Agricultura sostenible - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"No encontramos cómo votar en el concurso de fotografia..."


"Porqué hay qué hacer las prevenciones después de los desastres ecológicos pues esto tambi..."


"Entonces no se equivocó tanto......"

AGENDA AMBIENTAL OCTUBRE 2017

  • Salva el suelo
  • Consulta pública previa a la elaboración del anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética
  • Convocatoria de concesión de ayudas para la cofinanciación de proyectos apoyados por el programa LIFE en el ámbito de la biodiversidad 2017

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Agricultura

Agricultura sostenible

Internacional


fao.org


redaccion@ambientum.com


El rol de la mecanización en la sostenibilidad de la agricultura

Agricultura sostenible

Garantizar que la producción agrícola y alimentaria sea sostenible está en el núcleo del trabajo de la FAO. De esta manera, la mecanización sostenible desempeña un papel cada vez más importante. En esencia, la mecanización sostenible es la práctica de introducir maquinaria adecuada a los agricultores para asegurar que su producción no sólo sea ambientalmente sostenible, sino también más eficiente.

La mecanización agrícola sostenible se refiere a todas las tecnologías de cultivo y procesamiento, desde las herramientas de mano básicas hasta equipos motorizados. No solamente se limita a considerar los aspectos técnicos de la agricultura, sino que también tiene en cuenta el efecto que tienen las herramientas en la producción del agricultor, desde la producción en los cultivos pasando por la cadena de valor hasta la comercialización de los productos, y a su vez, en el impacto que esto tiene sobre los ingresos del agricultor.

Junto a sus socios, la FAO adopta un enfoque práctico en la promoción de la mecanización sostenible mediante la formación de los agricultores en el uso de herramientas, equipos y maquinaria apropiados, y en prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente. La FAO también proporciona control de calidad de las herramientas proporcionadas a los agricultores para verificar que sean apropiadas, seguras y duraderas.

Asimismo, la FAO trabaja con los gobiernos, proveedores de servicios y organizaciones de agricultores para desarrollar estrategias que respalden la aplicación de la mecanización sostenible. En diciembre de 2016, la FAO se reunió con organizaciones asociadas locales e internacionales para ayudar a establecer un Marco de Mecanización Sostenible para África. Este marco proporciona las mejores prácticas y opciones de estrategias que pueden ser adaptadas a las condiciones locales, un elemento crucial en la determinación de su éxito.

Asegurar que los agricultores tengan acceso a un conocimiento de la maquinaria y herramientas apropiadas para sus prácticas agrícolas es fundamental para la sostenibilidad agrícola. La FAO está trabajando con socios del sector privado, gobiernos y agricultores para crear y promover oportunidades de mecanización sostenibles. Puede leer más sobre el trabajo de la FAO en la mecanización de la agricultura sostenible en el África subsahariana en esta publicación.


[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

rol, agricultura, sostenibilidad,

Noticias relacionadas, también pueden interesarte...



D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\boletino\noticias\Agricultura-sostenible.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//boletino/noticias/Agricultura-sostenible.asp?id=60385

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

cumbre mundial anual de la lucha contra el cambio climático será un “paso intermedio”, pero debe enviar una “clara señal política”.

“Estamos en una situación especial porque se trata de la primera Cumbre del Clima tras el anuncio del presidente de EEUU, Donald Trump, de que EEUU abandonará el Acuerdo de París. Se trata de mandar una clara señal política de unidad”, indicó. Hendricks reconoció que tras la declaración de Trump hubo “miedo” en ciertos sectores ante un posible “efecto dominó”, pero ahora se da por supuesto que ningún otro país va a salirse del Acuerdo de París.

En un ámbito más técnico, la cumbre de Bonn -que preside Fiji aunque se celebre en Alemania- prevé abordar cómo deben presentar los países sus planes de acción para contener el calentamiento global, de manera que sean transparentes y “comparables”, explicó la ministra alemana.

Además se iniciará un debate para ver cómo se puede fomentar que los países se impongan a sí mismos “objetivos cada vez más ambiciosos” y fomenten una reacción similar en el resto de la comunidad internacional en un proceso denominado “diálogo facultativo”. “Ahora se trata de interpretar. El tratado internacional ya se firmó en París”, subrayó Hendricks.

UE, China y estados y ciudades de EE.UU 

Pese a la salida de EEUU, la ministra se mostró convencida de que el proceso seguirá adelante gracias al impulso de la Unión Europea (UE), China y la alianza de Estados insulares que encabeza Fiji, así como por estados y ciudades estadounidenses que han anunciado que seguirán adelante en su lucha contra el calentamiento global.

25.000 personas de 150 países y 500 ONG

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, encabezarán al grupo de jefes de Estado y Gobierno y ministros que participarán esos días en la iniciativa, aunque la gran mayoría aún no ha confirmado su presencia. Está previsto que se den cita en Bonn unos 25.000 participantes, en su mayoría delegados de los más de 180 países que han ratificado ya el Acuerdo de París, así como activistas de unas 500 ONG y más de mil de periodistas.

El encuentro va a ser “lo más sostenible posible“, señaló Hendricks, que quiere compensar todas las emisiones de gases contaminantes ligadas a la cita y prevé bicis para desplazarse dentro de las instalaciones, botellas reciclables para los participantes y comidas principalmente vegetarianas y de producción ecológica. La ministra, además, percibió de forma positiva la convocatoria de manifestaciones los días de la cumbre en Bonn, porque “no van contra la conferencia”, sino que pretenden “llamar la atención” sobre las consecuencias del empleo del carbón.

">
<h2>COP23 de Bonn</h2><p>La ministra alemana de Medio Ambiente, <strong>Barbara Hendricks,</strong> aseguró hoy en rueda de prensa que la edición número 23 de esta <a href=cumbre mundial anual de la lucha contra el cambio climático será un “paso intermedio”, pero debe enviar una “clara señal política”.

“Estamos en una situación especial porque se trata de la primera Cumbre del Clima tras el anuncio del presidente de EEUU, Donald Trump, de que EEUU abandonará el Acuerdo de París. Se trata de mandar una clara señal política de unidad”, indicó. Hendricks reconoció que tras la declaración de Trump hubo “miedo” en ciertos sectores ante un posible “efecto dominó”, pero ahora se da por supuesto que ningún otro país va a salirse del Acuerdo de París.

En un ámbito más técnico, la cumbre de Bonn -que preside Fiji aunque se celebre en Alemania- prevé abordar cómo deben presentar los países sus planes de acción para contener el calentamiento global, de manera que sean transparentes y “comparables”, explicó la ministra alemana.

Además se iniciará un debate para ver cómo se puede fomentar que los países se impongan a sí mismos “objetivos cada vez más ambiciosos” y fomenten una reacción similar en el resto de la comunidad internacional en un proceso denominado “diálogo facultativo”. “Ahora se trata de interpretar. El tratado internacional ya se firmó en París”, subrayó Hendricks.

UE, China y estados y ciudades de EE.UU 

Pese a la salida de EEUU, la ministra se mostró convencida de que el proceso seguirá adelante gracias al impulso de la Unión Europea (UE), China y la alianza de Estados insulares que encabeza Fiji, así como por estados y ciudades estadounidenses que han anunciado que seguirán adelante en su lucha contra el calentamiento global.

25.000 personas de 150 países y 500 ONG

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente del país, Frank-Walter Steinmeier, encabezarán al grupo de jefes de Estado y Gobierno y ministros que participarán esos días en la iniciativa, aunque la gran mayoría aún no ha confirmado su presencia. Está previsto que se den cita en Bonn unos 25.000 participantes, en su mayoría delegados de los más de 180 países que han ratificado ya el Acuerdo de París, así como activistas de unas 500 ONG y más de mil de periodistas.

El encuentro va a ser “lo más sostenible posible“, señaló Hendricks, que quiere compensar todas las emisiones de gases contaminantes ligadas a la cita y prevé bicis para desplazarse dentro de las instalaciones, botellas reciclables para los participantes y comidas principalmente vegetarianas y de producción ecológica. La ministra, además, percibió de forma positiva la convocatoria de manifestaciones los días de la cumbre en Bonn, porque “no van contra la conferencia”, sino que pretenden “llamar la atención” sobre las consecuencias del empleo del carbón.

" width="90" height="90" />

<h2>Los residuos y las emisiones humanas provocan el 16% de las muertes en el mundo</h2><p>Por primera vez, una investigación analiza la <strong>repercusión que tiene sobre la salud la polución del aire</strong> (exterior e interior), del agua, del suelo y los contaminantes químicos que nos rodean. Todos juntos actúan incrementando el riesgo de muerte prematura por enfermedades del corazón, derrame cerebral, cáncer de pulmón y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).</p><p>En definitiva, una de cada seis personas muere al año en todo el mundo por la contaminación. Según los firmantes del artículo, estos fallecimientos suponen <strong>el 16% del total de defunciones anuales</strong> y la mayoría de ellas (92%) ocurren en países de bajos y medios ingresos, donde la polución afecta de forma desproporcionada. Son los últimos datos que se desprenden de un nuevo informe publicado en la revista The Lancet, cuyos firmantes reclaman mayor atención y voluntad por parte de los gobiernos, con el fin de destinar los recursos necesarios para afrontar y minimizar tales cifras.</p><p>La Comisión Lancet sobre Contaminación y Salud ha analizado durante dos años el impacto que tienen todas las formas de contaminación en la salud global, la economía y la justicia social. Como argumenta Philip Landrigan, uno de los directores de la Comisión Lancet, de la Escuela de Medicina Icahn en Mount Sinai (Estados Unidos), <em>"la contaminación es mucho más que un desafío ambiental. <strong>Es una amenaza profunda y penetrante</strong> que afecta a muchos aspectos de la salud y el bienestar humano. Merece toda la atención de los líderes internacionales, la sociedad civil, los profesionales sanitarios y toda la población mundial en general".</em></p><p>Por orden de importancia, y a tenor de los resultados publicados en el estudio, el tipo de contaminación más impactante es la del aire exterior (que incluye gases y partículas tóxicas) e interior (producido por la quema de madera y carbón, por ejemplo), al ser <strong>responsable de unos 6,5 millones de muertes en 2015.</strong> Por su parte, la contaminación del agua (fuentes de agua contaminada o saneamiento inseguro) está vinculada a 1,8 millones de muertes. En tercer lugar se encuentra la exposición a toxinas y carcinógenos en el lugar del trabajo, ya que produce alrededor de 0,8 millones de fallecimientos por enfermedades como la neumoconiosis en el caso de los trabajadores de carbón, por ejemplo; o cáncer de pulmón en trabajadores expuestos al amianto. En último lugar, la contaminación por plomo se ha relacionado con 0,5 millones de defunciones causadas por hipertensión arterial, insuficiencia renal y enfermedades cardiovasculares.</p><p>En España, la principal contaminación es la atmosférica, que <strong>produce unos 15 millones de muertes al año, más o menos el 4% de toda la mortalidad.</strong> <em>"Principalmente, la atmosférica exterior en España proviene del tráfico. La interior no porque no cocinamos quemando madera como en otros países y en cuanto a la industrial, en España ya no es tan importante desde que se controla este tipo de emisiones",</em> apunta Bénédicte Jacquemin, investigadora de ISGlobal. <em>"Está claro que las políticas enfocadas a contribuir en la reducción de la contaminación tienen repercusión positiva sobre la salud. Hay muchos estudios que demuestran que con la mejora de la calidad del aire aumenta la esperanza de vida, se reducen los ingresos hospitalarios, mejora la función pulmonar y se reduce la mortalidad".</em></p>
“Adaptación al cambio climático y reducción del riesgo de desastres en Europa“, presentado ante el Comité Europeo de las Regiones en Bruselas, la AEMA revisa el impacto de los desastres naturales en el continente y señala varias posibilidades de coordinación entre políticas de adaptación y prevención de catástrofes.

Así, el informe advierte de que las olas de calor extremas (más extendidas en el tiempo y con un impacto más profundo que las regulares), como la que tuvo lugar en Francia en 2003, sucederán una vez cada dos años según las proyecciones, y los países del sur de Europa serán los más afectados.

Las mismas áreas sufrirán el impacto de unas sequías “más severas y frecuentes”, mientras que los incendios forestales mantendrán su prevalencia en todos los países del entorno Mediterráneo y se extenderán hacia el norte en las últimas décadas del siglo. En su intervención, el director de la AEMA, Hans Bruyninckx, mencionó las más recientes catástrofes climáticas en el continente, como el huracán Ofelia, que afectaba a Irlanda y el Reino Unido, y los incendios forestales en España y Portugal.

El impacto económico

Según datos de la AEMA, el impacto económico de los eventos climáticos extremos entre 1980 y 2015 en Europa alcanzó los 433.000 millones de euros, de los cuales solo un 35 % estaba asegurado. En cuanto a los daños personales, la AEMA calcula que 89.873 personas perdieron la vida entre 1980 y 2015 debido a eventos climáticos extremos, la mayoría (91 %) por las olas de calor.

Bruyninckx incidió en la necesidad de que las políticas de adaptación al cambio climático y de prevención de desastres se coordinen con el conocimiento y la investigación a nivel europeo sobre la materia. 

Esto permitiría “un uso más eficiente de los recursos y una mejor preparación” ante un posible desastre natural, dijo el director de la AEMA. A nivel europeo, este tipo de políticas se financian con fondos como los otorgados a la construcción de infraestructura crítica o los de cohesión, e incluso con planes de inversión generalistas como los del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas.

">
<h2>Europa padece cada día más los males del cambio climático</h2><p>En su informe <a href=“Adaptación al cambio climático y reducción del riesgo de desastres en Europa“, presentado ante el Comité Europeo de las Regiones en Bruselas, la AEMA revisa el impacto de los desastres naturales en el continente y señala varias posibilidades de coordinación entre políticas de adaptación y prevención de catástrofes.

Así, el informe advierte de que las olas de calor extremas (más extendidas en el tiempo y con un impacto más profundo que las regulares), como la que tuvo lugar en Francia en 2003, sucederán una vez cada dos años según las proyecciones, y los países del sur de Europa serán los más afectados.

Las mismas áreas sufrirán el impacto de unas sequías “más severas y frecuentes”, mientras que los incendios forestales mantendrán su prevalencia en todos los países del entorno Mediterráneo y se extenderán hacia el norte en las últimas décadas del siglo. En su intervención, el director de la AEMA, Hans Bruyninckx, mencionó las más recientes catástrofes climáticas en el continente, como el huracán Ofelia, que afectaba a Irlanda y el Reino Unido, y los incendios forestales en España y Portugal.

El impacto económico

Según datos de la AEMA, el impacto económico de los eventos climáticos extremos entre 1980 y 2015 en Europa alcanzó los 433.000 millones de euros, de los cuales solo un 35 % estaba asegurado. En cuanto a los daños personales, la AEMA calcula que 89.873 personas perdieron la vida entre 1980 y 2015 debido a eventos climáticos extremos, la mayoría (91 %) por las olas de calor.

Bruyninckx incidió en la necesidad de que las políticas de adaptación al cambio climático y de prevención de desastres se coordinen con el conocimiento y la investigación a nivel europeo sobre la materia. 

Esto permitiría “un uso más eficiente de los recursos y una mejor preparación” ante un posible desastre natural, dijo el director de la AEMA. A nivel europeo, este tipo de políticas se financian con fondos como los otorgados a la construcción de infraestructura crítica o los de cohesión, e incluso con planes de inversión generalistas como los del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas.

" width="90" height="90" />
bosque, un parque o incluso una zona baldía, en regiones cerebrales que procesan el estrés, como la  amígdala.

"La investigación sobre la plasticidad del cerebro respalda la suposición de que el entorno puede dar forma a la estructura y función del cerebro. Por eso nos interesan las condiciones ambientales que pueden tener efectos positivos en el desarrollo del cerebro. Los estudios con participantes rurales ya han demostrado que vivir cerca de la naturaleza es buena para la salud y bienestar mental. Por lo tanto, decidimos examinar a los habitantes de la ciudad", explica Simone Kühn, líder del trabajo.

Los expertos encontraron una asociación entre el lugar de residencia y la salud del cerebro. Concretamente, los habitantes de las ciudades que vivían cerca de un bosque tenían más probabilidades de mostrar indicadores de una estructura de amígdala fisiológicamente saludable y, por lo tanto, más capaces de sobrellevar el estrés, que los que no tenían cerca ni rastro de naturaleza.

Este efecto se mantuvo estable cuando se controlaron las diferencias en las calificaciones educativas y los niveles de ingresos. Sin embargo, no fue posible encontrar una relación positiva entre las regiones cerebrales examinadas y la presencia de un parque o una tierra baldía. Aunque no sea posible distinguir si vivir cerca de un bosque realmente tiene efectos positivos en la amígdala o si las personas con una amígdala más saludable son más propensas a seleccionar áreas residenciales cerca de un bosque, los investigadores consideran que la primera explicación es la más plausible.

Participantes del estudio

Los voluntarios, un total de 341 adultos de entre 61 y 82 años de edad, pertenecen al Berlin Aging Study II (BASE-II), un estudio longitudinal más amplio que examina las condiciones físicas, psicológicas y sociales para un envejecimiento saludable. Además de realizar pruebas de  memoria y razonamiento, también realizaron escáneres de imagen por resonancia magnética. 

"Nuestro estudio investiga por primera vez la conexión entre las características de planificación urbana y la salud del cerebro", aclara Ulman Lindenberger, coautor del estudio. Teniendo en cuenta que para 2050, se espera que casi el 70% de la población mundial viva en ciudades, estas conclusiones podrían ser relevantes para la planificación urbana.

">
<h2>Vivir en el bosque ayuda a tener mayor salud cerebral</h2><p>Estudios anteriores ya han demostrado que los habitantes de ciudades tienen un mayor riesgo de enfermedades psiquiátricas como la depresión, los trastornos de ansiedad y la esquizofrenia, en comparación con los habitantes de zonas urbanas.</p><p>Al comparar ambos cerebros según el lugar de residencia, <strong>se aprecian niveles más altos de actividad en la amígdala de las personas que viven en ciudades que en las que viven en el campo.</strong> La amígdala cerebral juega un papel importantísimo en el procesamiento del  estrés y las reacciones al peligro.</p><p>Así que los científicos se preguntaron qué factores podrían tener una influencia protectora para las personas que viven en las urbes. Por ello, un equipo de investigación, liderado por la psicóloga Simone Kühn analizó qué efecto tenía la naturaleza cerca de las viviendas, como por ejemplo <strong>un <a href=bosque, un parque o incluso una zona baldía, en regiones cerebrales que procesan el estrés, como la  amígdala.

"La investigación sobre la plasticidad del cerebro respalda la suposición de que el entorno puede dar forma a la estructura y función del cerebro. Por eso nos interesan las condiciones ambientales que pueden tener efectos positivos en el desarrollo del cerebro. Los estudios con participantes rurales ya han demostrado que vivir cerca de la naturaleza es buena para la salud y bienestar mental. Por lo tanto, decidimos examinar a los habitantes de la ciudad", explica Simone Kühn, líder del trabajo.

Los expertos encontraron una asociación entre el lugar de residencia y la salud del cerebro. Concretamente, los habitantes de las ciudades que vivían cerca de un bosque tenían más probabilidades de mostrar indicadores de una estructura de amígdala fisiológicamente saludable y, por lo tanto, más capaces de sobrellevar el estrés, que los que no tenían cerca ni rastro de naturaleza.

Este efecto se mantuvo estable cuando se controlaron las diferencias en las calificaciones educativas y los niveles de ingresos. Sin embargo, no fue posible encontrar una relación positiva entre las regiones cerebrales examinadas y la presencia de un parque o una tierra baldía. Aunque no sea posible distinguir si vivir cerca de un bosque realmente tiene efectos positivos en la amígdala o si las personas con una amígdala más saludable son más propensas a seleccionar áreas residenciales cerca de un bosque, los investigadores consideran que la primera explicación es la más plausible.

Participantes del estudio

Los voluntarios, un total de 341 adultos de entre 61 y 82 años de edad, pertenecen al Berlin Aging Study II (BASE-II), un estudio longitudinal más amplio que examina las condiciones físicas, psicológicas y sociales para un envejecimiento saludable. Además de realizar pruebas de  memoria y razonamiento, también realizaron escáneres de imagen por resonancia magnética. 

"Nuestro estudio investiga por primera vez la conexión entre las características de planificación urbana y la salud del cerebro", aclara Ulman Lindenberger, coautor del estudio. Teniendo en cuenta que para 2050, se espera que casi el 70% de la población mundial viva en ciudades, estas conclusiones podrían ser relevantes para la planificación urbana.

" width="90" height="90" />
Instituto de Economía de la Energía y Análisis Financiero (IEEFA), el consultor de finanzas energéticas de IEEFA, Gerard Wynn, dijo que el anuncio del gobierno "envió una señal dramática a los mercados eléctricos de que ninguna inversión en energía a carbón en Europa es segura". Para el experto, la lección es clara: "Los planes nacionales de eliminación de carbón, combinados con el aumento de las energías renovables y el impacto en la demanda de mayor eficiencia, ponen en riesgo los viejos modelos de producción de electricidad".

En septiembre, la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos (NEAA) reveló que las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) permanecieron sin cambios en 2016. Pero no se quedan ahí. Este nuevo plan tiene como objetivo reducir las emisiones en el país en un 49%, así como aumentar los objetivos de reducción de emisiones de la UE del 40% al 55%.

En mayo conocíamos que otro país de la Unión Europea (por ahora), Reino Unido, está a un paso de conseguir energía limpia e ilimitada gracias a la fusión nuclear. Desde hace tiempo, esta técnica es algo en lo que se han puesto importantes esfuerzos científicos. 

El núcleo del reactor de fusión del Reino Unido, Tokamak ST40, de la firma Tokamak Energy, ha generado un plasma o nube super caliente de gas cargada eléctricamente, que se espera que alcance los 100 millones de grados centígrados el próximo año, una temperatura siete veces mayor que el centro del Sol. Ese es el umbral de fusión, en el que los átomos de hidrógeno pueden comenzar a fundirse en helio, liberando energía ilimitada y limpia en el proceso. El objetivo final es proporcionar energía de fusión limpia a la red energética de su país, Reino Unido, con 65 millones de personas, en 2030.

">
<h2>Holanda acabará con la energía del carbón en 2030</h2><p>Holanda ha expresado su deseo de terminar con la energía producida por carbón para 2030. Según informa Climate Home News, <strong>todas las centrales eléctricas de carbón del país habrán cerrado para esa fecha,</strong> y esto incluye tres plantas fabricadas hace apenas dos años, en 2015, consideradas especialmente eficientes.</p><p><strong>Esta decisión, tomada recientemente por el nuevo gobierno holandés, marca el comienzo del fin de las plantas de carbón en el país europeo y se suma al anuncio de planes para prohibir todos los automóviles con gasolina y diesel para el mismo año.</strong> Además de eliminarlo, este estado también establecerá un precio base de carbón y buscará asegurarse de que esta norma no haga que sea más barato para las compañías usar carbón en otros lugares, según recoge Beatriz de Vera en N+1.</p><p>Según cuenta <em>Futurism,</em> en un informe del <a href=Instituto de Economía de la Energía y Análisis Financiero (IEEFA), el consultor de finanzas energéticas de IEEFA, Gerard Wynn, dijo que el anuncio del gobierno "envió una señal dramática a los mercados eléctricos de que ninguna inversión en energía a carbón en Europa es segura". Para el experto, la lección es clara: "Los planes nacionales de eliminación de carbón, combinados con el aumento de las energías renovables y el impacto en la demanda de mayor eficiencia, ponen en riesgo los viejos modelos de producción de electricidad".

En septiembre, la Agencia de Evaluación Ambiental de los Países Bajos (NEAA) reveló que las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2) permanecieron sin cambios en 2016. Pero no se quedan ahí. Este nuevo plan tiene como objetivo reducir las emisiones en el país en un 49%, así como aumentar los objetivos de reducción de emisiones de la UE del 40% al 55%.

En mayo conocíamos que otro país de la Unión Europea (por ahora), Reino Unido, está a un paso de conseguir energía limpia e ilimitada gracias a la fusión nuclear. Desde hace tiempo, esta técnica es algo en lo que se han puesto importantes esfuerzos científicos. 

El núcleo del reactor de fusión del Reino Unido, Tokamak ST40, de la firma Tokamak Energy, ha generado un plasma o nube super caliente de gas cargada eléctricamente, que se espera que alcance los 100 millones de grados centígrados el próximo año, una temperatura siete veces mayor que el centro del Sol. Ese es el umbral de fusión, en el que los átomos de hidrógeno pueden comenzar a fundirse en helio, liberando energía ilimitada y limpia en el proceso. El objetivo final es proporcionar energía de fusión limpia a la red energética de su país, Reino Unido, con 65 millones de personas, en 2030.

" width="90" height="90" />
PLOS One, descubrió que, en las reservas naturales alemanas, las poblaciones de insectos voladores han disminuido en más del 75% durante los últimos 27 años que ha durado el estudio. 

"La comunidad de insectos voladores en su conjunto ha sido diezmada en las últimas décadas", dijo el estudio, que fue realizado por investigadores de la Universidad de Radboud en los Países Bajos y la Sociedad Entomológica Krefeld en Alemania. "Se espera que la pérdida de diversidad y abundancia de insectos provoque efectos en cascada en las redes alimentarias y ponga en peligro los servicios de los ecosistemas". 

Podría darse en más lugares 

Los entomólogos han tenido pruebas de la disminución de especies individuales, dice Tanya Latty, investigadora y docente en entomología de la Facultad de Ciencias de la Vida y Medioambientales de la Universidad de Sydney. Sin embargo, pocos estudios han tomado una visión tan amplia de poblaciones enteras de insectos. 

"Este estudio agrupa a todos los insectos voladores juntos", afirma Tanya Latty, lo que les da a los investigadores una imagen más precisa de la disminución general. "Se ve este tipo de disminución dramática en las áreas protegidas, me preocupa que esta tendencia pueda darse en otras zonas, no hay razón para pensar que esto no suceda en todas partes". 

Extrapolación del estudio 

En el estudio, se empleó el usó trampas Malaise, la cual consiste en una red de insectos sofisticada que atrapa a gran variedad de insectos y está establecida en 63 áreas de protección de la naturaleza. Al medir el peso de la captura de insectos -conocida como la biomasa- de cada una de las trampas de Malaise, los investigadores pudieron determinar la caída en el número de insectos. 

El estudio informó de un declive estacional del 76% y una disminución del 82% en la biomasa de insectos voladores durante los 27 años de estudio. "Mostramos que esta disminución es evidente independientemente del tipo de hábitat", dice el estudio. Latty dice que es preocupante que haya disminuciones en las áreas protegidas, puesto que significa que en las áreas agrícolas o urbanas la tendencia podría ser aún más pronunciada. El informe sugiere que el cambio climático, la pérdida de hábitats de insectos y potencialmente el uso de pesticidas, están detrás del declive alarmante.

">
<h2>Descenso alarmante de insectos voladores en Alemania en los últimos años</h2><p>El estudio, publicado el miércoles en la revista de expertos <a href=PLOS One, descubrió que, en las reservas naturales alemanas, las poblaciones de insectos voladores han disminuido en más del 75% durante los últimos 27 años que ha durado el estudio. 

"La comunidad de insectos voladores en su conjunto ha sido diezmada en las últimas décadas", dijo el estudio, que fue realizado por investigadores de la Universidad de Radboud en los Países Bajos y la Sociedad Entomológica Krefeld en Alemania. "Se espera que la pérdida de diversidad y abundancia de insectos provoque efectos en cascada en las redes alimentarias y ponga en peligro los servicios de los ecosistemas". 

Podría darse en más lugares 

Los entomólogos han tenido pruebas de la disminución de especies individuales, dice Tanya Latty, investigadora y docente en entomología de la Facultad de Ciencias de la Vida y Medioambientales de la Universidad de Sydney. Sin embargo, pocos estudios han tomado una visión tan amplia de poblaciones enteras de insectos. 

"Este estudio agrupa a todos los insectos voladores juntos", afirma Tanya Latty, lo que les da a los investigadores una imagen más precisa de la disminución general. "Se ve este tipo de disminución dramática en las áreas protegidas, me preocupa que esta tendencia pueda darse en otras zonas, no hay razón para pensar que esto no suceda en todas partes". 

Extrapolación del estudio 

En el estudio, se empleó el usó trampas Malaise, la cual consiste en una red de insectos sofisticada que atrapa a gran variedad de insectos y está establecida en 63 áreas de protección de la naturaleza. Al medir el peso de la captura de insectos -conocida como la biomasa- de cada una de las trampas de Malaise, los investigadores pudieron determinar la caída en el número de insectos. 

El estudio informó de un declive estacional del 76% y una disminución del 82% en la biomasa de insectos voladores durante los 27 años de estudio. "Mostramos que esta disminución es evidente independientemente del tipo de hábitat", dice el estudio. Latty dice que es preocupante que haya disminuciones en las áreas protegidas, puesto que significa que en las áreas agrícolas o urbanas la tendencia podría ser aún más pronunciada. El informe sugiere que el cambio climático, la pérdida de hábitats de insectos y potencialmente el uso de pesticidas, están detrás del declive alarmante.

" width="90" height="90" />
ONU Medio Ambiente, Erik Solheim. “Los océanos son fundamentales para nuestra supervivencia y debemos hacer todo lo que podamos para protegerlos”.

El plástico causa importante de daños ambientales y problemas de salud. Contamina el medio ambiente; mata aves, peces y otros animales que lo confunden con alimentos y perjudica los destinos turísticos y la pesca.

Sin embargo, el uso de plástico sigue creciendo. Cada año, 8 millones de toneladas son arrojadas a los océanos. La mayor parte son plásticos desechables, como vasos, bolsas, pajitas, botellas y microplásticos (pequeñas partículas) provenientes de productos cosméticos. Si mantenemos el ritmo actual, para 2050 habrá más plástico que peces en los océanos.

En el Mediterráneo, recientemente se destacó el crecimiento de una masa de residuos plásticos con concentraciones similares a la isla de basura del Pacífico Norte.

La campaña Mares Limpios pide a los gobiernos que creen leyes nacionales eficaces y estímulos para que las empresas y los ciudadanos produzcan y consuman de forma más sostenible. Indonesia se ha comprometido a reducir la basura marina en un 70%, Canadá ha incluido los microplásticos en la lista de sustancias tóxicas y Nueva Zelanda, Reino Unido y EE.UU. las han prohibido.

">
<h2>España se une a la campaña Mares Limpios</h2><p><em>“En los últimos seis años hemos desarrollado la nueva Estrategia Marina de España y uno de sus objetivos principales es abordar la cuestión de la basura que termina en los océanos",</em> dijo Raquel Orts Nebot, Directora General de Sostenibilidad de la costa y el mar de España. <em><strong>"En este sentido, confirmo que España se une a la campaña de ONU Medio Ambiente sobre la limpieza de los mares, con el firme propósito de apoyar esta iniciativa global y contribuir a su impacto en todo el mundo".</strong></em></p><p><em>“El compromiso de España con esta campaña envía un mensaje importante a toda la región mediterránea y al mundo”,</em> dijo el Director Ejecutivo de <a href=ONU Medio Ambiente, Erik Solheim. “Los océanos son fundamentales para nuestra supervivencia y debemos hacer todo lo que podamos para protegerlos”.

El plástico causa importante de daños ambientales y problemas de salud. Contamina el medio ambiente; mata aves, peces y otros animales que lo confunden con alimentos y perjudica los destinos turísticos y la pesca.

Sin embargo, el uso de plástico sigue creciendo. Cada año, 8 millones de toneladas son arrojadas a los océanos. La mayor parte son plásticos desechables, como vasos, bolsas, pajitas, botellas y microplásticos (pequeñas partículas) provenientes de productos cosméticos. Si mantenemos el ritmo actual, para 2050 habrá más plástico que peces en los océanos.

En el Mediterráneo, recientemente se destacó el crecimiento de una masa de residuos plásticos con concentraciones similares a la isla de basura del Pacífico Norte.

La campaña Mares Limpios pide a los gobiernos que creen leyes nacionales eficaces y estímulos para que las empresas y los ciudadanos produzcan y consuman de forma más sostenible. Indonesia se ha comprometido a reducir la basura marina en un 70%, Canadá ha incluido los microplásticos en la lista de sustancias tóxicas y Nueva Zelanda, Reino Unido y EE.UU. las han prohibido.

" width="90" height="90" />
La Tricyclerie, una iniciativa impulsada por Coline Billon, ingeniera en gestión medioambiental de 26 años, que ha sido nominada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente al galardón Young Champion of the Earth, dotado de 15.000 dólares para cada uno de los seis ganadores y otorgado a jóvenes de entre 18 y 30 años que impulsan soluciones novedosas en materia ambiental.

"Estaba muy involucrada en asociaciones que recolectaban excedentes de comida de los supermercados para dárselos a la gente", cuenta por teléfono Billon. "Pero quería hacer algo que vinculara campo y ciudad. Pensé en recoger los residuos orgánicos de la gente ya que en Nantes no había ningún sistema implementado, pero me di cuenta de que era demasiado para una sola persona". Billon decidió centrar el tiro en los restaurantes, y a finales de 2015 se subió a un triciclo con remolque para recoger la basura de ocho locales que aceptaron probar el servicio. 

En cuatro meses recolectó dos toneladas. Y fundó entonces La Tricyclerie, una asociación con objeto de poner en valor estos desechos y evitar su quema, sistema aún extendido para su eliminación. Todo a bordo de bicicletas, un medio de transporte integrado en la vida nantesa y parte del juego de palabras que nombra la idea. Casi dos años después son 30 los establecimientos adheridos al proyecto, que ha extendido su área de acción a tres barrios de la urbe francesa. En la asociación trabajan unas 15 personas, gran parte de ellos voluntarios que colaboran habitual u ocasionalmente. Al mes ya recogen unas dos toneladas de residuos.

"Los establecimientos pagan por el servicio, pero esto no es como un basurero", detalla Billon. "Ellos también forman parte del proyecto: hacemos mucha comunicación y les implicamos, y ellos trasladan el mensaje a sus cliente". Cada local paga una cuota (por ejemplo, entre 40 y 60 euros para los pequeños) que da derecho a dos recogidas a la semana. La Tricyclerie también trabaja con empresas, que generan en su mayoría restos de café, y con ellas realiza una tarea eminentemente de sensibilización. Pero son los restaurantes los principales prescriptores y protagonistas de este fenómeno.

Uno de ellos es Chacha, un local de tamaño medio con un aforo de 40 personas. Abrió en agosto de 2016 y un mes más tarde La Tricyclerie le ofreció un periodo de prueba. Al cabo de dos semanas se dieron cuenta de que aquello merecía la pena. "Mis clientes saben lo que hacemos y lo aprecian. Muchos dicen: ¡No lo había pensado, es muchísima comida tirada", cuenta Sèverine Figuls, responsable y cocinera del restaurante, que basa su carta en productos locales y de proximidad. 

En su establecimiento cuelga una pizarra que indica la cantidad de residuos recogidos y el consiguiente ahorro de emisiones. Chacha genera unos 60 kilos basura orgánica al mes. Respecto a la cuota que pagan porque los ciclistas recojan sus residuos, Figuls afirma: "Para nosotros es importante poner una parte de dinero en una manera de pensar global como es el cuidado del medio ambiente".

De los desechos orgánicos, una partida de residuos que en España representa aproximadamente el 40% de la bolsa de basura, saldrán kilos y kilos de compost, un oro negro que abonará con eficacia el nacimiento de nuevos alimentos. Billon explica que ellos hacen su propio abono y que hasta ahora lo reparten gratuitamente. "Trabajamos con paisajistas que nos dan la madera necesaria para mezclarlo y elaborarlo", amplía. "Luego lo repartimos a agricultores, huertos urbanos, jardines comunitarios y la escuela de horticultura local". El fomento de las relaciones entre el campo y la ciudad y la sensibilización alimentaria es otro de sus objetivos. "Es importante saber cuánto vale lo que comemos y lo que tiramos", afirma.

">


<h2>Bicicletas para transformar la basura en abono</h2><p>Por las calles de Nantes (Francia), una ciudad fluvial de unos 300.000 habitantes, de tradición comercial y cuyos antiguos astilleros se han reinventado en parque temático de máquinas davincianas, <strong>un grupo de ciclistas se pasea recogiendo la basura orgánica que generan los restaurantes de la urbe. Después, transforman estas cáscaras, hojas, restos de café y peladuras en compost que destinan a espacios verdes urbanos.</strong> </p><p>Así actúa <em><a href=La Tricyclerie, una iniciativa impulsada por Coline Billon, ingeniera en gestión medioambiental de 26 años, que ha sido nominada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente al galardón Young Champion of the Earth, dotado de 15.000 dólares para cada uno de los seis ganadores y otorgado a jóvenes de entre 18 y 30 años que impulsan soluciones novedosas en materia ambiental.

"Estaba muy involucrada en asociaciones que recolectaban excedentes de comida de los supermercados para dárselos a la gente", cuenta por teléfono Billon. "Pero quería hacer algo que vinculara campo y ciudad. Pensé en recoger los residuos orgánicos de la gente ya que en Nantes no había ningún sistema implementado, pero me di cuenta de que era demasiado para una sola persona". Billon decidió centrar el tiro en los restaurantes, y a finales de 2015 se subió a un triciclo con remolque para recoger la basura de ocho locales que aceptaron probar el servicio. 

En cuatro meses recolectó dos toneladas. Y fundó entonces La Tricyclerie, una asociación con objeto de poner en valor estos desechos y evitar su quema, sistema aún extendido para su eliminación. Todo a bordo de bicicletas, un medio de transporte integrado en la vida nantesa y parte del juego de palabras que nombra la idea. Casi dos años después son 30 los establecimientos adheridos al proyecto, que ha extendido su área de acción a tres barrios de la urbe francesa. En la asociación trabajan unas 15 personas, gran parte de ellos voluntarios que colaboran habitual u ocasionalmente. Al mes ya recogen unas dos toneladas de residuos.

"Los establecimientos pagan por el servicio, pero esto no es como un basurero", detalla Billon. "Ellos también forman parte del proyecto: hacemos mucha comunicación y les implicamos, y ellos trasladan el mensaje a sus cliente". Cada local paga una cuota (por ejemplo, entre 40 y 60 euros para los pequeños) que da derecho a dos recogidas a la semana. La Tricyclerie también trabaja con empresas, que generan en su mayoría restos de café, y con ellas realiza una tarea eminentemente de sensibilización. Pero son los restaurantes los principales prescriptores y protagonistas de este fenómeno.

Uno de ellos es Chacha, un local de tamaño medio con un aforo de 40 personas. Abrió en agosto de 2016 y un mes más tarde La Tricyclerie le ofreció un periodo de prueba. Al cabo de dos semanas se dieron cuenta de que aquello merecía la pena. "Mis clientes saben lo que hacemos y lo aprecian. Muchos dicen: ¡No lo había pensado, es muchísima comida tirada", cuenta Sèverine Figuls, responsable y cocinera del restaurante, que basa su carta en productos locales y de proximidad. 

En su establecimiento cuelga una pizarra que indica la cantidad de residuos recogidos y el consiguiente ahorro de emisiones. Chacha genera unos 60 kilos basura orgánica al mes. Respecto a la cuota que pagan porque los ciclistas recojan sus residuos, Figuls afirma: "Para nosotros es importante poner una parte de dinero en una manera de pensar global como es el cuidado del medio ambiente".

De los desechos orgánicos, una partida de residuos que en España representa aproximadamente el 40% de la bolsa de basura, saldrán kilos y kilos de compost, un oro negro que abonará con eficacia el nacimiento de nuevos alimentos. Billon explica que ellos hacen su propio abono y que hasta ahora lo reparten gratuitamente. "Trabajamos con paisajistas que nos dan la madera necesaria para mezclarlo y elaborarlo", amplía. "Luego lo repartimos a agricultores, huertos urbanos, jardines comunitarios y la escuela de horticultura local". El fomento de las relaciones entre el campo y la ciudad y la sensibilización alimentaria es otro de sus objetivos. "Es importante saber cuánto vale lo que comemos y lo que tiramos", afirma.

" width="90" height="90" />
Instituto de Crédito Oficial (ICO), organismo que será quien ponga a disposición de las distintas entidades financieras que se adhieran a la línea fondos por importe de hasta 100 millones de euros, para que dichas entidades concedan los créditos que permitan llevar a cabo los proyectos.  

El convenio de colaboración prevé que el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) asuma con cargo al Fondo Nacional de Eficiencia Energética el 50% del riesgo de las operaciones financiadas, asumiendo las entidades financieras participantes el otro 50% del riesgo.

Por su parte, el ICO ha firmado un acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para proveer de fondos la línea cuyo objetivo es facilitar financiación para las inversiones de las pymes que deseen renovar sus procesos productivos o, en el caso de cafeterías, bares y hoteles, sus equipamientos por otros más eficientes en el consumo de energía y menos contaminantes.

De los 100 millones de euros con los que está dotada la línea de financiación, 70 millones se destinarán a pymes y grandes empresas del sector industrial y comercial. Los 30 millones restantes irán destinados a un Plan Renove en hostelería.

La solicitud de los créditos deberá hacerse a través de las entidades financieras adheridas a la línea, pudiéndose obtener financiación por el 100% del importe de la inversión del proyecto hasta un máximo de tres millones de euros en el caso de pymes y gran empresa del sector industrial y comercial. Los proyectos deberán ejecutarse en un plazo de 24 meses.

Plan específico para hostelería

Este plan, dotado con 30 millones de euros, ya ha sido firmado mediante un convenio entre el Ministerio de Energía y la Federación Española de Hostelería (FEHR), en colaboración con el ICO. El objetivo es mejorar la eficiencia energética de este sector, clave en la economía española y con un alto potencial de ahorro.

El Plan Renove, a ejecutar entre 2017 y 2018, será objeto de seguimiento conjuntamente por el IDAE y la FEHR a fin de promocionar medidas de ahorro energético, la elaboración de un catálogo de medidas de ahorro y eficiencia energética que resulten financiables a través de la línea ICO-IDAE, la puesta en marcha de acciones de comunicación, información, promoción, difusión y asesoramiento técnico, así como el control y la contabilización del ahorro energético obtenido.

El consumo de energía es uno de los costes más relevantes de la hostelería, sólo superado por los gastos de personal, cuyos elementos principales son la climatización, cocción, producción de agua caliente sanitaria e iluminación.

">
<h2>Energía y el ICO destinan 100 millones de euros para eficiencia</h2><p>Para instrumentar dicha línea de financiación, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha suscrito un convenio de colaboración con el <a href=Instituto de Crédito Oficial (ICO), organismo que será quien ponga a disposición de las distintas entidades financieras que se adhieran a la línea fondos por importe de hasta 100 millones de euros, para que dichas entidades concedan los créditos que permitan llevar a cabo los proyectos.  

El convenio de colaboración prevé que el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE) asuma con cargo al Fondo Nacional de Eficiencia Energética el 50% del riesgo de las operaciones financiadas, asumiendo las entidades financieras participantes el otro 50% del riesgo.

Por su parte, el ICO ha firmado un acuerdo con el Banco Europeo de Inversiones (BEI) para proveer de fondos la línea cuyo objetivo es facilitar financiación para las inversiones de las pymes que deseen renovar sus procesos productivos o, en el caso de cafeterías, bares y hoteles, sus equipamientos por otros más eficientes en el consumo de energía y menos contaminantes.

De los 100 millones de euros con los que está dotada la línea de financiación, 70 millones se destinarán a pymes y grandes empresas del sector industrial y comercial. Los 30 millones restantes irán destinados a un Plan Renove en hostelería.

La solicitud de los créditos deberá hacerse a través de las entidades financieras adheridas a la línea, pudiéndose obtener financiación por el 100% del importe de la inversión del proyecto hasta un máximo de tres millones de euros en el caso de pymes y gran empresa del sector industrial y comercial. Los proyectos deberán ejecutarse en un plazo de 24 meses.

Plan específico para hostelería

Este plan, dotado con 30 millones de euros, ya ha sido firmado mediante un convenio entre el Ministerio de Energía y la Federación Española de Hostelería (FEHR), en colaboración con el ICO. El objetivo es mejorar la eficiencia energética de este sector, clave en la economía española y con un alto potencial de ahorro.

El Plan Renove, a ejecutar entre 2017 y 2018, será objeto de seguimiento conjuntamente por el IDAE y la FEHR a fin de promocionar medidas de ahorro energético, la elaboración de un catálogo de medidas de ahorro y eficiencia energética que resulten financiables a través de la línea ICO-IDAE, la puesta en marcha de acciones de comunicación, información, promoción, difusión y asesoramiento técnico, así como el control y la contabilización del ahorro energético obtenido.

El consumo de energía es uno de los costes más relevantes de la hostelería, sólo superado por los gastos de personal, cuyos elementos principales son la climatización, cocción, producción de agua caliente sanitaria e iluminación.

" width="90" height="90" />
procesamiento de estos datos masivos (Big Data) juega ya un papel fundamental en la mejora de nuestra sociedad: entre otros campos, tiene aplicación en medicina, la gestión inteligente de ciudades y el análisis social para ayuda al desarrollo y la acción humanitaria.

Un primer caso de aplicación en la gestión de desastres naturales fue el terremoto de Haití en el que, el procesamiento de los datos registrados sobre el empleo de los teléfonos móviles, permitió estimar la movilidad de la población, y consecuentemente mejorar el despliegue humanitario. El tratamiento de registros telefónicos agregados y anonimizados permite también extraer patrones de comportamiento y redes sociales existentes en la población. Desde entonces, se han desarrollado metodologías para aprovechar dichos datos en la gestión integral cíclica de los desastres: preparación (mediante mecanismos de alerta temprana), respuesta (optimizando la distribución de recursos o la difusión de información vital), recuperación y mitigación (sobre la base de indicadores sociales).

Datos masivos para el bien social

A lo largo de los últimos años, varios grupos de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid han trabajado en el procesamiento de datos masivos para el bien social. El profesor Pedro J. Zufiria, responsable del Grupo de Sistemas Dinámicos, Aprendizaje y Control (SisDAC), ha organizado durante estos últimos años, junto con el investigador Luis Úbeda-Medina y a través de la Cátedra Orange en la ETSIT-UPM, varios cursos bajo el lema “Data Science for Social Good”. Asimismo, Zufiria y Úbeda-Medina han trabajado junto con David Pastor-Escuredo, experto del itdUPM, y otros investigadores de la UPM en el procesamiento de datos masivos para la ayuda al desarrollo y la acción humanitaria.

Como proyecto experimental de colaboración internacional, en 2014 un equipo integrado por Pastor-Escuredo, Alfredo Morales y Yolanda Torres de la UPM, junto con otros investigadores de Telefónica y UN Global Pulse -iniciativa de Naciones Unidas de innovación con big data e inteligencia artificial-, asesorado por el Gobierno de México y el Programa Mundial de Alimentos, combinó datos de móviles y de satélites con el objetivo de estudiar la gestión de inundaciones en Tabasco, México. 

En 2016, el itdUPM colaboró en un Hackatón organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo en Ecuador para potenciar la innovación frente a terremotos, como el ocurrido en la región de la Malabí. De estos casos se desprende que los datos pueden ayudar a una mejor comprensión del impacto socio-económico del desastre, primer paso hacia su gestión más eficiente para incrementar la resiliencia y capacidades de recuperación.

El procesamiento masivo de datos puede ser también un gran aliado en mejorar programas de desarrollo para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que hace unos días han cumplido su segundo aniversario. La Revolución de los Datos impulsada desde la Secretaría General de Naciones Unidas reconociendo los datos como elemento clave para catalizar una transformación sostenible y cumplir con la agenda 2030, también está siendo promovida por el itdUPM, junto con varios grupos de investigación de la UPM. 

Un grupo liderado por Rosa M. Benito de la UPM exploró las posibilidades del uso de datos para el desarrollo, en el Challenge de Data For Development (D4D) en 2013 (Costa de Marfil). En la siguiente edición del D4D (Senegal, 2015), otro grupo liderado por Pedro J. Zufiria, junto con el laboratorio de innovación de UN Global Pulse en Kampala y el Programa Mundial de Alimentos fue galardonado con uno de los premios otorgados por la Fundación Bill & Melinda Gates. La integración y análisis de datos sirvió para caracterizar patrones socio-económicos, con el fin de monitorizar migraciones y seguridad alimentaria para mitigar la pobreza y el hambre causadas por condiciones externas que se vienen agudizando debido al cambio climático.

El despliegue de todo este potencial de manera adecuada y responsable debe tener en cuenta aspectos fundamentales relacionados con la disponibilidad, uso y privacidad de datos. Además de garantizar la privacidad de los datos a nivel individual y la seguridad tecnológica, es necesario que los algoritmos y métodos empleados tengan en cuenta que detrás de los datos se esconden circunstancias humanas que, en algunos casos, reflejan situaciones de riesgo y desigualdad. En la actualidad, se tiende a un consenso internacional sobre el papel fundamental de la alfabetización y la ética en el uso de los datos para ir adoptando positivamente el empleo del Big Data para el bien social.

La compartición de los datos entre el sector público y privado también es clave para poder llevar a cabo un uso social de los mismos. La colaboración del sector público, el sector privado y las universidades ha mostrado ser una alianza útil y responsable para trabajar con datos de alto valor social. En la medida en que se establezcan mecanismos de colaboración adecuados, será posible usar los datos en tiempo real para mitigar el impacto de desastres como los acontecidos recientemente.

">
<h2>¿Será importante el Big Data para una mejor preparación ante los desastres naturales?</h2><p>Los recientes huracanes en el Atlántico Norte y el terremoto en México espolean el deseo de diseñar sistemas para una alerta temprana o cuando menos para una cuantificación rápida y precisa de los daños sufridos para poder ayudar en las tareas de reconstrucción. Aunque muchos de estos desastres naturales son difícilmente predecibles, la forma en que la sociedad se prepara y responde ante ellos determina en gran medida su impacto social y económico. En este contexto, <strong>la disponibilidad y el procesamiento adecuado de datos se presenta como un nuevo aliado.</strong></p><p>La incorporación de las nuevas tecnologías de la información en diferentes sectores de nuestra sociedad está dando lugar a la generación y almacenamiento de cantidades enormes de datos que reflejan el comportamiento de las personas en numerosas facetas de su actividad diaria. <strong>El <a href=procesamiento de estos datos masivos (Big Data) juega ya un papel fundamental en la mejora de nuestra sociedad: entre otros campos, tiene aplicación en medicina, la gestión inteligente de ciudades y el análisis social para ayuda al desarrollo y la acción humanitaria.

Un primer caso de aplicación en la gestión de desastres naturales fue el terremoto de Haití en el que, el procesamiento de los datos registrados sobre el empleo de los teléfonos móviles, permitió estimar la movilidad de la población, y consecuentemente mejorar el despliegue humanitario. El tratamiento de registros telefónicos agregados y anonimizados permite también extraer patrones de comportamiento y redes sociales existentes en la población. Desde entonces, se han desarrollado metodologías para aprovechar dichos datos en la gestión integral cíclica de los desastres: preparación (mediante mecanismos de alerta temprana), respuesta (optimizando la distribución de recursos o la difusión de información vital), recuperación y mitigación (sobre la base de indicadores sociales).

Datos masivos para el bien social

A lo largo de los últimos años, varios grupos de investigación de la Universidad Politécnica de Madrid han trabajado en el procesamiento de datos masivos para el bien social. El profesor Pedro J. Zufiria, responsable del Grupo de Sistemas Dinámicos, Aprendizaje y Control (SisDAC), ha organizado durante estos últimos años, junto con el investigador Luis Úbeda-Medina y a través de la Cátedra Orange en la ETSIT-UPM, varios cursos bajo el lema “Data Science for Social Good”. Asimismo, Zufiria y Úbeda-Medina han trabajado junto con David Pastor-Escuredo, experto del itdUPM, y otros investigadores de la UPM en el procesamiento de datos masivos para la ayuda al desarrollo y la acción humanitaria.

Como proyecto experimental de colaboración internacional, en 2014 un equipo integrado por Pastor-Escuredo, Alfredo Morales y Yolanda Torres de la UPM, junto con otros investigadores de Telefónica y UN Global Pulse -iniciativa de Naciones Unidas de innovación con big data e inteligencia artificial-, asesorado por el Gobierno de México y el Programa Mundial de Alimentos, combinó datos de móviles y de satélites con el objetivo de estudiar la gestión de inundaciones en Tabasco, México. 

En 2016, el itdUPM colaboró en un Hackatón organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo en Ecuador para potenciar la innovación frente a terremotos, como el ocurrido en la región de la Malabí. De estos casos se desprende que los datos pueden ayudar a una mejor comprensión del impacto socio-económico del desastre, primer paso hacia su gestión más eficiente para incrementar la resiliencia y capacidades de recuperación.

El procesamiento masivo de datos puede ser también un gran aliado en mejorar programas de desarrollo para la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que hace unos días han cumplido su segundo aniversario. La Revolución de los Datos impulsada desde la Secretaría General de Naciones Unidas reconociendo los datos como elemento clave para catalizar una transformación sostenible y cumplir con la agenda 2030, también está siendo promovida por el itdUPM, junto con varios grupos de investigación de la UPM. 

Un grupo liderado por Rosa M. Benito de la UPM exploró las posibilidades del uso de datos para el desarrollo, en el Challenge de Data For Development (D4D) en 2013 (Costa de Marfil). En la siguiente edición del D4D (Senegal, 2015), otro grupo liderado por Pedro J. Zufiria, junto con el laboratorio de innovación de UN Global Pulse en Kampala y el Programa Mundial de Alimentos fue galardonado con uno de los premios otorgados por la Fundación Bill & Melinda Gates. La integración y análisis de datos sirvió para caracterizar patrones socio-económicos, con el fin de monitorizar migraciones y seguridad alimentaria para mitigar la pobreza y el hambre causadas por condiciones externas que se vienen agudizando debido al cambio climático.

El despliegue de todo este potencial de manera adecuada y responsable debe tener en cuenta aspectos fundamentales relacionados con la disponibilidad, uso y privacidad de datos. Además de garantizar la privacidad de los datos a nivel individual y la seguridad tecnológica, es necesario que los algoritmos y métodos empleados tengan en cuenta que detrás de los datos se esconden circunstancias humanas que, en algunos casos, reflejan situaciones de riesgo y desigualdad. En la actualidad, se tiende a un consenso internacional sobre el papel fundamental de la alfabetización y la ética en el uso de los datos para ir adoptando positivamente el empleo del Big Data para el bien social.

La compartición de los datos entre el sector público y privado también es clave para poder llevar a cabo un uso social de los mismos. La colaboración del sector público, el sector privado y las universidades ha mostrado ser una alianza útil y responsable para trabajar con datos de alto valor social. En la medida en que se establezcan mecanismos de colaboración adecuados, será posible usar los datos en tiempo real para mitigar el impacto de desastres como los acontecidos recientemente.

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

05/01/2017

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies