Agallas vegetales, un microcosmos natural - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Lo más comentado


"No encontramos cómo votar en el concurso de fotografia..."


"Porqué hay qué hacer las prevenciones después de los desastres ecológicos pues esto tambi..."


"Entonces no se equivocó tanto......"

AGENDA AMBIENTAL ENERO 2018

  • Exposición "La Economía descubierta"
  • Especial bici en invierno. Taller: Mantén tu a bici a punto I
  • Concurso de ideas para el diseño de un logotipo para la Red de Parques Nacionales

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Actualidad Ambiental

Agallas vegetales, un microcosmos natural

España

Agallas en forma de cuerno de cabra.
Foto: José Luis Nieves-Aldrey.


REDACCIÓN


redaccion@ambientum.com


Las especies inductoras de agallas, en su mayoría insectos, son capaces de manipular a la planta en su propio beneficio

Las agallas son unas estructuras realmente fascinantes que sustentan complejas comunidades de artrópodos. Las especies inductoras de agallas, en su mayoría insectos, son capaces de manipular a la planta en su propio beneficio mediante la formación de estas estructuras vegetales que al tiempo que proporcionan alimento a la larva también la protegen de depredadores y parásitos.

A lo largo de la historia, las agallas de las plantas han atraído la atención de los amantes de la naturaleza y han sido utilizadas con diferentes fines. Su uso farmacológico ya fue mencionado por Hipócrates, Plinio y Teofrasto, para el tratamiento de diarreas, infecciones bucales y hemorroides; Plinio incluso hablaba de la utilidad de las agallas de roble para tratar la alopecia. También se usaban -por su alto contenido en ácidos tánicos- como curtientes de pieles, en la fabricación de tinta de alta calidad, en tintes para el pelo y la ropa, y en la elaboración de adornos o tatuajes. Algunas agallas incluso se han utilizado como alimento; por ejemplo, las producidas en el mediterráneo oriental en plantas de Salvia sp. por pequeñas avispas Hedickiana levantina, jugosas y de agradable olor a limón, o las inducidas por las avispillas Isocolus lichtensteini en las plantas Centaura aspera y Centaurea melitensi, que los niños comían en épocas de escasez cuando estaban tiernas.

Las agallas más antiguas que se conocen datan del Cretácico. Entre los primeros insectos capaces de desarrollar agallas se encuentran algunos himenópteros del suborden Symphyta (tentredínidos gallícolas). Pero fue en el Terciario cuando esta aptitud alcanzó su máximo desarrollo coincidiendo con la diversificación de las plantas angiospermas, ya que más del 95% de los insectos gallícolas inducen agallas en angiospermas, especialmente en dicotiledóneas.

Se conocen más de 20.000 especies de organismos capaces de inducir la formación de agallas, entre los que se encuentran virus, bacterias, algas, hongos, protozoos, rotíferos, gusanos nematodos, ácaros e insectos; estos últimos son los más numerosos. Se estima que hay 15.000 especies de insectos gallícolas cuyas diferencias tienen que ver con los mecanismos de inducción de las agallas, efectos sobre los hospedadores, métodos de alimentación y diferentes ciclos de vida. Lo más relevante del proceso es la capacidad, desarrollada independientemente en muchos taxones, de reproducir los procesos de crecimiento de la planta hospedadora, orientándolos para proporcionar cobijo y nutrición adecuadas para el insecto gallícola.

El estudio de las agallas de las plantas, también llamadas cecidias, se conoce como cecidología y requiere el concurso de distintas disciplinas como la taxonomía, fisiología, genética, ecología, evolución, etc. Las agallas más evolucionadas y complejas corresponden a los cinípidos, una superfamilia de los himenópteros. La mayoría de las especies gallícolas seleccionan específicamente tanto la especie de planta como el órgano donde se formará la agalla. En el caso de los cinípidos, las agallas pueden formarse tanto en hojas, tallos, flores y frutos, como en las raíces y estolones. Dentro de este grupo el grado de especificidad entre planta e insecto es tan elevado y la morfología de la cecidia tan diferenciada, que la propia agalla se considera como un fenotipo extendido del insecto.

Aún no se conoce bien el proceso de formación de las agallas, aunque en el caso de los cinípidos, o avispillas de las agallas, se inicia con la rotura de la pared celular de las células vegetales que están en contacto con el huevo del insecto. Después las larvas segregan unas sustancias que producen hipertrofia -aumento del tamaño de las células- e hiperplasia -proliferación anormal de células- de los tejidos vegetales que las rodean. La secreción de sustancias por la larva es fundamental, ya que se ha comprobado que si la larva muere prematuramente la agalla detiene su crecimiento y diferenciación.

Posteriormente se produce una diferenciación de los tejidos que da lugar a una cámara larval, que encierra la larva; una capa de tejido nutritivo, que tapiza la pared interna de la cavidad larval; un estuche o cubierta más o menos lignificada; un tejido cortical con numerosos haces vasculares, que conectan el tejido vascular con la planta y una capa más externa o epidermis. El tejido nutritivo y la cubierta lignificada que envuelven a la larva constituyen la "agalla interna"; la epidermis y el tejido cortical configuran la "agalla externa". Mientras que el tamaño de la agalla interna es constante, la agalla externa varía considerablemente según la especie.

Llama la atención la gran diversidad morfológica de las agallas que pueden ser esféricas, ovales, fusiformes, cilíndricas, lenticulares, etc., y cuyo tamaño puede oscilar entre unos pocos milímetros y más de 4 cm de diámetro. En su madurez pueden ser jugosas o leñosas; su superficie puede ser lisa, rugosa, irregular o estriada; pueden estar cubiertas de pilosidad, o de una secreción viscosa muy pegajosa; puede presentar apéndices o excrecencias espinosas. Muchas de estas peculiaridades se consideran estrategias defensivas frente al ataque de parasitoides.

Las agallas de cinípidos pueden considerarse "puntos calientes" ecológicos dado que forman comunidades de gran complejidad funcional. Estas comunidades se estructuran en varios niveles tróficos. El primero está formado por la larva o larvas del cinípido inductor que se alimentan del tejido nutritivo de la agalla, y por otras larvas fitófagas de avispillas que no pueden inducir la formación de agallas y a las que se denomina inquilinos. El siguiente nivel trófico está compuesto por himenópteros parasitoides cuyas larvas viven a expensas de las larvas del cinípido inductor, de los inquilinos, o de otros parasitoides. Estos tres tipos: propietario o inductor, inquilino y paraistoide (la mayoría de estos últimos pertenecen a la superfamilia calcídidos), sería la fauna primaria de las agallas. Pero existe una fauna secundaria, ligada opcionalmente a las cecidias, como son los cecidófagos y los sucesores. Los primeros, como su nombre indica, se alimentan de las agallas y son algunas especies de coleópteros y lepidópteros, así como algunos micromamíferos y aves. En cuanto a los sucesores, se trata de artrópodos (áfidos, cóccidos, formícidos, arañas, pseudoescorpiones, etc.) que aprovechan algunas agallas, especialmente las grandes, para cobijarse o para nidificar.

El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) alberga una importante colección de agallas que supera las 6.000 muestras. Se inició en el primer tercio del siglo XX con las zoocecidias de J. Cogolludo, a la que luego se añadieron las agallas de cinípidos de Angel Cabrera. En los últimos años se ha enriquecido sensiblemente gracias a las aportaciones del investigador del MNCN José Luis Nieves-Aldrey, que ha formado una de las colecciones de agallas vegetales más importantes de Europa, incluyendo colecciones de la región neotropical, principalmente de Panamá y Chile, como se refleja en dos recientes publicaciones. José Luis Nieves-Aldrey nos comenta: "Hay que destacar el valor científico de esta colección ya que documenta una de las más interesantes interacciones planta-animal que existen en la naturaleza, en los casos más complejos con implicaciones coevolutivas; además, está ausente en muchos museos de historia natural".

Referencias bibliográficas 

Medianero, E., Barrios, H., Nieves-Aldrey, J. L. 2014. Gall-inducing insects and their associated parasitoid assemblages in the forests of Panama. En: Fernandes, G. W. & Santos, J. C. (eds). Neotropical Insect galls. Chapter 22: 465-496.Quintero, C., Garibaldi, L. A., Grea, A., Polidori, Nieves-Aldrey, J. L. 2014. Galls of the temperate forest of southern South America: Argentina and Chile. En: Fernandes, G. W. & Santos, J. C. (eds). Neotropical Insect galls. Chapter 21: 429-463.Nieves-Aldrey, J. L. 1998. Insectos que inducen agallas en las plantas: una fascinante interacción ecológica y evolutiva. Boletín de la Sociedad Española de Entomología, 23: 3-12.

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

Agallas vegetales,

D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\boletino\noticias\Agallas-vegetales-un-microcosmos-natural.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//boletino/noticias/Agallas-vegetales-un-microcosmos-natural.asp?id=56110

Los comentarios de los lectores

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

plásticos en el medio ambiente, con el objetivo de que todos los envases de ese material producidos en la Unión Europea (UE) en 2030 estén diseñados para que puedan ser reciclados o reutilizados.

"Hay urgencia en actuar sobre los plásticos porque tienen consecuencias muy negativas no solo en el medio ambiente sino también en nuestra salud", declaró en una entrevista el eurocomisario de Medio Ambiente, el maltés Karmenu Vella.

La iniciativa comunitaria fue presentada tras la reunión del colegio de comisarios celebrada en Estrasburgo y se centra en los plásticos de un solo uso, como envases o botellas, después de que se hayan prohibido en toda la UE que los supermercados ofrezcan gratuitamente bolsas de uso único. 

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, recordó en la presentación de este martes que "cada segundo desaparecen 700 kilos de plástico en nuestros océanos" y que el 50% del plástico de los envases acaban en las playas de la UE.

"Si no cambiamos de política, en 2050 habrá más plásticos que peces en el mar", agregó Timmermans, quien presentó la iniciativa como parte del camino hacia "una economía en la que es rentable reciclar plásticos" porque el plástico no reciclado que se desperdicia cada año podría alcanzar un valor de más de 70.000 millones de euros.

La nueva estrategia comunitaria aboga, además, por mejorar la trazabilidad de los elementos químicos contenidos en los productos plásticos para facilitar su reciclaje, así como por implementar nuevas reglas armonizadas para la separación de esos deshechos, cuya tasa actual de reciclaje no alcanza el 30%, lejos de otros materiales como el papel, el vidrio o el metal.

"Es verdad que no ha alcanzado aún esos niveles, pero el plástico es más complicado porque hay cientos de tipos diferentes" y "no puedes llegar a una única solución válida para todos, como sí se puede lograr con otros materiales", añadió Vella.

">
<p><br /></p><p>La Comisión Europea (CE) lanzó este martes una nueva estrategia para <strong>limitar el impacto de los <a href=plásticos en el medio ambiente, con el objetivo de que todos los envases de ese material producidos en la Unión Europea (UE) en 2030 estén diseñados para que puedan ser reciclados o reutilizados.

"Hay urgencia en actuar sobre los plásticos porque tienen consecuencias muy negativas no solo en el medio ambiente sino también en nuestra salud", declaró en una entrevista el eurocomisario de Medio Ambiente, el maltés Karmenu Vella.

La iniciativa comunitaria fue presentada tras la reunión del colegio de comisarios celebrada en Estrasburgo y se centra en los plásticos de un solo uso, como envases o botellas, después de que se hayan prohibido en toda la UE que los supermercados ofrezcan gratuitamente bolsas de uso único. 

El vicepresidente primero de la Comisión Europea, Frans Timmermans, recordó en la presentación de este martes que "cada segundo desaparecen 700 kilos de plástico en nuestros océanos" y que el 50% del plástico de los envases acaban en las playas de la UE.

"Si no cambiamos de política, en 2050 habrá más plásticos que peces en el mar", agregó Timmermans, quien presentó la iniciativa como parte del camino hacia "una economía en la que es rentable reciclar plásticos" porque el plástico no reciclado que se desperdicia cada año podría alcanzar un valor de más de 70.000 millones de euros.

La nueva estrategia comunitaria aboga, además, por mejorar la trazabilidad de los elementos químicos contenidos en los productos plásticos para facilitar su reciclaje, así como por implementar nuevas reglas armonizadas para la separación de esos deshechos, cuya tasa actual de reciclaje no alcanza el 30%, lejos de otros materiales como el papel, el vidrio o el metal.

"Es verdad que no ha alcanzado aún esos niveles, pero el plástico es más complicado porque hay cientos de tipos diferentes" y "no puedes llegar a una única solución válida para todos, como sí se puede lograr con otros materiales", añadió Vella.

" width="90" height="90" />
agua embotellada.

Embotellada en envases de distintos materiales y que, en su mayoría, son de un solo uso. Esto nos lleva a dilapidar recursos con lo que fabricar de manera ingente las botellas de vidrio o de plástico que dejan de tener valor en el momento que apuramos el contenido de la botella. Este patrón de consumo que ha arraigado en nuestra cultura, nos lleva a que nuestro estilo de vida sea cada vez un poco menos sostenible.

Sin embargo, está en nuestras manos volver a la solución mucho más sostenible: beber el agua que sale de nuestros grifos y enseñar a las nuevas generaciones que bebiendo agua del grifo le ahorramos al planeta un consumo innecesario de materias primas y miles de toneladas diarias de residuos.

Muchas veces se argumenta para justificar el consumo de agua embotellada que el agua del grifo es de mala calidad. En el caso de España, que es el que conocemos y que coincide con la mayoría de países con mayor desarrollo económico, el agua del grifo es la más controlada que existe, con niveles de trasparencia y de información al consumidor sobre su calidad cada vez mayores, con disponibilidad incluso en tiempo real de los resultados de los controles a los que se somete esta agua.

Y ¿cómo es el proceso al que se somete el agua antes de aparecer en nuestras casas?

Pues hasta llegar a nuestro grifo, el agua que consumimos a diario ha sido sometida a un complejo proceso de limpieza y desinfección. Este proceso recibe el nombre de potabilización. 

Una vez el agua llega a la planta de tratamiento y después de haber sido captada de la naturaleza, comienza el proceso para hacerla potable. En esencia, el agua es clarificada y desinfectada a través de una línea especializada de tratamientos, gracias a los cuales se eliminan las partículas en suspensión y los gérmenes patógenos que por su origen natural pueda contener.


">
<p><br /></p><p>Quizás <strong>la aparente abundancia de este recurso hace que no lo valoremos en su justa medida.</strong> Como siempre, solemos darnos cuenta de su importancia cuando carecemos de él. En el mundo desarrollado, desde hace ya años, estamos sustituyendo el consumo de agua potable que sale de nuestros grifos por el <strong>consumo de <a href=agua embotellada.

Embotellada en envases de distintos materiales y que, en su mayoría, son de un solo uso. Esto nos lleva a dilapidar recursos con lo que fabricar de manera ingente las botellas de vidrio o de plástico que dejan de tener valor en el momento que apuramos el contenido de la botella. Este patrón de consumo que ha arraigado en nuestra cultura, nos lleva a que nuestro estilo de vida sea cada vez un poco menos sostenible.

Sin embargo, está en nuestras manos volver a la solución mucho más sostenible: beber el agua que sale de nuestros grifos y enseñar a las nuevas generaciones que bebiendo agua del grifo le ahorramos al planeta un consumo innecesario de materias primas y miles de toneladas diarias de residuos.

Muchas veces se argumenta para justificar el consumo de agua embotellada que el agua del grifo es de mala calidad. En el caso de España, que es el que conocemos y que coincide con la mayoría de países con mayor desarrollo económico, el agua del grifo es la más controlada que existe, con niveles de trasparencia y de información al consumidor sobre su calidad cada vez mayores, con disponibilidad incluso en tiempo real de los resultados de los controles a los que se somete esta agua.

Y ¿cómo es el proceso al que se somete el agua antes de aparecer en nuestras casas?

Pues hasta llegar a nuestro grifo, el agua que consumimos a diario ha sido sometida a un complejo proceso de limpieza y desinfección. Este proceso recibe el nombre de potabilización. 

Una vez el agua llega a la planta de tratamiento y después de haber sido captada de la naturaleza, comienza el proceso para hacerla potable. En esencia, el agua es clarificada y desinfectada a través de una línea especializada de tratamientos, gracias a los cuales se eliminan las partículas en suspensión y los gérmenes patógenos que por su origen natural pueda contener.


" width="90" height="90" />

<p><br /></p><p>En lo que se refiere a los precios regulados domésticos-PVPC, Valverde concluye que <strong>2017 ha sido un año intermedio y la factura anual se eleva a 765 €, 64 € más que el año pasado o 21 € más que un año “normal”.</strong> Queda como la 4ª factura más cara tras las de 2012 (793 €), 2015 (785 €) y 2013 (767 €). La gran mayoría de las horas se han movido entre los 11 y 12 ¢€/kWh y el promedio mensual para todo el 2017 queda en 12,02 ¢€/kWh.</p><p>En cuanto al mercado mayorista de electricidad-OMIE, el año ha terminado en 52,24 €/MWh de precio medio diario, el valor más alto de los últimos 8 años. <strong>La previsión de Valverde para el 2018 es que sea notablemente inferior en precios, pero no tanto como lo fue 2016.</strong></p><h2>Precio de la luz</h2><p><em>“Y es que sin las nuevas renovables incorporadas al sistema y con el carbón en subida libre desde hace más de un año así como los precios de los derechos de emisión también al alza, mi opinión es que no bajará de 46-47 €/MWh, pero con el año al completo por delante… ¡de todo puede pasar!“,</em> explica.</p><p><strong>El mercado de futuros ha visto al cierre de diciembre cómo se ha producido una gran caída de precios en el Q1,</strong> especialmente para enero, sin embargo el resto de horizontes temporales sufren una muy ligera alza de precios y parecen estabilizarse, al igual que con la previsión para el año completo, que cierra diciembre en 52,26, valor que debería bajar a lo largo de Q1 y sobre todo Q2, advierte el analista del sector eléctrico. El Q4 de 2017 queda en 57,96 €/MWh valor por encima de su última cotización de septiembre: 55,22 €/MWh</p><p>Si observamos los mercados europeos, <strong>los países más caros en el 2017 han sido, por orden Italia, ibéricos y Reino Unido</strong> mientras que los de menor precio medio han sido los nórdicos, Alemania y Holanda.</p>

<p><br /></p><p>Ahora que están llegando las tan esperadas lluvias, que no sabemos si servirán para calmar la sed de los campos pero al menos dan un pequeño respiro, se antoja <strong>volver la vista atrás y recapacitar de lo que hemos vivido</strong> en estos primeros y angustiosos meses de año hidrológico.</p><p>Es evidente que, miremos donde miremos, ya sea al sector agrícola, la ganadería, la pesca, los deportes fluviales o sencillamente al grifo de nuestras casas, todos hemos vivido momentos agónicos, en unos sitios más que en otros, pero <strong>nadie se ha librado de mirar al cielo y lamentarse de la falta de lluvias.</strong></p><p>Sin embargo, ante esta situación tan extrema y desamparada, en particular en lo referido a la agricultura, <strong>¿es posible sacar algún aspecto positivo? Según para quién, sí.</strong></p><p>Si miramos la relación de acontecimientos acaecidos en estos meses, podemos apreciar que <strong>los agricultores, bien por miedo, bien por precaución o un cúmulo de todo, no se decidían a sembrar los campos y por supuesto, y aquí es donde se puede sacar lo positivo,</strong> ni mentar el tema de abonos y fitosanitarios.</p><p>En algunas conversaciones que surgían con los agricultores, cuando se les preguntaba si este año iban a “tirar abono” de simienza, la inmensa mayoría, por no decir todos, ni se les pasaba por la cabeza gastarse “un duro” en ese aspecto. Es más, muchos se planteaban <em><strong>“ni sembrar siquiera, con el año que hemos pasado, como vengan otro par de años igual, tenemos que dejar el campo”.</strong></em> </p><p>Y con todo esto que se ha dicho, la pregunta es dónde está ese aspecto positivo. Como decíamos anteriormente, las malas perspectivas han hecho que los productos químicos de síntesis, ya sean <strong>abonos o productos fitosanitarios, hayan brillado por su ausencia. Este hecho, que para muchos es muy negativo, para el medio ambiente tiene aspectos bastante positivos.</strong></p>
CO2 en etileno de manera más eficiente, abriendo el camino para reciclar este gas de efecto invernadero en plástico.

El etileno se utiliza para fabricar polietileno, el plástico más utilizado en la actualidad, cuya producción mundial anual ronda los 80 millones de toneladas. 

En el corazón de este trabajo está la reacción de reducción de dióxido de carbono, en donde el CO2 se convierte en otros químicos mediante el uso de una corriente eléctrica y una reacción química, ayudados por un catalizador.

Muchos metales pueden servir como catalizadores en este tipo de reacción: el oro, la plata y el zinc pueden formar monóxido de carbono, mientras que el estaño y el paladio pueden formar formiato. Pero solo el cobre puede producir etileno, el componente principal del plástico de polietileno.

"El cobre es un metal mágico. Es mágico porque puede producir muchos productos químicos diferentes, como metano, etileno y etanol, pero controlar lo que produce es difícil", dice el estudiante Phil De Luna, líder del proyecto, basado en las prestaciones de la Canadian Light Source (CLS).

"Creo que el futuro estará lleno de tecnologías que generan valor a partir de los residuos. Es emocionante porque estamos trabajando para desarrollar nuevas y sostenibles formas de satisfacer las demandas de energía del futuro", dice De Luna.

Una pieza única de equipo desarrollada por el científico senior de CLS, Tom Regier, hizo posible que los investigadores estudiasen la morfología o forma y el entorno químico de su catalizador de cobre a lo largo de la reacción de reducción de CO2, en tiempo real.

">
<p><br /></p><p>Investigadores de la Universidad de Toronto (Canadá) han identificado condiciones que <strong>convierten <a href=CO2 en etileno de manera más eficiente, abriendo el camino para reciclar este gas de efecto invernadero en plástico.

El etileno se utiliza para fabricar polietileno, el plástico más utilizado en la actualidad, cuya producción mundial anual ronda los 80 millones de toneladas. 

En el corazón de este trabajo está la reacción de reducción de dióxido de carbono, en donde el CO2 se convierte en otros químicos mediante el uso de una corriente eléctrica y una reacción química, ayudados por un catalizador.

Muchos metales pueden servir como catalizadores en este tipo de reacción: el oro, la plata y el zinc pueden formar monóxido de carbono, mientras que el estaño y el paladio pueden formar formiato. Pero solo el cobre puede producir etileno, el componente principal del plástico de polietileno.

"El cobre es un metal mágico. Es mágico porque puede producir muchos productos químicos diferentes, como metano, etileno y etanol, pero controlar lo que produce es difícil", dice el estudiante Phil De Luna, líder del proyecto, basado en las prestaciones de la Canadian Light Source (CLS).

"Creo que el futuro estará lleno de tecnologías que generan valor a partir de los residuos. Es emocionante porque estamos trabajando para desarrollar nuevas y sostenibles formas de satisfacer las demandas de energía del futuro", dice De Luna.

Una pieza única de equipo desarrollada por el científico senior de CLS, Tom Regier, hizo posible que los investigadores estudiasen la morfología o forma y el entorno químico de su catalizador de cobre a lo largo de la reacción de reducción de CO2, en tiempo real.

" width="90" height="90" />
aves puede ser una buena forma de vigilar esta posibilidad. Ahora, un nuevo estudio de "The Condor: Ornithological Applications" aprovecha este enfoque para proporcionar una nueva línea de base de datos para las aves del norte de California, Estados Unidos, informa Europa Press.

El experto del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California Brett Furnas y el profesor de la William Jessup University, Michael McGrann, analizaron los datos de dos programas de reconocimiento de aves de las montañas Klamath y Southern Cascades de California, que monitorizaron los sonidos de las aves entre 2009 y 2011.

Además de proporcionar primera evaluación exhaustiva de la ocupación de pájaros cantores en una región de 40.000 kilómetros cuadrados del norte de California, pudieron identificar las fechas precisas de la actividad vocal pico para ocho especies de aves cantoras, y su trabajo muestra que este será un método factible para rastrear los avances en el tiempo de la actividad vocal en las próximas décadas.

Las especies caracterizadas por fuertes picos únicos en la actividad vocal ya tendieron a alcanzar esos picos más tarde que otras especies, tal vez porque las aves con un tiempo muy limitado son menos capaces de adaptarse a las cambiantes condiciones climáticas, según explican los autores.

"El cambio climático está alterando las poblaciones de pájaros cantores, las distribuciones y los comportamientos de reproducción en nuestros ecosistemas de montaña. Las montañas son particularmente sensibles porque la temperatura y la precipitación interactúan de manera compleja en las montañas", dice McGrann.

Según el investigador, "si los migrantes neotropicales no son capaces de ajustar sus comportamientos de crianza, puede haber un desajuste en el momento de criar a sus crías hasta la máxima disponibilidad en recursos alimenticios, es decir, insectos". "Nuestra técnica debería permitirnos rastrear los cambios en la elevación, en el estado de la población y en los comportamientos de reproducción en respuesta al cambio climático en los próximos diez a veinte años", concluye.

">
<p><br /></p><p><strong>Las canciones de los pájaros están correlacionadas con su comportamiento reproductivo</strong> y son fácilmente identificables por especie, por lo que monitorizar el canto de las <a href=aves puede ser una buena forma de vigilar esta posibilidad. Ahora, un nuevo estudio de "The Condor: Ornithological Applications" aprovecha este enfoque para proporcionar una nueva línea de base de datos para las aves del norte de California, Estados Unidos, informa Europa Press.

El experto del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de California Brett Furnas y el profesor de la William Jessup University, Michael McGrann, analizaron los datos de dos programas de reconocimiento de aves de las montañas Klamath y Southern Cascades de California, que monitorizaron los sonidos de las aves entre 2009 y 2011.

Además de proporcionar primera evaluación exhaustiva de la ocupación de pájaros cantores en una región de 40.000 kilómetros cuadrados del norte de California, pudieron identificar las fechas precisas de la actividad vocal pico para ocho especies de aves cantoras, y su trabajo muestra que este será un método factible para rastrear los avances en el tiempo de la actividad vocal en las próximas décadas.

Las especies caracterizadas por fuertes picos únicos en la actividad vocal ya tendieron a alcanzar esos picos más tarde que otras especies, tal vez porque las aves con un tiempo muy limitado son menos capaces de adaptarse a las cambiantes condiciones climáticas, según explican los autores.

"El cambio climático está alterando las poblaciones de pájaros cantores, las distribuciones y los comportamientos de reproducción en nuestros ecosistemas de montaña. Las montañas son particularmente sensibles porque la temperatura y la precipitación interactúan de manera compleja en las montañas", dice McGrann.

Según el investigador, "si los migrantes neotropicales no son capaces de ajustar sus comportamientos de crianza, puede haber un desajuste en el momento de criar a sus crías hasta la máxima disponibilidad en recursos alimenticios, es decir, insectos". "Nuestra técnica debería permitirnos rastrear los cambios en la elevación, en el estado de la población y en los comportamientos de reproducción en respuesta al cambio climático en los próximos diez a veinte años", concluye.

" width="90" height="90" />
Sahara y trajo consigo aire caliente cerca de la superficie. Para empezar, la temperatura de este aire era de aproximadamente 20 grados centígrados. Mientras se enfriaba en su camino hacia el Artico, todavía estaba por encima de cero cuando llegó. "Es extremadamente raro que el aire subtropical cálido y cercano a la superficie sea transportado hasta el Artico", dice Binder.

Esta carretera de corrientes de aire fue posible gracias a una constelación particular de sistemas de presión sobre el norte de Europa. Durante el período en cuestión, se desarrollaron sistemas intensos de baja presión sobre Islandia, mientras que un área de alta presión extremadamente estable se formó sobre Escandinavia. Esto creó una especie de embudo sobre el Mar del Norte, entre Escocia y el sur de Noruega, que canalizó las diversas corrientes de aire y las condujo hacia el norte hasta el Ártico.

Esta situación duró aproximadamente una semana. Los sistemas de presión luego se descompusieron y el Artico volvió a su estado típico de invierno congelado. Sin embargo, el período cálido fue suficiente para reducir el espesor del hielo marino en partes del Ártico en 30 centímetros, durante un período en el que el hielo generalmente se vuelve más grueso y más extendido.

"Estas condiciones climáticas y su efecto en el hielo marino fueron realmente excepcionales", dice Binder. Los investigadores no pudieron identificar un vínculo directo al calentamiento global. "Solo realizamos un análisis de un solo evento, no investigamos los aspectos climáticos a largo plazo", enfatiza Binder.

Sin embargo, el derretimiento del hielo marino del Ártico durante el verano es una historia diferente. La tendencia a largo plazo es clara: la extensión mínima y el espesor del hielo marino a fines del verano se han ido reduciendo continuamente desde finales de los años setenta. El hielo marino se derritió particularmente severamente en 2007 y 2012, un hecho que los investigadores del clima hasta ahora no han podido explicar completamente.

">
<p><br /></p><p><strong>Se registraron temperaturas de hasta ocho grados al norte de Svalbard a finales de diciembre.</strong> Las temperaturas tan altas no se registraron en la mitad del año invernal desde el comienzo de las mediciones sistemáticas a fines de los años setenta. Como resultado de esta calidez inusual, el hielo marino comenzó a derretirse.</p><p><em>"Escuchamos sobre esto por los medios",</em> dice Heini Wernli, profesor de Dinámica Atmosférica en ETH Zurich. Las noticias despertaron su curiosidad científica, y un equipo dirigido por su entonces estudiante de doctorado <strong>Hanin Binder</strong> investigó el tema. En noviembre de 2017, publicaron su análisis de este evento excepcional en la revista <em>Geophysical Research Letters.</em></p><p>En él, los investigadores muestran cómo surgieron estas temperaturas inusuales: <strong>tres corrientes de aire diferentes se encontraron sobre el Mar del Norte entre Escocia y el sur de Noruega, llevando el aire caliente hacia el norte a gran velocidad como en una "autopista".</strong></p><p><strong>Una corriente de aire se originó en el <a href=Sahara y trajo consigo aire caliente cerca de la superficie. Para empezar, la temperatura de este aire era de aproximadamente 20 grados centígrados. Mientras se enfriaba en su camino hacia el Artico, todavía estaba por encima de cero cuando llegó. "Es extremadamente raro que el aire subtropical cálido y cercano a la superficie sea transportado hasta el Artico", dice Binder.

Esta carretera de corrientes de aire fue posible gracias a una constelación particular de sistemas de presión sobre el norte de Europa. Durante el período en cuestión, se desarrollaron sistemas intensos de baja presión sobre Islandia, mientras que un área de alta presión extremadamente estable se formó sobre Escandinavia. Esto creó una especie de embudo sobre el Mar del Norte, entre Escocia y el sur de Noruega, que canalizó las diversas corrientes de aire y las condujo hacia el norte hasta el Ártico.

Esta situación duró aproximadamente una semana. Los sistemas de presión luego se descompusieron y el Artico volvió a su estado típico de invierno congelado. Sin embargo, el período cálido fue suficiente para reducir el espesor del hielo marino en partes del Ártico en 30 centímetros, durante un período en el que el hielo generalmente se vuelve más grueso y más extendido.

"Estas condiciones climáticas y su efecto en el hielo marino fueron realmente excepcionales", dice Binder. Los investigadores no pudieron identificar un vínculo directo al calentamiento global. "Solo realizamos un análisis de un solo evento, no investigamos los aspectos climáticos a largo plazo", enfatiza Binder.

Sin embargo, el derretimiento del hielo marino del Ártico durante el verano es una historia diferente. La tendencia a largo plazo es clara: la extensión mínima y el espesor del hielo marino a fines del verano se han ido reduciendo continuamente desde finales de los años setenta. El hielo marino se derritió particularmente severamente en 2007 y 2012, un hecho que los investigadores del clima hasta ahora no han podido explicar completamente.

" width="90" height="90" />
ecosistema.

“Las diferencias en la forma del cuerpo de los peces que habitan dos sistemas coralinos pueden tener consecuencias en el flujo de energía en el ecosistema e impactar en última instancia en la red alimenticia”, dijo la líder del trabajo, Shanta Barley, de la Universidad de Australia Occidental (UWA).

Los dos arrecifes analizados son biológica y físicamente idénticos pero en Rowley Shoals no se permite pescar, mientras que en Scott Reefs se permite la pesca comercial de tiburones desde hace más de un siglo.

Pesca tiburones 

Los investigadores recolectaron 611 peces de siete especies en ambos lugares, los fotografiaron para posteriormente analizar de forma digital el largo y el ancho del cuerpo, el área de los ojos y de la cola de cada ejemplar.

Ojos y cola 

En Scott Reefs se descubrió que los ojos de los peces que son normalmente presa de los tiburones son un 46 por ciento más pequeños que sus pares del mismo tamaño y de la misma especie que habitan Rowley Shoals, según un comunicado de la universidad. El mismo patrón se detectó en relación a la medida de la cola, dado que es un 40 más pequeña en los peces de Scott Reefs que en Rowley Shoals.

El coautor del estudio, Neil Hammerschlag, enfatizó que la pesca de tiburones ha podido causar potencialmente la reducción del tamaño del cuerpo de los peces y órganos que son importantes para la detección y evasión de sus depredadores.

“Los ojos son cruciales para detectar a los depredadores, sobretodo en condiciones de poca luz, cuando los tiburones suelen cazar a sus presas, y la forma de la cola les permite aumentar la velocidad y escapar de los tiburones”, dijo Hammerschlag.

">
<p><br /></p><p>La manifestación es el resultado de una investigación sobre diversas especies de peces en <em>Rowley Shoals</em> y <em>Scott Reefs,</em> dos sistemas coralinos aledaños en el noroeste de Australia, que concluyó que estos cambios podrían afectar al <a href=ecosistema.

“Las diferencias en la forma del cuerpo de los peces que habitan dos sistemas coralinos pueden tener consecuencias en el flujo de energía en el ecosistema e impactar en última instancia en la red alimenticia”, dijo la líder del trabajo, Shanta Barley, de la Universidad de Australia Occidental (UWA).

Los dos arrecifes analizados son biológica y físicamente idénticos pero en Rowley Shoals no se permite pescar, mientras que en Scott Reefs se permite la pesca comercial de tiburones desde hace más de un siglo.

Pesca tiburones 

Los investigadores recolectaron 611 peces de siete especies en ambos lugares, los fotografiaron para posteriormente analizar de forma digital el largo y el ancho del cuerpo, el área de los ojos y de la cola de cada ejemplar.

Ojos y cola 

En Scott Reefs se descubrió que los ojos de los peces que son normalmente presa de los tiburones son un 46 por ciento más pequeños que sus pares del mismo tamaño y de la misma especie que habitan Rowley Shoals, según un comunicado de la universidad. El mismo patrón se detectó en relación a la medida de la cola, dado que es un 40 más pequeña en los peces de Scott Reefs que en Rowley Shoals.

El coautor del estudio, Neil Hammerschlag, enfatizó que la pesca de tiburones ha podido causar potencialmente la reducción del tamaño del cuerpo de los peces y órganos que son importantes para la detección y evasión de sus depredadores.

“Los ojos son cruciales para detectar a los depredadores, sobretodo en condiciones de poca luz, cuando los tiburones suelen cazar a sus presas, y la forma de la cola les permite aumentar la velocidad y escapar de los tiburones”, dijo Hammerschlag.

" width="90" height="90" />
reducir el uso de los productos plásticos más contaminantes.

La primera estrategia europea sobre los plásticos, aprobada el martes 16 de enero, es parte de la transición hacia una economía más circular. El ejecutivo europeo destaca que la estrategia, “protegerá el medio ambiente de la contaminación de los plásticos al tiempo que incentiva el crecimiento y la innovación, convirtiendo así un obstáculo en un programa positivo para el futuro de Europa”. Las empresas tienen un gran interés en que se transforme el modo en que se diseñan, producen, usan y reciclan los productos en la UE, y, liderando esta transición, crearemos nuevas oportunidades de inversión y empleo.

Entre los objetivos concretos de la iniciativa presentada el martes 16 en Bruselas destacan la intención de que “todos los envases de plástico del mercado de la UE sean reciclables para 2030, reducir el consumo de plásticos de un solo y restringirá el uso intencional de microplásticos”.

El vicepresidente primero de la Comisión Europea Frans Timmermans, responsable de desarrollo sostenible, ha recordado que, “si no cambiamos el modo en que producimos y utilizamos los plásticos, en 2050 habrá más plástico que peces en el mar; por tanto, tenemos que impedir que los plásticos sigan llegando al agua y los alimentos, e incluso a nuestro organismo”.

Timmermans considera que la única solución a largo plazo pasa por reducir los residuos plásticos incrementando su reciclaje y reutilización. Se trata de un reto al que los ciudadanos, la industria y los gobiernos deben hacer frente conjuntamente. “Con la estrategia de la UE sobre los plásticos, también fomentamos un nuevo modelo de negocio más circular. Debemos invertir en tecnologías nuevas e innovadoras que velen por la seguridad de los ciudadanos y del medio ambiente al tiempo que mantienen la competitividad de la industria”, indica el vicepresidente primero de la Comisión Europea.

Por su parte, el vicepresidente de la Comsión Europea Jyrki Katainen, responsable de empleo, crecimiento, inversión y competitividad, considera destacable que, “la nueva estrategia sobre los plásticos estará las bases de una nueva economía del plástico, circular; que orientará la inversión en la misma dirección y esto nos ayudará a reducir los residuos plásticos en tierra, mar y aire y ofrecerá nuevas oportunidades para la innovación, la competitividad y el empleo”.

">
<p><br /></p><p>La Comisión Europea ha presentado los detalles de la <strong>nueva Estrategia Europea sobre Plásticos,</strong> un conjunto de iniciativas en el marco de la economía circular con el que se pretende <a href=reducir el uso de los productos plásticos más contaminantes.

La primera estrategia europea sobre los plásticos, aprobada el martes 16 de enero, es parte de la transición hacia una economía más circular. El ejecutivo europeo destaca que la estrategia, “protegerá el medio ambiente de la contaminación de los plásticos al tiempo que incentiva el crecimiento y la innovación, convirtiendo así un obstáculo en un programa positivo para el futuro de Europa”. Las empresas tienen un gran interés en que se transforme el modo en que se diseñan, producen, usan y reciclan los productos en la UE, y, liderando esta transición, crearemos nuevas oportunidades de inversión y empleo.

Entre los objetivos concretos de la iniciativa presentada el martes 16 en Bruselas destacan la intención de que “todos los envases de plástico del mercado de la UE sean reciclables para 2030, reducir el consumo de plásticos de un solo y restringirá el uso intencional de microplásticos”.

El vicepresidente primero de la Comisión Europea Frans Timmermans, responsable de desarrollo sostenible, ha recordado que, “si no cambiamos el modo en que producimos y utilizamos los plásticos, en 2050 habrá más plástico que peces en el mar; por tanto, tenemos que impedir que los plásticos sigan llegando al agua y los alimentos, e incluso a nuestro organismo”.

Timmermans considera que la única solución a largo plazo pasa por reducir los residuos plásticos incrementando su reciclaje y reutilización. Se trata de un reto al que los ciudadanos, la industria y los gobiernos deben hacer frente conjuntamente. “Con la estrategia de la UE sobre los plásticos, también fomentamos un nuevo modelo de negocio más circular. Debemos invertir en tecnologías nuevas e innovadoras que velen por la seguridad de los ciudadanos y del medio ambiente al tiempo que mantienen la competitividad de la industria”, indica el vicepresidente primero de la Comisión Europea.

Por su parte, el vicepresidente de la Comsión Europea Jyrki Katainen, responsable de empleo, crecimiento, inversión y competitividad, considera destacable que, “la nueva estrategia sobre los plásticos estará las bases de una nueva economía del plástico, circular; que orientará la inversión en la misma dirección y esto nos ayudará a reducir los residuos plásticos en tierra, mar y aire y ofrecerá nuevas oportunidades para la innovación, la competitividad y el empleo”.

" width="90" height="90" />
sector de la construcción ha sido tradicionalmente una de las industrias más importantes, a la par que una de las más contaminantes; basta con señalar los siguientes datos:

  • En el cómputo global, consume el 50% de los recursos naturales, el 40% de la energía y genera el 50% de los residuos.
  • Se necesitan más de 2 toneladas de materia prima por cada metro cuadrado de vivienda que se construye.
  • La energía empleada en fabricar los materiales para construir una vivienda equivale a un tercio del consumo energético de un hogar medio durante 50 años.
  • La producción de residuos derivados de la construcción y demolición supera la tonelada anual por habitante.

Los habituales materiales de construcción como el acero, el hormigón, el amianto, ciertos tipos de pinturas y barnices, elementos de gas radón, uranio, plomo o mercurio, contaminan el entorno pudiendo llegar a causar enfermedades debido principalmente al elevado consumo de energía y materias primas, asociados a su proceso de obtención, producción, tratamiento, transporte e instalación.

Afortunadamente, la investigación y el desarrollo han logrado importantes avances en construcción y hoy en día es posible construir infraestructuras sostenibles y resilientes, en gran medida gracias al empleo de materiales compuestos.

¿Qué son los materiales compuestos?

Los materiales compuestos son la combinación de dos o más materiales de forma que las propiedades del material final sean superiores a las de los componentes por separado. Este tipo de materiales, utilizados inicialmente para la industria aeroespacial, son cada vez más utilizados en el sector de la construcción, tanto en obras civiles como de edificación.

La sustitución de materiales tradicionales por materiales compuestos supone un importante cambio en favor de la sostenibilidad, ya que se trabaja principalmente con fibras de carbono y fibras de vidrio unidas entre sí mediante materiales poliméricos y utilizando procesos como hand lay-up, pultrusión, RTM (resing transfer moulding) o infusión de grandes espesores. Estos innovadores procesos consumen una menor cantidad de energía y los materiales compuestos resultantes ofrecen unas prestaciones superiores a los tradicionales.

Beneficios de los materiales compuestos

El empleo de materiales compuestos en lugar de elementos como hormigón y acero tiene multitud de ventajas:

  • Ligereza: La densidad de los materiales varía desde 0,03 a 2 Kg/dm3, lo que facilita el ensamblaje, transporte y la colocación en obra.
  • Corrosión: Los materiales muestran un excelente comportamiento ante la corrosión y los agentes ambientales, lo que contribuye a su aplicación en zonas costeras y disminuye el coste del mantenimiento.
  • Alta resistencia mecánica: Presentan elevadas resistencias mecánicas, es decir, pueden soportar mucho peso, lo que justifica su uso como materiales estructurales.
  • Moldeables: Tienen un elevado grado de libertad en su capacidad de moldeo, algo que permite diseñar cualquier tipo de forma.
  • Auto-limpiables: No se ven afectados por condiciones de lluvia, dado que repelen el agua, lo que permite su utilización en elementos estructurales exteriores, como techos, fachadas y elementos ornamentales.
  • Terminaciones a medida: Alcanzan diferentes tipos de terminaciones superficiales, obteniéndose elementos con diferentes grados de luminosidad.
  • Posibilidad de variar la condiciones de aislamientos acústicos y térmicos.
  • Sistemas de reparación y de refuerzo simple rápidos de ejecución.

Por todos estos beneficios y por su menor nivel de contaminación, el empleo de materiales compuestos está revolucionando la industria de la construcción para convertirla en un sector más sostenible.

Los retos del futuro

Siempre con la vista puesta en mejorar, los materiales compuestos tienen ante sí algunos retos en los que ya se trabaja para adaptar todavía más sus prestaciones. Y es que a pesar de los beneficios mencionados, aún existen ciertos aspectos como por ejemplo su reciclabilidad y su resistencia al fuego que tienen un margen de mejora; y en estos campos ya están trabajando los departamentos de innovación de numerosas empresas del sector.

">
<p><br /></p><p>El <a href=sector de la construcción ha sido tradicionalmente una de las industrias más importantes, a la par que una de las más contaminantes; basta con señalar los siguientes datos:

  • En el cómputo global, consume el 50% de los recursos naturales, el 40% de la energía y genera el 50% de los residuos.
  • Se necesitan más de 2 toneladas de materia prima por cada metro cuadrado de vivienda que se construye.
  • La energía empleada en fabricar los materiales para construir una vivienda equivale a un tercio del consumo energético de un hogar medio durante 50 años.
  • La producción de residuos derivados de la construcción y demolición supera la tonelada anual por habitante.

Los habituales materiales de construcción como el acero, el hormigón, el amianto, ciertos tipos de pinturas y barnices, elementos de gas radón, uranio, plomo o mercurio, contaminan el entorno pudiendo llegar a causar enfermedades debido principalmente al elevado consumo de energía y materias primas, asociados a su proceso de obtención, producción, tratamiento, transporte e instalación.

Afortunadamente, la investigación y el desarrollo han logrado importantes avances en construcción y hoy en día es posible construir infraestructuras sostenibles y resilientes, en gran medida gracias al empleo de materiales compuestos.

¿Qué son los materiales compuestos?

Los materiales compuestos son la combinación de dos o más materiales de forma que las propiedades del material final sean superiores a las de los componentes por separado. Este tipo de materiales, utilizados inicialmente para la industria aeroespacial, son cada vez más utilizados en el sector de la construcción, tanto en obras civiles como de edificación.

La sustitución de materiales tradicionales por materiales compuestos supone un importante cambio en favor de la sostenibilidad, ya que se trabaja principalmente con fibras de carbono y fibras de vidrio unidas entre sí mediante materiales poliméricos y utilizando procesos como hand lay-up, pultrusión, RTM (resing transfer moulding) o infusión de grandes espesores. Estos innovadores procesos consumen una menor cantidad de energía y los materiales compuestos resultantes ofrecen unas prestaciones superiores a los tradicionales.

Beneficios de los materiales compuestos

El empleo de materiales compuestos en lugar de elementos como hormigón y acero tiene multitud de ventajas:

  • Ligereza: La densidad de los materiales varía desde 0,03 a 2 Kg/dm3, lo que facilita el ensamblaje, transporte y la colocación en obra.
  • Corrosión: Los materiales muestran un excelente comportamiento ante la corrosión y los agentes ambientales, lo que contribuye a su aplicación en zonas costeras y disminuye el coste del mantenimiento.
  • Alta resistencia mecánica: Presentan elevadas resistencias mecánicas, es decir, pueden soportar mucho peso, lo que justifica su uso como materiales estructurales.
  • Moldeables: Tienen un elevado grado de libertad en su capacidad de moldeo, algo que permite diseñar cualquier tipo de forma.
  • Auto-limpiables: No se ven afectados por condiciones de lluvia, dado que repelen el agua, lo que permite su utilización en elementos estructurales exteriores, como techos, fachadas y elementos ornamentales.
  • Terminaciones a medida: Alcanzan diferentes tipos de terminaciones superficiales, obteniéndose elementos con diferentes grados de luminosidad.
  • Posibilidad de variar la condiciones de aislamientos acústicos y térmicos.
  • Sistemas de reparación y de refuerzo simple rápidos de ejecución.

Por todos estos beneficios y por su menor nivel de contaminación, el empleo de materiales compuestos está revolucionando la industria de la construcción para convertirla en un sector más sostenible.

Los retos del futuro

Siempre con la vista puesta en mejorar, los materiales compuestos tienen ante sí algunos retos en los que ya se trabaja para adaptar todavía más sus prestaciones. Y es que a pesar de los beneficios mencionados, aún existen ciertos aspectos como por ejemplo su reciclabilidad y su resistencia al fuego que tienen un margen de mejora; y en estos campos ya están trabajando los departamentos de innovación de numerosas empresas del sector.

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

03/11/2014

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies