¿Cómo responde un ecosistema a la sequía? - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"Purpurinas es un vocablo muy amplio pero la mayoría se basan en un substrato, generalmente..."


"Favor incorporarme a su suscripcion. A pesar que vivo en Chile, sus notas son muy buenas. ..."


"No hay este tipo de estudios en América Latina, pero las abejas de miel que conozco en Ec..."

AGENDA AMBIENTAL FEBRERO 2018

  • Jornada "Humedales para un Futuro Urbano Sostenible"
  • Encuentro: Clima urbano y calidad ambiental en Madrid
  • Encuentro: Argumentos a favor del cambio del modelo de movilidad

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Actualidad Ambiental

¿Cómo responde un ecosistema a la sequía?

Internacional


REDACCIÓN


redaccion@ambientum.com


Investigadores de la UBA integran la red de experimentos coordinados Drought-Net que estudia la respuesta de los ecosistemas terrestres a la sequía. Cuenta con 60 sitios experimentales en todo el planeta. En Sudamérica existen 17, de los cuales 14 están en Argentina

Una de las predicciones del Cambio Climático Global (CCG) es que existe una alta probabilidad de que en este siglo las sequías impacten más severa y frecuentemente sobre una cantidad de ecosistemas terrestres, acompañando el aumento de la temperatura. Sin embargo, no todos los ecosistemas responden igual, y la ciencia aún no ha podido explicar las causas de esas diferencias ni entender qué factores hay detrás de esas respuestas. Ponerlos en claro será clave no sólo para conocer mejor cómo funciona el mundo que habitamos, sino también para entender y mejorar el manejo de los sistemas productivos.

En este sentido, las redes de experimentos coordinados (RECs) abren una nueva perspectiva, tal como lo señala Laura Yahdjian, investigadora adjunta del CONICET, profesora adjunta de la cátedra de Ecología (FAUBA) y miembro del comité científico de la Drought-Net. “Esta es una nueva red internacional de experimentos coordinados que tiene como objetivo estudiar la sensibilidad, o la respuesta, de los ecosistemas terrestres a los eventos de sequía. Así como vemos que, en el marco del CCG, aumentan la temperatura y el CO2 en la atmósfera, también estamos viendo que crece la frecuencia y la intensidad de los eventos de sequía. Si bien los distintos ecosistemas del planeta reaccionan de formas diferentes, en general las sequías los afectan a todos en algún momento. De ahí nuestra preocupación por ver cuán sensibles son los distintos sistemas y a qué se deben esas diferencias.”

A cada sistema le llega su sequía

Los pronósticos del IPCC (Panel Intergubernamental sobre Cambio Global) indican que en este siglo, las áreas más afectadas por la sequía serán el sur y el centro de Europa, la región mediterránea, el centro de América del Norte, América Central y México, el noreste de Brasil y Sudáfrica. Al respecto, Laura explica: “La frecuencia de sequías está aumentando en todo el planeta, sobre todo en las regiones áridas. En un futuro no muy lejano, tanto los sistemas naturales como los productivos se van a ver afectados en mayor o menor medida, y esto va a tener consecuencias sobre la agricultura, la ganadería, la producción de madera, el suministro de agua, la salud humana, la producción de energía, etc. Los seres humanos dependemos de los sistemas naturales, y de ahí la necesidad de aumentar nuestro conocimiento de su funcionamiento y sus respuestas a la sequía.”

Detrás de la pregunta ¿Cómo responde un ecosistema a la sequía? existen al menos dos intereses. Desde el punto de vista de la ciencia, se busca tratar de esclarecer una curiosidad genuina acerca de los mecanismos de estas respuestas. En otros casos —no necesariamente contrapuestos— se tiene una preocupación aplicada, productiva, y así lo explica la científica: “Nuestra investigación tiene una aplicación muy concreta. Como los sistemas productivos se rigen por las mismas leyes que los naturales, mucho de lo que sabemos o podemos predecir en relación a los cultivos o a las capacidades productivas de los ecosistemas las ‘sacamos’ primero de la naturaleza. Los conocimientos que vamos a obtener al poner en marcha la red nos servirán para entender mejor todos los ecosistemas, incluidos los productivos.”

La red

Las redes de RECs son ideales para realizar estudios comparativos a distintas escalas, desde una región particular hasta el planeta entero ya que, a diferencia de los experimentos tradicionales, que se llevan a cabo en sitios específicos y con metodologías diferentes, los coordinados usan una metodología común estandarizada. “Que los experimentos individuales de sequía sean difíciles de comparar no significa que los estudios anteriores no sirvan. Por el contrario, nos han permitido conocer cómo la sequía afecta el crecimiento de las plantas. Por ejemplo, la bibliografía indica que ese impacto es más grande en los sistemas húmedos que en los áridos, donde las lluvias son naturalmente muy variables; un año llueve muy poco, otro llueve mucho, otro llueve normal. Al haber evolucionado en estas condiciones, los organismos sufren menos las sequías que aquellos que lo hicieron con precipitaciones homogéneas y abundantes todos los años. Del mismo modo, algunos estudios previos muestran que los ecosistemas más diversos se ven menos afectados por la sequía que aquellos que tienen pocas especies. Estas hipótesis se podrán comprobar muy bien con nuestra red ya que vamos a poder comparar los resultados de sitios distribuidos en un amplio rango de ecosistemas (desde áridos hasta húmedos y desde poco diversos hasta muy diversos, como las selvas).”

“Nuestra red Drought-Net va a cubrir virtualmente todo el planeta, desde China a Estados Unidos, África, Australia e Europa; incluso Argentina”, señala Yahdjian, y agrega: “Todos los experimentos empezarán al mismo tiempo, durarán varios años, serán a campo y emplearán los mismos protocolos de mediciones y metodologías. Usaremos parcelas de 4 a 6 m2, cubiertas con techos transparentes que interceptan parte de la precipitación. Al reducir la cantidad de lluvia que llega al suelo estaremos simulando un evento de sequía. Luego compararemos los resultados obtenidos en esa situación contra los de un tratamiento control que recibirá todas las lluvias del año. ¿Qué variables vamos a registrar? Entre otras, las relacionadas con la biodiversidad, la productividad y las redes tróficas de los ecosistemas. Confiamos en que las diferencias que se observen dependerán de la cantidad de lluvia que llegue al suelo”.

En la actualidad, esta red cuenta con 60 sitios en todo el mundo. Si bien la mayoría está en Estados Unidos y Europa, en Sudamérica existen 17, de los cuales 14 se ubican en Argentina, cubriendo desde la Patagonia hasta la Región Pampeana, Cuyo y el centro del país. “Cada uno de estos sitios va a estar a cargo de un grupo de investigación distinto”, aclara Laura, y continúa: “Esta es una característica de las redes de experimentos coordinados. Este punto es clave a la hora de interpretar los resultados porque cada grupo conoce profundamente los sistemas en los que trabaja. Los investigadores a cargo de los experimentos en Argentina pertenecen al INTA, al CONICET y a Universidades Nacionales”, comenta Yahdjian. “Además, estamos contemplando en el futuro agregar nuevos sitios experimentales que incluyan sistemas productivos. De hecho, sabemos que algunos de los grupos de investigación van a incorporar cultivos”.

La red Drought-Net no es la primera red de experimentos coordinados, pero probablemente sí la más nueva. Otros ejemplos de redes de experimentos en ecología y ciencias ambientales actualmente en marcha incluyen, por ejemplo, a la NutNet (Nutrient Network) y a la LTER (Long-Term Ecological Research). Por su parte, Laura Yahdjian explica así el nacimiento de la Drought-Net. “La iniciativa y el proyecto original surgieron de un grupo de investigadores estadounidenses. El financiamiento proviene de la NSF (National Science Foundation), entidad que aporta los fondos para la mayoría de las investigaciones en los Estados Unidos. Estos fondos estarán destinados principalmente a organizar reuniones científicas en las que los investigadores de la red discutiremos temas como el mejor diseño de los experimentos, los protocolos más convenientes, cómo vamos a compartir los resultados o cómo los vamos a analizar. En cuanto a los experimentos en sí, cada grupo los financiará en sus propios sitios de estudio. La luz verde de largada se encenderá a fines de este año. Mientras tanto, esperamos que el proyecto siga creciendo y sumando más grupos de investigación y sitios experimentales.”

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

ecosistema, sequía, agua,

Noticias relacionadas, también pueden interesarte...



Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

cambio climático como “el principal” desafío de la humanidad, algo que “contrariamente a lo que podía parecer es “esperanzador” pues “hay un acuerdo general sobre esta realidad” y sobre “la necesidad de combatirlo”.

El eurodiputado socialista y ex ministro de Fomento en la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, ha recordado que el coste global anual estimado de los desastres naturales asciende a unos 520.000 millones de dólares y que el número de refugiados supera los 65 millones de personas, la mayoría concentrados en zonas “criticas del cambio climático”.

Naciones Unidas alerta, ha subrayado Blanco, que 250 millones de personas pueden verse desplazadas por su consecuencias para el año 2015 y el IPCC, el panel de experto de la ONU para estas cuestiones ha alertado de “impactos generalizados de en los sistemas humanos y naturales”, algo que es una realidad palpable, pues en 2017 hemos asistido a una de las temporadas de huracanes más devastadora.

Contaminación

Por ello, puede aunque haya quien no quiera afrontar esta realidad, sus consecuencias golpean cada día con más virulencia y cita como ejemplo el dato de que unos 400.000 europeos fallecen cada año de forma prematura por la contaminación del aire. Tras destacar el logro que supone el Acuerdo de París ha reivindicado el papel de liderazgo de Europa y ha rechazado la autocomplacencía, frente a la que “se impone la autoexigencia”, con iniciativas como el Paquete de Energía Limpia presentado por la Comisión en 2016 sin rebajar la “ambición planteada por la Comisión.

Impuesto al sol

Así se ha preguntado si “¿Es este el ejemplo de lo que quiere hacer el Gobierno cuando anuncia su Ley contra el Cambio Climático? Si hay un camino en la lucha contra el calentamiento global es justo el contrario”. El eurodiputado también se ha referido a la movilidad sostenible, ha defendido la “electromovilidad” para lo que “hace falta una red adecuada de puntos de carga”, tras recordar los problemas de contaminación de ciudades como Madrid. Blanco ha citado varios ejemplo de iniciativas europeas en materia de descarbonización de la economía, como la iniciativa adoptada en COP23 de Bonn de más una veintena de países para el cierre de centrales de carbón.

Torpedeando el cierre del carbón

“No así España, que no solo se ha quedado fuera de esa declaración, sino que está torpedeando decisiones empresariales sobre el cierre de centrales de carbón“, ha enfatizado el eurodiputado socialista, quien ha recordado el reciente informe de la consultora Deloitte “que evidenciaba que, lejos de provocar una subida de la factura de la luz, la incorporación de renovables la abaratará hasta un 35% en 2030 (y hasta un 55% en 2050)”.

Por sus características, España tiene condiciones para liderar el impulso al desarrollo de las energías limpias, y ello, además, generando actividad económica y empleo, ha insistido, pues en 2011 se llegaron a crear 130.000 empleos y hoy se han reducido a 75.000. En su opinión existe la oportunidad de aprobar una regulación que realmente contribuya a lo acordado en París y que sitúe a Europa en el primer lugar mundial en el sector de las energías limpias impulsando el crecimiento ecológico. 

">
<p><br /></p><p>Blanco ha impartido una conferencia en el Foro Europa donde ha calificado <strong>el <a href=cambio climático como “el principal” desafío de la humanidad, algo que “contrariamente a lo que podía parecer es “esperanzador” pues “hay un acuerdo general sobre esta realidad” y sobre “la necesidad de combatirlo”.

El eurodiputado socialista y ex ministro de Fomento en la presidencia de José Luis Rodríguez Zapatero, ha recordado que el coste global anual estimado de los desastres naturales asciende a unos 520.000 millones de dólares y que el número de refugiados supera los 65 millones de personas, la mayoría concentrados en zonas “criticas del cambio climático”.

Naciones Unidas alerta, ha subrayado Blanco, que 250 millones de personas pueden verse desplazadas por su consecuencias para el año 2015 y el IPCC, el panel de experto de la ONU para estas cuestiones ha alertado de “impactos generalizados de en los sistemas humanos y naturales”, algo que es una realidad palpable, pues en 2017 hemos asistido a una de las temporadas de huracanes más devastadora.

Contaminación

Por ello, puede aunque haya quien no quiera afrontar esta realidad, sus consecuencias golpean cada día con más virulencia y cita como ejemplo el dato de que unos 400.000 europeos fallecen cada año de forma prematura por la contaminación del aire. Tras destacar el logro que supone el Acuerdo de París ha reivindicado el papel de liderazgo de Europa y ha rechazado la autocomplacencía, frente a la que “se impone la autoexigencia”, con iniciativas como el Paquete de Energía Limpia presentado por la Comisión en 2016 sin rebajar la “ambición planteada por la Comisión.

Impuesto al sol

Así se ha preguntado si “¿Es este el ejemplo de lo que quiere hacer el Gobierno cuando anuncia su Ley contra el Cambio Climático? Si hay un camino en la lucha contra el calentamiento global es justo el contrario”. El eurodiputado también se ha referido a la movilidad sostenible, ha defendido la “electromovilidad” para lo que “hace falta una red adecuada de puntos de carga”, tras recordar los problemas de contaminación de ciudades como Madrid. Blanco ha citado varios ejemplo de iniciativas europeas en materia de descarbonización de la economía, como la iniciativa adoptada en COP23 de Bonn de más una veintena de países para el cierre de centrales de carbón.

Torpedeando el cierre del carbón

“No así España, que no solo se ha quedado fuera de esa declaración, sino que está torpedeando decisiones empresariales sobre el cierre de centrales de carbón“, ha enfatizado el eurodiputado socialista, quien ha recordado el reciente informe de la consultora Deloitte “que evidenciaba que, lejos de provocar una subida de la factura de la luz, la incorporación de renovables la abaratará hasta un 35% en 2030 (y hasta un 55% en 2050)”.

Por sus características, España tiene condiciones para liderar el impulso al desarrollo de las energías limpias, y ello, además, generando actividad económica y empleo, ha insistido, pues en 2011 se llegaron a crear 130.000 empleos y hoy se han reducido a 75.000. En su opinión existe la oportunidad de aprobar una regulación que realmente contribuya a lo acordado en París y que sitúe a Europa en el primer lugar mundial en el sector de las energías limpias impulsando el crecimiento ecológico. 

" width="90" height="90" />

<p><br /></p><h2>1. La volatilidad es la nueva norma</h2><p>De las tecnologías disruptivas, pasando por la incertidumbre política, <strong>el caos será una constante en nuestro futuro.</strong></p><h2>2. Sostenibilidad para dar forma a la empresa</h2><p>La creciente conciencia pública sobre los problemas de sostenibilidad y un deficiente liderazgo político darán lugar a que <strong>las empresas asuman el desafío del liderazgo sostenible con todas sus consecuencias.</strong></p><h2>3. Pérdidas y daños permanentes por condiciones climáticas extremas</h2><p>Después de los eventos climáticos sin precedentes sucedidos durante 2017, <strong>las ciudades y territorios vulnerables tendrán que afrontar acontecimientos climáticos más extremos y dañinos,</strong> con gran potencial para afectar a la sociedad y a la economía.</p><h2>4. Humano versus máquina</h2><p>Los niveles crecientes de automatización no solo comenzarán a transformar el futuro de los negocios sino también el <strong>escenario futuro del trabajo.</strong></p><h2>5. China y el cambio global hacia el este</h2><p>La reelección del presidente Xi Jinping le ha dado estabilidad a China en un mundo turbulento y ha reforzado su posición para <strong>liderar la lucha contra el cambio climático,</strong> en un momento en que líderes mundiales como Trump no apuestan por la sostenibilidad.</p><h2>6. El final de la era del plástico</h2><p><strong>El envasado y los productos de un solo uso se convertirán en un campo de batalla clave para abordar los impactos ambientales</strong> que produce nuestro modelo económico lineal, basado en fabricar -usar- tirar, en nuestros océanos, tierra y aire.</p><h2>7. Un año decisivo para la transparencia</h2><p>Anticipándose a las recomendaciones para informar los <strong>riesgos financieros relacionados con el clima</strong> del Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima (conocido por sus siglas en inglés TCFD), empresas como la contaminante ExxonMobil se han enfrentado a presiones, tanto de inversores como de consumidores, que les han llevado a <strong>mejorar voluntariamente la divulgación de riesgos.</strong> Movimientos corporativos como éste podrían propiciar una <strong>mayor transparencia en otras partes de los negocios,</strong> tales como la retribución a los ejecutivos, la igualdad de género y los acuerdos fiscales.</p><h2>8. La vida después del carbón</h2><p><strong>La transición energética está alcanzando su punto álgido,</strong> y la electrificación y cambio a fuentes renovables son imparables.</p>
contaminación del aire y el calentamiento global, fruto del cambio climático. El Plan Maestro para crearla ha sido desarrollado por Stefano Boeri Architetti, al cual pertenecen las imágenes que ilustran este artículo.

¿Cómo será este proyecto pionero de ciudad forestal ubicado en China? En primer lugar, tiene capacidad demográfica para 30.000 personas y todos sus edificios -viviendas, colegios, hospitales, hoteles u oficinas estarán cubiertos de árboles y plantas. Concretamente, el diseño concibe que la urbe albergue 40.000 árboles de todos los tamaños y funciones y un millón de plantas procedentes de 100 especies distintas. Todos ellos serán responsables de absorber unas 10.000 toneladas de dióxido de carbono y producir cerca de 900 toneladas de oxígeno.

La ciudad verde tendrá una extensión de 175 hectáreas a lo largo del río Liujiang y también apostará por la movilidad sostenible, ya que contará con una línea de ferrocarril rápida y carreteras para vehículos eléctricos. Entre sus competencias, albergará varias áreas residenciales, espacios comerciales y recreativos, dos escuelas y un hospital.

Además, la ciudad forestal de Liuzhou contará con todas las características de un establecimiento urbano autosuficiente en energía: empleará energía geotérmica para el aire acondicionado interior y usará paneles solares sobre los techos para la recolección de energía renovable.

Las plantas son las grandes protagonistas de este innovador enclave: mejorarán la calidad del aire, disminuirán la temperatura promedio del mismo, crearán barreras contra el ruido y mejorarán la biodiversidad de las especies vivas, generando un hábitat óptimo para aves, insectos y pequeños animales que poblarán el territorio de Liuzhou.

Se trata de la primera vez en China y en el mundo que un asentamiento urbano innovador combinará el reto de la autosuficiencia energética y el uso de energía renovable con el desafío de aumentar la biodiversidad y reducir efectivamente la contaminación del aire en las áreas urbanas mediante la multiplicación de superficies vegetales y biológicas.

Tras el éxito de Vertical Forest en Milán, que se replicará en muchas otras partes del mundo y en China en Nanjing, Shanghai y Shenzhen, Stefano Boeri Architetti continúa con el proyecto de Liuzhou Forest City sus investigaciones para una nueva generación de arquitecturas y entornos urbanos que afronten el cambio climático, proponiendo nuevos modelos para el futuro de nuestro planeta.

">
<p><br /></p><p><strong>La urbe está destinada a luchar contra los graves problemas de la <a href=contaminación del aire y el calentamiento global, fruto del cambio climático. El Plan Maestro para crearla ha sido desarrollado por Stefano Boeri Architetti, al cual pertenecen las imágenes que ilustran este artículo.

¿Cómo será este proyecto pionero de ciudad forestal ubicado en China? En primer lugar, tiene capacidad demográfica para 30.000 personas y todos sus edificios -viviendas, colegios, hospitales, hoteles u oficinas estarán cubiertos de árboles y plantas. Concretamente, el diseño concibe que la urbe albergue 40.000 árboles de todos los tamaños y funciones y un millón de plantas procedentes de 100 especies distintas. Todos ellos serán responsables de absorber unas 10.000 toneladas de dióxido de carbono y producir cerca de 900 toneladas de oxígeno.

La ciudad verde tendrá una extensión de 175 hectáreas a lo largo del río Liujiang y también apostará por la movilidad sostenible, ya que contará con una línea de ferrocarril rápida y carreteras para vehículos eléctricos. Entre sus competencias, albergará varias áreas residenciales, espacios comerciales y recreativos, dos escuelas y un hospital.

Además, la ciudad forestal de Liuzhou contará con todas las características de un establecimiento urbano autosuficiente en energía: empleará energía geotérmica para el aire acondicionado interior y usará paneles solares sobre los techos para la recolección de energía renovable.

Las plantas son las grandes protagonistas de este innovador enclave: mejorarán la calidad del aire, disminuirán la temperatura promedio del mismo, crearán barreras contra el ruido y mejorarán la biodiversidad de las especies vivas, generando un hábitat óptimo para aves, insectos y pequeños animales que poblarán el territorio de Liuzhou.

Se trata de la primera vez en China y en el mundo que un asentamiento urbano innovador combinará el reto de la autosuficiencia energética y el uso de energía renovable con el desafío de aumentar la biodiversidad y reducir efectivamente la contaminación del aire en las áreas urbanas mediante la multiplicación de superficies vegetales y biológicas.

Tras el éxito de Vertical Forest en Milán, que se replicará en muchas otras partes del mundo y en China en Nanjing, Shanghai y Shenzhen, Stefano Boeri Architetti continúa con el proyecto de Liuzhou Forest City sus investigaciones para una nueva generación de arquitecturas y entornos urbanos que afronten el cambio climático, proponiendo nuevos modelos para el futuro de nuestro planeta.

" width="90" height="90" />
400.000 europeos mueren prematuramente por la mala calidad del aire que respiran. Muchos de ellos fallecen en Alemania, uno de los 10 países de la UE que superan alguno de los límites de contaminación del aire establecidos por las leyes europeas. De hecho, es el país que más límites ha excedido en los últimos años -amoniaco, óxidos de nitrógeno, metano y otros compuestos volátiles-, sobre todo por su enorme parque automovilístico y por ser uno de los países más industrializados de Europa. Todo ello han hecho que la calidad del aire de Alemania sea uno de los peores de la UE y la paciencia ya se le agota a la Comisión Europea.

Tanto, que ha amenazado a Alemania -y otro cuatro países: España, Reino Unido, Francia e Italia- con llevarles ante los tribunales e imponerles millonarias sanciones económicas si no ponen solución a un problema del que la UE lleva años advirtiéndoles, sobre todo a la hora de combatir la emisión de dióxido de nitrógeno, un gas que procede fundamentalmente de los tubos de escape de los vehículos diésel. Y el Gobierno de Angela Merkel parece haber encontrado la manera de evitar un desembolso millonario en pro de la calidad del aire.

Transporte público gratis. ¿Suficiente?

Combatir de forma eficaz la contaminación sin más demoras innecesarias se ha convertido en una de las principales prioridades para Alemania. Y la propuesta no es otra que reducir el tráfico rodado haciendo gratuito el transporte público en varias ciudades del país. La medida llega dos años después del "diselgate" de Volkswagen y en un país con un potentísimo sector automovilístico (Volkswagen, Mercedes-Benz, Porsche, Opel, Audi y BMW).

El plan se implantará en los próximos meses en cinco ciudades: Bonn, Essen, Herrenberg, Reutlingen y Mannheim. Su elección no ha sido en absoluto casual, ya que varias de ellas están en la zona más industrializada de Alemania. De hecho, en Herrenberg están las sedes de IBM o de la farmacéutica Omega Pharma y Essen es la novena ciudad más poblada del país. Además, en Mannheim tiene su planta de producción de autobuses y autocares la marca Mercedes-Benz.

Sin embargo, la gratuidad del transporte público no paliará por sí sola la mala calidad del aire de Alemania. A este plan se sumará una posible rebaja del precio del transporte en otras ciudades de Alemania, restricciones a las emisiones a las flotas de vehículos como autobuses y taxis, la creación de zonas de bajas emisiones, la potenciación del uso del coche compartido y la digitalización del tráfico. Para todo ello, el Gobierno de Merkel prevé llegar a acuerdos con los gigantes automovilísticos para la fabricación de más coches eléctricos y abrir la posibilidad de readaptar técnicamente los vehículos convencionales ya existentes para reducir sus emisiones. Todo ello con una inversión de más de 1.000 millones de euros.

¿Prohibir los diésel?

De hecho, el estado de Berlín prevé que tanto la capital como la ciudad de Hamburgo compren solo autobuses eléctricos a partir del próximo año. Esto será extensible también a los taxis, aunque su jefe de Gobierno, el socialdemócrata Michael Müller, ha criticado en varias ocasiones que ni un solo fabricante alemán está preparado para satisfacer esta demanda advirtiendo que no tendrá reparos en acudir a fabricantes extranjeros para cubrir esta necesidad.

Aunque los partidos verdes y organizaciones ecologistas presionan al Gobierno para que prohiba la circulación de vehículos diésel en el centro algunas ciudades, lo cierto es que esta idea no se contempla ya que son cientos de miles los alemanes que se verían afectados por una medida de esta categoría. Por ello, los titanes BWM, Mercedes-Benz o Volkswagen se han comprometido a financiar con 250 millones de euros la mejora del transporte público. Además, cada una de empresas está desarrollando planes para aumentan el número de coches eléctricos e híbridos. El tiempo dirá si este plan servirá para evitar las multas millonarias que prevé la UE.

">
<p><br /></p><p><strong>Cada año <a href=400.000 europeos mueren prematuramente por la mala calidad del aire que respiran. Muchos de ellos fallecen en Alemania, uno de los 10 países de la UE que superan alguno de los límites de contaminación del aire establecidos por las leyes europeas. De hecho, es el país que más límites ha excedido en los últimos años -amoniaco, óxidos de nitrógeno, metano y otros compuestos volátiles-, sobre todo por su enorme parque automovilístico y por ser uno de los países más industrializados de Europa. Todo ello han hecho que la calidad del aire de Alemania sea uno de los peores de la UE y la paciencia ya se le agota a la Comisión Europea.

Tanto, que ha amenazado a Alemania -y otro cuatro países: España, Reino Unido, Francia e Italia- con llevarles ante los tribunales e imponerles millonarias sanciones económicas si no ponen solución a un problema del que la UE lleva años advirtiéndoles, sobre todo a la hora de combatir la emisión de dióxido de nitrógeno, un gas que procede fundamentalmente de los tubos de escape de los vehículos diésel. Y el Gobierno de Angela Merkel parece haber encontrado la manera de evitar un desembolso millonario en pro de la calidad del aire.

Transporte público gratis. ¿Suficiente?

Combatir de forma eficaz la contaminación sin más demoras innecesarias se ha convertido en una de las principales prioridades para Alemania. Y la propuesta no es otra que reducir el tráfico rodado haciendo gratuito el transporte público en varias ciudades del país. La medida llega dos años después del "diselgate" de Volkswagen y en un país con un potentísimo sector automovilístico (Volkswagen, Mercedes-Benz, Porsche, Opel, Audi y BMW).

El plan se implantará en los próximos meses en cinco ciudades: Bonn, Essen, Herrenberg, Reutlingen y Mannheim. Su elección no ha sido en absoluto casual, ya que varias de ellas están en la zona más industrializada de Alemania. De hecho, en Herrenberg están las sedes de IBM o de la farmacéutica Omega Pharma y Essen es la novena ciudad más poblada del país. Además, en Mannheim tiene su planta de producción de autobuses y autocares la marca Mercedes-Benz.

Sin embargo, la gratuidad del transporte público no paliará por sí sola la mala calidad del aire de Alemania. A este plan se sumará una posible rebaja del precio del transporte en otras ciudades de Alemania, restricciones a las emisiones a las flotas de vehículos como autobuses y taxis, la creación de zonas de bajas emisiones, la potenciación del uso del coche compartido y la digitalización del tráfico. Para todo ello, el Gobierno de Merkel prevé llegar a acuerdos con los gigantes automovilísticos para la fabricación de más coches eléctricos y abrir la posibilidad de readaptar técnicamente los vehículos convencionales ya existentes para reducir sus emisiones. Todo ello con una inversión de más de 1.000 millones de euros.

¿Prohibir los diésel?

De hecho, el estado de Berlín prevé que tanto la capital como la ciudad de Hamburgo compren solo autobuses eléctricos a partir del próximo año. Esto será extensible también a los taxis, aunque su jefe de Gobierno, el socialdemócrata Michael Müller, ha criticado en varias ocasiones que ni un solo fabricante alemán está preparado para satisfacer esta demanda advirtiendo que no tendrá reparos en acudir a fabricantes extranjeros para cubrir esta necesidad.

Aunque los partidos verdes y organizaciones ecologistas presionan al Gobierno para que prohiba la circulación de vehículos diésel en el centro algunas ciudades, lo cierto es que esta idea no se contempla ya que son cientos de miles los alemanes que se verían afectados por una medida de esta categoría. Por ello, los titanes BWM, Mercedes-Benz o Volkswagen se han comprometido a financiar con 250 millones de euros la mejora del transporte público. Además, cada una de empresas está desarrollando planes para aumentan el número de coches eléctricos e híbridos. El tiempo dirá si este plan servirá para evitar las multas millonarias que prevé la UE.

" width="90" height="90" />
Instituto Europeo del Cobre, que recoge en un comunicado cuatro acciones cotidianas que el cobre convierte en sostenibles -electrificación, la movilidad sostenible, la edificación ecológica y el acceso al agua-, cita el informe World Energy Outlook 2017 publicado recientemente por la Agencia Internacional de Energía (AIE) que recoge como la electricidad se está introduciendo en sectores antes limitados a los combustibles, incluyendo los vehículos y los sistemas de calefacción y refrigeración. El informe también destaca los progresos en la electrificación de los hogares que se han llevado a cabo en India, Indonesia y el África Subsahariana.

Y con la electrificación también las fuentes de energía renovable toman impulso. De hecho, la producción energética a nivel mundial procedente de centrales eólicas y solares representaba el 23% del total en 2015 y se espera que llegue al 30% en 2020, recuerda el Instituto que apunta a que el cobre es un componente esencial en los sistemas de estas fuentes de energía, cuya eficacia, fiabilidad y rendimiento optimiza.

2. Movilidad eléctrica

El documento afirma que se estima que 2018 será un punto de inflexión para la automoción eléctrica, con la vista puesta en que el futuro de la movilidad sostenible pasa por el vehículo eléctrico. “Gracias a las mejoras en tecnología, en acceso y en desarrollo de puntos de recarga que ya se están implementando se espera que en2025 uno de cada 6 coches que circule por las carreteras sea eléctrico“, dice.

En este sentido, la entidad asegura que la demanda de cobre para este tipo de vehículos se prevé que pasará de las 185.000 toneladas en 2017 a casi 2 millones de toneladas en 2027. “Esta industria necesita del cobre para la fabricación de componentes clave como baterías y motores, así como para las estaciones de recarga y las infraestructuras de apoyo“, señala.

Agua para todos

El documento recuerda que La escasez de agua afecta a millones de personas en todo el mundo. En España, este problema se ha visto agravado en los últimos años por el crecimiento de la demanda, los cambios climáticos (menos precipitaciones y mayor evaporación por el aumento de las temperaturas) y la falta de eficiencia en el consumo de agua.

Es importante, por tanto, encontrar una solución sostenible con medidas que fomenten un mayor ahorro. “Es aquí donde encaja el cobre -señala el Instituto-: un material esencial para optimizar la eficiencia delas fuentes renovables, necesarias para reducir el alto coste energético de las plantasdesaladoras”.

Construcción “verde”

El uso de materiales sostenibles y la adopción de medidas para aumentar la eficiencia energética de los edificios es una tendencia al alza en el sector de la construcción. De hecho, la reducción de la demanda de energía para la edificación es uno de los compromisos que la Unión Europea ha suscrito en el Acuerdo de París.

La contribución del cobre, en este sentido, es fundamental tanto por sus múltiples aplicaciones en los edificios (cubiertas, fachadas, sistemas de agua, gas y calefacción, instalaciones eléctricas…), como por ser un material natural, duradero y resistente, sin apenas costes de mantenimiento y 100% reciclable al final de su vida útil. Con todo esto, el cobre se erige como un material imprescindible en la edificación ecológica, dice el Instituto.

">
<p><br /></p><h2>1. Electrificación y renovables</h2><p>El <a href=Instituto Europeo del Cobre, que recoge en un comunicado cuatro acciones cotidianas que el cobre convierte en sostenibles -electrificación, la movilidad sostenible, la edificación ecológica y el acceso al agua-, cita el informe World Energy Outlook 2017 publicado recientemente por la Agencia Internacional de Energía (AIE) que recoge como la electricidad se está introduciendo en sectores antes limitados a los combustibles, incluyendo los vehículos y los sistemas de calefacción y refrigeración. El informe también destaca los progresos en la electrificación de los hogares que se han llevado a cabo en India, Indonesia y el África Subsahariana.

Y con la electrificación también las fuentes de energía renovable toman impulso. De hecho, la producción energética a nivel mundial procedente de centrales eólicas y solares representaba el 23% del total en 2015 y se espera que llegue al 30% en 2020, recuerda el Instituto que apunta a que el cobre es un componente esencial en los sistemas de estas fuentes de energía, cuya eficacia, fiabilidad y rendimiento optimiza.

2. Movilidad eléctrica

El documento afirma que se estima que 2018 será un punto de inflexión para la automoción eléctrica, con la vista puesta en que el futuro de la movilidad sostenible pasa por el vehículo eléctrico. “Gracias a las mejoras en tecnología, en acceso y en desarrollo de puntos de recarga que ya se están implementando se espera que en2025 uno de cada 6 coches que circule por las carreteras sea eléctrico“, dice.

En este sentido, la entidad asegura que la demanda de cobre para este tipo de vehículos se prevé que pasará de las 185.000 toneladas en 2017 a casi 2 millones de toneladas en 2027. “Esta industria necesita del cobre para la fabricación de componentes clave como baterías y motores, así como para las estaciones de recarga y las infraestructuras de apoyo“, señala.

Agua para todos

El documento recuerda que La escasez de agua afecta a millones de personas en todo el mundo. En España, este problema se ha visto agravado en los últimos años por el crecimiento de la demanda, los cambios climáticos (menos precipitaciones y mayor evaporación por el aumento de las temperaturas) y la falta de eficiencia en el consumo de agua.

Es importante, por tanto, encontrar una solución sostenible con medidas que fomenten un mayor ahorro. “Es aquí donde encaja el cobre -señala el Instituto-: un material esencial para optimizar la eficiencia delas fuentes renovables, necesarias para reducir el alto coste energético de las plantasdesaladoras”.

Construcción “verde”

El uso de materiales sostenibles y la adopción de medidas para aumentar la eficiencia energética de los edificios es una tendencia al alza en el sector de la construcción. De hecho, la reducción de la demanda de energía para la edificación es uno de los compromisos que la Unión Europea ha suscrito en el Acuerdo de París.

La contribución del cobre, en este sentido, es fundamental tanto por sus múltiples aplicaciones en los edificios (cubiertas, fachadas, sistemas de agua, gas y calefacción, instalaciones eléctricas…), como por ser un material natural, duradero y resistente, sin apenas costes de mantenimiento y 100% reciclable al final de su vida útil. Con todo esto, el cobre se erige como un material imprescindible en la edificación ecológica, dice el Instituto.

" width="90" height="90" />
basuras marinas sobre organismos y ecosistemas es equivalente a la diversidad de los residuos que encontramos en el mar", amplía Orts. "Se han documentado impactos por ingestión y enredo en invertebrados, peces de todas las tallas, aves, tortugas, y hasta grandes cetáceos". Causas que en España amenazan a 77 especies de peces y en el mundo cerca de 8.000, según estima la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Los expertos llevan tiempo advirtiéndolo: el mar se ha convertido en un "enorme cubo de basura", y sus habitantes merman al mismo ritmo que proliferan los desperdicios, que en apenas 30 años, según la Fundación Ellen MacArthur, superarán en número a las criaturas oceánicas. A esta película de terror ambiental asisten en primera fila los pescadores, un colectivo para el que la salud del medio es vital, como han manifestado en muchas ocasiones. Por ello, con la economía circular como telón de fondo -el paso del usar-tirar a la renovación de los desechos- y las estrategias marinas que marca Bruselas en el horizonte, el sector mueve ficha por la salud del mar. Y lo hace desde dentro.

El inicio de un plan total

Muchos pesqueros ya recogen y depositan en puerto las basuras que extraen al faenar. Lo hacen tanto por conciencia propia como al abrigo de iniciativas privadas. La meta es ahora, según Javier Garat, secretario general de la Confederación Española de Pesca (Cepesca), que estas acciones se conviertan en algo sistemático. "Queremos que la recogida y reciclado de residuos se vuelva algo normal en el proceder de nuestros armadores, marineros, pescadores; que no se quede en hechos aislados y descoordinados", explica. "Hacer que estas actuaciones formen parte del día a día pesquero".

Para ello han puesto en marcha un programa sectorial, el primero de este tipo de ámbito nacional, que consultará a todos los agentes implicados acerca de cómo se enfrentan a los desechos que hallan en sus redes. "Nos centramos en las basuras de fondo y flotantes y en su valorización, que son las que nos encontramos directamente la pesca arrastrera, y sobre las que hay un mayor desconocimiento", detalla Nadia Moalla, responsable de proyectos e innovación de la asociación. "A partir de los resultados de la macroencuesta, se diagnosticará la situación y se dibujará un plan global en línea con los dictados europeos sobre pesca y economía circular", retoma Garat. Como inicio inmediato, una cifra: extraer al año 200 toneladas de basura de nuestros mares.

El proyecto, apoyado por Medio Ambiente y su Fundación Biodiversidad, está alineado con las Estrategias Marinas de España, que emanan del marco comunitario. A él se ha sumado en torno al 95% del sector pesquero. "El hecho de que el gremio se comprometa es fundamental", sostiene Javier Remiro, coordinador del área de acuicultura y pesca sostenible de la Fundación. "Son los primeros que sufren y viven esta problemática en primera persona en cada lance de pesca".

El diagnóstico del sector pesquero servirá a su vez de punto de partida para la acción a largo plazo de LIFE IP INTEMARES, el mayor programa de conservación europea, coordinado por el Ministerio y con socios como IEO, WWF y SEO/Birdlife. "Sobre ese estudio, desarrollaremos una base de datos para la adecuada gestión de la información y llevaremos una acción demostrativa en un espacio marino protegido de la Red Natura 2000 española", anuncia Raquel Orts.

La extracción controlada de basuras por parte de los marineros es un capítulo incluido en la recién estrenada estrategia de economía circular de España, actualmente en consulta pública, que prevé un millón de euros para el desarrollo de "un esquema nacional" y cuatro millones para la instalación de puntos de recogida en tierra.

">
<p><br /></p><p><strong>Si usted fuera una tortuga, tendría un 60% de posibilidades de enredarse en una anilla de plástico y perder una de sus patas.</strong> Ese es el porcentaje de estos animales que llegan maltrechos a uno de los centros de recuperación de fauna silvestre más activos de España. El dato lo ofrece Raquel Orts, directora general de Sostenibilidad de la Costa y del Mar del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), e ilustra el problema que padece el medio acuático y sus habitantes.</p><p><em><strong>"La diversidad de efectos de las <a href=basuras marinas sobre organismos y ecosistemas es equivalente a la diversidad de los residuos que encontramos en el mar", amplía Orts. "Se han documentado impactos por ingestión y enredo en invertebrados, peces de todas las tallas, aves, tortugas, y hasta grandes cetáceos". Causas que en España amenazan a 77 especies de peces y en el mundo cerca de 8.000, según estima la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Los expertos llevan tiempo advirtiéndolo: el mar se ha convertido en un "enorme cubo de basura", y sus habitantes merman al mismo ritmo que proliferan los desperdicios, que en apenas 30 años, según la Fundación Ellen MacArthur, superarán en número a las criaturas oceánicas. A esta película de terror ambiental asisten en primera fila los pescadores, un colectivo para el que la salud del medio es vital, como han manifestado en muchas ocasiones. Por ello, con la economía circular como telón de fondo -el paso del usar-tirar a la renovación de los desechos- y las estrategias marinas que marca Bruselas en el horizonte, el sector mueve ficha por la salud del mar. Y lo hace desde dentro.

El inicio de un plan total

Muchos pesqueros ya recogen y depositan en puerto las basuras que extraen al faenar. Lo hacen tanto por conciencia propia como al abrigo de iniciativas privadas. La meta es ahora, según Javier Garat, secretario general de la Confederación Española de Pesca (Cepesca), que estas acciones se conviertan en algo sistemático. "Queremos que la recogida y reciclado de residuos se vuelva algo normal en el proceder de nuestros armadores, marineros, pescadores; que no se quede en hechos aislados y descoordinados", explica. "Hacer que estas actuaciones formen parte del día a día pesquero".

Para ello han puesto en marcha un programa sectorial, el primero de este tipo de ámbito nacional, que consultará a todos los agentes implicados acerca de cómo se enfrentan a los desechos que hallan en sus redes. "Nos centramos en las basuras de fondo y flotantes y en su valorización, que son las que nos encontramos directamente la pesca arrastrera, y sobre las que hay un mayor desconocimiento", detalla Nadia Moalla, responsable de proyectos e innovación de la asociación. "A partir de los resultados de la macroencuesta, se diagnosticará la situación y se dibujará un plan global en línea con los dictados europeos sobre pesca y economía circular", retoma Garat. Como inicio inmediato, una cifra: extraer al año 200 toneladas de basura de nuestros mares.

El proyecto, apoyado por Medio Ambiente y su Fundación Biodiversidad, está alineado con las Estrategias Marinas de España, que emanan del marco comunitario. A él se ha sumado en torno al 95% del sector pesquero. "El hecho de que el gremio se comprometa es fundamental", sostiene Javier Remiro, coordinador del área de acuicultura y pesca sostenible de la Fundación. "Son los primeros que sufren y viven esta problemática en primera persona en cada lance de pesca".

El diagnóstico del sector pesquero servirá a su vez de punto de partida para la acción a largo plazo de LIFE IP INTEMARES, el mayor programa de conservación europea, coordinado por el Ministerio y con socios como IEO, WWF y SEO/Birdlife. "Sobre ese estudio, desarrollaremos una base de datos para la adecuada gestión de la información y llevaremos una acción demostrativa en un espacio marino protegido de la Red Natura 2000 española", anuncia Raquel Orts.

La extracción controlada de basuras por parte de los marineros es un capítulo incluido en la recién estrenada estrategia de economía circular de España, actualmente en consulta pública, que prevé un millón de euros para el desarrollo de "un esquema nacional" y cuatro millones para la instalación de puntos de recogida en tierra.

" width="90" height="90" />
CO2 en la atmósfera, con la consecuente acidificación de las aguas superficiales, ha reducido en el Atlántico Norte las sobresaturaciones de aragonito, forma cristalina de carbonato de calcio que sirve como un indicador de la buena condición medioambiental del medio marino.

En treinta años, prosiguen los expertos, tal fenómeno podría afectar a una amplia comunidad de arrecifes de corales de aguas frías, que constituyen la base de unos delicados ecosistemas marinos profundos (situados a más de 3.000 metros) con miles de años de historia.

"Estos corales existen fundamentalmente en el Atlántico Norte porque la circulación oceánica de retorno meridional trae aguas cálidas y salinas con valores altos de pH hacia el norte, donde se enfrían fuertemente y se hunde circulando de vuelta hacia el sur. Estas aguas favorecen la presencia de corales porque generan un ambiente con altas sobresaturaciones de aragonito en zonas muy profundas", explica Fiz Fernández, investigador del CSIC en el Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, en la revista científica Nature.

"Actualmente la circulación de retorno meridional transporta un 44% menos de sobresaturación de aragonito, y en unas 3 décadas este descenso será de entre 64 y 79%, por lo que muchas comunidades (70%) se verán inundadas con aguas corrosivas (subsaturadas de aragonito) para sus estructuras calcáreas", añade Fernández.

Desde la Revolución Industrial, el Atlántico Norte ha estado acumulando dióxido de carbono (CO2) antropogénico y experimentando acidificación oceánica, es decir, un aumento en la concentración de iones de hidrógeno (una reducción en el pH) y una reducción en la concentración de iones de carbonato. "Esto último hace que el horizonte de saturación de aragonito, debajo del cual las aguas están subsaturadas con respecto a la forma de carbonato de calcio denominada aragonito, se eleva a menores profundidades, exponiendo a los corales profundos a aguas corrosivas", indica Fernández.

En este estudio se ha utilizado un análisis a base de observaciones para mostrar que la tasa actual de transporte de aguas acidificadas al Atlántico profundo podría causar que el horizonte de saturación de aragonito ascienda entre 1.000 y 1.700 metros en el Atlántico subpolar en las próximas tres décadas.

">
<p><br /></p><p>Un estudio internacional en el que participa del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha evidenciado que <strong>el aumento de <a href=CO2 en la atmósfera, con la consecuente acidificación de las aguas superficiales, ha reducido en el Atlántico Norte las sobresaturaciones de aragonito, forma cristalina de carbonato de calcio que sirve como un indicador de la buena condición medioambiental del medio marino.

En treinta años, prosiguen los expertos, tal fenómeno podría afectar a una amplia comunidad de arrecifes de corales de aguas frías, que constituyen la base de unos delicados ecosistemas marinos profundos (situados a más de 3.000 metros) con miles de años de historia.

"Estos corales existen fundamentalmente en el Atlántico Norte porque la circulación oceánica de retorno meridional trae aguas cálidas y salinas con valores altos de pH hacia el norte, donde se enfrían fuertemente y se hunde circulando de vuelta hacia el sur. Estas aguas favorecen la presencia de corales porque generan un ambiente con altas sobresaturaciones de aragonito en zonas muy profundas", explica Fiz Fernández, investigador del CSIC en el Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, en la revista científica Nature.

"Actualmente la circulación de retorno meridional transporta un 44% menos de sobresaturación de aragonito, y en unas 3 décadas este descenso será de entre 64 y 79%, por lo que muchas comunidades (70%) se verán inundadas con aguas corrosivas (subsaturadas de aragonito) para sus estructuras calcáreas", añade Fernández.

Desde la Revolución Industrial, el Atlántico Norte ha estado acumulando dióxido de carbono (CO2) antropogénico y experimentando acidificación oceánica, es decir, un aumento en la concentración de iones de hidrógeno (una reducción en el pH) y una reducción en la concentración de iones de carbonato. "Esto último hace que el horizonte de saturación de aragonito, debajo del cual las aguas están subsaturadas con respecto a la forma de carbonato de calcio denominada aragonito, se eleva a menores profundidades, exponiendo a los corales profundos a aguas corrosivas", indica Fernández.

En este estudio se ha utilizado un análisis a base de observaciones para mostrar que la tasa actual de transporte de aguas acidificadas al Atlántico profundo podría causar que el horizonte de saturación de aragonito ascienda entre 1.000 y 1.700 metros en el Atlántico subpolar en las próximas tres décadas.

" width="90" height="90" />

<p><br /></p><p>El estudio, en el que participaron otras diez organizaciones australianas, halló que entre el 90 al 99% de estos arrecifes han desaparecido, según un comunicado de la Universidad James Cook (JCU). <em><strong>"Ya sabíamos que los arrecifes de crustáceos estaban en mala forma en todo el mundo porque un 85% de ellos han desaparecido o están severamente degradados",</strong></em> dijo el director de asuntos marinos de <em>Nature Conservacy Australia,</em> Chris Gillies. </p><p><em><strong>"Nuestro estudio confirma que la situación de estos hábitats marinos en Australia es peor dado que quedan menos del 1% de los hábitats de la ostra plana (Ostrea angasi) y del 10% de la ostra de roca (Saccostrea)",</strong></em> añadió. Los arrecifes de crustáceos se forman por el <strong>aglutinamiento de bivalvos como ostras y mejillones,</strong> que crean, modifican y mantienen un hábitat que sustenta varias especies de peces e invertebrados, y protege la línea costera. </p><p>La mayoría de estos ecosistemas desapareció entre los siglos XIX y XX debido a las prácticas pesqueras destructivas, el deterioro de la calidad del agua, las especies invasoras, el <strong>brote de enfermedades y los cambios ambientales.</strong> El mayor declive se encontró en la población de ostra plana que de los 118 arrecifes identificados en registros históricos actualmente solo se encuentra en uno situado en la bahía Georges, en la isla de Tasmania. </p><p>El coautor del estudio, Ian McLeod, de la UJC, destacó que <strong>estos arrecifes están más amenazados que la Gran Barrera,</strong> el sistema coralino más grande del mundo situado en el noreste de Australia. <em>"La Gran Barrera y otros arrecifes de coral están amenazados, pero son los arrecifes de crustáceos los que han sufrido más. Muchos han desaparecido antes de que cualquiera de nosotros hayamos nacido y por eso no nos hemos dado cuenta de la pérdida",</em> recalcó McLeod.</p>
eólica en Europa alcanzó un mínimo de tres años en 2017, según la patronal WindEurope, un reflejo de la reducción de costes en un sector cada vez más eficiente mientras los gobiernos van eliminando los generosos subsidios del pasado.

Las inversiones en nuevos proyectos eólicos terrestres y marinos (onshore y offshore) cayeron a 22.300 millones de euros (27.400 millones de dólares) en la Unión Europea, un 19% por debajo del récord de 27.500 millones en 2016 y también inferior a los 26.200 millones de 2015, dijo WindEurope en sus estadísticas anuales.

Sin embargo, las inversiones de 2017 financiaron una nueva capacidad récord de 11,5 gigawatios (GW), frente a los 10,3 GW en 2016, según los mismos datos, lo que indica que el coste bajó a 1.900 millones de euros por GW de nueva capacidad, frente a los 2.700 millones del año anterior.

"Las reducciones de costes en toda la cadena de valor de la industria y la mayor competencia del sector han hecho posible que los inversores financien más capacidad con menos dinero", dijo WindEurope.

Europa alberga a un gran número de actores líderes en el sector de la energía eólica mundial, tanto promotores de proyectos como fabricantes de equipos, entre los que destacan Vestas, Orsted, Siemens Gamesa, EnBW y Nordex. Alemania fue el principal país inversor en 2017 con el 30 por ciento del total, seguido de Reino Unido, con un 22 por ciento. Las inversiones en proyectos terrestres alcanzaron un récord de 14.800 millones de euros.

Los 15,7 GW de nueva capacidad eólica instalados el año pasado suponen un incremento interanual del 20% y llevan la potencia total a 169 GW, ocupando el segundo lugar del mix energético europeo sólo por detrás del gas natural. Actualmente, la energía eólica representa el 18% de la capacidad instalada total de la UE.

">
<p><br /></p><p><strong>El gasto en nueva capacidad <a href=eólica en Europa alcanzó un mínimo de tres años en 2017, según la patronal WindEurope, un reflejo de la reducción de costes en un sector cada vez más eficiente mientras los gobiernos van eliminando los generosos subsidios del pasado.

Las inversiones en nuevos proyectos eólicos terrestres y marinos (onshore y offshore) cayeron a 22.300 millones de euros (27.400 millones de dólares) en la Unión Europea, un 19% por debajo del récord de 27.500 millones en 2016 y también inferior a los 26.200 millones de 2015, dijo WindEurope en sus estadísticas anuales.

Sin embargo, las inversiones de 2017 financiaron una nueva capacidad récord de 11,5 gigawatios (GW), frente a los 10,3 GW en 2016, según los mismos datos, lo que indica que el coste bajó a 1.900 millones de euros por GW de nueva capacidad, frente a los 2.700 millones del año anterior.

"Las reducciones de costes en toda la cadena de valor de la industria y la mayor competencia del sector han hecho posible que los inversores financien más capacidad con menos dinero", dijo WindEurope.

Europa alberga a un gran número de actores líderes en el sector de la energía eólica mundial, tanto promotores de proyectos como fabricantes de equipos, entre los que destacan Vestas, Orsted, Siemens Gamesa, EnBW y Nordex. Alemania fue el principal país inversor en 2017 con el 30 por ciento del total, seguido de Reino Unido, con un 22 por ciento. Las inversiones en proyectos terrestres alcanzaron un récord de 14.800 millones de euros.

Los 15,7 GW de nueva capacidad eólica instalados el año pasado suponen un incremento interanual del 20% y llevan la potencia total a 169 GW, ocupando el segundo lugar del mix energético europeo sólo por detrás del gas natural. Actualmente, la energía eólica representa el 18% de la capacidad instalada total de la UE.

" width="90" height="90" />

<p><br /></p><p>Las infraestructuras verdes (IVs) conectan los espacios urbanos y naturales mediante pavimentos y aceras permeables, calles verdes, jardines de lluvia, biozanjas, estanques de retención, cinturones y barreras verdes, presas permeables, humedales construidos, espacios verdes, etc. </p><p><strong>Estas infraestructuras retienen, infiltran y controlan las aguas de escorrentía, recargan los acuíferos y reducen las inundaciones y mejoran la calidad de las aguas haciendo más seguras y habitables las ciudades.</strong></p><p>A nivel regional, <strong>las infraestructuras verdes integran toda la red de espacios naturales para potenciar los ecosistemas reduciendo riesgos geológicos y añadiendo espacios verdes de esparcimiento y deporte.</strong> </p><p>Unas IVs robustas y bien interconectadas son más resilientes y por lo tanto, más adecuadas para afrontar y reducir riesgos geológicos recientemente agravados por las consecuencias del cambio climático y manifestados con creciente intensidad en inundaciones, sequías, incendios forestales, aumento de la erosión, laderas inestables, deslizamientos del terreno, daños litorales, etc.</p><p><strong>Un beneficio importante de las infraestructuras verdes es su plurifuncionalidad.</strong> Cuando están bien diseñadas, con una sola inversión se consiguen una multiplicidad de objetivos importantes (control de la escorrentía, reducción de la erosión, mejora de la calidad del agua, suelo y aire, reducción de las inundaciones, ahorro en el consumo de energía de las depuradoras, etc.)</p><p>Todas estas aplicaciones, integradas en numerosos casos prácticos, han sido ampliamente tratados en el curso online y multidisciplinar Infraestructuras Verdes para la Prevención de Riesgos Geológicos organizado por la Escuela de Geología Profesional del Ilustre Colegio Oficial de Geólogos para dar respuesta a los problemas actuales de la sociedad.</p><p>Mediante resultados de investigación, el diseño y la integración de infraestructuras Verdes, Grises y Azules (IVs, IGs e IAs), el curso presenta los avances más recientes en este campo para prevenir y restaurar los riesgos geológicos que muchas veces tienen efectos desencadenantes. </p><p>El conocimiento adecuado de estos riesgos y su prevención mediante IVs, es una garantía para tomar las mejores decisiones a nivel local evitando así los efectos multiplicadores que pudieran acontecer a escala regional. <strong>La Comisión Europea recomienda considerar los beneficios de las infraestructuras verdes en el diseño y planificación toda obra nueva o de remodelación.</strong></p>

Noticias anteriores

07/08/2015

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies