020 (y que cumplen 40 años de actividad en el 2021 y el 2023), y por lo cual ya han expresando que quieren seguir operando. Las compañías propietarias quieren alargar la vida de los reactores; pero no a cualquier precio. Quieren garantizar su mejor rentabilidad. Por eso, las eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural…) juzgan excesiva la sobrecarga impositiva; argumentan que sufren pérdidas económicas y reclaman un mejor trato del Gobierno. Arguyen que son la primera tecnología eléctrica (el 21,2% de la producción).

6. Térmicas de carbón ante su final

La ministra Teresa Ribera ha declarado que “el carbón no tiene futuro”, invocando así el impacto climático de sus emisiones. La situación de partida esconde una paradoja. El anterior ministro Álvaro Nadal intentó a toda costa impedir el cierre de las térmicas de carbón a las compañías eléctricas propietarias (la última vez, mediante una proposición de ley presentada el 27 de abril por el PP en el Congreso). Y lo hizo frente a la voluntad de Iberdrola, que desea cerrar sus últimas térmicas de carbón en España (Lada en Asturias y Velilla en Velilla Palencia).

“El Gobierno debe oponerse a la proposición del PP, pues supondría un serio obstáculo para la transición ecológica hacia las energías renovables”, dice Ana Barreira, directora del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA). Una veintena de países se han unido a una alianza para prescindir del carbón de la generación de energía antes de 2030 (Gran Bretaña, Canadá, Italia, Francia...). El PSOE ha puesto como fecha final el 2025.

7. Centrales en el ojo del huracán

El IIDMA ha denunciado a la Administración ante el Tribunal Supremo por haber permitido que las centrales térmicas puedan superar los niveles de emisiones comunitarios. El Plan Nacional Transitorio permite a 21 centrales térmicas de carbón emitir por encima de esos límites (NOx, SO2 y partículas a la atmósfera), algo que no sería posible fuera de esa excepción. “O estas centrales se adaptan para cumplir los niveles de emisión o deberán cerrar”, dice Ana Barrera. Las emisiones de carbón fueron responsables de más de 700 muertes prematuras en 2014 y los costes sanitarios ascendieron a entre 880 y 1.667 millones de euros, según el IIDMA, que pide cerrar el 50% de estas térmicas en el 2020, y el resto en el 2025.

8. Reforma de sistema eléctrico

Jorge Morales reclama “un cambio en las reglas de juego del mercado eléctrico”, aunque admite que faltará tiempo para ello en la actual legislatura. No obstante, ve fundamental en la futura reforma “sacar las empresas hidroeléctricas” del sistema de conformación de los precios de la luz (pues su combustible, el agua de lluvia, tiene un coste cero y en cambio se retribuye al precio más caro, el del gas o carbón).

Javier García Breva ve urgente facilitar el acceso de los consumidores a los datos de los contadores inteligentes para planificar sus consumos. “Las compañías eléctricas han puesto un candado al contador y eso contraviene la directiva europea sobre eficiencia energética”, dice. También pide modificar el componente fijo de la tarifa de la luz (término de potencia); es tan desproporcionado en relación al componente de consumo que desincentiva el ahorro. “Es una barrera a la eficiencia energética”, destaca.

9. Fiscalidad ambiental

La Fundación Renovables reclama políticas fiscales para acelerar y facilitar un cambio de modelo energético y penalizar las que lo obstaculizan. Su presidente, Fernando Ferrando, pide que se elimine el impuesto del 7% para la generación de electricidad con fuentes renovables, pues es la misma carga que tienen la energías convencionales (con lo no hay una discriminación positiva para las fuentes limpias).

También sostiene que el coste de la transición energética (emisiones de CO2, primas de las renovables), que ahora se carga en recibo de la luz, sea asumido también por otros sectores que contribuyen al cambio climático (como el sistema petrolera o gasista). “Los costes de la transición energética no debe pagarlo solo el sector eléctrico”, resume García Breva. Todos los expertos ven necesario la aprobación de un ambicioso plan de rehabilitación energética de edificios y la apuesta decidida por el transporte limpio (vehículo eléctrico).

10. Transporte limpio

Todos los expertos ven necesario la puesta en marcha de un ambicioso plan de rehabilitación energética de edificios y la apuesta por el transporte limpio (desarrollo del vehículo eléctrico).

">
<h2>1. Ley de cambio climático</h2><p><strong>Muchas voces reclaman que no se retrase más la <a href=Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que debe servir para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y cumplir con el Acuerdo de París contra el calentamiento (2015). La redacción de esta ley fue una promesa de la ex ministra Isabel García Tejerina (en el 2016), pero el Ejecutivo del PP la retrasó varias veces en medio de las discrepancias internas. La previsión es que la nueva ley incorpore objetivos para recortar las emisiones de gases para cada uno de los ámbitos sectoriales (energía, transporte, industria, agricultura o residuos…), a corto, medio y largo plazo (2020, 2030 y 2050). España debe dotarse de una estrategia (con la correspondiente senda) para lograr la plena descarbonización de la economía para mitad del siglo.

2. Retirar el "impuesto al sol"

“Debe eliminarse el impuesto al sol y simplificarse los procedimientos administrativos para las instalaciones de autoconsumo”, recalca Jorge Fabra de Labra, director general de la empresa Geoatlanter. La modificación de la actual regulación española del autoconsumo es un clamor social. La energía fotovoltaica mediante autoproducción es ya una opción factible y viable económicamente, muy competitiva respecto a las fuentes tradicionales. Sin embargo, el Gobierno penalizó esta alternativa con el denominado impuesto al sol, una carga para las instalaciones de más des 10 kW que puede desalentar las inversiones en este campo.

“La normativa española sobre autoconsumo con fuentes renovables es la más restrictiva del mundo. No es que no se puedan hacer nuevas instalaciones, sino que es muy difícil llevarla a cabo”, resume dice Jorge Morales. Cualquier modelo de energía descentralizado exige esta modificación legal. El plan para suprimir el impuesto queda recogido en la proposición de ley presentada recientemente por los grupos del Congreso que apoyaron a Pedro Sánchez en la moción de censura (y que cuenta con el apoyo de 180 parlamentarios).

3. Impulso a las renovables

España no tiene garantizado que en el 2020, el 20% de la energía sea renovable, como le exigen las actuales directivas europeas. En el 2017, estaba en el 17,3%, según los datos de Eurostat (la agencia de estadística europea). Se han paralizado los proyectos de nuevas instalaciones de energía limpia entre el 2013 y el 2018 (eólica, fotovoltaica…), y se han recortado drásticamentelas ayudas a las centrales en funcionamiento. El resultado es que España, en los últimos, ha perdido el liderazgo mundial que mantuvo hasta el 2010. Sin embargo, los costes de generación con fuentes renovable han caído drásticamente los últimos años y ya no son necesarias las primas para su impulso.

Jorge Morales considera que España debería promover nuevas instalaciones a partir del sistema de subastas, mediante el cual las nuevas centrales (eólicas o solares) se adjudiquen a los promotores que se comprometan a vender la electricidad al precio más barato entre los ofertantes. No obstante, estima que debe reservarse también un cupo de pequeñas instalaciones. La Fundación Renovables pide además alcanzar un pacto político para resolver la situación creada a las personas que invirtieron en renovables y vieron cómo se hundieron sus ingresos por el drástico de las primas. Es la manera de devolver la confianza en el futuro.

4. Cumplir lo que diga Europa

En su estreno en la Unión Europea, la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, quiso ser expresiva a la hora de hablar del giro español (en relación a su antecesor, Álvaro Nadal) en la negociación comunitaria para aprobar las nuevas directivas sobre energías renovables y eficiencia energética. “España deja de ser un lastre y se alinea con aquellos países que tienen vocación de progreso, vocación de futuro y progresista en este campo”, declaró Teresa Ribera en Luxemburgo.

España ha apoyado que las renovables tengan una participación del 34% en el conjunto de la energía en el 2030 en la UE (al final, el acuerdo alcanzado ayer lo sitúa en un 32%). “España tiene la costumbre de trasponer tarde y mal las directivas europeas sobre renovables, ahorro y eficiencia energética. Más allá de las palabras ministeriales, sería una paso trascendental que estas nuevas directivas (que podrían aprobarse completamente antes del verano) se adapten bien a nuestro derecho. Es la mejor manera de marcar señales a los agentes económicos”, declara a este diario Javier García Breva, consultor en energía.

5. Reabierto el debate nuclear

El futuro de la energía nuclear en España queda ensombrecido con la llegada del PSOE al Gobierno. La ministra Teresa Ribera ha dejado sentado que España debe aprovechar preferentemente sus recursos energéticos y que es “más sensato” diversificar la economía de las zonas donde que acogen centrales nucleares. Alargar la vida de las centrales nucleares más allá de los 40 años de funcionamiento (como quería el PP) queda, pues, en entredicho en un momento en que su despegue se centra en Asia. El PSOE prometió en su programa electoral cerrar de forma paulatina estas nucleares, para que cese su actividad a los 40 años de funcionamiento.

En cualquier caso, si el Gobierno del PSOE continúa, lo previsible es que no autorice una renovación de licencias que alargue su explotación más de 40 años. Las centrales que tienen más cerca el fin de sus licencias son Almaraz I y Almaraz II (en Cáceres), cuyos permiso vigentese expiran en junio del año 2020 (y que cumplen 40 años de actividad en el 2021 y el 2023), y por lo cual ya han expresando que quieren seguir operando. Las compañías propietarias quieren alargar la vida de los reactores; pero no a cualquier precio. Quieren garantizar su mejor rentabilidad. Por eso, las eléctricas (Endesa, Iberdrola, Gas Natural…) juzgan excesiva la sobrecarga impositiva; argumentan que sufren pérdidas económicas y reclaman un mejor trato del Gobierno. Arguyen que son la primera tecnología eléctrica (el 21,2% de la producción).

6. Térmicas de carbón ante su final

La ministra Teresa Ribera ha declarado que “el carbón no tiene futuro”, invocando así el impacto climático de sus emisiones. La situación de partida esconde una paradoja. El anterior ministro Álvaro Nadal intentó a toda costa impedir el cierre de las térmicas de carbón a las compañías eléctricas propietarias (la última vez, mediante una proposición de ley presentada el 27 de abril por el PP en el Congreso). Y lo hizo frente a la voluntad de Iberdrola, que desea cerrar sus últimas térmicas de carbón en España (Lada en Asturias y Velilla en Velilla Palencia).

“El Gobierno debe oponerse a la proposición del PP, pues supondría un serio obstáculo para la transición ecológica hacia las energías renovables”, dice Ana Barreira, directora del Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA). Una veintena de países se han unido a una alianza para prescindir del carbón de la generación de energía antes de 2030 (Gran Bretaña, Canadá, Italia, Francia...). El PSOE ha puesto como fecha final el 2025.

7. Centrales en el ojo del huracán

El IIDMA ha denunciado a la Administración ante el Tribunal Supremo por haber permitido que las centrales térmicas puedan superar los niveles de emisiones comunitarios. El Plan Nacional Transitorio permite a 21 centrales térmicas de carbón emitir por encima de esos límites (NOx, SO2 y partículas a la atmósfera), algo que no sería posible fuera de esa excepción. “O estas centrales se adaptan para cumplir los niveles de emisión o deberán cerrar”, dice Ana Barrera. Las emisiones de carbón fueron responsables de más de 700 muertes prematuras en 2014 y los costes sanitarios ascendieron a entre 880 y 1.667 millones de euros, según el IIDMA, que pide cerrar el 50% de estas térmicas en el 2020, y el resto en el 2025.

8. Reforma de sistema eléctrico

Jorge Morales reclama “un cambio en las reglas de juego del mercado eléctrico”, aunque admite que faltará tiempo para ello en la actual legislatura. No obstante, ve fundamental en la futura reforma “sacar las empresas hidroeléctricas” del sistema de conformación de los precios de la luz (pues su combustible, el agua de lluvia, tiene un coste cero y en cambio se retribuye al precio más caro, el del gas o carbón).

Javier García Breva ve urgente facilitar el acceso de los consumidores a los datos de los contadores inteligentes para planificar sus consumos. “Las compañías eléctricas han puesto un candado al contador y eso contraviene la directiva europea sobre eficiencia energética”, dice. También pide modificar el componente fijo de la tarifa de la luz (término de potencia); es tan desproporcionado en relación al componente de consumo que desincentiva el ahorro. “Es una barrera a la eficiencia energética”, destaca.

9. Fiscalidad ambiental

La Fundación Renovables reclama políticas fiscales para acelerar y facilitar un cambio de modelo energético y penalizar las que lo obstaculizan. Su presidente, Fernando Ferrando, pide que se elimine el impuesto del 7% para la generación de electricidad con fuentes renovables, pues es la misma carga que tienen la energías convencionales (con lo no hay una discriminación positiva para las fuentes limpias).

También sostiene que el coste de la transición energética (emisiones de CO2, primas de las renovables), que ahora se carga en recibo de la luz, sea asumido también por otros sectores que contribuyen al cambio climático (como el sistema petrolera o gasista). “Los costes de la transición energética no debe pagarlo solo el sector eléctrico”, resume García Breva. Todos los expertos ven necesario la aprobación de un ambicioso plan de rehabilitación energética de edificios y la apuesta decidida por el transporte limpio (vehículo eléctrico).

10. Transporte limpio

Todos los expertos ven necesario la puesta en marcha de un ambicioso plan de rehabilitación energética de edificios y la apuesta por el transporte limpio (desarrollo del vehículo eléctrico).

" width="90" height="90" />
China, para empezar a producir. Sólo venderán dos cosas: pajitas de papel y cajas de cartón, y lo van a reventar.

Trascend Packaging, así se llama la empresa formada por ex-ejecutivos de la industria de los envoltorios, es la primera en ver el enorme nicho de negocio que se avecina. Las pajitas de plástico son actualmente uno de los peores enemigos de la humanidad, su mala reputación casi alcanza a la del tabaco. Durante meses, la industria se ha debatido entre diversos materiales para dar el siguiente paso y acabar con ellas antes de que gobiernos como el de Reino Unido las prohíban por decreto.

Pues bien, la decisión ha sido tomada. McDonald´s firmó con Trascend Packaging un acuerdo la semana pasada para sustituir sus pajitas de plástico por otras de papel el próximo mes de septiembre en los 1.361 restaurantes que tiene en las islas británicas. Tras el gigante de la comida rápida van otros como Costa Coffee o Pizza Express, que también han optado por el mismo material. Sólo es cuestión de que el resto de la industria siga sus pasos.

Además hay otro factor tras la idea de relocalizar la producción. Según explicó a The Guardian el director de marketing de la empresa, Mark Varney, "es genial que todos estos negocios estén desechando las pajitas de plástico, pero el problema era de dónde sacaban las de papel". Obviamente, la respuesta estaba en China, "y cuando miras a la huella de carbono que tiene hacer eso, al final el ejercicio resulta contraproducente".

¿Sigue España la tendencia?

La tendencia no se restringe sólo a territorio británico. La ciudad de Nueva York expresó el deseo de seguir estos pasos, al igual que empresas privadas como Royal Caribbean, que pretende eliminar las pajitas de plástico de sus cruceros, o la cadena de hoteles Hilton, que ha anunciado lo propio.

En España, empresas como Aire de Fiesta siguen esta tendencia desde hace un tiempo. "Aún nos queda algo de plástico en la colección, pero casi todo ya va saliendo y siendo sustituido por papel", explica a Teknautas Lucía Uría, su directora general que, además, es bióloga. "Precisamente ahora estamos incorporando a nuestro catálogo más productos de papel y dando de baja los de plástico: es una forma de concienciar al cliente", explica.

">
<p>La construcción de la fábrica cerca de la localidad de Ebbw Vale, al sur de Gales, comenzó hace unas semanas. Ahora están a la espera de recibir parte de la maquinaria, que viene de <a href=China, para empezar a producir. Sólo venderán dos cosas: pajitas de papel y cajas de cartón, y lo van a reventar.

Trascend Packaging, así se llama la empresa formada por ex-ejecutivos de la industria de los envoltorios, es la primera en ver el enorme nicho de negocio que se avecina. Las pajitas de plástico son actualmente uno de los peores enemigos de la humanidad, su mala reputación casi alcanza a la del tabaco. Durante meses, la industria se ha debatido entre diversos materiales para dar el siguiente paso y acabar con ellas antes de que gobiernos como el de Reino Unido las prohíban por decreto.

Pues bien, la decisión ha sido tomada. McDonald´s firmó con Trascend Packaging un acuerdo la semana pasada para sustituir sus pajitas de plástico por otras de papel el próximo mes de septiembre en los 1.361 restaurantes que tiene en las islas británicas. Tras el gigante de la comida rápida van otros como Costa Coffee o Pizza Express, que también han optado por el mismo material. Sólo es cuestión de que el resto de la industria siga sus pasos.

Además hay otro factor tras la idea de relocalizar la producción. Según explicó a The Guardian el director de marketing de la empresa, Mark Varney, "es genial que todos estos negocios estén desechando las pajitas de plástico, pero el problema era de dónde sacaban las de papel". Obviamente, la respuesta estaba en China, "y cuando miras a la huella de carbono que tiene hacer eso, al final el ejercicio resulta contraproducente".

¿Sigue España la tendencia?

La tendencia no se restringe sólo a territorio británico. La ciudad de Nueva York expresó el deseo de seguir estos pasos, al igual que empresas privadas como Royal Caribbean, que pretende eliminar las pajitas de plástico de sus cruceros, o la cadena de hoteles Hilton, que ha anunciado lo propio.

En España, empresas como Aire de Fiesta siguen esta tendencia desde hace un tiempo. "Aún nos queda algo de plástico en la colección, pero casi todo ya va saliendo y siendo sustituido por papel", explica a Teknautas Lucía Uría, su directora general que, además, es bióloga. "Precisamente ahora estamos incorporando a nuestro catálogo más productos de papel y dando de baja los de plástico: es una forma de concienciar al cliente", explica.

" width="90" height="90" />
reciente acuerdo aprobado por la Comisión Europea, cuyo objetivo es que en el año 2030, casi un tercio (un 32% para ser exactos) de toda la energía usada en la Unión Europea sea de origen renovable, es una muy buena noticia. Y ha llegado con porcentajes, estudios y análisis de todo tipo, según recoge Juan Scaliter en quo.

Uno de ellos es el realizado por expertos de la Universidad de Stanford, 202 páginas que muestran el camino para que 139 naciones, las responsables del 90% de las emisiones de CO2, sean 100% renovables en su producción energética. Aunque la realidad es que ya hay países, 20 exactamente, cuya producción eléctrica de fuentes renovables está por encima del 90%. Claro que esto tiene truco: no es lo mismo la producción total de energía, que solo la energía eléctrica.

El parque automotor consume en gran parte, combustibles fósiles. Los sistemas de calefacción a menudo se sirven de energías no renovables, por ejemplo el gas. La energía nuclear es otra fuente no renovable: en Francia, por ejemplo, el 79% de la producción eléctrica proviene de centrales nucleares, mientras que en Finlandia llega al 34%.

De acuerdo con cifras del Banco Mundial y estadísticas de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) estos son los países que producen un 90%, o más, de su energía de fuentes renovables. Los mismos están ordenados por orden alfabético: 

  • Albania (100%)
  • Bután (99,99%)
  • Etiopía (99,91%)
  • Islandia (99,98%)
  • Kirguistán (91,26%)
  • Laos (93,15%)
  • Lesotho (100%)
  • Liechtenstein (93,81)
  • Malawi (91,37%)
  • Mozambique (91,16%)
  • Namibia (99,13%)
  • Nepal (99,97%)
  • Noruega (97,69%)
  • Paraguay (99,99%)
  • República Democrática del Congo (99,88%)
  • Tayikistán (97,13%)
  • Uruguay (90,2%)
  • Zambia (97,16%)

">
<p>El <a href=reciente acuerdo aprobado por la Comisión Europea, cuyo objetivo es que en el año 2030, casi un tercio (un 32% para ser exactos) de toda la energía usada en la Unión Europea sea de origen renovable, es una muy buena noticia. Y ha llegado con porcentajes, estudios y análisis de todo tipo, según recoge Juan Scaliter en quo.

Uno de ellos es el realizado por expertos de la Universidad de Stanford, 202 páginas que muestran el camino para que 139 naciones, las responsables del 90% de las emisiones de CO2, sean 100% renovables en su producción energética. Aunque la realidad es que ya hay países, 20 exactamente, cuya producción eléctrica de fuentes renovables está por encima del 90%. Claro que esto tiene truco: no es lo mismo la producción total de energía, que solo la energía eléctrica.

El parque automotor consume en gran parte, combustibles fósiles. Los sistemas de calefacción a menudo se sirven de energías no renovables, por ejemplo el gas. La energía nuclear es otra fuente no renovable: en Francia, por ejemplo, el 79% de la producción eléctrica proviene de centrales nucleares, mientras que en Finlandia llega al 34%.

De acuerdo con cifras del Banco Mundial y estadísticas de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) estos son los países que producen un 90%, o más, de su energía de fuentes renovables. Los mismos están ordenados por orden alfabético: 

  • Albania (100%)
  • Bután (99,99%)
  • Etiopía (99,91%)
  • Islandia (99,98%)
  • Kirguistán (91,26%)
  • Laos (93,15%)
  • Lesotho (100%)
  • Liechtenstein (93,81)
  • Malawi (91,37%)
  • Mozambique (91,16%)
  • Namibia (99,13%)
  • Nepal (99,97%)
  • Noruega (97,69%)
  • Paraguay (99,99%)
  • República Democrática del Congo (99,88%)
  • Tayikistán (97,13%)
  • Uruguay (90,2%)
  • Zambia (97,16%)

" width="90" height="90" />
Everest puede llevarse una sorpresa desagradable. "Es asqueroso, un espectáculo repugnante", dice Pemba Dorje Sherpa, un guía nepalés que coronó 18 veces el Everest. "La montaña tiene toneladas de residuos".

Desde la emergencia de las expediciones comerciales en los años 1990, se ha disparado el número de personas que escalaron la montaña de 8.848 metros de altitud. Este año, solamente en la alta temporada de primavera, al menos 600 alpinistas alcanzaron su cima. Pero esa popularidad tiene consecuencias. Los montañeros, que gastan mucho dinero para realizar el ascenso emblemático, prestan a veces poca atención a su huella ecológica. Y poco a poco, cordada tras cordada, los residuos van salpicando el Everest.

Las autoridades tomaron sin embargo medidas para impedir la contaminación. Desde hace cinco años, Nepal pide una fianza de 4.000 dólares por expedición, que reembolsa si cada alpinista del grupo baja al menos ocho kilos de desechos. En el lado tibetano de la montaña, menos frecuentado, las autoridades exigen la misma cantidad e infligen una multa de 100 dólares por kilo faltante.

En 2017, los alpinistas en la vertiente nepalesa recuperaron cerca de 25 toneladas de desechos sólidos y 15 toneladas de residuos humanos, según el Sagarmatha Pollution Control Committee (SPCC). Y esta temporada se han bajado unas cantidades aún más elevadas, aunque siguen representando un ínfima parte de la contaminación generada. Solo la mitad de los alpinistas recupera las cantidades de residuos exigidas, según el SPCC. La pérdida de la fianza representa en efecto una suma ridícula en comparación con las decenas de miles de dólares que gasta cada montañero para una expedición en el Everest.

Para Pemba Dorje Sherpa, el problema principal es la dejadez de los visitantes, a la que se suma el hecho de que algunos responsables oficiales cierren los ojos a cambio de un pequeño soborno. "No hay bastante vigilancia en los campamentos altos (los situados por encima del campo base) para garantizar que la montaña sigue limpia", lamenta. La guerra de precios entre los distintos operadores ha convertido el Everest en un destino más asequible para cada vez más alpinistas inexpertos. Las expediciones más baratas pueden costar "solamente" 20.000 dólares, muy por debajo de los cerca de 70.000 que se paga por las más famosas.

La llegada de personas menos acostumbradas a la alta montaña agrava el problema de la contaminación, considera Damian Benegas, un veterano del Everest. Antes, los alpinistas llevaban ellos mismos la mayor parte de su material, pero muchos neófitos no logran hacerlo hoy en día. Los sherpas "deben llevar el material del cliente, así que ya no pueden bajar la basura", indica Damian Benegas, que anima a la agencias a contratar a más trabajadores de alta montaña.

Los defensores del medio ambiente temen además que la contaminación del Everest afecte los ríos del valle situado más abajo. En la actualidad, los excrementos de los alpinistas del campo base se transportan hasta el pueblo más cercano, a una hora a pie, donde se tiran en zanjas. "Luego son arrastrados río abajo durante el monzón", explica Garry Porter, un ingeniero estadounidense. Su equipo y él estudian la construcción de una estructura de compost a proximidad del campo base, para convertir esos excrementos en abono.

Ang Tsering Sherpa, expresidente de la Asociación de Alpinismo de Nepal, cree que una de las soluciones podría ser crear equipos dedicados únicamente a la recogida de desechos. Su operador, Asian Trekking, que insiste en el lado ecológico de sus expediciones, recogió 18 toneladas de residuos en la última década, además de los ocho kilos por miembro de la expedición. "No es un trabajo sencillo", dice Ang Tsering Sherpa. "El gobierno debe motivar grupos para limpiar y aplicar las reglas de forma más estricta".

">
<p>Un alpinista que pensaba encontrar una nieve inmaculada en el <a href=Everest puede llevarse una sorpresa desagradable. "Es asqueroso, un espectáculo repugnante", dice Pemba Dorje Sherpa, un guía nepalés que coronó 18 veces el Everest. "La montaña tiene toneladas de residuos".

Desde la emergencia de las expediciones comerciales en los años 1990, se ha disparado el número de personas que escalaron la montaña de 8.848 metros de altitud. Este año, solamente en la alta temporada de primavera, al menos 600 alpinistas alcanzaron su cima. Pero esa popularidad tiene consecuencias. Los montañeros, que gastan mucho dinero para realizar el ascenso emblemático, prestan a veces poca atención a su huella ecológica. Y poco a poco, cordada tras cordada, los residuos van salpicando el Everest.

Las autoridades tomaron sin embargo medidas para impedir la contaminación. Desde hace cinco años, Nepal pide una fianza de 4.000 dólares por expedición, que reembolsa si cada alpinista del grupo baja al menos ocho kilos de desechos. En el lado tibetano de la montaña, menos frecuentado, las autoridades exigen la misma cantidad e infligen una multa de 100 dólares por kilo faltante.

En 2017, los alpinistas en la vertiente nepalesa recuperaron cerca de 25 toneladas de desechos sólidos y 15 toneladas de residuos humanos, según el Sagarmatha Pollution Control Committee (SPCC). Y esta temporada se han bajado unas cantidades aún más elevadas, aunque siguen representando un ínfima parte de la contaminación generada. Solo la mitad de los alpinistas recupera las cantidades de residuos exigidas, según el SPCC. La pérdida de la fianza representa en efecto una suma ridícula en comparación con las decenas de miles de dólares que gasta cada montañero para una expedición en el Everest.

Para Pemba Dorje Sherpa, el problema principal es la dejadez de los visitantes, a la que se suma el hecho de que algunos responsables oficiales cierren los ojos a cambio de un pequeño soborno. "No hay bastante vigilancia en los campamentos altos (los situados por encima del campo base) para garantizar que la montaña sigue limpia", lamenta. La guerra de precios entre los distintos operadores ha convertido el Everest en un destino más asequible para cada vez más alpinistas inexpertos. Las expediciones más baratas pueden costar "solamente" 20.000 dólares, muy por debajo de los cerca de 70.000 que se paga por las más famosas.

La llegada de personas menos acostumbradas a la alta montaña agrava el problema de la contaminación, considera Damian Benegas, un veterano del Everest. Antes, los alpinistas llevaban ellos mismos la mayor parte de su material, pero muchos neófitos no logran hacerlo hoy en día. Los sherpas "deben llevar el material del cliente, así que ya no pueden bajar la basura", indica Damian Benegas, que anima a la agencias a contratar a más trabajadores de alta montaña.

Los defensores del medio ambiente temen además que la contaminación del Everest afecte los ríos del valle situado más abajo. En la actualidad, los excrementos de los alpinistas del campo base se transportan hasta el pueblo más cercano, a una hora a pie, donde se tiran en zanjas. "Luego son arrastrados río abajo durante el monzón", explica Garry Porter, un ingeniero estadounidense. Su equipo y él estudian la construcción de una estructura de compost a proximidad del campo base, para convertir esos excrementos en abono.

Ang Tsering Sherpa, expresidente de la Asociación de Alpinismo de Nepal, cree que una de las soluciones podría ser crear equipos dedicados únicamente a la recogida de desechos. Su operador, Asian Trekking, que insiste en el lado ecológico de sus expediciones, recogió 18 toneladas de residuos en la última década, además de los ocho kilos por miembro de la expedición. "No es un trabajo sencillo", dice Ang Tsering Sherpa. "El gobierno debe motivar grupos para limpiar y aplicar las reglas de forma más estricta".

" width="90" height="90" />
problema de la sequía y han servido para recuperar el nivel de las reservas hídricas.

En el conjunto del Estado, los embalses han pasado de estar al 36,5% de su capacidad a medianos de diciembre del año pasado hasta el 72,8% registrado esta semana. Es decir, el nivel se ha duplicado en cuestión de seis meses. Catalunya no partía de una situación de sequía tan grave pero aun así las reservas han pasado del 50,5% al 91,7%, en este mismo periodo de tiempo. En diciembre de 2017, las amenazas de restricciones en el abastecimiento de agua potable en algunas ciudades españolas a causa de la sequía dispararon todas las alertas. Pero llegó el invierno. Un invierno que globalmente en Catalunya ha resultado ser el más lluvioso desde el 2010 y en el que las nevadas han sido generosas, con gruesos no vistos desde hacía años.

La primavera también ha sido especialmente lluviosa, sobre todo en el Pirineo y Prepirineo occidental de Catalunya, donde nacen algunos de los principales ríos. En algunas zonas, se han registrado localmente los valores pluviométricos primaverales más altos de los últimos 69 años, según el Servicio Meteorológico de Catalunya.

Gracias a esta abundante pluviometría, “gran parte de España, a excepción de la Cuenca del Segura, en el sudeste de España, ya no se encuentra en situación se sequía”, asegura Javier Martín-Vide, climatólogo y catedrático de Geografía Física de la Universitat de Barcelona. “Veníamos de una situación de sequía importante, pero ha nevado mucho, hasta bien entrada la primavera, y los embalses han crecido rápidamente en tres meses”, añade el experto, uno de los climatólogos de mayor prestigio del país.

Javier Martín-Vide advierte que “aunque nos encontramos en una situación de confort entre comillas, con el suministro de agua garantizado durante los próximos meses, no podemos bajar la guardia”. El experto insta a no caer en lo que él llama ciclos hidroilógicos en los que cuando hay una mayor disponibilidad de agua aumenta el consumo de este recurso mientras que cuando la disponibilidad es menor, desciende.

La recomendación de Martín-Vide cobra aún más sentido en un clima como el mediterráneo, en el que las sequías son un fenómeno recurrente. Una muestra de la vulnerabilidad del clima mediterráneo la encontramos en el sur de Catalunya y en las cuencas del Júcar y el Segura. La provincia de Tarragona no ha registrado tantas lluvias como el conjunto del Catalunya, lo que se refleja en sus embalses: el Siurana se encuentre al 31% de su capacidad; Riudecanyes, al 33%; y Guiamets, al 23%. Unos niveles parecidos al 36% del Júcar y al 32% del Segura.

A pesar de las abundantes lluvias de los últimos meses, Martín-Vide alerta de que “las recurrentes sequías del clima mediterráneo van a ser cada vez más graves y más frecuentes por culpa del cambio climático”. El aumento de las temperaturas como consecuencia del calentamiento global “hace que haya más evaporación, con lo que el suelo se seca más, y las precipitaciones van a ser menos frecuentes”, añade el climatólogo. Así que, aunque sea en fin de semana o nos pillen de vacaciones, bienvenidas sean las lluvias.

">
<p>Nunca llueve a gusto de todos, ni cuando llueve lo hace en todas partes por igual. Pero, en líneas generales, los servicios meteorológicos coinciden en afirmar que <strong>los últimos meses han sido especialmente lluviosos</strong> en el conjunto del territorio español. <strong>Estas precipitaciones han salvado a la mayoría de nuestras cuencas, de momento, del preocupante <a href=problema de la sequía y han servido para recuperar el nivel de las reservas hídricas.

En el conjunto del Estado, los embalses han pasado de estar al 36,5% de su capacidad a medianos de diciembre del año pasado hasta el 72,8% registrado esta semana. Es decir, el nivel se ha duplicado en cuestión de seis meses. Catalunya no partía de una situación de sequía tan grave pero aun así las reservas han pasado del 50,5% al 91,7%, en este mismo periodo de tiempo. En diciembre de 2017, las amenazas de restricciones en el abastecimiento de agua potable en algunas ciudades españolas a causa de la sequía dispararon todas las alertas. Pero llegó el invierno. Un invierno que globalmente en Catalunya ha resultado ser el más lluvioso desde el 2010 y en el que las nevadas han sido generosas, con gruesos no vistos desde hacía años.

La primavera también ha sido especialmente lluviosa, sobre todo en el Pirineo y Prepirineo occidental de Catalunya, donde nacen algunos de los principales ríos. En algunas zonas, se han registrado localmente los valores pluviométricos primaverales más altos de los últimos 69 años, según el Servicio Meteorológico de Catalunya.

Gracias a esta abundante pluviometría, “gran parte de España, a excepción de la Cuenca del Segura, en el sudeste de España, ya no se encuentra en situación se sequía”, asegura Javier Martín-Vide, climatólogo y catedrático de Geografía Física de la Universitat de Barcelona. “Veníamos de una situación de sequía importante, pero ha nevado mucho, hasta bien entrada la primavera, y los embalses han crecido rápidamente en tres meses”, añade el experto, uno de los climatólogos de mayor prestigio del país.

Javier Martín-Vide advierte que “aunque nos encontramos en una situación de confort entre comillas, con el suministro de agua garantizado durante los próximos meses, no podemos bajar la guardia”. El experto insta a no caer en lo que él llama ciclos hidroilógicos en los que cuando hay una mayor disponibilidad de agua aumenta el consumo de este recurso mientras que cuando la disponibilidad es menor, desciende.

La recomendación de Martín-Vide cobra aún más sentido en un clima como el mediterráneo, en el que las sequías son un fenómeno recurrente. Una muestra de la vulnerabilidad del clima mediterráneo la encontramos en el sur de Catalunya y en las cuencas del Júcar y el Segura. La provincia de Tarragona no ha registrado tantas lluvias como el conjunto del Catalunya, lo que se refleja en sus embalses: el Siurana se encuentre al 31% de su capacidad; Riudecanyes, al 33%; y Guiamets, al 23%. Unos niveles parecidos al 36% del Júcar y al 32% del Segura.

A pesar de las abundantes lluvias de los últimos meses, Martín-Vide alerta de que “las recurrentes sequías del clima mediterráneo van a ser cada vez más graves y más frecuentes por culpa del cambio climático”. El aumento de las temperaturas como consecuencia del calentamiento global “hace que haya más evaporación, con lo que el suelo se seca más, y las precipitaciones van a ser menos frecuentes”, añade el climatólogo. Así que, aunque sea en fin de semana o nos pillen de vacaciones, bienvenidas sean las lluvias.

" width="90" height="90" />
corales que florecen contra viento y marea, mientras que muchos otros individuos en todo el mundo están muriendo, informa Europa Press. Centrándose en cuatro ubicaciones clave en el Pacífico y el Caribe, y utilizando datos de sitios que han sido analizados durante al menos una década, el equipo de investigación identificó pequeños focos de vida donde el coral parecía estar escapando, resistiéndose o recuperándose de los cambios en su ambiente.

El equipo, que publica sus hallazgos en Journal of Applied Ecology, espera que estos nuevos hallazgos alienten a más estudios sobre por qué estas pequeñas comunidades de corales están sobreviviendo, mientras que muchas más no sobreviven, e inspiran esfuerzos para identificar oasis similares en otros ecosistemas. El doctor Guest, autor principal del artículo y actualmente miembro del Consejo Europeo de Investigación de la Universidad de Newcastle, explica que "Los arrecifes de coral están en un declive rápido y global, pero la severidad de la degradación no es uniforme en general y lo que hemos identificado son los arrecifes de coral que tienen mejores resultados que los vecinos contra los peores efectos del cambio climático y los impactos locales".

"Este rayo de esperanza no significa que podamos ser complacientes con la gravedad de la crisis a la que se enfrentan la mayoría de los arrecifes de coral del mundo -añade-. Pero sí nos da un punto de partida para entender por qué algunos ecosistemas podrían ser más resistentes que otros e identificar áreas que requieren una protección más sólida o estrategias de gestión específicas, como la restauración o la mitigación".

Trabajando en conjunto, los investigadores pudieron identificar 38 oasis que han categorizado como oasis de escape, resistencia o recuperación. Describen los oasis de escape como comunidades de coral que han podido evitar desastres como el blanqueamiento, las invasiones de estrellas de mar que se alimentan de coral o la fuerza de los huracanes. Los oasis resistentes son comunidades de coral que parecen resistentes y fuertes a los desafíos medioambientales. Los oasis de recuperación son comunidades de coral que han sufrido daños como muchos otros arrecifes, pero que se han recuperado hasta un estado dominado por corales. "Hay una serie de razones por las que un arrecife de coral podría sobrevivir mientras muere su vecino", dice Guest.

"Podría ser que la ubicación sea simplemente mejor para la supervivencia: aguas más profundas que están fuera de las vías de la tormenta, por ejemplo. Las comunidades de coral podrían poseer características biológicas o ecológicas que las hagan más resistentes y capaces de resistir el daño. O podría haber procesos en juego que significa que la comunidad de arrecifes puede recuperarse más rápidamente después de una perturbación", añade. "Identificar casos en los que personas o las comunidades se desenvuelven mejor que sus vecinos, a pesar de estar en igual riesgo, es común en salud pública y campos médicos y usar un enfoque similar en ecología puede ayudarnos a identificar áreas que pueden priorizarse para la conservación".

El investigador principal Peter Edmunds, de la Universidad Estatal de California Northridge, que estudia los arrecifes de coral en St. John, Islas Vírgenes de Estados Unidos, el Caribe, y en Moorea, Polinesia Francesa, en el Pacífico, dice que había quedado impresionado por la capacidad de los arrecifes en Moorea para recuperarse después de la devastación. "Comenzamos a trabajar allí en 2005, y casi inmediatamente nos encontramos con hordas de estrellas de mar que comen coral y que rápidamente consumieron el tejido de los corales", relata. "Para 2010, había coral casi nulo en los arrecifes exteriores, como no he visto en toda mi carrera. Sin embargo, dentro de ocho años, ese coral ha vuelto a crecer. En algunos lugares, alrededor del 80% del suelo marino ahora está cubierto por coral vivo. Es un ejemplo notable de un oasis", agrega.

Según indica el investigador, esto no contradice los informes sobre arrecifes de coral que sufren enormes pérdidas en todo el mundo y que la situación general es muy mala. "Sin embargo, hay núcleos de esperanza en lugares donde los corales están mejorando, o donde están haciendo menos mal que en otras áreas, y estos lugares nos brindan un foco de atención que podría utilizarse para mejorar los esfuerzos de conservación de los corales", comenta. El trabajo fue un esfuerzo de colaboración de científicos de 12 instituciones y tres países y fue posible gracias a una beca del Centro John Wesley Powell de Análisis y Síntesis de la Encuesta Geológica de Estados Unidos. Gran parte del desarrollo del documento se llevó a cabo durante dos talleres celebrados en Fort Collins, Colorado.

">
<p>Un equipo internacional de académicos, entre ellos el doctor James Guest, de la Universidad de Newcastle, Reino Unido, ha desarrollado un marco que puede <strong>identificar pequeñas comunidades de <a href=corales que florecen contra viento y marea, mientras que muchos otros individuos en todo el mundo están muriendo, informa Europa Press. Centrándose en cuatro ubicaciones clave en el Pacífico y el Caribe, y utilizando datos de sitios que han sido analizados durante al menos una década, el equipo de investigación identificó pequeños focos de vida donde el coral parecía estar escapando, resistiéndose o recuperándose de los cambios en su ambiente.

El equipo, que publica sus hallazgos en Journal of Applied Ecology, espera que estos nuevos hallazgos alienten a más estudios sobre por qué estas pequeñas comunidades de corales están sobreviviendo, mientras que muchas más no sobreviven, e inspiran esfuerzos para identificar oasis similares en otros ecosistemas. El doctor Guest, autor principal del artículo y actualmente miembro del Consejo Europeo de Investigación de la Universidad de Newcastle, explica que "Los arrecifes de coral están en un declive rápido y global, pero la severidad de la degradación no es uniforme en general y lo que hemos identificado son los arrecifes de coral que tienen mejores resultados que los vecinos contra los peores efectos del cambio climático y los impactos locales".

"Este rayo de esperanza no significa que podamos ser complacientes con la gravedad de la crisis a la que se enfrentan la mayoría de los arrecifes de coral del mundo -añade-. Pero sí nos da un punto de partida para entender por qué algunos ecosistemas podrían ser más resistentes que otros e identificar áreas que requieren una protección más sólida o estrategias de gestión específicas, como la restauración o la mitigación".

Trabajando en conjunto, los investigadores pudieron identificar 38 oasis que han categorizado como oasis de escape, resistencia o recuperación. Describen los oasis de escape como comunidades de coral que han podido evitar desastres como el blanqueamiento, las invasiones de estrellas de mar que se alimentan de coral o la fuerza de los huracanes. Los oasis resistentes son comunidades de coral que parecen resistentes y fuertes a los desafíos medioambientales. Los oasis de recuperación son comunidades de coral que han sufrido daños como muchos otros arrecifes, pero que se han recuperado hasta un estado dominado por corales. "Hay una serie de razones por las que un arrecife de coral podría sobrevivir mientras muere su vecino", dice Guest.

"Podría ser que la ubicación sea simplemente mejor para la supervivencia: aguas más profundas que están fuera de las vías de la tormenta, por ejemplo. Las comunidades de coral podrían poseer características biológicas o ecológicas que las hagan más resistentes y capaces de resistir el daño. O podría haber procesos en juego que significa que la comunidad de arrecifes puede recuperarse más rápidamente después de una perturbación", añade. "Identificar casos en los que personas o las comunidades se desenvuelven mejor que sus vecinos, a pesar de estar en igual riesgo, es común en salud pública y campos médicos y usar un enfoque similar en ecología puede ayudarnos a identificar áreas que pueden priorizarse para la conservación".

El investigador principal Peter Edmunds, de la Universidad Estatal de California Northridge, que estudia los arrecifes de coral en St. John, Islas Vírgenes de Estados Unidos, el Caribe, y en Moorea, Polinesia Francesa, en el Pacífico, dice que había quedado impresionado por la capacidad de los arrecifes en Moorea para recuperarse después de la devastación. "Comenzamos a trabajar allí en 2005, y casi inmediatamente nos encontramos con hordas de estrellas de mar que comen coral y que rápidamente consumieron el tejido de los corales", relata. "Para 2010, había coral casi nulo en los arrecifes exteriores, como no he visto en toda mi carrera. Sin embargo, dentro de ocho años, ese coral ha vuelto a crecer. En algunos lugares, alrededor del 80% del suelo marino ahora está cubierto por coral vivo. Es un ejemplo notable de un oasis", agrega.

Según indica el investigador, esto no contradice los informes sobre arrecifes de coral que sufren enormes pérdidas en todo el mundo y que la situación general es muy mala. "Sin embargo, hay núcleos de esperanza en lugares donde los corales están mejorando, o donde están haciendo menos mal que en otras áreas, y estos lugares nos brindan un foco de atención que podría utilizarse para mejorar los esfuerzos de conservación de los corales", comenta. El trabajo fue un esfuerzo de colaboración de científicos de 12 instituciones y tres países y fue posible gracias a una beca del Centro John Wesley Powell de Análisis y Síntesis de la Encuesta Geológica de Estados Unidos. Gran parte del desarrollo del documento se llevó a cabo durante dos talleres celebrados en Fort Collins, Colorado.

" width="90" height="90" />
Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) y publicado en Nature Energy, muestra que las inversiones bajas en carbono necesitarán aumentar de manera sustancial si el mundo quiere alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados Centígrados.

Los autores encuentran que se puede lograr una transformación fundamental del sistema energético global con un aumento comparativamente modesto en las inversiones generales. Sin embargo, se necesita un cambio radical de las inversiones que vayan desde los combustibles fósiles hacia las energías renovables y la eficiencia energética, incluidas las inversiones dedicadas a medidas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Como parte del Acuerdo de París en 2015, muchos países definieron Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) diseñadas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. El estudio confirma que los incentivos actuales como los CDN no darán suficiente impulso para el "cambio pronunciado" en las carteras de inversión que se necesitan para transformar el sistema de energía.

Para mantener el aumento de la temperatura global a entre 1,5 y 2 grados, las inversiones en energía baja en carbono y eficiencia energética probablemente tendrán que superar las inversiones en combustibles fósiles tan pronto como en 2025 y luego crecer mucho más. Las "brechas de inversión" de baja emisión de carbono y eficiencia energética calculadas por los investigadores son sorprendentes.

Para cumplir con los CDN de los países, se necesitará una inversión adicional de 130.000 millones de dólares para 2030, mientras que, para alcanzar el objetivo de 2 grados, la brecha es de 320.000 millones y para 1,5 grados es de 480.000 millones. Estas cifras de inversión representan más de una cuarta parte de las inversiones totales en energía previstas en el escenario base, y hasta la mitad en algunas economías como China e India.

Necesidades de inversión energética

Los científicos señalan que las inversiones en la transformación del sistema de energía para reducir los gases de efecto invernadero son un orden de magnitud mayor que las requeridas para cumplir otros ODS, como acceso a la energía, agua potable, contaminación del aire, seguridad alimentaria y educación.

"Sabemos que limitar las temperaturas globales a muy por debajo de 2 grados exige que las energías renovables y la eficiencia crezcan rápidamente, pero pocos estudios han calculado las necesidades de inversión de energía para una transformación fundamental del sistema, al menos no con la vista puesta en 1,5 grados y utilizando múltiples marcos de modelado científico que se ejecutan uno al lado del otro ", dice el investigador de IIASA y autor principal del estudio, David McCollum.

">
<p>Un nuevo análisis de un equipo internacional de científicos, liderado por el <a href=Instituto Internacional de Análisis de Sistemas Aplicados (IIASA) y publicado en Nature Energy, muestra que las inversiones bajas en carbono necesitarán aumentar de manera sustancial si el mundo quiere alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de mantener el calentamiento global por debajo de los 2 grados Centígrados.

Los autores encuentran que se puede lograr una transformación fundamental del sistema energético global con un aumento comparativamente modesto en las inversiones generales. Sin embargo, se necesita un cambio radical de las inversiones que vayan desde los combustibles fósiles hacia las energías renovables y la eficiencia energética, incluidas las inversiones dedicadas a medidas para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de Naciones Unidas.

Como parte del Acuerdo de París en 2015, muchos países definieron Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (CDN) diseñadas para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. El estudio confirma que los incentivos actuales como los CDN no darán suficiente impulso para el "cambio pronunciado" en las carteras de inversión que se necesitan para transformar el sistema de energía.

Para mantener el aumento de la temperatura global a entre 1,5 y 2 grados, las inversiones en energía baja en carbono y eficiencia energética probablemente tendrán que superar las inversiones en combustibles fósiles tan pronto como en 2025 y luego crecer mucho más. Las "brechas de inversión" de baja emisión de carbono y eficiencia energética calculadas por los investigadores son sorprendentes.

Para cumplir con los CDN de los países, se necesitará una inversión adicional de 130.000 millones de dólares para 2030, mientras que, para alcanzar el objetivo de 2 grados, la brecha es de 320.000 millones y para 1,5 grados es de 480.000 millones. Estas cifras de inversión representan más de una cuarta parte de las inversiones totales en energía previstas en el escenario base, y hasta la mitad en algunas economías como China e India.

Necesidades de inversión energética

Los científicos señalan que las inversiones en la transformación del sistema de energía para reducir los gases de efecto invernadero son un orden de magnitud mayor que las requeridas para cumplir otros ODS, como acceso a la energía, agua potable, contaminación del aire, seguridad alimentaria y educación.

"Sabemos que limitar las temperaturas globales a muy por debajo de 2 grados exige que las energías renovables y la eficiencia crezcan rápidamente, pero pocos estudios han calculado las necesidades de inversión de energía para una transformación fundamental del sistema, al menos no con la vista puesta en 1,5 grados y utilizando múltiples marcos de modelado científico que se ejecutan uno al lado del otro ", dice el investigador de IIASA y autor principal del estudio, David McCollum.

" width="90" height="90" />
medusa y ofrecer en tiempo real un mapa de los lugares donde se detecta su presencia. Además, la app ofrece información sobre la peligrosidad de las diferentes especies y cómo actuar en caso de picadura. Ha sido desarrollada por dos antiguos alumnos de la Universitat Politècnica de València, en colaboración con la Universidad de Alicante, el CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y el Laboratorio de Inmunoalergia del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD).

La app, gratuita, permite a cualquier persona advertir del avistamiento de medusas, para lo que envía a la aplicación tanto la foto de la especie como la abundancia y tamaño estimado. Estos datos se publican a través del mapa en la web www.medusapp.net o bien desde una opción en la app para acceder al mismo mapa. También se puede informar de otros avistamientos como manchas de aceite, espumas, grupos de plásticos, etc.

Además, en el caso de que haya sufrido una picadura, el usuario puede enviar una foto de la misma junto con otros datos, como el tiempo transcurrido desde la misma, si ha sufrido picaduras anteriores y el tipo de especie que le ha picado. Si bien estas imágenes no se publicarán, como sí se hace con los avistamientos.

“El objetivo principal es que el usuario envíe información, que otros podrán utilizar para saber si hay medusas, claro. Hay otras aplicaciones que advierten específicamente de los riesgos de encontrarte medusas playa por playa, pero en nuestro caso lo que promovemos es que sean los propios usuarios los que aporten la información en tiempo real, pudiendo elaborarse al mismo tiempo un mapa de los lugares donde detectan la presencia del animal”, apunta Eduardo Blasco, uno de los desarrolladores de la app e informático por la UPV.

“Su funcionamiento es sencillo: si se divisa una medusa -estando en la orilla o en un barco, lógicamente- basta con hacer la foto a la medusa y enviarla. Al hacerlo se mandan también las coordenadas GPS para elaborar un mapa en tiempo real de los lugares donde se avistan estos animales marinos”, añade Blasco.

Medusapp se completa con una guía didáctica y con imágenes de las principales medusas existentes en el Mediterráneo -y algunas de fuera- y una guía interactiva de primeros auxilios, con recomendaciones en caso de picadura dependiendo de la especie. Toda esta información proviene del proyecto LIFE Cubomed (www.cubomed.eu) en el que participa el investigador de la Universidad de Alicante, César Bordehore, junto a personal del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC en Barcelona. 

“Ante una picadura de medusa lo principal es eliminar los restos de tentáculos con unas pinzas o una tarjeta plástica, sin frotar, e inactivar las células urticantes que pudieran quedar sobre la piel con una mezcla de bicarbonato y agua de mar”, advierte el experto en ecología marina de la UA. Medusapp está disponible tanto para Android como para iOS y funciona tanto online como offline por si no hay cobertura o se prefiere enviar desde cobertura WiFi una vez captada la información.

">
<p><strong>Medusapp es el nombre de una nueva app que permite a cualquier persona advertir del avistamiento de una <a href=medusa y ofrecer en tiempo real un mapa de los lugares donde se detecta su presencia. Además, la app ofrece información sobre la peligrosidad de las diferentes especies y cómo actuar en caso de picadura. Ha sido desarrollada por dos antiguos alumnos de la Universitat Politècnica de València, en colaboración con la Universidad de Alicante, el CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES) y el Laboratorio de Inmunoalergia del Instituto de Investigación Sanitaria Fundación Jiménez Díaz (IIS-FJD).

La app, gratuita, permite a cualquier persona advertir del avistamiento de medusas, para lo que envía a la aplicación tanto la foto de la especie como la abundancia y tamaño estimado. Estos datos se publican a través del mapa en la web www.medusapp.net o bien desde una opción en la app para acceder al mismo mapa. También se puede informar de otros avistamientos como manchas de aceite, espumas, grupos de plásticos, etc.

Además, en el caso de que haya sufrido una picadura, el usuario puede enviar una foto de la misma junto con otros datos, como el tiempo transcurrido desde la misma, si ha sufrido picaduras anteriores y el tipo de especie que le ha picado. Si bien estas imágenes no se publicarán, como sí se hace con los avistamientos.

“El objetivo principal es que el usuario envíe información, que otros podrán utilizar para saber si hay medusas, claro. Hay otras aplicaciones que advierten específicamente de los riesgos de encontrarte medusas playa por playa, pero en nuestro caso lo que promovemos es que sean los propios usuarios los que aporten la información en tiempo real, pudiendo elaborarse al mismo tiempo un mapa de los lugares donde detectan la presencia del animal”, apunta Eduardo Blasco, uno de los desarrolladores de la app e informático por la UPV.

“Su funcionamiento es sencillo: si se divisa una medusa -estando en la orilla o en un barco, lógicamente- basta con hacer la foto a la medusa y enviarla. Al hacerlo se mandan también las coordenadas GPS para elaborar un mapa en tiempo real de los lugares donde se avistan estos animales marinos”, añade Blasco.

Medusapp se completa con una guía didáctica y con imágenes de las principales medusas existentes en el Mediterráneo -y algunas de fuera- y una guía interactiva de primeros auxilios, con recomendaciones en caso de picadura dependiendo de la especie. Toda esta información proviene del proyecto LIFE Cubomed (www.cubomed.eu) en el que participa el investigador de la Universidad de Alicante, César Bordehore, junto a personal del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC en Barcelona. 

“Ante una picadura de medusa lo principal es eliminar los restos de tentáculos con unas pinzas o una tarjeta plástica, sin frotar, e inactivar las células urticantes que pudieran quedar sobre la piel con una mezcla de bicarbonato y agua de mar”, advierte el experto en ecología marina de la UA. Medusapp está disponible tanto para Android como para iOS y funciona tanto online como offline por si no hay cobertura o se prefiere enviar desde cobertura WiFi una vez captada la información.

" width="90" height="90" />
Bruselas. Las sugerencias y aportaciones se canalizarán a través de unos talleres de trabajo que comenzarán mañana en el centro de interpretación de los Sotos de Alfaro (la Rioja), y que continuarán el 21 de junio en la comarca Ribera Alta del Alagón (Zaragoza), y el 26 de junio en el Centro Cívico Lourdes en Tudela (Navarra).

El proyecto Ebro Resilience está liderado por el Ministerio de Transición Ecológica (MITECO) a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro y en coordinación con las comunidades autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón. El próximo mes de septiembre se presentará la propuesta a la convocatoria LIFE de la Unión Europea para optar a su financiación, y en diciembre se conocerá si la propuesta ha sido preseleccionada de cara a su aprobación definitiva, en abril de 2019.

La UE, indican las fuentes citadas, ya ha aprobado los mecanismos necesarios para cofinanciar la asistencia técnica a la redacción de la propuesta. El objetivo principal del Ebro Resilience, si cuenta con el apoyo de la UE, es la implantación, entre 2020 y 2027, de las medidas previstas en el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación del Ebro (PGRI Ebro) entre Logroño y La Zaida (Zaragoza), uno de los tramos que sufre mayores afecciones en episodios de avenidas. 

Además, tiene unos valores ambientales importantes, perteneciendo en su mayor parte (63,5%) a espacios de la Red Natura 2000 o con otras figuras de protección, y existiendo en ella diversas especies protegidas e incluso en peligro de extinción.

Proyecto para reducir riesgo de inundaciones en el eje del Ebro

Todo esto, añaden las fuentes citadas, adoptando las medidas necesarias para la implantación de la Directiva Marco del Agua y la Directiva Hábitat, en un contexto de adaptación al Cambio Climático. Las medidas del PGRI Ebro implican a diversas administraciones públicas con competencias en la gestión del riesgo por inundaciones, de ahí, asegura el Organismo de cuenca, que “la colaboración entre ellas sea fundamental”.

Durante el mes de mayo se han celebrado los primeros contactos con los ayuntamientos situados en el eje del Ebro que sufre las mayores afecciones para informarles del desarrollo del proyecto en las tres comunidades autónomas beneficiarias. Los talleres puestos en marcha para favorecer la participación social de los agentes sociales consisten en una exposición inicial de los objetivos y contenidos del Ebro Resilience y en una invitación a presentar aportaciones. En cada taller participarán representantes del MITECO, de la CHE y de la comunidad autónoma del territorio correspondiente.

">
<p>Según informa el Organismo de cuenca, <strong>la finalidad de la puesta en marcha del proceso de participación es implicar a los agentes en la iniciativa y conseguir así <em>“la mayor participación y consenso”</em> en la petición de financiación a <a href=Bruselas. Las sugerencias y aportaciones se canalizarán a través de unos talleres de trabajo que comenzarán mañana en el centro de interpretación de los Sotos de Alfaro (la Rioja), y que continuarán el 21 de junio en la comarca Ribera Alta del Alagón (Zaragoza), y el 26 de junio en el Centro Cívico Lourdes en Tudela (Navarra).

El proyecto Ebro Resilience está liderado por el Ministerio de Transición Ecológica (MITECO) a través de la Confederación Hidrográfica del Ebro y en coordinación con las comunidades autónomas de La Rioja, Navarra y Aragón. El próximo mes de septiembre se presentará la propuesta a la convocatoria LIFE de la Unión Europea para optar a su financiación, y en diciembre se conocerá si la propuesta ha sido preseleccionada de cara a su aprobación definitiva, en abril de 2019.

La UE, indican las fuentes citadas, ya ha aprobado los mecanismos necesarios para cofinanciar la asistencia técnica a la redacción de la propuesta. El objetivo principal del Ebro Resilience, si cuenta con el apoyo de la UE, es la implantación, entre 2020 y 2027, de las medidas previstas en el Plan de Gestión de Riesgo de Inundación del Ebro (PGRI Ebro) entre Logroño y La Zaida (Zaragoza), uno de los tramos que sufre mayores afecciones en episodios de avenidas. 

Además, tiene unos valores ambientales importantes, perteneciendo en su mayor parte (63,5%) a espacios de la Red Natura 2000 o con otras figuras de protección, y existiendo en ella diversas especies protegidas e incluso en peligro de extinción.

Proyecto para reducir riesgo de inundaciones en el eje del Ebro

Todo esto, añaden las fuentes citadas, adoptando las medidas necesarias para la implantación de la Directiva Marco del Agua y la Directiva Hábitat, en un contexto de adaptación al Cambio Climático. Las medidas del PGRI Ebro implican a diversas administraciones públicas con competencias en la gestión del riesgo por inundaciones, de ahí, asegura el Organismo de cuenca, que “la colaboración entre ellas sea fundamental”.

Durante el mes de mayo se han celebrado los primeros contactos con los ayuntamientos situados en el eje del Ebro que sufre las mayores afecciones para informarles del desarrollo del proyecto en las tres comunidades autónomas beneficiarias. Los talleres puestos en marcha para favorecer la participación social de los agentes sociales consisten en una exposición inicial de los objetivos y contenidos del Ebro Resilience y en una invitación a presentar aportaciones. En cada taller participarán representantes del MITECO, de la CHE y de la comunidad autónoma del territorio correspondiente.

" width="90" height="90" />
estudio publicado en la revista Ecology por el geólogo Donald Currey permitió dar con el hasta entonces árbol más viejo del mundo: un pino de Colorado (Pinus aristata) de 4.844 años en la montañas de Nevada en EE UU. El árbol, apodado Prometeo, fue talado por error.

Desde entonces, han aumentado las medidas de protección y el ranquin de árboles longevos se ha ampliado. A Prometeo le siguen ahora dos ejemplares de Pinus longaeva que ocupan los dos primeros puestos, uno denominado Matusalén de 4.845 años de antigüedad y otro de nombre desconocido de unos 5.062 años, de las Montañas Blancas de California. Y surge la pregunta: ¿cómo pueden vivir tantos años estos seres vivos?

Un equipo internacional de científicos, liderado por Christophe Plomion, de la Universidad de Burdeos en Francia y con la participación de la Universidad de Gerona, revela que la larga vida útil de los árboles podría explicarse por la expansión de unos genes resistentes a las enfermedades. El estudio, publicado en Nature Plants, explicaría cómo algunos árboles pueden sobrevivir durante siglos a pesar de las adversidades.  

El caso del roble, a estudio

Los investigadores se centraron en el roble común (Quercus robur), un árbol que cuenta con 450 especies repartidas por Asia, Europa y América, y que se ha convertido en todo un emblema cultural por su ubicuidad y longevidad. Para ello, secuenciaron el genoma de este árbol y lo compararon con las secuencias de genoma completo de otras plantas.

Los resultados muestran que el roble experimentó una explosión masiva de duplicación de genes en tándem (en regiones que se encuentran una al lado de la otra). La acumulación de mutaciones somáticas parece haber contribuido al 73% de la expansión de la familia de genes totales del roble. Estos están asociados en gran medida con genes de resistencia a enfermedades y exhiben firmas de selección positiva.

“Este trabajo plantea nuevas preguntas sobre la contribución de esta carga mutacional en la adaptación, en particular respecto a las defensas contra nuevas plagas y patógenos”, dicen los autores en el estudio. Según los investigadores, el sistema inmunitario hace una contribución esencial a la supervivencia de plantas de larga vida durante varios siglos. Los científicos también encontraron expansiones similares del gen de resistencia a la enfermedad en otros genomas de árboles.

">
<p>El siglo XVII presenció el nacimiento de Isaac Newton, unos de los científicos más relevantes de la historia, autor de la ley de la gravitación universal. A la sombra de este físico y matemático inglés vieron la luz unos robles que siguen vivos hoy, 350 años más tarde. Pero no son un caso único.</p><p>En 1965, un <a href=estudio publicado en la revista Ecology por el geólogo Donald Currey permitió dar con el hasta entonces árbol más viejo del mundo: un pino de Colorado (Pinus aristata) de 4.844 años en la montañas de Nevada en EE UU. El árbol, apodado Prometeo, fue talado por error.

Desde entonces, han aumentado las medidas de protección y el ranquin de árboles longevos se ha ampliado. A Prometeo le siguen ahora dos ejemplares de Pinus longaeva que ocupan los dos primeros puestos, uno denominado Matusalén de 4.845 años de antigüedad y otro de nombre desconocido de unos 5.062 años, de las Montañas Blancas de California. Y surge la pregunta: ¿cómo pueden vivir tantos años estos seres vivos?

Un equipo internacional de científicos, liderado por Christophe Plomion, de la Universidad de Burdeos en Francia y con la participación de la Universidad de Gerona, revela que la larga vida útil de los árboles podría explicarse por la expansión de unos genes resistentes a las enfermedades. El estudio, publicado en Nature Plants, explicaría cómo algunos árboles pueden sobrevivir durante siglos a pesar de las adversidades.  

El caso del roble, a estudio

Los investigadores se centraron en el roble común (Quercus robur), un árbol que cuenta con 450 especies repartidas por Asia, Europa y América, y que se ha convertido en todo un emblema cultural por su ubicuidad y longevidad. Para ello, secuenciaron el genoma de este árbol y lo compararon con las secuencias de genoma completo de otras plantas.

Los resultados muestran que el roble experimentó una explosión masiva de duplicación de genes en tándem (en regiones que se encuentran una al lado de la otra). La acumulación de mutaciones somáticas parece haber contribuido al 73% de la expansión de la familia de genes totales del roble. Estos están asociados en gran medida con genes de resistencia a enfermedades y exhiben firmas de selección positiva.

“Este trabajo plantea nuevas preguntas sobre la contribución de esta carga mutacional en la adaptación, en particular respecto a las defensas contra nuevas plagas y patógenos”, dicen los autores en el estudio. Según los investigadores, el sistema inmunitario hace una contribución esencial a la supervivencia de plantas de larga vida durante varios siglos. Los científicos también encontraron expansiones similares del gen de resistencia a la enfermedad en otros genomas de árboles.

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

17/05/2012

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí