12 propuestas para la conservación del lobo de cara al 20D - Actualidad Medio Ambiente

Buscar en todos los contenidos de Ambientum.com

Categorías Noticias Ambientales:

Hemeroteca del Diario

Buscar por fecha:

BUSCAR

Buscador avanzado:

Palabra Clave:
Sección:
¿En qué fechas?
Seleccionar fecha Seleccionar fecha
BUSCAR

Noticias más leídas (últimos 7 días)

  1. El árbol que produce 40 tipos de frutas (837 veces leída)
  2. Formas de detener el cambio climático (734 veces leída)
  3. El árbol de Navidad que debes comprar este año (676 veces leída)
  4. El futuro de la basura (644 veces leída)
  5. Curiosidades que quizás no sabías acerca del invierno (628 veces leída)

Lo más comentado


"No encontramos cómo votar en el concurso de fotografia..."


"Porqué hay qué hacer las prevenciones después de los desastres ecológicos pues esto tambi..."


"Entonces no se equivocó tanto......"

AGENDA AMBIENTAL DICIEMBRE 2017

  • World Efficiency Solutions 2017
  • Día Internacional de las montañas en el Geoparque Mundial de la UNESCO Sobrarbe-Pirineos
  • Convocatoria de subvenciones para la realización de proyectos de investigación científica en la Red de Parques Nacionales 2017

+ INFO

Directorio de empresas

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Biodiversidad

12 propuestas para la conservación del lobo de cara al 20D

España


wwf


redaccion@ambientum.com


La conservación de la naturaleza es una prioridad a escala mundial y su urgencia aumentará aún más en los próximos años. En este contexto, es necesario que la normativa estatal regule la conservación del lobo y asegure su protección en todo el Estado español.

Para ello también resulta necesario facilitar que los gobiernos autonómicos aspiren a una creciente coordinación en la búsqueda solidaria de objetivos comunes para la defensa del medio ambiente y del patrimonio natural de todos los ciudadanos.

En el contexto general de la defensa de la fauna, el lobo es importante como especie clave en los ecosistemas, y su conservación es un reto necesario, inseparable de la defensa de la biodiversidad ibérica.

En este documento, ASCEL (Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo), Ecologistas en Acción, Lobo Marley y WWF presentamos una serie de propuestas concretas y factibles para que las formaciones políticas que concurren a estas elecciones generales no desaprovechen la ocasión de actuar a favor de la conservación del lobo ibérico, en lugar de continuar permitiendo la persecución de la especie y tener que rendir cuentas más adelante ante una ciudadanía perpleja y decepcionada, ante la persecución sistemática hacia la especie. Estamos a tiempo de enfrentar estos retos, pero tenemos que hacerlo de manera coordinada, solidaria y urgente. Desde estas organizaciones, ofrecemos nuestra colaboración y esperamos una apuesta por parte de dichas formaciones políticas a la altura de los retos vigentes.

  1. Proteger el lobo ibérico en toda España, a través de la incorporación de la especie al Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial desarrollado por el RD 139/2011. Además, evaluar el estado de conservación de las poblaciones al norte del Duero para estudiar su inclusión en el seno del Catálogo Nacional de Especies Amenazadas en la categoría de Vulnerable. En cambio, en todas las regiones al sur del Duero, el lobo debe incluirse en el Catálogo Español de Especies Amenazadas y estar catalogado como En Peligro de Extinción.El lobo es un elemento clave para el correcto funcionamiento de los ecosistemas. Dada la situación de sus poblaciones en la Península Ibérica, el lobo debe ser catalogado como una especie protegida en toda España, como lo es ya en Portugal. El primer efecto de esta protección será que el lobo dejaría de ser especie cinegética. Además la inclusión de sus poblaciones meridionales en el Catálogo obligaría a las respectivas Comunidades Autónomas a desarrollar los correspondientes planes de recuperación.En la actualidad sólo las poblaciones de lobos de Andalucía, Extremadura y Castilla la Mancha figuran en el Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.
  2. Paralizar de forma inmediata los programas de control de población de la especie.Varias CC AA desarrollan planes de gestión que incorporan eufemísticamente “controles de población”, partiendo de la premisa errónea de que la depredación sobre ganado es una simple función de la abundancia de lobos. Los controles de población son medidas de gestión ineficaces, que no han logrado reducir la conflictividad social y que implican la eliminación indiscriminada y aleatoria de individuos, en una especie que forma grupos familiares muy estructurados.La desestructuración de los grupos puede alterar las necesidades y el comportamiento de los supervivientes, y puede suponer incremento de las tasas de depredación sobre el ganado. Esto se ha constatado de hecho para distintas especies de carnívoros, incluidos los lobos, en distintos lugares del mundo, por lo que eliminar lobos no implica necesariamente reducir daños, sobre todo si no se ponen en marcha adecuadas medidas de prevención.
  3. Promover la elaboración de un censo peninsular del lobo ibérico.Este censo debe ser científico, independiente y supervisado por expertos de organismos nacionales e internacionales de prestigio, y debe permitir conocer la situación real de la especie en la actualidad. Conocer la distribución de una especie es fundamental para su conservación, así como para prever y gestionar futuros cambios y, por tanto, de las consecuencias que la presencia de la especie pueda acarrear. Este censo se debe hacer de forma coordinada en toda la Península, incluyendo Portugal. A la hora de valorar los datos del censo para desarrollar estrategias de gestión, no sólo se deben considerar los actuales datos numéricos que constituyen una foto fija de la situación, y que se utilizan las diferentes administraciones para justificar sus “controles poblacionales”, sino que se debe hacer la consideraciones necesarias para asegurar la conservación a largo plazo de la especie, garantizando por ejemplo la conectividad de las poblaciones y favoreciendo el incremento de la variabilidad genética. Hay que destacar, que las actuales poblaciones ibéricas de lobo provienen de un umbral próximo a la extinción que aconteció en el pasado s. XX como consecuencia de la persecución humana (directa e indirecta) y que es imprescindible realizar las oportunas consideraciones genética para garantizar su viabilidad a largo plazo.
  4. Elaborar una nueva Estrategia Nacional de Conservación del lobo ibérico, que sirva de base para que posteriormente las CC AA elaboren los correspondientes planes de recuperación o de conservación.El lobo, como gran depredador, es escaso por las limitaciones energéticas de los ecosistemas; no alcanzará de manera natural altas densidades. Sí es concebible en cambio que llegue a expandirse territorialmente, manteniendo bajas densidades en toda su área de distribución. Reduciendo la mortalidad no natural, dicha expansión llevaría a medio plazo a que el lobo vuelva a colonizar aquellas zonas del territorio nacional de las que fue exterminado por el ser humano, contribuyendo a restaurar la biodiversidad de muchas zonas. Es urgente que con los datos del nuevo censo ibérico el Ministerio de Medio Ambiente elabore una nueva Estrategia Nacional de Conservación del lobo y que las CC AA desarrollen a su vez planes de Conservación y/o Recuperación de la especie. Esta Estrategia y planes deberían incluir la necesidad de fomentar la conectividad entre poblaciones locales a través de la creación efectiva de corredores ecológicos, pasos de fauna específicos, la reducción de vallados cinegéticos y/o ganaderos, etc. Además deberá estructurar y unificar las medidas de fomento de la coexistencia del lobo con la ganadería extensiva y el modelo de caza en grandes fincas cinegéticas e impulsar otras acciones relacionadas con la conservación de la especie que se recogen en los puntos siguientes de este documento. Esta iniciativa requerirá un alto grado de coordinación entre CC AA y autoridades locales.
  5. Fomentar la coexistencia entre el lobo y la ganadería extensiva. El objetivo de la gestión del lobo ha de ser mantener una población de la especie en estado favorable de conservación, como dicta la Directiva Hábitats de la UE, que ha de ser compatible con la ganadería extensiva siempre que ésta se desarrolle con criterios de sostenibilidad ambiental. Esa compatibilización pasa por reconocer y admitir la presencia de lobos en el paisaje ajustando las prácticas ganaderas en consecuencia, en lugar de apostar por el permanente estado de excepción y conflicto que supone una gestión basada en los controles de población para tratar de minimizar la depredación sobre ganado.Es esencial que las administraciones informen y ayuden a los ganaderos para lograr la coexistencia entre el lobo y la ganadería extensiva, ayudándoles a la adopción de medidas preventivas: perros de vigilancia, pastoreo, recogida nocturna, rediles, etc. También sería recomendable que se asesore a los ganaderos sobre la elección de las razas mejor adaptadas al entorno.
  6. Aplicar un sistema justo de compensaciones al sector agroganadero que esté condicionado a compromisos ambientales. Los lobos no amenazan la viabilidad del sector ganadero español, ya que la depredación sobre ganado afecta a menos del 1% de la cabaña ganadera extensiva. Ese dato general no impide que en determinadas zonas o explotaciones concretas puedan verse seriamente afectadas. Para evitar descompensaciones en el reparto de esfuerzos de conservación, se debe considerar implantar ayudas a las explotaciones ganaderas existentes en territorios con presencia de lobos, ligándolas al mantenimiento de la sostenibilidad ambiental y de la conservación de la naturaleza. Por otra parte el complejo y heterogéneo sistema actual de indemnizaciones de cada CC AA no ha supuesto la reducción de tensiones sociales, por lo que es necesario potenciar las ayudas públicas para la adopción de medidas preventivas para minimizar los riesgos de depredación y de otras causas de mortalidad en las explotaciones ganaderas. Así mismo, los sistemas de compensaciones y de seguros por depredación sobre ganado deben estar condicionados a la adopción previa de medidas preventivas. Se trata de una estrategia más robusta y proactiva, que busca evitar daños al ganado y minimizar el conflicto asociado a la gestión de la población de lobos. Este sistema de ayudas se prestaría a menor manipulación política, e incentivaría las buenas prácticas ganaderas y de gestión de fauna.
  7. Reducir los efectos negativos de la actividad cinegética sobre el lobo. Resulta necesario revisar el modelo cinegético, su gestión y control, ya que el proceso de intensificación y artificialización de la caza, especialmente en el sur peninsular, donde el lobo es considerado por la Unión Europea como especie de prioridad máxima, supone una grave amenaza para su conservación, fundamentalmente por la generalización de los vallados cinegéticos, lo que unido a la utilización de métodos no selectivos de caza y a su persecución directa, lo han hecho desaparecer casi por completo, incluso de la propia Red Natura 2000.La presencia del lobo en estas áreas debe ser valorada de forma positiva, ya que contribuye de forma decisiva a mantener el equilibrio de las poblaciones de ungulados, reduciendo las altas densidades que se registran en las zonas valladas y suponen un problema para el medio (por el exceso de presión sobre la vegetación o la transmisión de enfermedades), reduciendo la necesidad de los descastes que se realizan de estas especies por la ausencia de grandes carnívoros.
  8. Promover acciones contra el furtivismo y los envenenamientos. La principal causa de mortalidad de los grandes carnívoros, incluso en zonas protegidas, es de origen humano. El lobo sigue siendo perseguido incesantemente de manera tanto legal como ilegal en la mayor parte de su área de distribución, existiendo muy poco interés por parte de las administraciones en reducir las actividades delictivas. Esto supone la erradicación de muchos individuos dispersantes que impiden a estos ejemplares asentarse y recolonizar sus antiguos territorios históricos (como la extremeña Sierra de San Pedro, de donde desapareció en fechas recientes), expandirse hacia nuevas zonas (como por ejemplo hacia Pirineos a través del País Vasco, el Sistema Ibérico meridional, etc.)y, garantizar la conexión efectiva con los lobos virtualmente extinguidos en Sierra Morena. Por ello es necesario que el Estado y las CC AA adopten medidas concretas y más severas, para frenar la persecución de la especie y localizando, deteniendo y sancionando a los responsables.
  9. Regular el turismo relacionado con la observación de lobos.El turismo de observación de la naturaleza dirigido a especies con poblaciones sensibles, vulnerables o amenazadas, entre ellas el lobo, sólo puede ser compatible con la conservación de dichas especies y de sus hábitats si se regula adecuadamente. Para ello es preciso en primer lugar evaluar los efectos de la actividad sobre los ejemplares y las poblaciones, ya que puede interferir y afectar de manera directa en el comportamiento de los ejemplares y facilitar la mortalidad legal e ilegal sobre la especie. Posteriormente y teniendo en cuenta esta evaluación hay que establecer una normas que regulen, este tipo de actividad.
  10. Fomentar la educación y concienciación sobre la importancia ecológica de los grandes depredadores, en particular del lobo. Una de las claves para que la sociedad sea consciente de la importancia ecológica de los grandes depredadores y para que colabore por tanto en su conservación, es poner en marcha campañas de educación y concienciación sobre la importancia ecológica, cultural y social del lobo. Es esencial que la población, especialmente la rural, se sensibilice sobre la importancia ecológica del lobo y se desmonte la mala imagen de dicha especie.
  11. Impulsar el desarrollo y aprobación de Planes de Gestión adecuados para las Zonas de Especial Conservación (ZEC) con presencia de lobo.Actualmente, la mayor parte de planes de gestión de zonas de Red Natura 2000 con presencia del lobo, no establecen objetivos de conservación concretos, medibles y ambiciosos para la especie. También carecen de la definición de las medidas necesarias para su conservación y en los casos en los que se incluyen, se hace de forma ambigua y general. Por ello, la planificación de la Red Natura 2000 no está garantizando el estado de conservación favorable de la especie, ni se está aplicando un enfoque de conservación a escala biogeográfica, sobre todo al sur del Duero.
  12. Permitir el abandono de carroñas de ganadería extensiva en el campo.Las carroñas pueden ofrecer un recurso importante para carnívoros como el lobo, pero es preciso mantener su distribución aleatoria e impredecible, para no generar un nivel indeseable de dependencia. De este modo también se mantiene la disponibilidad de recursos para otros depredadores, incluidas las aves carroñeras.

Por ello las CC AA que todavía no han regulado el abandono de carroñas deben hacerlo de forma urgente, desarrollando el RD 1632/2011 sobre Alimentación de determinadas especies de fauna silvestres con subproductos animales no destinados a consumo humano. 

[Ir a la portada del Diario de hoy]

Etiquetas

Lobo ibérico, protección de especies, conservación de la naturaleza,

Noticias relacionadas, también pueden interesarte...



D:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\boletino\noticias\12-propuestas-para-la-conservacion-del-lobo-de-cara-al-20D-.asp
C:\Inetpub\vhosts\ambientum.com\httpdocs\
0
http://www.ambientum.com//boletino/noticias/12-propuestas-para-la-conservacion-del-lobo-de-cara-al-20D-.asp?id=58325

Los comentarios de los lectores

18/11/2015 18:46:07
Una especie que se encuentra en franca expansión y se proponen planes para incrementar sus poblaciones. No tiene mucho sentido. Sería mucho más interesante proponer planes de conservación para otras especies realmente amenazadas, como el urogallo. Pero claro, el urogallo no parece levantar las mismas simpatías que este cánido y se vende peor.
Rafo

Escribe tu comentario

Nombre

Comentario

Correo-e

(no se mostrará en el comentario)

Ésta es la opinión de los internautas, no la de ambientum.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.
  • Nos se permite la inclusión de enlaces a otras páginas.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.
  • Avísanos de los comentarios fuera de tono.

La Actualidad del Medio Ambiente en imágenes

calentamiento global derivados de esta realidad. Los números además se están acelerando, ya que el cambio de 2015 a 2016 supone ya el 2,5% de ese aumento.

La solución al problema tiene que empezar ya, porque los efectos de las emisiones no solo hipotecan el presente sino también el futuro. "El CO2 se mantiene en la atmósfera durante cientos de años y en los océanos todavía más tiempo", alerta Petteri Taalas, el secretario general del organismo. Esto hará que las temperaturas en el futuro vayan a ser mucho más cálidas.

">
<h2>La contaminación, en nivel máximo</h2><p><strong>Los datos son de 2016, que es</strong> -como es lógico- <strong>el último año del que se tienen datos completos y del que se han logrado estudiar de forma general los recabados.</strong> De hecho, y a pesar de que ya estamos rozando un nuevo cambio de año y ya se está a punto de conseguir datos nuevos, la información con las conclusiones del análisis acaba de ser publicada recientemente.</p><p>Según los datos de la <em>World Meteorological Organization,</em> <strong>entre 2015 y 2016 se produjo un aumento bastante elevado de las emisiones y con ese aumento se lograron batir datos de miles de años.</strong> El dióxido de carbono existente en la atmósfera en 2016 fue tan elevado que, para encontrar registros similares, necesitamos remontarnos a momentos muy lejanos de la historia, exactamente al Plioceno medio (entre hace 3 y 5 millones de años).</p><p>En esa época, <strong>el hielo de parte de la Antártida y de Groenlandia se fundió,</strong> lo que hizo que el nivel de los océanos fuese mucho más alto. <strong>La temperatura media era entonces entre 2 y 3 grados más cálida</strong> y el nivel de los océanos entre 10 y 20 metros superior.</p><p>De hecho, <strong>en los últimos 800.000 años</strong> -el período del que se tienen registros de estas emisiones gracias a los llamados testigos de hielo-  <strong>no se había igualado esa cantidad.</strong> Si se comparan los últimos datos con las concentraciones de la época pre-industrial (antes de 1750), se puede ver un crecimiento de un 145% en los niveles medidos.</p><h3>Por qué estos datos históricos</h3><p>¿Cuál era por tanto esta histórica concentración de dióxido de carbono? <strong>Estaba en los 403,3 partes por millón, superando las 400 partes por millón de 2015.</strong> Estas elevadas concentraciones de CO2 se explican por una cuestión ligada al tiempo pero también, como era de esperar, por la actividad humana. </p><p>En lo que respecta a la causa en cierto modo natural, <strong>El Niño causó sequías en las regiones tropicales e hizo que fueran menos efectivas de lo que habitualmente lo son a la hora de absorber el dióxido de carbono,</strong> ya que tanto sus océanos como sus selvas y vegetación no estaban en forma. El Niño está muy ligado al calentamiento del Pacífico, lo que hace que la situación sea en cierto modo una pescadilla que se muerde la cola.</p><p>Las consecuencias de este crecimiento del dióxido de carbono en la atmósfera son, como alertan los expertos, muy peligrosas, especialmente porque estamos empezando a ver ahora los resultados. <strong>Desde 1990, se ha visto un crecimiento del 40% en los efectos de <a href=calentamiento global derivados de esta realidad. Los números además se están acelerando, ya que el cambio de 2015 a 2016 supone ya el 2,5% de ese aumento.

La solución al problema tiene que empezar ya, porque los efectos de las emisiones no solo hipotecan el presente sino también el futuro. "El CO2 se mantiene en la atmósfera durante cientos de años y en los océanos todavía más tiempo", alerta Petteri Taalas, el secretario general del organismo. Esto hará que las temperaturas en el futuro vayan a ser mucho más cálidas.

" width="90" height="90" />
Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que señala que en la actualidad los embalses albergan 20.475 hectómetros cúbicos.

Se trata de la primera semana que los embalses ganan agua en varios meses, aunque las cifras aún están entre las más bajas desde 1990. Por ejemplo, los embalses albergan en la actualidad un 33,99% menos agua que la media de los últimos 10 años y un 28,62% menos que en las mismas fechas del año pasado.

Año sequísimo

De hecho, en la semana 50, solo ha habido menos agua embalsada en 1994, cuando estaban al 35,80%, y en 1995, cuando tenían un 29,48% de ocupación, por lo que 2017 sigue siendo el año más seco de este siglo y el tercero peor en el último cuarto de siglo.

Esta semana, con la borrasca "Ana", las lluvias han afectado principalmente a la vertiente atlántica y la máxima se ha producido en Santiago de Compostela, con 140 litros por metro cuadrado.

Por ámbitos, la reserva se encuentra al 80,8% en Cantábrico Oriental; al 51,2% en Cantábrico Occidental; al 38,7% en Miño-Sil; al 43,4% en Galicia costa; al 66,7% las cuencas internas del País Vasco; al 28,7%, Duero; al 37,1% el Tajo y al 44,1%, Guadiana.

Además, Tinto, Odiel y Piedras está al 66,4%; Guadalete-Barbate, al 38,9%; Guadalquivir, al 31,5%; la cuenca Mediterránea Andaluza, al 30,7%; Segura, al 13,7%; Júcar, al 25%; Ebro, al 43,4% y las cuencas internas de Catalunya, al 47,1%.

">
<h2>Los embalses españoles aumentan su capacidad por primera vez en los últimos meses</h2><p><strong>La reserva hidráulica se encuentra el 36,5% de su capacidad total tras crecer tibiamente, 29 hectómetros cúbicos,</strong> lo que representa un 0,1%, según datos del <a href=Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, que señala que en la actualidad los embalses albergan 20.475 hectómetros cúbicos.

Se trata de la primera semana que los embalses ganan agua en varios meses, aunque las cifras aún están entre las más bajas desde 1990. Por ejemplo, los embalses albergan en la actualidad un 33,99% menos agua que la media de los últimos 10 años y un 28,62% menos que en las mismas fechas del año pasado.

Año sequísimo

De hecho, en la semana 50, solo ha habido menos agua embalsada en 1994, cuando estaban al 35,80%, y en 1995, cuando tenían un 29,48% de ocupación, por lo que 2017 sigue siendo el año más seco de este siglo y el tercero peor en el último cuarto de siglo.

Esta semana, con la borrasca "Ana", las lluvias han afectado principalmente a la vertiente atlántica y la máxima se ha producido en Santiago de Compostela, con 140 litros por metro cuadrado.

Por ámbitos, la reserva se encuentra al 80,8% en Cantábrico Oriental; al 51,2% en Cantábrico Occidental; al 38,7% en Miño-Sil; al 43,4% en Galicia costa; al 66,7% las cuencas internas del País Vasco; al 28,7%, Duero; al 37,1% el Tajo y al 44,1%, Guadiana.

Además, Tinto, Odiel y Piedras está al 66,4%; Guadalete-Barbate, al 38,9%; Guadalquivir, al 31,5%; la cuenca Mediterránea Andaluza, al 30,7%; Segura, al 13,7%; Júcar, al 25%; Ebro, al 43,4% y las cuencas internas de Catalunya, al 47,1%.

" width="90" height="90" />
Acuerdo de París.

Los modelos climáticos indican que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre continuarán calentando el clima mundial, si bien las proyecciones de calentamiento varían dependiendo del modelo. Es decir, cada modelo hace proyecciones en función de las posibles reducciones de emisiones que lleven a cabo los países, desde la disminución drástica, al no hacer nada, pasando por el término medio.

En base a los esfuerzos que puedan llevar a cabo los países, los modelos prevén aumentos de temperatura que van desde el 1,5 grados a los más de 4 grados para finales de siglo. Brown y Caldeira han evaluado los modelos disponibles en el último informe del panel intergubernamental de expertos en cambio climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés), presentado en 2014, y han determinado que todos ellos se quedan cortos en sus estimaciones.

Los autores aseguran que los impactos del cambio climático global serán mayores con el aumento en la temperatura media global del aire superficial y que esto modificará el balance energético en la superficie terrestre, redundando en más calentamiento.

Incorporando estos factores a cualquiera de los modelos climáticos existentes hasta ahora, la previsión de calentamiento para finales de siglo sería un 15 % superior a lo descrito, 0,5 grados más. Esto vendría a suponer que las proyecciones de 1,5 grados serían de 2, las de 2 de 2,5 y así sucesivamente.

En esa línea, los científicos señalan que "para lograr estabilizar la temperatura global", tal como se han comprometido los países, "se requerirán mayores esfuerzos en reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los cálculos existentes hasta ahora".

">
<h2>La temperatura aumentará un 15% más a finales de siglo</h2><p>La investigación de los climatólogos Patrick T. Brown y Ken Caldeira, de la Institución Carnegie para la Ciencia, en Stanford (California), concluye que <strong>los países deberán hacer más esfuerzos de lo previsto para evitar que en 2100 la temperatura del planeta aumente más de 2 grados,</strong> y si es posible que lo haga menos de 1,5 grados, como pactaron en el <a href=Acuerdo de París.

Los modelos climáticos indican que las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre continuarán calentando el clima mundial, si bien las proyecciones de calentamiento varían dependiendo del modelo. Es decir, cada modelo hace proyecciones en función de las posibles reducciones de emisiones que lleven a cabo los países, desde la disminución drástica, al no hacer nada, pasando por el término medio.

En base a los esfuerzos que puedan llevar a cabo los países, los modelos prevén aumentos de temperatura que van desde el 1,5 grados a los más de 4 grados para finales de siglo. Brown y Caldeira han evaluado los modelos disponibles en el último informe del panel intergubernamental de expertos en cambio climático de la ONU (IPCC, por sus siglas en inglés), presentado en 2014, y han determinado que todos ellos se quedan cortos en sus estimaciones.

Los autores aseguran que los impactos del cambio climático global serán mayores con el aumento en la temperatura media global del aire superficial y que esto modificará el balance energético en la superficie terrestre, redundando en más calentamiento.

Incorporando estos factores a cualquiera de los modelos climáticos existentes hasta ahora, la previsión de calentamiento para finales de siglo sería un 15 % superior a lo descrito, 0,5 grados más. Esto vendría a suponer que las proyecciones de 1,5 grados serían de 2, las de 2 de 2,5 y así sucesivamente.

En esa línea, los científicos señalan que "para lograr estabilizar la temperatura global", tal como se han comprometido los países, "se requerirán mayores esfuerzos en reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a los cálculos existentes hasta ahora".

" width="90" height="90" />
guepardo (Acinonyx jubatus) en el sur de África y su disminución demográfica hacen que sea declarado en peligro de extinción en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), donde aparece ahora como "vulnerable".

Los científicos analizaron más de dos millones de observaciones de guepardo en un estudio a largo plazo llevado a cabo por el Instituto Leibniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestre (Alemania), y otras 20.000 observaciones de la comunidad investigadora y del público en general. Sus hallazgos muestran que los guepardos que se desplazan libremente estuvieron presentes en aproximadamente 789.700 kilómetros cuadrados en Namibia, Botsuana, Sudáfrica y Zimbabue entre 2010 y 2016.

El estudio indica que en esa área, que es más grande que Francia, hay una población estimada de 3.577 guepardos adultos y el 55% de ellos se encuentran sólo en dos hábitats. Esa estimación es un 19% inferior a la evaluación actual de la UICN, por lo que el guepardo debería pasar de considerarse una especie "vulnerable" a ‘en peligro’ de extinción.

"Este esfuerzo colaborativo y multianual hace sonar la alarma sobre el estado de las poblaciones de guepardos en el sur de África, lo que arroja luz sobre la imperiosa necesidad de proteger a estos majestuosos depredadores", apunta Gary E. Knell, presidente de National Geographic Society.

Un aspecto novedoso de la investigación fue el uso de observaciones del público en general. "Para una especie altamente fotogénica como el guepardo, el uso de fotografías de fuentes múltiples y vídeos tomados por turistas es un enfoque innovador y rentable, especialmente en áreas protegidas muy visitadas", recalca Weise. El estudio no sólo estima el número de guepardos en áreas con avistamientos confirmados, sino que también identifica lugares donde es posible que vivan estos felinos pero donde no se han observado recientemente.

La investigación también confirma que el estado de los guepardos en tierras de propiedad privada es un problema acuciante de conservación, puesto que los investigadores encontraron que sólo un 18,4% del rango de guepardos está dentro de las áreas protegidas reconocidas internacionalmente.

Las entrevistas con algunos agricultores que comparten sus tierras con guepardos muestran que casi la mitad de los encuestados considera que los guepardos son una fuente de conflicto (49,7%), mientras que sólo una minoría de agricultores (26,5%) defiende que se persiga activamente a la especie (por ejemplo, matando o atrapando individuos). "El futuro del guepardo depende en gran medida del trabajo con los agricultores que alojan a estos grandes felinos en sus tierras, lo que conlleva el mayor coste de la coexistencia", subraya Weise.

">
<h2>El guepardo está a punto de desaparecer</h2><p>El estudio, dirigido por Florian Weise, de la ONG <em>Claws Conservancy,</em> y Varsha Vijay, de la Universidad Duke (Estados Unidos), contó con el apoyo de la <em>National Geographic Society,</em> y está publicado en la revista <em>PeerJ.</em></p><p>Los investigadores, de instituciones de Alemania, Botsuana, Canadá, Estados Unidos, Namibia, Reino Unido, Sudáfrica y Zimbabue, evidencian que <strong>las bajas estimaciones de población de <a href=guepardo (Acinonyx jubatus) en el sur de África y su disminución demográfica hacen que sea declarado en peligro de extinción en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), donde aparece ahora como "vulnerable".

Los científicos analizaron más de dos millones de observaciones de guepardo en un estudio a largo plazo llevado a cabo por el Instituto Leibniz para la Investigación de Zoológicos y Vida Silvestre (Alemania), y otras 20.000 observaciones de la comunidad investigadora y del público en general. Sus hallazgos muestran que los guepardos que se desplazan libremente estuvieron presentes en aproximadamente 789.700 kilómetros cuadrados en Namibia, Botsuana, Sudáfrica y Zimbabue entre 2010 y 2016.

El estudio indica que en esa área, que es más grande que Francia, hay una población estimada de 3.577 guepardos adultos y el 55% de ellos se encuentran sólo en dos hábitats. Esa estimación es un 19% inferior a la evaluación actual de la UICN, por lo que el guepardo debería pasar de considerarse una especie "vulnerable" a ‘en peligro’ de extinción.

"Este esfuerzo colaborativo y multianual hace sonar la alarma sobre el estado de las poblaciones de guepardos en el sur de África, lo que arroja luz sobre la imperiosa necesidad de proteger a estos majestuosos depredadores", apunta Gary E. Knell, presidente de National Geographic Society.

Un aspecto novedoso de la investigación fue el uso de observaciones del público en general. "Para una especie altamente fotogénica como el guepardo, el uso de fotografías de fuentes múltiples y vídeos tomados por turistas es un enfoque innovador y rentable, especialmente en áreas protegidas muy visitadas", recalca Weise. El estudio no sólo estima el número de guepardos en áreas con avistamientos confirmados, sino que también identifica lugares donde es posible que vivan estos felinos pero donde no se han observado recientemente.

La investigación también confirma que el estado de los guepardos en tierras de propiedad privada es un problema acuciante de conservación, puesto que los investigadores encontraron que sólo un 18,4% del rango de guepardos está dentro de las áreas protegidas reconocidas internacionalmente.

Las entrevistas con algunos agricultores que comparten sus tierras con guepardos muestran que casi la mitad de los encuestados considera que los guepardos son una fuente de conflicto (49,7%), mientras que sólo una minoría de agricultores (26,5%) defiende que se persiga activamente a la especie (por ejemplo, matando o atrapando individuos). "El futuro del guepardo depende en gran medida del trabajo con los agricultores que alojan a estos grandes felinos en sus tierras, lo que conlleva el mayor coste de la coexistencia", subraya Weise.

" width="90" height="90" />
Acuerdo de París las urbes necesitan herramientas financieras efectivas, y la cumbre de hoy en París es una oportunidad para obtenerlas. El Llamamiento prevé la identificación de proyectos piloto -que en el caso de Quito es conseguir que para 2020 el transporte público en su centro histórico sea totalmente limpio- como uno de los ejes para una acción “concreta y efectiva”.

Su segunda estrategia es la Carta por un Planeta, una nueva campaña de compromiso para ayudar a las ciudades a implementar acciones que aseguren el cumplimiento del Acuerdo de París, como el fomento de infraestructuras sostenibles y resilientes.

Por último, una asociación con la Unión Europea, el Banco Europeo de Inversión (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) que, bajo el nombre de “Global Urbis”, permitirá a ciudades sin acceso a fondos climáticos asesoramiento y financiación.

">
<h2>El Banco Mundial invierte 4.500 millones de dólares contra el cambio climático</h2><p>El paquete financiero <em>“asegurará que las ciudades que combaten las crecientes amenazas del cambio climático tengan los fondos necesarios para implementar iniciativas sostenibles y programas de resiliencia climática”,</em> explicaron en un comunicado. Gracias a esta asociación, que agrupa a la mayor alianza global de ciudades (un total de 7.494) con el BM, se ayudará a los países a impulsar la cooperación entre los sectores público y privado y a que sus empresas desarrollen <strong>planes de negocios sostenibles.</strong></p><p>El <strong>préstamo tendrá lugar a lo largo de los próximos tres años</strong> y obtendrá sus recursos de la Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) y de la Corporación Financiera Internacional (IFC). La asociación, además, estará abierta a todos los inversores institucionales o privados, ya sean bancos multilaterales de desarrollo o instituciones financieras internacionales. El copresidente del Pacto Global de Alcaldes, Michael Bloomberg, señaló <em><strong>“que la lucha contra el cambio climático está siendo liderada por ciudades y comunidades y es esencial que tengan los fondos para continuarla”.</strong></em></p><h3>Cambio climático</h3><p>Por su lado, el presidente del BM, Jim Yong Kim, destacó que la intensificación de los desastres naturales obliga a aplicar mejores planes para <strong>construir ciudades más resilientes</strong> y apuntó que la inversión prevista permitirá apoyar a los líderes locales <em>“para proteger a la gente de los impactos del cambio climático”.</em> Junto a esta iniciativa, el Pacto Global de Alcaldes presentó otras tres.</p><p>En primer lugar, un <strong>Llamamiento a la Integración Vertical</strong> de las autoridades locales en los planes nacionales de inversión climática para reforzar la importancia de las ciudades como actores económicos en ese campo. Impulsado por el alcalde de Quito, Mauricio Rodas, el proyecto subraya la necesidad de establecer vías para la participación activa y el compromiso de gobiernos regionales y locales para formular planes a escala nacional.</p><p>Rodas explicó en rueda de prensa que para cumplir con el <a href=Acuerdo de París las urbes necesitan herramientas financieras efectivas, y la cumbre de hoy en París es una oportunidad para obtenerlas. El Llamamiento prevé la identificación de proyectos piloto -que en el caso de Quito es conseguir que para 2020 el transporte público en su centro histórico sea totalmente limpio- como uno de los ejes para una acción “concreta y efectiva”.

Su segunda estrategia es la Carta por un Planeta, una nueva campaña de compromiso para ayudar a las ciudades a implementar acciones que aseguren el cumplimiento del Acuerdo de París, como el fomento de infraestructuras sostenibles y resilientes.

Por último, una asociación con la Unión Europea, el Banco Europeo de Inversión (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) que, bajo el nombre de “Global Urbis”, permitirá a ciudades sin acceso a fondos climáticos asesoramiento y financiación.

" width="90" height="90" />

<h2>El lagarto más extraño del mundo</h2><p><strong>Una característica única es su cabeza falsa.</strong> Así es, los demonios espinosos poseen una cabeza falsa, un extraño crecimiento en forma de botón en la parte posterior de su cuello. </p><p>Cuando están en peligro, simplemente meten su cabeza real entre sus patas delanteras, dejando al depredador completamente confundido.</p><p>No hay mucha investigación sobre esto, pero se presume que este método es efectivo contra el picoteo de depredadores, como las aves.</p><p>Además, <strong>otra de las características más extrañas de la especie es cómo consume agua.</strong> Jamás se agacha para beber agua, puesto que no tiene necesidad de hacerlo, toma toda el agua que necesita del ambiente que lo rodea. Pero, ¿cómo lo hace?</p>
Instituto de Estudios Antárticos y Marinos (IMAS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Tasmania, en Australia, Jan Jansen, dice que el avance, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, respaldaría una mejor conservación y gestión de la biodiversidad en la Antártida. "Por primera vez, podemos predecir la cantidad de comida disponible para los organismos en el fondo del mar Antártico y, por lo tanto, cuánta vida es admisible en toda la región", dice Jansen.

"Los científicos sabían desde hace tiempo que había una relación entre la materia orgánica en la superficie y la vida en el fondo del mar. Pero hasta ahora no ha habido un modelo fiable que explicara el vínculo y permitiera predicciones de biodiversidad. Nuestro modelo de disponibilidad de alimentos contiene datos satelitales y análisis de la tasa a la cual la materia orgánica se hunde junto con los datos sobre las corrientes oceánicas fluctuantes sobre el lecho marino", describe.

Según el investigador, las predicciones del modelo sobre la cantidad de comida que habrá en un área en particular se han verificado mediante el muestreo físico de los sedimentos del fondo marino. "Este sistema de modelos permite predicciones a gran escala de la biodiversidad del fondo marino en vastas regiones de la plataforma continental antártica que anteriormente estaban ocultas, así como predicciones sobre cómo el cambio climático afectará el ecosistema. También apoyará decisiones mejor informadas sobre cómo las partes del océano pueden administrarse y conservarse mejor en el futuro", dice Jansen.

El coautor del IMAS Craig Johnson apunta que, aunque el estudio se basaba en una región del este de la Antártida, el nuevo enfoque podría utilizarse para generar mapas de biodiversidad en toda la plataforma continental alrededor del continente antártico, incluidas las áreas donde la información es actualmente limitada o difícil de recopilar.

">
<h2>Un nuevo modelo científico predice cómo será la biodiversidad en la Antártida</h2><p>Los investigadores combinaron imágenes satelitales del color del fitoplancton en la superficie del mar con un conjunto de modelos conectados de cómo <strong>el fitoplancton microscópico es barrido por las corrientes oceánicas,</strong> de cómo se hunden hasta el fondo marino y luego se redistribuyen a través del mismo, para predecir con exactitud la necesidad de un muestreo físico extenso.</p><p>El autor principal del estudio, el estudiante de doctorado del <a href=Instituto de Estudios Antárticos y Marinos (IMAS, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Tasmania, en Australia, Jan Jansen, dice que el avance, publicado en la revista Nature Ecology & Evolution, respaldaría una mejor conservación y gestión de la biodiversidad en la Antártida. "Por primera vez, podemos predecir la cantidad de comida disponible para los organismos en el fondo del mar Antártico y, por lo tanto, cuánta vida es admisible en toda la región", dice Jansen.

"Los científicos sabían desde hace tiempo que había una relación entre la materia orgánica en la superficie y la vida en el fondo del mar. Pero hasta ahora no ha habido un modelo fiable que explicara el vínculo y permitiera predicciones de biodiversidad. Nuestro modelo de disponibilidad de alimentos contiene datos satelitales y análisis de la tasa a la cual la materia orgánica se hunde junto con los datos sobre las corrientes oceánicas fluctuantes sobre el lecho marino", describe.

Según el investigador, las predicciones del modelo sobre la cantidad de comida que habrá en un área en particular se han verificado mediante el muestreo físico de los sedimentos del fondo marino. "Este sistema de modelos permite predicciones a gran escala de la biodiversidad del fondo marino en vastas regiones de la plataforma continental antártica que anteriormente estaban ocultas, así como predicciones sobre cómo el cambio climático afectará el ecosistema. También apoyará decisiones mejor informadas sobre cómo las partes del océano pueden administrarse y conservarse mejor en el futuro", dice Jansen.

El coautor del IMAS Craig Johnson apunta que, aunque el estudio se basaba en una región del este de la Antártida, el nuevo enfoque podría utilizarse para generar mapas de biodiversidad en toda la plataforma continental alrededor del continente antártico, incluidas las áreas donde la información es actualmente limitada o difícil de recopilar.

" width="90" height="90" />
Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. 

">
<h2>Proyectos sostenibles para países emergentes</h2><p>El Memorando de Entendimiento fue firmado hace dos días por el director ejecutivo de ONU Medio Ambiente, Erik Solheim, y el director ejecutivo de BNP Paribas, Jean-Laurent Bonnafé, en presencia del presidente francés, Emmanuel Macron, en la Cumbre One Planet. Este acuerdo histórico concuerda plenamente con los compromisos de ONU Medio Ambiente y BNP Paribas para <strong>desarrollar proyectos significativos y sostenibles que aborden los desafíos ambientales y sociales en los países emergentes.</strong></p><p>Esta asociación se basa en el Fondo de Financiamiento de Paisajes Tropicales, una alianza entre ONU Medio Ambiente, BNP Paribas, el Centro Mundial de Agroforestería y ADM Capital en Indonesia. ONU Medio Ambiente y BNP Paribas ampliarán su esfuerzo mediante el establecimiento de Fondos de Finanzas Sostenibles en muchos más países en desarrollo, con la <strong>meta de alcanzar un monto de financiación de US$ 10 mil millones para el año 2025.</strong></p><p>Mediante las fuentes de financiamiento que ofrecerán más inversionistas globales y la organización y emisión de préstamos verdes, <strong>los Fondos de Finanzas Sostenibles ayudarán a canalizar las finanzas del sector privado hacia el desarrollo económico sostenible en los países emergentes.</strong></p><p>Los proyectos centrados en la mejora de la productividad rural, la electrificación rural a partir de fuentes renovables y la restauración y protección del paisaje forestal respaldarán los compromisos climáticos y de desarrollo sostenible de los países, crearán resiliencia climática y ayudarán a los países y comunidades a alcanzar los objetivos de seguridad alimentaria, hídrica y energética. <strong>Los proyectos reconocerán la función vital de los actores relevantes en todas las esferas del crecimiento sostenible,</strong> en particular de las mujeres, los pueblos indígenas y las comunidades locales, y la necesidad de su participación plena y efectiva.</p><p>Los proyectos podrían incluir la restauración de paisajes agrícolas degradados a través de la agrosilvicultura, la mejora de la agricultura de pequeña escala o las inversiones en energía renovable en las zonas rurales, sobre todo para reemplazar al carbón vegetal. La agricultura climáticamente inteligente, detener la deforestación y restaurar bosques y paisajes a gran escala podrían <strong>contribuir con 30% de los esfuerzos necesarios para cumplir con el Acuerdo de París.</strong></p><p>BNP Paribas continuará actuando como asesor de mercados de capitales y asesor de estructuración de los Fondos de Finanzas Sostenibles a medida que se establezcan, y traerá capital de inversionistas institucionales al programa. </p><p>ONU Medio Ambiente garantizará que los impactos ambientales y sociales de los proyectos sean positivos y significativos, y se identifiquen con la misión de los Fondos de Finanzas Sostenibles. Con este acuerdo, firmado en la Cumbre One Planet, <strong>BNP Paribas refuerza su compromiso de ofrecer soluciones financieras pioneras a escala y ayudar a la ONU a alcanzar los 17 <a href=Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030. 

" width="90" height="90" />
segunda sea tenida más en cuenta. Hace 25 años, más de 1.500 científicos de 70 países, entre ellos la mitad de los Nobel de ciencias entonces vivos, advertían en un manifiesto al conjunto de nuestra especie de que "nos estamos aproximando con rapidez a muchos de los límites de la Tierra" y que “no quedan más que unas pocas décadas para luchar contra las amenazas actuales y la perspectiva de una humanidad inconmensurablemente limitada". Eso era en 1992, han pasado ya dos de esas décadas y hoy las cosas están mucho peor.

Así que ahora han sido nada menos que 15.364 investigadores de 184 países los que han suscrito la Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad: Un segundo aviso en forma de un artículo publicado en la revista BioScience. Entre ellos se cuentan la mayor parte de los más destacados especialistas mundiales en todas las ramas de la ciencia. Si en aquella ocasión los promotores del documento fueron la Union of Concerned Scientists (Unión de Científicos Preocupados) estadounidense, en esta lo ha hecho una Alianza de Científicos Mundiales coordinada por el profesor William Ripple, de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos). 

El balance que hacen los firmantes del documento no puede ser más decepcionante: “Desde 1992, con la excepción de que se ha estabilizado la capa de ozono, la humanidad ha fracasado en hacer suficientes progresos para resolver esos retos ambientales previstos y, de manera muy alarmante, en la mayoría de ellos, estamos mucho peor que entonces. Especialmente preocupante es la trayectoria actual del catastrófico cambio climático de origen humano debido a las crecientes emisiones de Gases de Efecto Invernadero procedentes de la quema de combustibles fósiles, la deforestación y la producción agrícola, principalmente por la ganadería de rumiantes y el consumo de carne”.

“Además, hemos desatado un evento de extinción masiva de especies, la sexta en unos 540 millones de años, mediante la cual muchos de las actuales formas de vida podrían ser aniquiladas o, por lo menos, empujadas a la extinción hacia el final de este siglo”, prosigue el mensaje de los científicos de todo el mundo.

Elementos positivos

A la vista de todo ello, proclaman: “Por la presente, lanzamos un Segundo Aviso a la Humanidad”, en el que le hacen saber que “estamos poniendo en peligro nuestro futuro por nuestro desproporcionado consumo material y por no darnos cuenta de que el alocado crecimiento de la población mundial es el principal impulsor de la mayoría de amenazas ecológicas e, incluso, sociales”.

Sin embargo, no todo ha sido negativo en estas dos décadas y media a juicio de los firmantes. “La rápida reducción mundial de las sustancias que destruían la capa de ozono nos muestra que podemos hacer cambios positivos cuando actuamos de manera decidida. También hemos hecho avances importantes para reducir la pobreza extrema y el hambre. Otros progresos notables incluyen: una rápida reducción de las tasas de fertilidad en muchas regiones mediante políticas educativas entre mujeres y jóvenes, la prometedora reducción de la tasa de deforestación en algunas regiones y el rápido despliegue de las energías renovables”.

">
<h2>Grave advertencia para la humanidad</h2><p>La primera no sirvió de mucho. Esperemos que la <a href=segunda sea tenida más en cuenta. Hace 25 años, más de 1.500 científicos de 70 países, entre ellos la mitad de los Nobel de ciencias entonces vivos, advertían en un manifiesto al conjunto de nuestra especie de que "nos estamos aproximando con rapidez a muchos de los límites de la Tierra" y que “no quedan más que unas pocas décadas para luchar contra las amenazas actuales y la perspectiva de una humanidad inconmensurablemente limitada". Eso era en 1992, han pasado ya dos de esas décadas y hoy las cosas están mucho peor.

Así que ahora han sido nada menos que 15.364 investigadores de 184 países los que han suscrito la Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad: Un segundo aviso en forma de un artículo publicado en la revista BioScience. Entre ellos se cuentan la mayor parte de los más destacados especialistas mundiales en todas las ramas de la ciencia. Si en aquella ocasión los promotores del documento fueron la Union of Concerned Scientists (Unión de Científicos Preocupados) estadounidense, en esta lo ha hecho una Alianza de Científicos Mundiales coordinada por el profesor William Ripple, de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Estatal de Oregón (Estados Unidos). 

El balance que hacen los firmantes del documento no puede ser más decepcionante: “Desde 1992, con la excepción de que se ha estabilizado la capa de ozono, la humanidad ha fracasado en hacer suficientes progresos para resolver esos retos ambientales previstos y, de manera muy alarmante, en la mayoría de ellos, estamos mucho peor que entonces. Especialmente preocupante es la trayectoria actual del catastrófico cambio climático de origen humano debido a las crecientes emisiones de Gases de Efecto Invernadero procedentes de la quema de combustibles fósiles, la deforestación y la producción agrícola, principalmente por la ganadería de rumiantes y el consumo de carne”.

“Además, hemos desatado un evento de extinción masiva de especies, la sexta en unos 540 millones de años, mediante la cual muchos de las actuales formas de vida podrían ser aniquiladas o, por lo menos, empujadas a la extinción hacia el final de este siglo”, prosigue el mensaje de los científicos de todo el mundo.

Elementos positivos

A la vista de todo ello, proclaman: “Por la presente, lanzamos un Segundo Aviso a la Humanidad”, en el que le hacen saber que “estamos poniendo en peligro nuestro futuro por nuestro desproporcionado consumo material y por no darnos cuenta de que el alocado crecimiento de la población mundial es el principal impulsor de la mayoría de amenazas ecológicas e, incluso, sociales”.

Sin embargo, no todo ha sido negativo en estas dos décadas y media a juicio de los firmantes. “La rápida reducción mundial de las sustancias que destruían la capa de ozono nos muestra que podemos hacer cambios positivos cuando actuamos de manera decidida. También hemos hecho avances importantes para reducir la pobreza extrema y el hambre. Otros progresos notables incluyen: una rápida reducción de las tasas de fertilidad en muchas regiones mediante políticas educativas entre mujeres y jóvenes, la prometedora reducción de la tasa de deforestación en algunas regiones y el rápido despliegue de las energías renovables”.

" width="90" height="90" />
cambio climático organizada por el presidente francés, Emmanuel Macron, cuando se cumple el segundo aniversario del Acuerdo de París.

Con ese objetivo de convertir Europa en la referencia mundial, el próximo 22 de marzo se organizará en Bruselas una conferencia de alto nivel sobre “el papel de los servicios financieros en la transición para una economía sostenible”, señaló el vicepresidente del Ejecutivo comunitario Valdis Dombrovskis.

El reto para que la Unión Europea pueda cumplir sus compromisos derivados del Acuerdo de París en el horizonte de 2030 y llevar a cabo la transición energética pasa por captar 180.000 millones de euros anuales de inversiones, pero eso -advirtió Dombrovskis- sólo se conseguirá con el sector privado.

Inversiones

“Necesitamos un efecto bola de nieve que atraiga a más inversores” y al mismo tiempo que los inversores “miren más allá del beneficio a corto plazo”, indicó el responsable comunitario. Por eso su idea es integrar el criterio de la “sostenibilidad” en las reglas de los gestores de fondos y en los inversores institucionales.

Se trata de asentar un lenguaje común para lo que se considera verde y sostenible mediante un estándar común europeo y una catalogación de bonos verdes y fondos de inversión verdes, algo que a su juicio acelerará la llegada de capitales. Dombrovskis consideró que los bancos necesitan mayores incentivos para implicarse en la economía verde, y por eso la Comisión Europea examina formas de modificar las obligaciones en capital para acelerar las inversiones y los créditos.

Otra de las grandes iniciativas comunitarias es su plan de inversión externo destinado a países en desarrollo en África y en su inmediato vecindario, como Ucrania, a partir de su fondo para el desarrollo sostenible. Sobre la base de una aportación de 4.100 millones de euros de partidas presupuestarias, la meta es captar 44.000 millones de inversiones suplementarias.

El Ejecutivo comunitario también prevé ayudar a que las ciudades apliquen sus propias medidas para atenuar los efectos del calentamiento, las islas reduzcan la dependencia energética mediante fuentes renovables o las regiones fuertemente dependientes del carbón transformen su economía en otra baja en emisiones de dióxido de carbono. Igualmente pondrá en macha un nuevo instrumento financiero para financiar proyectos para hacer los edificios más eficientes en términos de consumo de energía y redirigirá inversiones a la innovación en energías limpias y ciencias del clima. 

">
<h2>La plataforma global de inversiones en tecnologías verdes</h2><h3>Tecnologías verdes</h3><p>Este es una de las diez iniciativas anunciadas por la Comisión Europea en la cumbre sobre el <a href=cambio climático organizada por el presidente francés, Emmanuel Macron, cuando se cumple el segundo aniversario del Acuerdo de París.

Con ese objetivo de convertir Europa en la referencia mundial, el próximo 22 de marzo se organizará en Bruselas una conferencia de alto nivel sobre “el papel de los servicios financieros en la transición para una economía sostenible”, señaló el vicepresidente del Ejecutivo comunitario Valdis Dombrovskis.

El reto para que la Unión Europea pueda cumplir sus compromisos derivados del Acuerdo de París en el horizonte de 2030 y llevar a cabo la transición energética pasa por captar 180.000 millones de euros anuales de inversiones, pero eso -advirtió Dombrovskis- sólo se conseguirá con el sector privado.

Inversiones

“Necesitamos un efecto bola de nieve que atraiga a más inversores” y al mismo tiempo que los inversores “miren más allá del beneficio a corto plazo”, indicó el responsable comunitario. Por eso su idea es integrar el criterio de la “sostenibilidad” en las reglas de los gestores de fondos y en los inversores institucionales.

Se trata de asentar un lenguaje común para lo que se considera verde y sostenible mediante un estándar común europeo y una catalogación de bonos verdes y fondos de inversión verdes, algo que a su juicio acelerará la llegada de capitales. Dombrovskis consideró que los bancos necesitan mayores incentivos para implicarse en la economía verde, y por eso la Comisión Europea examina formas de modificar las obligaciones en capital para acelerar las inversiones y los créditos.

Otra de las grandes iniciativas comunitarias es su plan de inversión externo destinado a países en desarrollo en África y en su inmediato vecindario, como Ucrania, a partir de su fondo para el desarrollo sostenible. Sobre la base de una aportación de 4.100 millones de euros de partidas presupuestarias, la meta es captar 44.000 millones de inversiones suplementarias.

El Ejecutivo comunitario también prevé ayudar a que las ciudades apliquen sus propias medidas para atenuar los efectos del calentamiento, las islas reduzcan la dependencia energética mediante fuentes renovables o las regiones fuertemente dependientes del carbón transformen su economía en otra baja en emisiones de dióxido de carbono. Igualmente pondrá en macha un nuevo instrumento financiero para financiar proyectos para hacer los edificios más eficientes en términos de consumo de energía y redirigirá inversiones a la innovación en energías limpias y ciencias del clima. 

" width="90" height="90" />

Noticias anteriores

18/11/2015

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies